Carlos Sastre fue la mejor ganancia de Saxo Bank

Cuestiones de mercado, posiblemente internas, e incluso diría que intestinas, han empujado a que Saxo Bank deje, no sé si definitivamente, el patrocinio ciclista. La convivencia siempre complicada con su compañero de cama, el tan excéntrico como imprescindible para el ciclismo, Oleg Tinkov, ha allanado el camino de algo que se barruntaba desde la expulsión de Bjarne Riis, tipo nefasto para este deporte, del equipo hace unos meses.

Saxo es un banco de inversión sito en Dinamarca que desembarcó en el ciclismo hace menos de ocho años. Fue en vísperas del Tour de 2008, junto a la firma CSC, la que apadrinó el antiguo Jack & Jones de Riis, hasta que el propio Saxo tomara las riendas a partir de 2009. Tres años el banco estuvo de primer patrocinador y en estos años ha tenido a su amparo a ciclistas como los Schleck, Fabian Cancellara y Alberto Contador, como hombres destacados hasta que a partir de 2012 entrara en el copatrocinio con Tinkoff.

Sin embargo y a pesar del relumbrón de los citados, creo que es de justicia decir que la mejor ganancia que se ha llevado Saxo del ciclismo tiene nombre y apellidos abulenses: Carlos Sastre Candil.

En efecto, el discreto ciclista de El Barraco, que hoy vive en el calor familiar y los proyectos solidarios de su fundación, fue un día ganador de todo un Tour, algo que fácilmente olvidamos y que sin embargo nunca debemos perder de vista. Fue como sabéis hace siete años, ya, y estos días que apuramos la obra de Alpe d´Huez de Peter Coussins, hemos podido recrear las claves de aquella carrera que un día explotó desde la base de la mítica montaña para traer todo un Tour a Avila.

Porque aquella edición salió sin vigente ganador, Contador, entonces en Astana, no pudo ser de la partida porque su equipo estaba sencillamente vetado. En ese panorama las miradas viraron a Cadel Evans como principal favorito y en una menor escala un serial de ciclistas como Vandevelde, Kirchen o los hermanos Schleck.

En Alpe d´ Huez Sastre atacó pronto, desde abajo prácticamente. Tras un trabajo de manual de Cancellara, Gustov, Voigt, O´ Grady,… la carrera llegaba rapidísima y con la gente tocada. Sastre, segunda baza con Frank Schleck de amarillo, fue el primero en mover pieza porque así obligaba a la reacción de Evans. Aunque Menchov se le soldó a rueda, el segundo acelerón de Sastre fue suficiente para dejarlo y ganar en la cima.

Por detrás de él, un rosario de dudas y nervios. Mientras Frank se desesperaba al ver la horchata que corría por la sangre de Evans, Riis invitó a Andy a saltar, cazar a Sastre y llevarle más arriba aún. Ni Andy quiso dejar a su hermano solo y de amarillo, ni Sastre estaba para esperar a nadie.

Para los hermanos, a pesar de que ganó el equipo, fue un día negro, pues quedaron fuera de toda órbita por el amarillo y la victoria final. En el juego de tronos del CSC, Sastre tenía la carta marcada y se llevó la mano. Todo al rojo e impar.

El abulense logró ese día, prácticamente al inicio del periplo del banco danés en el ciclismo, su mejor rédito en el ciclismo. Hubieron de venir más triunfos, el Tour de rebote de Andy, la Lieja de éste mismo, Flandes y Roubaix de Cancellara, la Vuelta de Contador,… pero un Tour ganado de primeras, con un golpe de efecto como el de Alpe d´ Huez, como el de Sastre, eso sólo lo logró un corredor que encontró la discreción una de sus bazas más consistentes para que siempre le apreciáramos.

Saxo deja el ciclismo y su mejor renglón fue el primero, el más lejano…

INFO

Entra en Tuvalum y mira la oferta más amplia de segunda mano a precios inigualables y calidad garantizada

Hay cosas que los números no explican

Muchas veces medimos el corredor y el ciclismo por los éxitos. Cuando tenemos dudas sobre alguien acudimos al CQ Ranking, sondeamos sus resultados, ponemos número a sus puestos, les ubicamos en una clasificación con la que más de uno sueña. Por la que delira.

