San Luis & Down Under, la contracrónica

La temporada de ciclismo en carretera, poco a poco, ha empezado a moverse en el transcurso de este mes de enero. En este preámbulo ciclista, nos trae a la luz la Vuelta a San Luís, celebrado en suelo argentino, en la provincia del mismo nombre, y por otra parte al mismo tiempo, aparece secundada en estas mismas fechas por la carrera denominada Tour Down Under, con celebración en los confines australianos. No son competiciones de alto rango, pero que sí encierran cierta curiosidad entre los aficionados al deporte de las dos ruedas. Uno tiene la sensación de que hay ganas por saber qué sucederá en el transcurso del año 2016 tras dejar atrás el período invernal de descanso por parte de los atletas del pedal.

Gerrans no se rinde en el Tour Down Under

No vamos a entrar muy al detalle de lo acontecido en la prueba australiana, el Tour Down Under, que ha registrado el triunfo absoluto alcanzado por este veterano ciclista originario de la ciudad de Melbourne llamado Simon Gerrans (35 años), ya popular en esta competición en la cual ha contabilizado nada menos que cuatro victorias en el historial de esta prueba instaurada en 1999.

Ha sido vencedor en los años 2006, 2012, 2014 y ahora acaba de hacerlo en la presente decimoctava edición, al imponerse a su temible compatriota Richie Porte, por tan sólo 9 segundos, y al colombiano Sergio Luis Henao, que debió ceder 11 segundos. Como puede deducirse las diferencias de tiempo ventiladas han sido ínfimas, a pesar de que la quinta etapa, calificada etapa reina, gozaba de una difícil configuración al tener que salvar la subida denominada Willunga Hill, que se debía ascender por partida doble en las cercanías de la meta. Su compatriota Porte consiguió imponerse en la mencionada jornada, pero no con la suficiente diferencia para desbancar a Gerrans, asentado y defensor del liderato.

Cabe recordar que la citada carrera constaba de seis etapas, con un total de 832 kilómetros, en donde, por lo general, imperaban las planicies. Era muy aventurado el pensar que las diferencias reflejadas en la clasificación general pudieran ser a la larga más sensibles.

Tampoco los corredores, dada la larga temporada que les espera, están motivados para realizar alardes que sobrepasaran los cánones de tradición establecidos. En el fondo los participantes han venido más bien a rodarse, a acumular kilómetros ante un clima más bien benigno en aquella zona.

Sí quisiéramos recalcar la actuación por parte de algunos corredores españoles que se dejaron oír un poco en una tierra conocida por la proliferación de canguros, un símbolo que ilustra aquellos confines. Debemos nombrar al murciano Rubén Fernández (24 años), 6º clasificado al final, y al alicantino Rafael Valls (8º), al conquense Jesús Herrada (13º) y al otro murciano Luis León Sánchez (15º), que precisamente tiene en su haber una victoria absoluta en la edición celebrada en la temporada 2005. A otro de nuestros compatriotas le cupo el mismo honor: Mikel Astarloza, dos años antes.

Los laureles para Dayer Quintana en el Tour de San Luis

Esta carrera que nos ocupa es todavía joven si se tiene en cuenta que esta vez cumplía su décima edición. Efectivamente, se instauró en el año 2007, con la victoria de un argentino de poco nombre llamado Jorge Giacini. Apenas se abrieron fronteras y de ahí que en los dos años siguientes se impusieran unos tales Martín Garrido (2008) y Alfredo Lucero (2009), también argentinos por más señas.
En la edición de este año las etapas de más trascendencia fueron la cuarta, con llegada al alto del Cerro del Amago (1.710 metros), anotando victoria del argentino Eduardo Sepúlveda, que le sirvió como trampolín para colocarse líder de la prueba. Dos días más tarde vino la sexta etapa, trascendente a todas luces, con término en las Sierras Comechingones, con llegada a nada menos 2.140 metros de altura, espoleada por la dureza atroz de 17 kilómetros en una zona inhóspita y un porcentaje de pendiente del 7%. Allí pudo imponerse destacado el colombiano Miguel Ángel López, al que seguirían algo más tarde sus compatriotas Nairo Quintana y su hermano Dayer, que resultaría ser precisamente el máximo beneficiado de la jornada al conquistar en definitiva la corona de líder que había quedado en litigio.

