#Profiles2020 Tom Dumoulin en la casilla de salida

Giro Dumoulin JoanSeguidor

Esperemos que este veinte veinte maldito nos traiga el Tom Dumoulin del Giro de 2017 o del Tour del año siguiente

La última vez que Tom Dumoulin pisó el Tour de Francia fue para recoger su premio de segundo clasificado al podio de los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo ahí al fondo, entre Geraint y Froome.

Desde entonces Tom Dumoulin no ha sido ciclista, no en la medida de su caché y posibilidades.

Ganador de un Giro, corredor de un talento innegable, no ha tenido viento de cola nunca más…

 

Ahora, en la remozada campaña de verano-otoño que resumirá lo sustancial del año ciclista 2020, Tom Dumoulin ya no tendrá tantas miradas sobre su nuca.

Está claro que tiene galones, pero salir de la foto tanto tiempo te quita, al mismo tiempo, de la mente del aficionado y por ende de las quinielas.

El neerlandés no se pone un dorsal desde el pasado Dauphiné, una eternidad, acuciada por el parón sobrevino en marzo.

Saber qué será de su suerte y progresión es una de las grandes incógnitas de la campaña en ciernes, pues quedarse tanto tiempo en el dique seco genera más dudas que certezas y abre muchas ventanas, más cuando pertenece a un equipo que se ha abonado a la «atractiva» fórmula del tridente.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

¿Quién trabajará para quién en el Jumbo Visma?

Y eso ya no es cuestión de nacionalidades, que Dumoulin sea el primer neerlandés en ganar una grande desde Zoetemelk, que corra en un equipo de casa, no le hace más favorito que nadie en el liderazgo del equipo amarillo y negro.

Estos equipos entienden de la bandera hasta cierto punto, cuando tienen algo grande para ganar, quieren ganar y punto, les es indiferente quién va en el lote o quién les capitanea.

Sobre el papel Tom Dumoulin vuelve a la casilla de salida, lo que ha hecho estas tres últimas temporadas se refleja en la nómina, pero no creo que se prolongue al estatus de salida.

Aunque el grandullón sea una de nuestras admitidas debilidades, Primoz Roglic parte con ventaja en la carrera interna por capitanear la estructura que se ha armado para combatir los Ineos.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Y no es una percepción, es un hecho que consideramos objetivamente plausible, que Tom Dumoulin lidere el Jumbo Visma es una cuestión que tendrá que trabajar desde abajo y en un entorno poco sencillo, pues ya sabemos cómo es el Tour y lo complicado que lo tienen los ciclistas de su perfil, casi sin cronos, con encerronas a diario, aquí Tom no se maneja mal, y subidas que le obligan a trazar eses.

Esperemos que este veinte veinte maldito nos traiga el Tom Doumulin del Giro de 2017 o del Tour del año siguiente, un corredor que no se amedrenta, que toma las riendas antes que nadie, que no espera a tercero y que se bate como gato panza arriba.

Luego si gana o no, ya se verá…

Gore 400×100 MArzo2020

¿Pasó el mejor momento de Tom Dumoulin?

Dumoulin Joanseguidor

Motivos para pensar que no se le ha pasado el arroz a Dumoulin

Hay en el más reciente un par de historias que demuestran a qué velocidad va esto, hablamos de Tom Dumoulin y Chris Froome.

Ambos ha salido un poco del foco y aparecen en las antípodas de los pronósticos, al punto que algunos asegura, como Boogerd en el caso del neerlandés, que su mejor momento ya pasó.

Y quizá tengan razón, en este ciclismo las cosas se amortizan con tanta velocidad, lo que ganaste ayer no es nada frente a lo que puedas conseguir hoy, que ahora mismo recordar a Tom Dumoulin compitiendo nos parece viajar a la prehistoria.

Nosotros nos negamos a creer que un tío con un talento especial y una clase descomunal esté ya fuera del mapa de grandes…

 

Para Tom Dumoulin lo que viene por delante, y esperemos que haya competición, es un grand slam de complicada gestión, porque no es sólo lo que tiene en su equipo, podio de Tour y ganador vigente de la Vuelta, es también la cantidad de gente que se ha subido al carro de los grandes objetivos, gente que viene cargada de razones, tipo Bernal, nada menos, y de opciones, como Pogacar.