Pero esas estadísticas no son el todo, no son redondas, ni significativas de la realidad. Se dejan miga por el camino, se les escurre la verdad por los lados. Es imposible que en ellas atisbemos los matices de un deporte en el que en un solo día de competición ,sus protagonistas viven lo que muchas personas ven en una vida. Con ello está todo dicho.

Viene esto a cuento por lo que vimos en la crono colectiva del domingo y el afilador asesino que seccionó en dos el Tinkoff-Saxo. Cuando Patxi Vila se apea del coche y ve el desastre no puede evitar negar con la cabeza. Menuda avería, tremenda.

Y en el suelo estaban los dos Michael. Rogers, perro viejo, ciclista que está pero que muy de vuelta, se llevó varios cortes en la mano. La foto tras la carrera de su mano habla de la dimensión de las heridas. Es increíble que pudiera apoyar la mano derecha, aunque fuera someramente, antes de llegar a meta.

Aparentemente la perla danesa Michael Valgren se llevó la peor parte. Su buzo fue cera ante la llama, literalmente desapareció para dejar la carne y la piel desportegidas ante el hiriente asfalto. Las fotos que dejó en las redes a posteriori hablan de un cuerpo que no dejó parte sin sangrar. El solo hecho de acabar la crono es digno de un elogio que creo no hemos manifestado suficientemente.

Porque ¿qué ganaba Valgren acabando la crono? crematísticamente hablando nada, los rankings no lo recogerán, los fríos números no hablarán de sus heridas, más allá de la cantidad de puntos que le hayan tenido que aplicar. De verdad su fidelidad a la bicicleta en esos momentos es encomiable.

Valgren está en una posición curiosa. Se ha quedado como único danés en un equipo de raíces nórdicas, pero con la desbandada de daneses, a raíz de la salida de Riis y la casi segura marcha de Saxo. La isla en medio del desierto

Su actitud nos recordó mucho a la Peraud en el Tour al que iba a defender su segunda plaza. Completamente apeado de la lucha por algo grande, el bravísimo ciclista del AG2R no dudó en coger la máquina con brazos sangrando entre sudor y el abrasador sol. Tony Martin hace un tiempo también nos obsequió con purísimas fotos de sus caídas en el Tour.

Estos ciclistas que muchas veces ponemos en el ojo del huracán por trabajar o no con un médico, son personas, sufren y padecen como nosotros, pero su umbral está a unos limites que no nos podemos imaginar. Sinceramente, aunque los números no lo recojan, nunca podremos perderlo de vista.

Imagen tomada de Tinkoff-Saxo

Alberto Contador le debe un Giro a Astana

Alberto Contador ha ganado el Giro de Italia, su segundo Giro, porque ha sido el único del top ten de la bella carrera italiana en correr para ello. Así lo podemos atestiguar, incluso más allá de los nombres que ocupan el podio de esta incierta edición que arribó a Milán. Lo vemos en Andrey Amador, cuya calidad ha encontrado un cuarto puesto que sorprende, en Ryder Hesjedal, que ha hecho despliegues inútiles pero efectistas -no ha ganado una etapa y una quinta plaza para alguien que conquistó el Giro parece premio menor-, en Steven Kruijswiijk, que corrió como pollo sin cabeza y ajeno al premio de la etapa que anhelaba, en Leopold Konig, que circuló discreto para lograr otro top ten en una grande, y en Geniez, Trofimov y Caruso,..

