#RadioVuelta – Semana 6

#Trend Nombres que vuelven al candelero

La segunda carrera de la tournée arábiga, el Tour de Qatar, volvió a manos de Terpsta. No es cuestión baladí quien gane en el emirato pues su triunfador suele hacerlo bien en la inminente campaña de clásicas. Ojo con el killer Kristoff, también, y su cita con San Remo. Mientras en España el fin de semana fue también de carreras de un día con un denominador común: vuelven algunos nombres que teníamos olvidados. En Murcia, la clásica que un día fue vuelta por etapas, Rein Taaramae fue un grandísimo ganador con la que posiblemente haya sido primera cabalgada del año. Veremos qué queda de ese ciclista que ganó una etapa en la Vuelta y fue protagonista en el Tour de 2012. Cerca de él entró una de las debilidades de este blog, Zdenek Stybar, a quien se le ve fuerte para lo que viene. Al día siguiente Mark Cavendish ejecutó perfectamente la táctica de su equipo y ganó con mucha solvencia, quizá demasiada, a Juanjo Lobato. El inglés parece que vuelve, aunque seguramente nunca se fue. Y hablando de velocistas no se pierdan lo que empieza en París a partir del miércoles, nada menos que el mundial de pista, con un nombre que queremos ver brillar, el de François Pervis y las opciones españolas entre las cuales el dúo Muntaner-Torres pone en juego su título.

#Click Unanimidad sobre Bradley Wiggins

No fue ni mucho menos uno de los mejores ciclistas en Qatar, pero Wiggins estuvo en boca por su tremenda bicicleta. El ciclista inglés es para bien y para mal un referente, y en el emirato rodó con las miradas de medio mundo sobre él ofreciendo como siempre una estampa que es una obra de arte y montado sobre una máquina que roza la envidia más insana. En breve contaremos una curiosa historia sobre el maillot que Wiggo nunca quiso volver a vestir y no ese arco iris que salió por entre las dunas.

#Profile El calco de Niki Terpstra 

El afilado holandés ha vuelto a ganar en Qatar lo que en su caso implica repetir lo del año pasado, año en que firmó una primavera sensacional con la guinda puesta en Roubaix. El neerlandés es un ciclista que nos encanta y que posiblemente nos gustaría más si no se debiera a un equipo de fuerte corsé táctico como el Etixx. Terpstra ganó con todo merecimiento hace un año en el velódromo más emblemático del mundo pero lo hizo con la sensación de correr a contrapié y plenamente beneficiando por el esplendor de su equipo cuando por condiciones quizá pueda ganar con la épica que se le supone a estas carreras.

#Clipping

Desconcierto en Murcia. Las imágenes del atasco en la meta de la Vuelta a Murcia nos han supuesto una gran tristeza por cuanto sabemos de los auténticos malabares que tienen que hacer algunos organizadores. Esperemos que Murcia, como tantas otras carreras en este país, encuentre el camino del esplendor que un día tuvo cuando, entre otros, grandes como Marco Pantani dejaban su impronta por la montaña murciana.

Nervios entre los velocistas. Las reacciones de Nacer Bouhanni diciendo que no es una tragedia no ganar en Qatar demuestra la presión que recae sobre los ciclistas más rápidos del mundo. Aunque el meollo de la temporada no ha sido abordado, tener un velocista siempre ha sido sinónimo de resultados rápidos y cuando estos no llegan los nervios afloran.