Sin embargo le vemos mimbres para revertir la situación, razones como. que viene descansando, sí, falto de ritmo de competición, pero con el cuerpo ajeno a calentones extremos.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Para cuando el neerlandés aterrice en Niza, finales de agosto, habrán pasado más de dos años sin finalizar una grande, cuando fue segundo en el Tour, la misma temporada que fue segundo en el Giro.

Eso es mucho, sí, pero también un descargo de exigencia que le puede dejar fresco ante el reto.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Ahora Tom Dumoulin llega mejor rodeado, no como cuando el Sunweb estaba claro que le iba a dejar a merced de rivales que, por otro lado, siempre tenían algo que defender antes que atacarle.

Eso es también un arma de doble filo, los miembros del tridente de Jumbo ha admitido que no tendría problema para trabajar para otro, la carretera está ahí, aunque por jerarquía Roglic parezca el primero, Dumo no le va a la zaga.

Cuando han estado los dos a full, Tour de 2018, Dumoulin ha quedado por delante de Roglic

Además compartir liderazgo es una descarga de responsabilidad que ya tenía pensada incluso antes de toda esta crisis, cuando planeó Giro antes que Tour.

Por otro lado, en el caso de Dumoulin contamos con un ciclista que se crece en la adversidad, que se defiende cuando todo pinta que no va a poder.

Corre en terreno contrario, casi sn cronos y a chepazos se defiende sin quejarse de los recorridos, de si hay más o menos crono, compite y punto, y aunque muchas veces parezca en el filo, acaba sacando la cabeza.

Con 29 años es complicado pensar que el arroz se le haya pasado a Dumoulin, ahora bien el tiempo va pasando y en su caso en contra, ha salido del foco, eso es bueno por un lado, pero para un capo nunca deja de ser un disgusto no estar ahí y Dumoulin es un capo.

Gore 400×100 MArzo2020

¿Por qué el Giro de Dumoulin fue único?

Tom Dumoulin Giro Italia Stelvio JoanSeguidor

El Giro de Dumoulin fue un ejercicio de equilibrio entre escaladores

El Giro de Tom Dumoulin, el de 2017, partía con una tara de inicio muy difícil de superar, venía precedido por uno histórico, el segundo de Nibali, en la semana final más vertiginosa de los tiempos recientes.

Pero el Giro de Tom Dumoulin estuvo a la altura y el acierto del gigantón neerlandés, rodeado de livianos escaladores, desde Nairo a Pozzovivo, pasando por Pinot, y el zorro Nibali, acabó imponiéndose en las circunstancias más complejas.

Y es que aquel momento de urgencia estomacal, no en el pie del Stelvio, como dijimos el otro día, y sí del Umbrailpass, lo puso todo al límite, tanto, que hoy quizá nos olvidemos, pero aquello tuvo mucho mérito.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Por que repasando aquella carrera se toma la medida del tipo de ciclista que este deporte se perdió el año pasado por mor de la caída en la primera semana, también, de la corsa rosa.

Tom Dumoulin ganó el Giro de hace tres años combinando las omitidas esencias de la crono con la paciencia de tener y remar en un terreno adverso, como es la montaña para él.

El otro día recordamos un vídeo de Dumoulin ganando a Froome y Purito en una de las paredes que la Vuelta busca con Levante con el azul del Mediterráneo de fondo.

Hubo alguna chanza ¿atacar de lejos es hacerlo a más de un kilómetro de meta?

Atacar a esa distancia en el ciclismo moderno, cuando sabes que te quedan desniveles de dos dígitos e irte a cuatro minutos el kilómetro, es hacerlo de lejísimos, más cuando el ataque dura lo que dura todo el corte de Youtube de la subida.

