En este ciclismo ya no hay carreras de transición

ciclismo UAE Tour JoanSeguidor

Las primeras carreras demuestran que nada se regala en este ciclismo

Gravel Ride SQR – 300×250

No hace tanto, el mes de enero era de pretemporada, la cosa arrancaba, muy tranquila en febrero, y la temporada empezaba en marzo.

Esto, obviamente ha cambiando mucho.

El cuento ya no es el mismo y ni siquiera escenarios que suenan a exotismo y lejanía permiten el respiro.

En el Down Under, el verano austral da la bienvenida a los europeos, lejos de sus gélidos hogares, con una carrera corrida a cuchillo diariamente,

Esto es en enero.

Pirinexus 300×250

 

Luego vino el UAE Tour una vuelta grande de siete días que corre a cargo de los mentores del Giro que saben darle color a lo que en apariencia no tiene.

Porque el ocre del desierto, de las llegadas en alto, sólo roto por el mar, porque la calima impedía ver el cielo en más de una ocasión, no fue el color de la carrera.

El UAE Tour fue eso, una vuelta grande de siete días, donde la participación estuvo acorde a lo que los jeques dispusieron.

Y ello nos lleva a preguntarnos cuándo empieza realmente la temporada ciclista.

Objetivamente hay actividad desde el mismo mes de enero, a los pocos días de acabar las Navidades, los reyes y todo eso, pero emocionalmente

¿Cuándo empieza la temporada ciclista?

Porque cuando empalmamos el triunfo de Bennett a la sombra de los rascacielos de Dubai con la Het Niuewsblad, cuando pasamos de na megápolis entre la nada y el mar a los senderos vecinales flamencos… nos invade la contradicción.

 

Mov_Gore

Uno que creció mamando el ciclismo europeo, el mal tiempo en febrero, la ropa, los árboles desnudos y la incertidumbre de si la etapa podrá hacerse porque hay avisos de nieve, prefiere lo de aquí.

Pero no cabe desdeñar lo visto hasta a fecha.

El UAE Tour fue una carrera durísima, donde los corredores acusaron un ambiente cargado, una tremenda competencia y triunfos que estuvieron carísimos.

Claro y meridiano.

El nivel de la carrera de los Emiratos ha sido tremendo, el ritmo, la dureza, no le han ido a la zaga.

Pero no perdamos de vista cómo se corrió el Tour Colombia, el color que hubo y las peculiaridades del lugar que vaciaron, entre otros, a Chris Froome.

Ni obviemos carreras que se corren a cuchillo porque confluyen muchos intereses: Provenza, Andalucía, Valencia…

En definitiva, que el ciclismo global entiende de actuaciones globales y que sí, que Tour, Giro y demás son objetivos prioritarios, y creo que lo seguirán siendo, pero partirse la cara en esos mundos de Dios tiene un precio.

Y es que el ciclismo de transición no tiene lugar en este ciclismo.

Imagen tomada de FB de UAE Tour

Tour Colombia: vergüenza y orgullo, mucho orgullo

Tour Colombia JoanSeguidor

El final de López y Sosa en el Tour Colombia queda en la retina

Gravel Ride SQR – 300×250

Que Miguel Angel López e Iván Sosa se crucen en la ruta no ocurrió por primera vez en el Tour Colombia.

En Burgos, hace medio año, Sosa ganó a López.

En el Tour Colombia López le sacó brillo al trofeo que llevaba su nombre inscrito

Seis días de carrera y hemos oído, que no visto, de todo.

Una carrera, en la que no cabía ser adivino, se celebró entre una masa ingente de aficionados.

Colombia vive el ciclismo, lo dijimos el otro día, con desmesura. 

Han encontrado su hueco en febrero y han situado la carrera que cierra el círculo del gran momento que viven.

«¿Dónde se ha visto esto?» chillaba Mario Sabato ante el desenlace que le dio el triunfo a Miguel Angel López.

Sábato, el enardecedor de masas, el locutor de «Rigonator», «Nairoman» y otras cutreces, avisaba del peligro en las cuentas.

Y le peligro se hizo real cuando unos impresentables, como los de Alpe d´Huez, como los que dejan lleno de mierda el Angliru, sacaron a Nairo y Sosa de sus bicicletas.

Vergüenza de volver a verlo, y tristeza porque a la vista de tanta y tanta gente no era tan complicado prever que pudiera pasar eso.