Pero volviendo al podio, hay que admitirle mucha tela a esa imagen de tres ciclistas con el Sempione milanés tras ellos. Primero Alberto Contador, posiblemente el único coherente de esta historia. El único que vino a ganar e hizo por ello. Nos recordó mucho al Contador de la Vuelta del 2012, agarrándose a cualquier esperanza para sacar la cabeza, siendo el más consistente y salvando malos momentos e incluso un mal día, que en otras circunstancias y con otros rivales, le habría arruinado toda la carrera. Contador cierra este Giro sin éxitos de etapas, algo que obviamente no le gusta, sin embargo ha vuelto a tener un excelente relato a su servicio. El golpe en el hombro de los primeros días le dio esa épica que siempre pone a sus éxitos “siempre me pasa algo”. Luego tuvo el percance de Jesolo, perdiendo  ocasionalmente la maglia en manos de Aru, el pinchazo pre Mortirolo.

Contador ha sido consistente, eso es cierto, pero su carrera está llena de matices. Pasó con nota el mal momento de Finestre, eso le puede pasar a cualquiera, sin embargo se ha visto solo, muy solo, tremendamente solo. Sin compañeros en muchos momentos (más allá de la bici que le cede Tosatto en Jesolo) y eso que traía el equipo titular, del que sólo se descolgaron Majka y Sagan, prestos para el Tour. Si alguien ficha a Ivan Basso o mantiene a Roman Kreuziger es para que estén con su líder cuando sólo quedan los líderes delante. Imágenes de cuatro o cinco Astana aislando a Contador han sido usuales.

En esta línea quizá convendría preguntarse porqué Contador nunca ha tenido un equipo a su altura. Porqué sus gregarios no dan el 110% que sí dan otros por sus líderes. Porqué, por ejemplo, a Richie Porte le hemos visto dar la vida por Wiggins o Froome como no la dio por el pinteño, el año que coincidieron. Esas cosas, el clima interno del equipo, el feeling, que tanto gusta comentar, en el caso de Contador no parecen resueltas.

Ha tenido suerte el madrileño que delante tuvo unos rivales que en lo colectivo no le llegaron ni a la altura del tobillo. Camino de Sestriere, Astana tuvo la enésima ocasión de meter en graves problemas a la maglia rosa y en función a no sé qué consigna la desecharon. Landa admitió que le mandaron parar, sinceramente si eso es cierto no debió hacerlo, como cuando Aitor González no esperó a Oscar Sevilla. Le llamaron de todo al alicantino, pero una Vuelta a la saca. Las ocasiones las pintan calvas y la remota opción de ganar un Giro no se da siempre por mucho que el corredor sea prometedor.

Astana ha regalado, así de fácil y de sencillo, el Giro a Alberto Contador. Si quitamos la crono, tanto Fabio Aru como Mikel Landa debieron estar por delante del ganador, incluso practicando tácticas infumables como la de la Finestre o las de los primeros diez días de carrera cuando Landa, Aru y Cataldo estuvieron a menos de un minuto del líder. Si entonces, cerca de Contador, no le dieron lo suyo, qué podrían hacer a más de cinco minutos en la general.

Fabio Aru sale reforzado de la carrera porque ha demostrado saber rehacerse de momentos en los que apetece tirar la bicicleta por un barranco, dígase Aprica, pero también es justo reconocer que el sardo ha tenido el favor de la dirección de su equipo que ha menospreciado una carta de la contundencia de Landa que a los puntos  ha sido el ciclista más fuerte de este Giro.

Ahora Contador cierra capítulo y piensa en el Tour. Sigue adelante con su gran vuelta de tres meses, como cuenta en el Procycling, sea como sea, pensemos lo que pensemos de él, es un grande de este deporte a tenor del palmarés, pero ojo, en el Tour el 110% quizá ni sea suficiente. Allí los rivales habrán tomado nota de lo que ha pasado en el Giro y gente timorata  no pulula a tu alrededor todos los días.

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

Antención pregunta: Cuál fue tu primera Orbea???

1

¿Está el Giro decidido a favor de Contador?

Tal como se esperaba el Giro de Italia va entrado en su fase decisiva, y más al haber palpado las emociones vividas en la decimoquinta etapa que se desarrolló en el corazón de las agresivas y recortadas montañas dolomíticas, un escenario trascendente en la historia que ha acaparado esta ronda por etapas de rango internacional.