Gore 400×100 MArzo2020

 

En el Giro de 2017 apostar por Dumoulin, con aquel festival de montañas era hacerlo a saco roto, pero dio rédito, esa manera de limar y limar en los días finales, con una desventaja sobrevenida por el apretón que le dejó fuera de carrera el tiempo que Nairo aprovechó para acercarse…

Tom Dumoulin ganó la carrera ese mismo día, cuando no se descompuso, con Nibali, Pozzovivo, Nairo y compañía echando fuego al ritmo, porque no debían esperar de ninguna manera y Movistar, siempre Movistar, dejando escapar libres a sus presas.

Hoy vemos a Tom Dumoulin fuera del top ten de los mejor pagados, como algo lejano, pero es un tío que pisó dos podios, Giro y Tour, el mismo año, y la chavalería, incluso el liderato incuestionable que muchos atribuyen a Roglic deberían tener presente.

Que no corra hace casi un año, no nos permite ser desmemoriados de lo que fue capaz de hacer.

#Esenciales2020 ¿Qué ciclismo se encontrarán Froome y Dumoulin?

Tour - Tom Dumoulin JoanSeguidor

Cuánto ha cambiado el ciclismo que se encontrarán Froome y Dumoulin en 2020

Hace un año pensábamos en un 2019 marcado por el Froome vs Dumoulin, quizá de la misma manera que para esta temporada barruntamos un Ineos vs Jumbo.

Son todo predicciones, pronósticos, previsiones al aire que el tiempo se encarga de poner en su sitio, dejándonos con las ganas de lo que podría o puede ser.

Hace diez años, por estas fechas, pensábamos que el duelo Contador vs Andy se alargaría por la década que dejamos atrás.

La realidad no lo quiso así.

Y en el camino, tenemos tantos y tantos duelos que prometieron tanto, y luego no se cumplieron.

 

Así las cosas el 2020 nos abre este capítulo de hojas blancas entre Chris Froome y Tom Dumoulin con la incertidumbre dominando el horizonte.

El ciclismo que ambos se encuentran 365 días después de cerrar la campaña en la que se vieron las caras en los podios de Giro y Tour parece muy diferente.

Tom Dumoulin no disputa desde que se cayera en aquella etapa del Giro.

Chris Froome se dejó la salud en aquella curva preparando la crono del Dauphiné.

 

El primero parece que volverá seguro, mejor o peor, suponemos que esa rodilla ya estará a punto de nuevo, y que el Jumbo habrá hecho una buena inversión, buena y asegurada.

Tom Dumoulin era hasta esa tarde de Italia, aquella en la que Richard Carapaz se empezó a postular para el Giro que sería suyo, la mejor alternativa al Team Ineos y sus capos.

Hoy ya hay otros actores en la partida, diferentes, un ciclismo cambiado, en tan poco tiempo, por la irrupción de unos jovenzuelos que tiran millas sin esperar que les llegue el turno.

Es un paisaje diferente, cambiado, en las antípodas.

Para Froome el problema no es volver, sólo volver, como Dumoulin, el problema es su recuperación, sobre la que hay dudas y no pocas.

A las puertas del quinto Tour, las dudas emergen según pasan los días…

Chris Froome no recupera fácil, y eso se esperaba, no al nivel que exige un Tour de Francia y esa historia que dejó a medio escribir hace menos de un año.

Para Froome la vuelta al máximo nivel está siendo más complicada de lo complicada que ya parecía al inicio.

El Froome vs Dumoulin que barruntábamos hace un par de años, la reedición de ese duelo en los albores de 2019 podrá o no ser en 2020, pero de lo que no cabe duda es que, de salir todo bien, así se lo deseamos al inglés, la cosa cambiaría, hay muchos y buenos actores por medio.

Los críos que crecen, un vigente ganador en casa, Egan Bernal, otro que llega en progresión, Primoz Roglic y los que hayan de llegar.

Es dejar este circo unos meses, y el paisaje cambia radicalmente.

¿Ganará Tom Dumoulin el Tour alguna vez?