Que si pasó en el Ventoux o en otros sitios, Colombia no iba a ser diferente.

Orgullo en el Tour Colombia

Cuando acabó la carrera subieron todas las estrellas al podio, y allí escucharon «la bicicleta» de Carlos Vives.

Si estaba hasta Perico en ese podio.

El motivo, no lo imagino más allá de la leyenda que arrastra.

¿Qué pensaría Fabio Parra al verle ahí?

Pirinexus 300×250

Entonces estaban con las pulsaciones más bajas, porque minutos antes las estrellas colombianas que dominan grandes competencias europeas, se dieron de lo lindo para acabar con la victoria de Nairo en la etapa y López en la general.

Egan Bernal le da el relevo a López.

Se pusieron a tope, reventaron a Julian Alaphilippe y se jugaron entre ellos el Tour Colombia.

Una competición entre los mejores colombianos es hablar de una competición entre los mejores del mundo.

Eso lo han conseguido, y eso han lucido en el Tour Colombia.

Así funciona el Suunto 9

Las estrellas no han faltado a su Tour Colombia, otra cosa es lo que haya por debajo, cuando rascas un poco el esmalte que todo lo recubre.

Y aunque muchos piensen lo contrario, que no se rasguen las vestiduras, que no tenemos nada contra el ciclismo de allá, porque lo que muchos nos denuncian de la Federación Colombiana es más común de lo que imaginan.

Felicidades Miguel Angel López y a ver si la suerte que merece finalmente le empuja donde creemos que debe estar.

Su nombre ya está en el palmarés de 2019.

Imagen tomada de FB Tour Colombia 2.1

La fiesta del Tour Colombia no es barata

Tour Colombia JoanSeguidor

El dinero del Tour Colombia deja al descubierto otras necesidades del ciclismo colombiano

Gravel Ride SQR – 300×250
Para nadie es un secreto que en los últimos 10 años nuestro ciclismo, el ciclismo colombiano, ha resurgido de las cenizas, como bien se explica aquí.
Pero como siempre mucha de la afición vive de triunfos al tiempo que desconoce la verdad oculta que hay detrás de todos los logros conseguidos por nuestros muchachos.
Y es ahí donde quiero realizar un pequeño aporte sobre la crisis que nuestro ciclismo nacional vive a causa de entidades y personas, que lo único que hacen es lucrarse con lo que para ellos lo ven como un modelo de negocio y no como un deporte insignia nacional.
En este momento, mientras se está desarrollando el Tour Colombia, la mayoría de aficionados nacionales e internacionales se cree ese cuento que el señor Ovidio Gonzales, gerente de la Federación Colombiana de Ciclismo, vende, haciendo creer que  todo es color de rosa o mejor dicho que todo lo que brilla como el oro.
Pirinexus 300×250
Pero para aficionados como un servidor y otros muy conocedores de nuestro ciclismo es difícilmente creíble lo que está pasando. 
Para la realización del evento se están gastando dineros públicos que deberían ser para el ciclismo interno y el cual se está desviando para la organización de una fiesta que ellos han bautizado como un Tour de Francia en Antioquia,  por ser la zona por donde se ha diseñado el recorrido de esta edición.
Ese dinero que se gasta en la carrera es el que no se invierte en los procesos para categorías juveniles, ni mucho menos para el ciclismo de pista y peor aún para el menospreciado ciclismo femenino.
Entonces la mayoría de los aficionados nos preguntamos: ¿Por qué no dejan que este evento lo realice la empresa privada y mejor resucitan nuestra agónica Vuelta a Colombia?
Tengo la respuesta
Porque la dirección de la FCC, encabezada por su presidente y alcahueteada por unos cuantos periodistas deportivos, denominados especialistas en ciclismo y otros más, no da pie a ninguna empresa o persona que no sea de su grupo de amigos. 
No quieren a nadie ajeno al frente de una fiesta deportiva de esta grandeza, pues a ellos no les interesa mucho que se haga seguimiento de lo que se recibe y se invierte.
Ni mucho menos quieren que se les pregunte por el laboratorio antidopaje.
Parece que este problema no tiene final, pues ciclistas de renombre internacional callan ante el desparpajo que se está viviendo.
Mientras aquí, piensan que con traer equipos de Europa y figuras como la de Chris Froome todo va a cambiar para el futuro
En conclusión siempre ponemos el ejemplo de que nuestra FCC es como el padre de familia pobre que vende la vaca y se gasta el dinero en Navidad sin pensar que durante los demás 11 meses tendrá a sus hijos aguantando hambre y necesidades

Tour Colombia: Rigoberto Uran es el mejor líder posible

Rigoberto Uran Tour Colombia JoanSeguidor

El Tour Colombia abre con Rigoberto Urán en el inicio soñado

Gravel Ride SQR – 300×250

El inicio del Tour Colombia ha tenido lo que todos querían y esperaban: multitudes, colorido y un ganador local: Rigoberto Urán.