Si bien es cierto que la etapa de contrarreloj celebrada con anterioridad nos puso sobre el tapete las cosas más claras, también es verdad que al culminar el Giro en la cima del puerto de Madonna di Campiglio, cuya meta se situaba a una altura de 1.715 metros, una dificultad calificada de primera categoría, la situación de entre los favoritos nos ha parecido mucho más transparente, en especial  al centrarnos en analizar las posibilidades de victoria que, por ahora, alberga Alberto Contador, a pesar de las dos caídas que sufrió hace unos días, hechos que en un principio nos dejaron en una posición más bien pesimista.

¿Está el Giro decidido a favor de Contador?

Lo cierto es que Contador está casi plenamente restablecido de sus sendos encontronazos, dándonos una demostración fehaciente de que salvo un imprevisto de última hora -todo es posible en el mundo de las dos ruedas-, el triunfo absoluto en este Giro no se le va a escapar de sus manos, a pesar de que todavía quedan por delante siete jornadas de lucha en cierta manera intensa. Los Dolomitas, con sus severos jueces, obligan a mucho. La tradición y el paso de los años nos hacen pensar que el veredicto final depende de lo que pueda acontecer en las temidas cumbres alpinas. No hay vuelta de hoja.

Pero nuestro pronóstico está aquí: Contador debe ganar cotejando la lógica de lo que hemos contemplado en estas últimas fechas, valorando debidamente la etapa cara al viento dictada por el cronómetro frente a un recorrido de 59,4 kilómetros, un itinerario más o menos intrincado por su dureza y por el acompañamiento de la lluvia, una segunda pesadilla.

¿Qué porvenir le aguarda al vasco Landa?

La decimoquinta etapa entre Marostica y Madonna di Campiglio, se resolvió en la última quincena de kilómetros disputados cuesta arriba bajo un porcentaje medio del 5,9%. Allí de buenas a primeras el pelotón se disgregó en mil pedazos. Finalmente, quedó en cabeza un cuarteto integrado por el ruso Yuri Trofimov, el italiano Fabio Aru, y los españoles Mikel Landa y Alberto Contador, éste insistiendo siempre con su movimiento danzante sobre los pedales de su bicicleta.

Se libró, efectivamente, una batalla sin cuartel que se decantó a favor del corredor vasco Mikel Landa, nacido en los alrededores de Vitoria, que se impuso con notable soltura y que merece nuestro sincero elogio. Cuenta con la edad de tan sólo 25 años, es decir, está en plena juventud, en su apogeo creciente. Viendo su figura adusta, su silueta, nos percatamos que hay materia y posibilidad cara al futuro. Es un corredor de apariencia reposada, que sabe esconder su temperamento, y con un físico realmente sólido. En fin, que nos causó una muy buena impresión. El tiempo nos ha de confirmar frente a las sucesivas actuaciones que nos han de venir de su parte.

Contador se quedó sólo sin sus lacayos

Contador, que atacó con insistente frecuencia en los postreros kilómetros, aún sin ganar, le pudo de todas a todas al italiano Aru, la esperanza de los bien llamados “tifosi”. El corredor madrileño cuenta ahora con una ventaja de dos minutos con 35 segundos, un tiempo que constituye una buena renta de protección ante lo que pueda acontecer en lo que resta de Giro.

Observando la ascensión a Madonna di Campiglio, pudimos constatar la fortaleza desplegada por el equipo Astaná, enfundados en sus camisetas brillantes de color azul celeste, pedaleando casi siempre en vanguardia. Contador, en aquel momento, lo vimos un tanto solo. Los amarillos del conglomerado Tinkoff-Saxo, los ayudantes de Contador, habían ido desapareciendo paulatinamente del primer plano. Los esfuerzos, día tras día, no perdonan. Esto es verdad.

La conclusión es que el corredor de Pinto debe resolver los difíciles trances, que los hay, por sí sólo. No deja de ser un mérito más en su quehacer diario, aunque este aserto que apuntamos, por suerte, no siempre sucede.