Las miras en la primavera. En Ciclo21 dieron cuenta en un par de artículos de lo que podemos esperar de esta primavera y es que si el ciclismo amateur tiene sus sociales poco menos que el pro vive las mismas por los desiertos de medio oriente para afilar armas de cara a la una primavera que como siempre esperamos en candeletas.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#TourofOman#61RdS#VoltaAlgarve#trofeoLaigueglia #TourduHautVar

Imagen tomada de Pinarello

Un capricho llamado Tour de Qatar

Al final nuevamente el holandés Niki Terpstra, un veterano en las lides del ciclismo, se adjudicó el Tour de Qatar, un país que se sitúa en un recóndito Emirato de Oriente Medio, ubicado en una península del golfo Pérsico, que en tiempos ya históricos, estuvo a merced de los persas. Es en una palabra un rincón un tanto perdido dentro de nuestro globo terráqueo, pero con un alucinante poder económico a pesar de que su naturaleza es inhóspita con un terreno más bien pedregoso y de incluso escasa vegetación. Sus principales fuentes de riqueza fueron y son el petróleo y el gas natural. Es un estado independiente y soberano desde el año 1970, colindante a Arabia Saudita por más señas. Con anterioridad, no hace pues mucho, había progresado bajo la protección y tutela del imperio británico.

El holandés Terpstra rompe moldes

En este lugar no del todo ignorado, un puñado de buenos ciclistas acostumbra a desplazarse y concurrir en esta competición un poco cara a la galería con el caro deseo de acumular unos kilómetros más con la intención de ir alcanzando paulatinamente la preparación necesaria para llegar con buen pie afrontando la temporada internacional, animada como siempre ante el bullicio de las carreras clásicas y demás que se apuntan en estos inicios. El holandés Terpstra le ha tomado bien la medida en esta prueba que consta de seis etapas más bien de configuración llana, sin montañas y sí montículos, con el inconveniente de tener que luchar, pedalear, día tras día frente al viento, un elemento atmosférico muy común en los confines más bien áridos que imperan en aquellos parajes. El Tour de Qatar, dicho sea de paso, posee tan sólo catorce ediciones de existencia. Es todavía una competición joven dado que se instauró en el año 2002, con el triunfo absoluto del corredor germano Thorsten Wilhelms, que fue una medianía dándole a los pedales. En plan estadístico digamos que el conocido Tom Boonen figura con cuatro triunfos absolutos en su historial.

El hecho fundamental es que Terpstra, el ganador, basó su victoria tras realizar una sugestiva prestación en la contrarreloj individual, celebrada al tercer día de carrera, superando con algunos segundos de ventaja sobre el suizo Cancellara y el británico Wiggins, protagonistas desenvueltos frente a las manecillas del cronómetro. Señalar a modo de eco que en la primera jornada se colocó líder momentáneamente el español José Joaquín Rojas, hecho que vale con todo consignar.

2De un sueño a una realidad 

Más de uno de mis lectores se preguntará qué razones hubo para poner en marcha esta carrera ciclista de seis jornadas con un recorrido entre planicies en este país un tanto alejado de nuestro entorno. Efectivamente, hubo un Emir de Qatar, que, invitado, tuvo la feliz oportunidad de disfrutar de unos días de asueto en la histórica ciudad de Aviñón, ubicada en el departamento de Vaucluse, en la región de la Provenza en el sur de Francia, en donde predominan tradicionalmente los inconfundibles cipreses.

Quiso un día recorrer aquellos agradables contornos de alto signo turístico y disfrutar encerrado en su lujoso y apabullante automóvil, un medio que llamaba poderosamente a la atención entre las gentes del lugar. Sucedía la cuestión en un caluroso mes de julio. No pudo cumplimentar el itinerario que tenía proyectado realizar en aquella jornada a raíz de encontrar en su ruta preestablecida un obstáculo inesperado: el paso de una inmensa caravana multicolor de ciclistas, acompañada por innumerables vehículos y demás elementos de variada índole, que circulaban junto a los atletas del pedal. El caudillo musulmán en cuestión, influyente en grado sumo en su emirato de origen, Qatar, no pudo proseguir su periplo. Admirado quedó contemplando tan loable y abigarrado espectáculo que pasó ante sus ojos con aire triunfante, diríamos en el sentido amplio de la palabra.