Tom Dumoulin Tour JoanSeguidor

Pasan los años y Dumoulin ve cada vez más lejos el Tour

 

En la vida una cosa es lo que parece y otra la realidad, desde que explotara, allá por los Mundiales de Ponferrada, cuando el campeón contra el crono entonces, Brad Wiggins, miró con admiración a Tom Dumoulin, el neerlandés ha sido un fijo, un factible en cada lista de ganadores del Tour hemos podido realizar.

El tiempo que da y quita razones siguió su curso y el viento nunca ha sido de cola, sin embargo, para que Tom Dumoulin gane el Tour.

Hubo un ciclo en el que el corredor estaba aprendiendo, ganando etapas por eso, esa edición preolímpica de 2016 en la que se llevó la jornada de Arcalís, bajo el diluvio, y la cronometrada.

Al siguiente el gasto en imponerse en el Giro de Italia le quitó las ganas de disputar el Tour.

El año pasado, segundo en ambas carreras, en ambas un Sky se le cruzó en el camino: si en el Giro quizá se arrepintió no entrar en el órdago de Froome, en el Tour, Geraint y la pinza de los Sky le dejaron sin opciones.

Y esta temporada, la caída del Giro, las secuelas en esa sanguinolenta rodilla, le quitaron de la carrera por el Tour.

 

Lo cierto es que la francesa es una grande que tiene una relación de amor-odio con el neerlandés que ve pasar los años sin que el Tour esté realmente a su alcance.

Mientras practica BTT para mantener el tono, Tom Dumoulin piensa en clave 2020 y en el amarillo no de Francia, sí del Jumbo cuyos colores vestirá el año que viene.

Y nos encontramos con esta noticia…

 

Al parecer los roles se marcan ya en Jumbo, Roglic al Tour, Dumo antes al Giro. 

Un reparto curioso, que no sé si será definitivo, porque hace dos años por estas fechas Dumoulin anunció que defendería corona en el Giro y puso el Tour en stand by, yendo al final para ser subcampeón.

Así las cosas, lo que se deja notar es eso, que pasan los años y Dumoulin no cumple con el destino que parecía marcado para él: ganar el Tour de Francia, muchos años después llevarlo de nuevo a su país, tras Joop Zoetemelk.

Fijaros qué nombre escribimos.

Lo cierto es que el Tour no ofrece el mejor recorrido para Dumoulin, pero ello no quita para que esté ahí, más viendo el perfil de corredores que lo han ganado en tiempos recientes, si quitamos a Bernal, nos quedamos con Geraint y Froome, ciclistas de perfil similar a Tom.

La querencia de la nueva estrella del Jumbo por el Giro sí que está fuera de toda duda, pero la necesidad de refrendarlo en el Tour parece casi obligatoria y eso que, a la vista está, las cosas han cambiado mucho en estos meses.

 

El Tom Dumoulin que el año pasado fue segundo en el Tour se encontraría un paisaje bastante diferente respecto al de entonces.

Nuevos actores han entrado -bienvenido Bernal- y otros amenazan con hacerlo.

La cosa no pinta bien, a priori, para que el ciclista mejor ubicado a discutirle a Froome su corona en el Tour.

Ahora mismo ni uno ni otro estarían en primera línea de favoritos.

SQR – GORE

 

En verano comentamos que cuatro corredores no iban a ganar nunca el Tour, entramos con Porte, Nairo, Adam Yates y Bardet, nunca imaginamos que Tom Dumoulin podría entrar en ese listado… pero hoy le vemos más cerca.

Tiene margen, sí, pero ya no es un tema que sólo maneje él, a los rivales que ya estaban, se le añaden nuevos, con descaro y ganas de comerse la tarta sin pedir permiso y eso complica las cosas.

El Team Sunweb es el bloque venido a menos

Tom Dumoulin Roglic JumboJoanSeguidor

El peor sitio para trabajar de ciclista parece el Team Sunweb

Cuando hablamos del Team Sunweb lo hacemos de un equipo que nace con el germen del trabajo de la base hacia arriba en una especie de orfebrería ciclista que marcó los primeros años, cuando era Argos, de la estructura.

Está claro que el equipo tocó techo cuando Tom Dumoulin ganó el Giro, hace dos años, y la singladura del año pasado, con sendos podios en Giro y Tour, segundo en ambos.