Leemos críticas a la producción de la carrera, pero dos cosas, no podemos opinar porque no la hemos vistos y segundo, en España hay carreras pésimamente producidas.

Y no precisamente las pequeñas.

Pero volviendo a lo primero, y para aquellos que albergan el pensamiento de que odiamos profundamente todo lo colombiano, que lean lo que hemos escrito de Rigoberto Urán hasta la fecha, y entenderán que su pensamiento es infundado.

Porque Rigoberto Urán, con ese deje de estar de vuelta de todo que maneja, es el inicio, que nadie lo olvide de este gran, grandísimo momento del ciclismo en Colombia.

Cuando él coge un micro ante las multitudes, éstas se encienden sin saber que él es grano de mostaza cuando, hace sólo diez años, el ciclismo no era lo que es ahora en este país.

Rigoberto Urán es el primer líder del Tour Colombia para bendición de la carrera

Con él, la prueba se bautiza en fuego y rompe la primera lanza.

Y lo hace al frente del equipo más curioso del World Tour, el Education First que dijo querer ciclistas en todos los ámbitos, no sólo en la carretera.

En gravel también, si fuera menester.

Pirinexus 300×250

El Education First, la niña de Vaughters, es uno de los equipos que mejor maneja un arte, la crono por escuadras, que merece mas oportunidades a lo largo de la campaña porque premia dos cosas, la estética del ciclismo, incluyendo en ella la tecnología y otras cosas, y el increíble trabajo que hay detrás sobre los relevos, la técnica, el orden, el momento.

Caro Ferrer, la pequeña gran colombiana 

Para el equipo norteamericano la primera baza es Daniel Martínez, pero ojo porque como señala Garate en Colombia casi todos los equipos son ajenos al World Tour, y eso abre el melón y las opciones.

El Tour Colombia ya está en marcha quedan días hasta el domingo, y Rigo es el líder.

La fiesta empieza bien.

Imagen: Education First

 

Lo que el ciclismo despierta en Colombia

Tour Colombia JoanSeguidor

¿Qué tiene el ciclismo en Colombia que todo lo excede?

Gravel Ride SQR – 300×250

Los prolegómenos del Tour Colombia constatan lo que esperábamos: una región y un país vertidos hacia la carretera.

En definitiva el ciclismo en Colombia traspasa cualquier elemento de racionalidad.

Y hace a nuestros ojos, y en especial a los de un servidor, un europeo descreído que mira el deporte como el espectáculo de masas que es.

Sin embargo en Colombia esto es casi religión.

Si ayer nos preguntábamos por la comparación de la Brasil futbolera con la Colombia ciclista, por la cantidad de talento que se maneja en el país, quizá esa comparativa debería trasladarse también a las cunetas, fijar la mirada en lo que rodea las competencias y ver qué se mueve y palpita ahí.

Porque lo que se percibe desde las fotos, desde las imágenes, desde la lejanía es un paso enorme sobre los ciclistas.

Un peso en forma de responsabilidad de país, de estado, una cuestión que va más allá del mero hecho deportivo y pone en solfa la sociedad de arriba abajo.

Una sociedad en la que hay de todo, entre otras cosas forofos dispuestos a negar la evidencia de sus estrellas.

El éxito o fracaso de un ciclista es capaz de disparar o hundir la moral de una nación, como aquella vez que Gino Bartali evitó males mayores a Italia cuando ganó el Tour de Francia en los cuarenta.

Pirinexus 300×250

Así las cosas, nos ponemos en la carne del atleta y no podemos imaginar cómo gestionar tamaña responsabilidad y peso sobre sus hombros.

El Tour Colombia no ha hecho más que echar a rodar y ya es noticia, un éxito en gente y caudal humano.

Querremos ver esas retransmisiones, esas cuñas en medio de la narración, esas historias patrocinadas.