El citado príncipe se apeó del coche para contemplar fascinado el transitar rápido de unos esforzados ciclistas, todos en fila india, espoleados muy de cerca por una interminable hilera de vehículos, inconfundibles por su llamativa vistosidad y el inconfundible roncar de los motores.

Quedó tan prendado, maravillado, ante aquel espectáculo que no pudo por menos que preguntar a los espectadores arremolinados junto a él de qué se trataba todo aquel tumulto que rompía con la paz y el silencio del paisaje. No pocos fueron los que le aclararon que aquella caravana de mil colores era nada menos el célebre Tour de Francia, el máximo exponente del ciclismo mundial. Una vez de regreso a su país no pudo por menos que exponer a las autoridades influyentes de Qatar lo que había presenciado en tierras galas. Su deseo, un deseo exigente, era que hicieran todo lo posible para preparar y poner en marcha el Tour de Qatar, debidamente asesorados por técnicos en la materia procedentes de la misma Francia. De la parte económica, él lo sabía bien de sobras, no había por qué preocuparse en lo más mínimo.

El Emir quiso cumplir con su sueño dorado con evidente humildad si cabe. Fue una loa, además, cara a la promoción del ciclismo en aquellas  tierras sumergidas en un baño inmenso de petrodólares, una riqueza no medible en las arcas de aquel Emirato.

Todo lo descrito es una simple historia, una anécdota, digna para ser contada.

Por Gerardo  Fuster

Imagen tomada de Facebook de Tour de Qatar 

INFO

Lleva tu bicicleta everywhere con Nacex, sin colas, sin paquetones, sin molestias. Más aquí

Carpeta de carreras: Estrella de Bessèges & Qatar

En el contexto de arabización del inicio de campaña, con el Dubai Tour recién finalizado, el arranque del Tour de Qatar coincide con el ocaso de la Estrella de Bessèges, otrora un clásico de los albores de la campaña, siempre carrera helada, de velocistas de segunda línea y buenos recorridos para entonar las piernas por la Provenza gala.

Este año además la Estrella ganó peso con la anulación del Tour del Mediterráneo cuya salida se anunció para Figueres. La Estrella de Bessèges suele ofrecer unas seis etapas y casi setecientos kilómetros. Tiene una traición de 44 años nada menos y entre sus ganadores más importantes se cuentan con dos triunfos Jean-Luc Molineris y Jo Planckaert, miembro de la fecunda saga ciclista.

Por su parte Qatar tiene el privilegio de ser pionero en la horda de nuevas carreras nacidas en el cobijo del desierto arábigo. La carrera nació en 2002 en un entorno árido y ventoso, inédito para gran parte de los ciclistas europeos que le dan lustre. Su perfil da para lo que da, y alrededor de su capital, Doha, se desarrolla el meollo de esta carrera partícipe del porfolio de ASO que tiene su cuartel general en el Ritz Carlton de la capital qatarí.

Ya saben, nada se deja fuera del lujo en estos lares y menos cuando tienes en tu casa a parte de los mejores ciclistas del mundo afinando el estado de forma ante la inminente campaña primaveral. En ese sentido el mejor en este confín es Tom Boonen, quien ganó cuatro veces. Si Tomeke gana en Qatar podemos tenerle delante en las clásicas. Así ocurrió en 2012 cuando cuadro el círculo en las pruebas del adoquín. Unas siete etapas y más de setecientos kilómetros acostumbran a ser el menú con al gaznate seco y tocado por el polvoriento y desértico entorno.

Imagen tomada del Facebook del Tour of Qatar

INFO 

Gran éxito en la inauguración del nuevo distribuidor De Rosa para España

3El pasado viernes 6 de Febrero se inauguró en Igualada (Barcelona) el nuevo show room de la marca italiana de bicicletas de carretera De Rosa para España y Andorra. La empresa Global Igualada, encabezada por los hermanos Campos, Eli y Mar, ha  apostado por esta prestigiosa marca con el deseo de tener mucho éxito a nivel nacional y establecer diversos puntos de venta en todo el territorio español.