Así las cosas, ya nos pareció en ese momento, en el mismo instante que Dumoulin ganó la grande italiana, que el equipo no acompañaba en tamaño y potencia a un corredor que optaba a todo.

Tom Dumoulin corrió solo, gestionando los momentos, mirando los rivales, sacando petróleo de todo y todos, siendo el más listo, sabiendo que en un momento determinado alguien le sacaría las castañas del fuego.

Recuerdo que Dumoulin hizo una ampliación a muy largo con un bloque manifiestamente escaso que fue a menos  porque algunos, literalmente, no aguantaban seguir.

Eduard Theuns lo dijo bien claro cuando dejó Sunweb por Trek: «Tenemos visiones diferentes».

Y a él se le añadieron otros cuyo favor siempre quiso Tom Dumoulin: Laurens Ten Dam y Simon Geschke.

El año pasado la corredora Ellen Van Dijk se fue desprotricando porque no la dejaban margen ni plazo para pensar, el colectivo anulaba a la persona y todo entraba en la trituradora de exigentes protocolos

El primer líder de este Tour de Francia fue otro que puso rumbo lejos del Sunweb, Mike Teunissen se marchó al Jumbo Visma.

De esta manera, la marcha de Tom Dumoulin es la guinda al pastel, un pastel que en el caso del Sunweb se viene abajo.

DT-Swiss Junio-Agosto

Añadidle al neerlandés, la salida de Lennan Kämna, un interesante joven alemán, para componer una triste imagen.

El Sunweb ha fichado a Tiesj Benoot, que muy mal habría de estar en un equipazo como Lotto o muy bien le han vendido los rojos, y a Sasha Sütterlin y los añade a la eterna promesa, típico en los Países Bajos, Wilco Kelderman, Michael Matthews, en la eterna búsqueda de ese triunfo que le saque de anotador puro y duro, y Nico Roche, que no es un crío.

Sam Oomen es víctima de ese virus que es la iliaca.

De esta guisa, es complicado predecir lo que será de uno de los bloques más potentes, sobre el papel, del WT, con sólo nueve victorias y el momento estelar de Chad Haga en el Giro.

Lo que emerge sin embargo, viendo tantas y tan variadas salidas de corredores, es el ambiente que debe respirarse en el equipo, que impone el colectivo al individuo y no parece dar margen, no el suficiente para frenar una sangría que ya pasa factura hasta los resultados.

Dumoulin & Roglic no deberían ir al Tour

Giro Dumoulin JoanSeguidor

Dumoulin y Roglic se merecen un Tour justo para todos los especialistas

Sobre la presencia de Roglic, Dumoulin y Krujswijk en el Tour de Francia 2020, en el Jumbo todo está en el aire…

«Cuando miras nuestras bazas, pienso que los tres pueden hacerlo bien en el Tour. Primoz es bueno en las subidas duras, también Dumoulin, y en la tercera semana, Steven se adapta perfectamente. Es complicado decir a quien le iría mejor, hay que ver la ruta con mayor detalle»

«No es definitivo, hay que ver la presentación del Giro y luego la de la Vuelta. Todo está sobre la mesa, también está la combinación Giro-Tour, Giro-Vuelta o Tour Vuelta. Está en el aire»

 

Lo que en el Jumbo Visma ahora es incertidumbre, el reparto de papeles en las tres grandes para otros tantos líderes, es certeza al preguntarse qué demonios pasa en el Tour con los kilómetros de contrarreloj.

Y esa realidad que ven en el equipo, sobre el papel más perjudicado, es la que describe el aficionado medio ciclista, que entiende todo esto como un ejercicio de equidad y oportunidades para todos.

Viendo el perfil de Dumoulin y Roglic, yo no irá al Tour.

Pero claro, una cosa es que lo digamos aquí, para que luego…

SQR – GORE

 

Lo que sí es cierto es que Tom Dumoulin y Primoz Roglic se han encontrado el recorrido más tramposo de la historia reciente del Tour.