Por  Gerardo  Fuster  

INFO

2

Dicen que la Urban Run 2.0 es “una camiseta ligera de manga corta con lana de merino para corredores urbanos. Aspecto moderno y tacto suave. Confort extraordinario en contacto con la piel” y es cierto, fresca, ligera, suave no la notas

Paolo Tiralongo y Alberto Contador

Hace una semana Paolo Tiralongo ganó su segunda etapa en el Giro de Italia, la segunda de su trayectoria deportiva. No sé si algunos recordaréis cómo se hizo con la primera, fue hace cuatro años, Tiralongo tenía el triunfo en su mano, pero Purito amenazaba el mismo. Contador, en un rosa del que sería desposeído por el TAS, saltó por detrás, puso el tema en orden y dejó a Tiralongo ganar la etapa. Al año y pico, el trabajo de Tiralongo se hizo sentir camino de Fuente De, el día que Contador le dio la vuelta a la Vuelta que tenía ganada el propio Purito.

Cuatro años después, Contador y Tiralongo vuelven a coincidir mucho en carrera. En la subida de Daone, Tiralongo tiraba y tiraba sin pensar en el peso que le quedaría en las piernas. El ciclista más viejo del pelotón, más incluso que Ivan Basso, el corredor que vino a estar con Contador en los momentos clave, marcó el tempo en la subida que precedía el gran momento de Madonna di Campiglio, la subida que irremisiblemente llevaba Marco Pantani al recuerdo de todos. Tiralongo cumplía, así lo entendemos, órdenes de equipo, de su equipo, el Astana, ese que un día tuvo a Contador en sus lides y al que parecen extrañar porque rara vez se ve un trabajo tan franco en favor de un rival como el que Astana realiza por el líder de este Giro.

No sabemos quién marca las directivas en el equipo turquesa, no sabemos si es el llamado conductor-director, si es el inexperto y visceral Fabio Aru o si es un virus que Oleg Tinkov ha metido en los smartphones de los kazajos. Desde luego son decisiones que parecen tomadas con el pie. Tinkoff no da la talla, y eso que traían un equipazo, pero a Contador no le hacía falta mucho más. Si cuando Landa, Cataldo y compañía estaban en disposición de hacer daño no lo hicieron, poco van a hacer con el líder disparado tras una corno antológica.

Al final de toda la película, al final, deducimos que por un lado Astana sigue el guión que en su día clavaron otros, teniendo un líder claro hay que respetarlo aunque no dé más de sí, y a las malas, nos conformamos con etapas, premio loable, pero muy lejano al objetivo inicialmente marcado, que no era otro que ganar el Giro.

Alberto Contador lo tiene en su mano, sería su segundo Giro, muy diferente a aquel que ganó “viniendo de playa”. El fin de semana ha sido redondo: crono muy buena y final en alto mostrando autoridad. Contador está en la primera mitad de esa gran vuelta de tres meses que ha emprendido, porque en el horizonte, con el Giro muy favorable, ya aparece el Tour.

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

Antención pregunta: Cuál fue tu primera Orbea???

La matrícula de Peter Sagan

Cuando Peter Sagan pasó a engrosar el staff del Tinkoff se dijo que el objetivo del ciclista, que pese a lo joven que es ya camina por las 80 victorias de pro, era abrir el palmarés a los monumentos, principalmente. Eso se anunció el primer día, se puso acento en la calidad y no cantidad. Sagan llegaba al equipo del magnate ruso con triunfos en muchas de las carreras del World Tour, coleccionaba etapas en Suiza, Tirreno, Lombardía, incluso el Vuelta y Tour. Hubo un año incluso que hizo casi pleno en California, la carrera que nos ocupa estos días.

