Teledeporte & Ciclismo: ¿Sólo triunfos españoles?

Greg Lemond JoanSeguidor

En el carrusel de «revivals» de Teledeporte puede haber joyas ajenas al ciclismo español

Sigue el serial de ciclismo, recortes y recuerdos que Teledeporte nos trae cada tarde, este domingo ha repescado aquella etapa entre Bayona y Pau que ganara Perico, escapado con Bernard Hinault.

La hora de retransmisión que nos han regalado de aquel Tour 1986 ha sido una delicia. 

Una delicia que habla de lo que fue aquella edición, memorable edición, del Tour.

Perico ganó, pero la clave de la jornada estaba sobre los corredores de La Vie Clare: bajo el pretexto de cargarse a Laurent Fignon, el mejor equipo del momento inició la guerra contra todo y contra todos, incluso contra ellos mismos.

Yo no sé si Perico se lo olió, pero estuvo ahí, pendiente de Hinault, cuando fue con todo y le acabó metiendo cuatro minutos largos a su «compañero» Lemond, a quien le había prometido un triunfo que no le iba a dejar fácil.

Aquel Tour fue propicio para el ciclismo español, a esas alturas ya habían ganado Sarrapio, el día que casi le matan en meta por ganar a Bagot, y Peio Ruiz Cabestany.

Quedaría la Eduardo Chozas en los Alpes, el día que Lemond le tomó el liderato a Hinault, ya estaba bien de tantas tonterías del francés.

Gracias a Teledeporte, por desempolvarnos estas joyas.

Pero si quieren hurgar realmente en la historia de este deporte, si quieren llegarnos al corazón que Teledeporte resucite otras perlas del ciclismo.

No sólo queremos ver las mejores jornadas de Miguel Indurain, cuyo recuerdo nos eriza el bello, ni las de Perico, con quien empezamos a querer este deporte, ni siquiera las de Contador, que tenemos por más recientes.

De aquel Tour, además de las machadas de Peio, Chozas y Sarrapio –escuchar a Mir cómo le sacó de aquella marea de hostilidad que le esperaba en meta es un regalo-, estuvo la etapa de Superbagneres y la inmolación de Hinault o la icónica jornada de Alpe d´Huez que acabó con una imagen que ilustra portadas de libros en medio mundo.

Y si escarban, si Teledeporte quiere darnos buen ciclismo que rasquen en el Tour del 89, el duelo eterno de Lemond y Fignon, que busquen en la Vuelta del 93, la etapa del Naranco, que nos lleven a las cabalgadas de Pantani en el Giro y Tour del 98, que sí, que iría como iría, pero fueron memorables.

Y si quieren entrar en lo reciente que no se olviden de la etapa del Agnello, Giro de 2016, cuando Nibali le dio la vuelta a una carrera que tuvo perdida.

La etapa que coronó a Aru en la Sierra Madrileña, la jornada de Forminagl, incluso la anterior de Aubisque en la Vuelta 2016 que se decidió entre Nairo y Froome…

Son ejemplos, son tesoros de ciclismo que seguro Teledeporte tiene en sus archivos, por que, muchos más no nos constan, pues el ciclismo ha sido algo que ha menguado, por desgracia, en los archivos del ente público.

Como muchas veces hemos dicho, el buen amante del ciclismo no sabe de banderas.

Televisión Española llega tarde con el ciclismo

Hace siete años Alberto Contador pasaba unos días de relax en una playa gaditana cuando recibió el encargo de ir a correr y ganar el Giro de Italia. Raudo, en cuestión de días, se aprestó a competir en la primera grande del calendario para ponerse de líder tras la crono, a medio camino hacia Milán, y no ceder el rosa hasta el final.

Apresurados por la nueva, en Televisión Española montaron un raid de dos o tres días a las jornadas finales de la carrera. Dieron la etapa del Mortirolo, no sé si la anterior del Monte Pora -en la que Ricco y Di Luca le dieron a placer al resistente líder- y la final en Milán, en la que Contador entró haciendo el pistolero sobre su cabra y enfundado en rosa.

Aquella incursión en el Giro duró poco o nada. Al año siguiente empezamos a mendigar enlaces internacionales para ver la suerte del vigente ganador del Tour, Carlos Sastre, tercero al final. En 2010 el canal del grupo de Pedro J, cuyo nombre no recuerdo, cogió los derechos, obvio pues todo quedaba en casa, y dio la mejor gran vuelta que hemos visto en los últimos años. Fue aquel Giro que Ivan Basso le rebañó a David Arroyo y que casi pierde en una memorable bajada del Mortirolo.

Al año siguiente, con un Alberto Contador enfrascado en su “caso solomillo” y habiendo confiando su suerte mediática a Pedro J, el mismo canal dio un Giro que no existió porque las exhibiciones de Contador en el Etna, entre otros lugares, quedaron en nada cuando el TAS le tumbó toda la teoría del clembuterol.

Ahora, con Contador anunciando que no sabe si le quedan uno o dos años más en el convento, TVE quiere echar el resto por estar con el “chico de Pinto”, como tanto le gustaba decir a Carlos Arribas. Teledeporte ha anunciado el Giro y unas cuantas carreras más, dejando, en nuestro caso, al margen Esport 3, canal que dio estas pruebas en las últimas campañas.

El anuncio es de agradecer pero llega tarde para el ciclismo. Quizá alguien en el ente se diera cuenta de que palabras como Harelbeke fueron TT las tardes de su disputa. Sí TT en España porque el ciclismo aunque poca, tiene una audiencia fiel. No obstante entiendo que la audiencia no es lo que interesa en este caso, pues en su finalidad de servicio público se adivinan otros motivos, por mucho que el ente público pugne por la Champions contra las privadas. Nos dejan sin la siempre estimulante tarea de buscar enlaces por «casa Dios», eso cuando no teníamos el player de Eurosport, donde Eduardo Chozas comenta con modestia y sabiduría a partes iguales mientras Antonio Alix calienta al personal.

Sea como fuere espero que en TVE se tomen la molestia de ver cómo se retransmite ya no digo el Giro, que se queden con Tirreno o San Remo. Que vean los tiros de cámara, la producción y todas esas cosas que no se detectan en la Vuelta a España y de paso que extiendan su red a otros «ciclismos», minoritarios si quieren, pero necesarios para que esto siga adelante. Que sepan los dignatarios del ente que aterrizan en un deporte muy tocado en España. En breve podremos dar unas pinceladas de lo que cuenta y escriben del ciclismo español y su lamentable estado.

INFO

1

En la gorra de invierno de Lucky Bastërds, con una pieza en polar para las orejas, tomamos conciencia de la importancia de los materiales del producto. El tejido exterior de la gorra es algodón encerado como los abrigos de cazar, tipo Barbour. Se trata de un tejido impermeable que resiste muy bien a la intemperie y que incluso acepta una capa de cera impermeabilizante cuando se necesite. Estos materiales son de procedencia inglesa.