Los kilómetros contra el crono es obvio que hay que contenerlos, con estos dos rodillos que pueden destrozar la carrera en un buen día, pero de ahí a marginarlos de esa manera hay un trecho.

Dumoulin, al que muchos le recuerdan el apretón de la base del Stelvio, crece como estrella en el ciclismo más hostil posible, sin embargo, se calza la cala y diferencia de otros, de gran beneficiado del citado apretón, Nairo, sí, compite y no queja.

Se ha hecho a subir pendientes inhumanas que a Indurain le podrán haber costado un riñón.

Por su parte Roglic es un ciclista con tanta calidad que aunque la crono le vaya como anillo al dedo, casi que el recorrido le resbala.

Otra cosa es que, este equipo, el Jumbo, y estos líderes Dumoulin y Roglic, tuvieran arrestos para hacer hasta el final lo que ya anunciaron el año pasado, pero que no pudieron ir hasta el final por la caída del Giro lo arruinó todo: dejar de lado el Tour, demostrar que hay vida a parte de él y un prestigio a granjearse lejos de Francia.

Le llega la hora a Tom Dumoulin

Tom Dumoulin JoanSeguidor

El 2020 será el año que veamos si Tom Dumoulin doblega el Tour o al revés

En el almanaque de 2019 se ha gestado un ciclismo que sin sus dos capos en candeletas, Tom Dumoulin y Chris Froome, se ha revolucionado a mil por hora.

Un ciclismo que cuando neerlandés e inglés vuelvan a ponerse un dorsal, no reconoce lo que era hace dos o tres años, incluso lo que fue hace 52 semanas.

A Tom Dumoulin y Chris Froome le han crecido los niños en el corral, sólo ver quiénes han saltado a la primera línea, ver que hemos pasado de ganadores y perfiles clásicos, desde el mismo Froome al citado Tom, añadiendo Geraint, corredores hechos, a ganadores como Bernal o Carapaz, podios como Pogacar y ciclistas que difuminan sus límites como Primoz Roglic.

 

Éste es el ciclismo que Tom Dumoulin volverá a pisar.

Hace un año, el neerlandés sacaba punta a una temporada de plata, haciendo pisado podio de Giro, Tour y Mundial, de contrarreloj, pero sin haber catado la victoria, como un tío de su caché le gusta.

Quizá entonces, viera que, aunque ganara una grande sin equipo, su estatus merecía un grupo fuerte, sólido y compacto alrededor suyo, si quería probar el sabor de las victorias más importantes.

Ganar el Giro está bien, pero a todos nos viene la cabeza el Tour.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

El año 2020 es un año especial, por cuanto meterá la cuña de los juegos Olímpicos en el calendario.

Unos juegos que dicen son para hombres hombres, y Tom Dumoulin ya los visualiza.

Y con ellos el Tour, en el grand slam de cada cuatro años.

A la semana que acabe la fiesta en Francia se va a Tokio a por la crono.

 

 

Un esfuerzo que no es el ideal, pero que otros ya pudieron llevar.

La ocasión lo merece, es cada cuatro años.

Así trabaja Nacex con tu bicicleta

Y es que la velocidad de los acontecimientos, la irrupción de esos nombres, la juventud que asalta los castillos de la experiencia nos hace olvidar que Tom Dumoulin es uno de los grandes de su tiempo.

El cénit en la perfección del ciclismo de los Países Bajos, la nación que tiene cuotas en todas las facetas y modalidades del ciclismo, honrando la pasión que demuestran por la bicicleta.

SQR – GORE

 

Porque decir que Tom Dumoulin podría optar tanto a la crono como al fondo no es descabellado y explica las posibilidades de este corredor, que tenemos en un rincón de la memoria.

Se ha asegurado un regreso interesante, rodeado en el Jumbo Visma, cabrá ver cómo lo resuelve con Roglic, pero mucho nos tememos que el equipo neerlandés sabrá resolver la ecuación de líderes.

Que Tom Dumoulin esté motivado, que vuelva, que Froome también pedalee hacia el 2020, con todo lo que hay montado ahora en el ciclismo, nos hace salivar cuando aún la campaña 2019 tiene capítulos por escribir