Sin embargo, echando cuentas, cuatro meses después de iniciarse la competición, creo que la apuesta de Peter Sagan ha salido rana hasta la fecha. Dos triunfos, dos, que no son otros que sendas etapas en Tirreno y California, -cabe añadirle la genera final a última hora de la tarde- frente a rivales que, marcando las diferencias, no fueron los que destaparon sus limitaciones en la agrandes citas, ni en las clásicas, donde el eslovaco protagonizó alguna de las explosiones más sonadas de los últimos tiempos. Aun nos vienen a la mente los estacazos de Harelbeke gentileza de Geraint Thomas y el de Flandes, cuando no tuvo arrestos de ganar a un ciclista inferior en velocidad como Greg Van Avermaet. Dice Flecha que caminaba bloqueado, nosotros lo vimos explotar. Sencillo.

Es como si la suerte que siempre sopló a favor de Peter se volviera en viento huracanado de cara. Dicen, comentaron, que el ciclista se entregó a placeres terrenales en invierno, sinceramente eso siempre se cuenta en estos casos, sea como fuere el bloqueo que aturrullaba al corredor fue patente en muchos momentos. Como si su depósito se vaciara a la unísono. Seco, roto y cabizbajo. Ni siquiera pudo pisar el podio de un monumento, algo que sí logró años atrás.

Con todo parecía que en California estaba recuperando el resuello. Con el “boss» empeñado en bajarle el suelo y  siguiendo en persona la evoluciones de Contador en el Giro, Sagan se vio en la “cuarta grande”, este año menos grande porque California ha sido una merienda de cuatro, con la carrera que quiso hasta que llegó otro, otro más que le ha amargado el trago, y no es un cualquiera, es Julian Alaphilippe, un corredor que como Sagan brilla desde joven.

En la subida a Baldy el francés le dejó sin liderato, ahondado en esa sensación de que cada vez son más los que le han tomado la matrícula a Sagan, que por H o por B, le acaban ganando allí donde hubo un tiempo que fue imbatible. Alaphilippe, como Geraint, Van Avermaet, Kristoff, Ciolek, Trentin,… se une a la lista de verdugos de Peter Sagan, un ciclista lastrado con pólvora mojada allí donde siempre hacía diana.

Imagen tomada de www.tinkoffsaxo.com

INFO

2

Dicen que la Urban Run 2.0 es «una camiseta ligera de manga corta con lana de merino para corredores urbanos. Aspecto moderno y tacto suave. Confort extraordinario en contacto con la piel” y es cierto, fresca, ligera, suave no la notas

Contador no se esconde

En la última entrega del “Lemond of Cycling”, la leyenda estadounidense del ciclismo, Greg Lemond quiso entrevistar a Alberto Contador, en una especie de previa para el Giro de Italia. Ante el tamaño de la dificultad del desafío Giro-Tour a tope el mismo año, el californiano inquirió al madrileño y éste le vino a espetar que “puede salir bien, y ganar las dos, o al revés, y no ganar nada, pero el reto me parece increíble”.

Aunque a este mal anillado cuaderno siempre se le ha tachado de tufillo “anti Contador”, nunca hemos escondido buenas palabras para el mejor ciclista de su generación cuando la situación lo merecía y en esta ocasión estamos en esa línea.

El otro día, en la previa que hicimos sobre el Giro, hablando con Juan Antonio Flecha, éste se debatía ante la duda de quién tomaría el mando en la primera mitad del Giro, cuando nadie tiene marcada a fuego su suerte en la carrera. Es decir, en un terreno complicado y duro como el de este inicio de prueba, ¿quién le pondría el cascabel al gato?

Pues bien, es Alberto Contador quien ni corto ni perezoso se ha puesto al frente de la carrera en una apuesta cargada de tanto riesgo como personalidad y ambición. Contador no se esconde, pone a los suyos al frente y les expone a un desgaste que de seguir así a diario, acabarán por pagarlo un día u otro. Diferente, muy diferente, a la situación de presentarse en una gran vuelta arguyendo una lesión que al final no resultó tan grave como se anunciaba.

Quizá preveyendo esto, el Tinkoff se trajo al Giro un equipo Tour. Contador se rodea de su guardia más próxima, Ivan Basso y el recuperado Roman Kreuziger, el confidente más antiguo, Sergio Paulinho, el capitán de ruta, Michael Rogers, y curritos de nivel como Matteo Tosatto, Manuele Boaro, Ivan Rovny, aquel que echaron de la Vuelta, y Christopher Juul.