Conoce el Suunto 9 

Porque sencillamente es otro ciclismo al margen de la admiración y respeto que podamos procesarle a los corredores, nos es complicado ir más allá.

Por eso nos preguntamos ¿qué tiene el ciclismo en Colombia que todo lo excede?

Imagen tomada de FB Tour Colombia 2.1

Tour Colombia: con oro, sin paz

Tour Colombia JoanSeguidor

Mov_Gore

El Tour Colombia es el Oro y Paz con una nueva capa de barniz

Hemos leído cosas del nuevo Tour Colombia.

Si algo tienen los de la Federación de Ciclismo en Colombia es que husmean y saben olfatear el oro, siempre en beneficio propio.

Oro y Paz, así se llamaba la carrera por etapas que la Unión Ciclista Internacional les aprobó a finales del 2017, tras una interesante puja en donde Ovidio González a la cabeza de la Fedeciclismo bloqueó todos los intentos que hicieron algunos empresarios privados por montar una competencia de ciclismo de primer nivel en el país.

Atravesado como una vaca muerta en el camino, Ovidio consiguió que cualquier iniciativa privada debía pasar por el filtro de su Federación, o en otras palabras, que él tendría su tajada.


Tour Colombia, con la ambición de una grande

El Tour Colombia que debe de la Colombia Oro y Paz es una carrera que nace con las miras más altas.

El hueco que estos años había llenado San Luis, y hace poco San Juan, el Tour Colombia lo llena con intención de que la hegemonía colombiana en el ciclismo mundial se traslade a las organizaciones.

Dada también la lamentable situación de otros eventos, otrora grandes en la región.

Así no fallan los grandes colombianos, que es lo mismo que decir lo mejorcito del mundo.

De Gaviria a Nairo, pasando por Bernal, López, Urán, Sosa y ojo, Winner Anacona, el ganador de San Juan.

La gran estrella foránea es Chris Froome, un corredor de amor-odio en el lugar, que últimamente ha blanqueado mucho su imagen en el país.

Desde el Giro de Rigo a sus entrenamientos por el lugar.


Así nació Oro y Paz, una carrera cuya primera edición por las carreteras del Eje Cafetero y el Valle del Cauca tuvo un éxito rotundo y aplastante.

No habían venido las grandes estrellas del ciclismo mundial, pero estaban Nairo, Rigo, Henao, Bernal, Pantano, Gaviria todos rodando por el frente de la casa de millones de personas, algo imperdible para un público que se volcó en masa a las carreteras.

Ovidio además es buen político: en la Federación tiene metido a un ex general de la policía nacional (implicado, como no, en un escándalo de abuso sexual) y sabe ir de pedigüeño en las alcaldías municipales y las gobernaciones de los departamentos ofreciendo llegadas o salidas de etapa a cambio de millones de pesos.

Pero esta vez iba a lo grande: supo vender su nueva carrera según los vientos que soplaban y recibió un enorme patrocinio del gobierno saliente, el gobierno que apostó durante ocho años a pacificar el país a las buenas intentando acuerdos con todos los grupos alzados en armas.

El gobierno que firmó la paz con las FARC, esa guerrilla testaruda y beligerante que anduvo 53 años pegando tiros.

Por eso la carrera se bautizó con ese extraño nombre, Oro y Paz, es que si en los Países Bajos las válidas de ciclismo tienen nombre de cerveza, acá las cosas van de acuerdo a la historia patria: Oro, que no terminamos de saquear; Paz, que parece que llega pero no llega.

Y en la Fedeciclismo están felices.

Lograron que Chris Froome prometiera venir el año entrante a correr en la segunda edición, que se llevará a cabo en Medellín y el Oriente de Antioquia (sin duda un acierto total, por la gran afluencia de público y dinero que se verá correr), y consiguieron media docena de equipos de primer nivel que vendrán a disputar la prueba en febrero, imitando el éxito que alguna vez tuviera el Tour de San Luis en Argentina.

Caro Ferrer, la pequeña gran colombiana

Como no son bobos, ya le cambiaron el nombre a la carrera porque ahora los vientos que soplan son otros y el nuevo gobierno del presidente Iván Duque anda bien ocupado contando enanitos y desmontando los acuerdos con las FARC.

¿Paz?

¿Cuál paz?

Nada de Oro y Paz, ahora se llama Tour Colombia

O mejor dicho, nada de paz, que el oro es para Ovidio.

Imagen: FB Colombia UCI2.1