No obstante, y volviendo al principio, este reto de Alberto Contador es de seis semanas de competición más otras tantas de por medio. Es decir mientras más atada lleve la carrera, mientras más disuasorio sea su rendimiento en carrera más tranquilo le dejarán. Menos peaje a pagar en el Tour. Sus rivales del Giro son perfectamente batibles por un Contador en plenitud, pero las cosas hay que plasmarlas y el reto es mayúsculo pues nadie lo ha perpetrado desde Marco Pantani. 17 año de ello y sabemos cómo se las gastaba el Pirata.

En Tinkoff han querido controlar tanto, tanto, que hasta en el tramo final, en principio responsabilidad del Orica, equipo de la magia rosa, siguieron tirando. Incluso Ivan Basso lució su medio sonrisa por la vanguardia de lo que quedaba de grupo.

Pero es que además, en la primera subida de cierta entidad se ha llevado un premio tan inesperado como esperanzador, dos de los mejores hombres de Richie Porte, Kyrienka y sobretodo Henao, quien en un momento determinado hasta podría ser la baza escondida de Team Sky, han mostrado debilidad.

Ganará una, las dos o ninguna, pero Contador viene a por todo, no lo esconde, y actúa en consecuencia. La suerte y los elementos deberán acompañarle.

Foto tomada de 

INFO

Raw Santafixie Cycling Team

152105 EQUIPACIO RAW 20153117

El equipo de la revista especializada en piñón fijo Raw Cycling Mag, evoluciona y se hace grande. Cambia de nombre este año 2015 y pasa a llamarse Raw Santafixie Cycling Team.

La presentación oficial coincidió con una sesión de fotografías para conocer las nuevas incorporaciones al equipo, el diseño de la nueva equipación y los Criteriums en los que el equipo participará este año de forma oficial. Y es que Nueva York, Berlín, Londres, Gijón, Madrid, Barcelona, Valencia y Donosti serán algunas de las ciudades donde el equipo participará con sus bicis de piñón fijo.

“En unas horas empieza el segundo año de nuestro proyecto, y para ello cruzaremos el Atlántico para participar en nuestro primer Criterium fuera de Europa, nuestro destino? NYC y el Red Hook Criterium Brooklyn No.8. Qué mejor manera de presentar la evolución de RAW Santafixie Team!

Nuestro nombre ha cambiado no únicamente por tema de sponsors,Santafixie siempre nos ha apoyado tanto a nivel personal, como a nuestro proyecto y a la visión que compartimos de ciclismo urbano a 360º.

Santafixie ha doblado su apuesta inicial en nuestro Racing Team durante este segundo año, y nos ha dado la posibilidad de conseguir objetivos cada vez mayores”, comenta Toni de la Torre, Team Manager del equipo.

Le preguntamos a Toni por las bicicletas del equipo: “Nuestros riders correrán con la Dosnoventa Detroit2, el símbolo que nos caracteriza y una colaboración de la que nos sentimos muy orgullosos, no podríamos imaginar nuestro equipo con otra bici”

Aunque ya han dejado claro que Santafixie será su principal patrocinador, el equipo cuenta con el apoyo y soporte de otros partners que son Weoutdor, RooDol, Oxeego, Poussée Superstore, Siliconegrips y dos nuevas incorporaciones: Velodrom Studio y WAU · We are united.

¡La cuenta atrás hacia la nueva temporada ha empezado! ¡Una nueva e intensa temporada llena de viajes, cerveza, amigos y bicicletas!

Un buen proyecto no es nada sin un equipo de personas que luchan por él.

#RadioVuelta – Semana 12

#Trend El deporte más bello del mundo 

Rara vez, ni siquiera en la considerada temporada alta, como el Tour de  Francia, el ciclismo arroja tantas noticias y tan trepidantes como las de la semana que dejamos atrás. En la Volta a Catalunya, la caótica jornada inicial electrizó la carrera de los favoritos que tuvieron que dar un poco cada día para remontar la situación. Richie Porte se refuerza para el Giro -ojo que una cosa son Niza y Volta y otra todo un Giro- y Alejandro Valverde parece que gana casi sin querer. En el tríptico flamenco vimos un in crescendo. En A Través de Flandes los Topsport sacaron petróleo frente a los World Tour con doblete encabezado por Jelle Wallays. A los dos días, Geraint Thomas ganó a dos cocos (Stybar & Sagan) en Harelbeke y otros dos después, la guerra total se instaló entre Gante y Wevelgem en una de las mejores clásicas de los últimos años. Llegaron poco más de treinta ciclistas, casi de uno en uno, dando imágenes que seguro se guardaran en los anales. En río obviamente no puede sorprender la victoria del maestro Luca Paolini. Mención especial para Jurgen Roelandts y su raro equilibro cuando el viento se obsesionaba en tirarle. Mientras en Francia, en el devaluado Criterium Internacional, el duelo Peraud vs Pinot fue para el primero, pero la emoción de la subida a L´ Ospedale no fue poca y eso que el listón vino alto de Flandes.

#Click La guerra flamenca

Cuando hablamos de Flandes obviamente se sugieren no pocos pasajes bélicos. Por suerte la guerra de este último domingo de marzo no contó las desgracias de antaño y se dirimió sobre bicicletas, cuando estar sobre ellas fue posible. A la alienación de los elementos se unió un grupo de valientes que nos dieron un espectáculo antológico donde el dolor de quien pedaleaba al otro lado de la pantalla era tan explícito, que incluso sentados al calor del hogar, el alma se arrugaba sólo con verles. 

#Profile Geraint Thomas encuentra el mapa del tesoro

Hacía tiempo que discurríamos por este mal anillado cuaderno con la sensación de que el ciclismo le debía una, bien gorda, a un ciclista galés, del Team Sky, resuelto y generoso, llamado Geraint Thomas. Tras varios tiros al palo, o rozando el poste, Thomas resolvió a lo grande en Harelbeke y estuvo cerca de repetir en Wevelgem, donde la torpeza de los Etixx jugó también en su contra. La semana de Thomas viene tras ser el mejor ciclista en el conjunto de San Remo y estar delante en París-Niza. Con todo, y ante la variedad de estrellas del equipo inglés, no es de extrañar que el futuro de Geraint parezca fuera del Team Sky si quiere asegurarse los galones que se ha ganado.

#Clipping

Semana negra en Tinkoff. La caída de Matti Breschel que ilustra este post, en medio de marabunta, es el vivo ejemplo de la malísima semana que se ha padecido en uno de los mejores equipos del pelotón. Alberto Contador salió magullado de la Volta y Peter Sagan parece lejos de su mejor momento, a pesar de que no se le puede negar que le ponga ganas. La salida de Bjarne Riis ha sido el colofón a una situación que habla de un equipo cuyo timón no se sabe bien qué rumbo toma.

El juicio al Etixx. Dice Patrick Lefevere, el mandamás del Etixx-Quick Step, que los juicios sobre las actuaciones del equipo deben hacerse el 13 de abril, es decir el día después de Roubaix, pero la primavera vivida hasta el momento habla de un equipo que con o sin Tom Boonen no resuelve como su ramillete de figuras presupone. Al final situaciones como las de Michal Kwaitkowski en A Través de Flandes no son más que el ejemplo de que a este equipo se le ha perdido totalmente el respeto.

Problemas familiares para Chris Froome. La Volta protagonizada por Chris Froome no ha sido la mejor. En otros tiempos se diría que queda mucho para el Tour, pero a nadie se le puede escapar que estos últimos años la suerte que ha marcado los grandes nombres durante la temporada es la misma que se han encontrado en el Tour, y en esta línea Froome no está en sintonía con lo esperado.

 #Hashtags by @LiveCiclismo

Imagen tomada de Facebook de Tinkoff-Saxo