Nadie duda que Dayer Quintana (23 años) fuera ayudado eficazmente por su hermano para alzarse como vencedor definitivo de la prueba, con una ventaja de 20 segundos sobre el argentino Eduardo Sepúlveda. Mientras que a continuación en la tabla puntuaron en este orden: Nairo Quintana (3º) y Miguel Ángel López (4º).

Dayer Quintana, el vencedor, cuenta con tan sólo 23 años. Es profesional desde hace dos temporadas. Dicen los expertos del lugar que tiene madera para ser un futuro gran campeón. Sus paisanos tienen mucha confianza en él, una encendida esperanza. Posee una estatura de un metro con 67 cms. y su peso es más bien liviano: 58 kilos. Tiene dos años menos que su hermano Nairo.

Apoteosis de público en la última etapa, la séptima, con triunfo inesperado de Jakub Mareczko, nacido en Polonia, pero afincado de años en Italia. Pudo superar en un soplo a Elia Viviani, un velocista transalpino bastante cotizado entre los ciclistas.
Nos quedan nueve meses por delante en esta danza ciclista.

Por Gerardo Fuster

Imagen tomada del FB del Tour Down Under 

INFO

Prueba estos días Nacex y su servicio para llevar tu bicicleta everywhere… ni colas, ni cargados con equipajes…

#RadioVuelta – Semana 3

#Trend Maneras de ganar

La temporada ya ha roto el hielo de este gélido arranque de 2015 con su doble cita en polos opuestos del globo. Entre el Rohan Dennins del sur de Australia y el Dani Díaz de San Luis vemos dos maneras de ganar y marcar el camino el podio. Si el primero, joven y con un récord de la hora a la vuelta de la esquina, ganó a los puntos y en la campana por el acoso de Richie Porte, el argentino se dedicó a machacar en la carrera que posiblemente centré sus mejores expectativas del año.

#Click El momento de la verdad en el barro

Acabó la Copa del Mundo de ciclocross y todos los grandes miran al Mundial más abierto e incierto de los últimos años. En la última manga de la competición Matthieu Van Der Poel presentó credenciales frente a una baraja de candidatos como rara vez se vio.

#Profile Los objetivos de Rohan Dennins

Rohan Dennins vino al mundo en 1990 y este mes de mayo tendrá 25 años. Es otro típico producto australiano, apolíneo, fuerte y excelente rodador. Curtido en la pista, intenta solventar con trabajo sus obvias carencias en la montaña y los resultados le van llegando poco a poco. Tras numerosos triunfos en los velódromos, hace dos años fue líder de la Dauphiné, un alegrón, pero a los pocos días probó el amargo sabor de abandonar el Tour. Roto físicamente, recogió los pedazos de su experiencia y los interpretó. Ahora crece con calma y la línea clara. Su horizonte pasa por ser el nuevo poseedor del récord de la hora.

#Clipping

¿Quién cedió Samuel o el BMC? Samuel Sánchez proseguirá un año más su campaña. La pasada temporada firmó in extremis y ésta no le va a la zaga. Samuel admite quedarse en casa pero en esta casa no quiso renovar hace un mes obviamente por la pasta. Retórica hueca.

La pieza que le faltaba al esplendor colombiano. Aunque la historia del ciclismo colombiano se casa inevitablemente con la montaña, la modernidad ciclista de este país abre el abanico a otros muchos perfiles, entre otros buenos pistards y Fernando Gaviria, quien le propinó sendas derrotas a Mark Cavendish en San Luis, algo que habla de la calidad del sudamericano y de la barrena en la que parece haber caído el inglés, otrora casi imbatible, hoy con muchos problemas para rematar el trabajo de su equipo.

Nairo va con todo. El colombiano ha pasado del lamento del año pasado, apartado del Tour, a subirse al cajón de los favoritos top. Tal es la confianza del de Movistar que dice que ni Hinault ni Merkcx habrían podido con él. Declaraciones alejadas del perfil prudente que vende, desde luego. Por de pronto, y aunque quede mucho para su gran cita, el repaso que Díaz le dio en San Luis fue de órdago.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#ChallegeMallorca2015 #LaMarsellaise

Imagen tomada de www.cxmagazine.com

Cajón de crónicas: Down Under y San Luis se quedan en casa

Toque de clarín: el año ciclista en carretera ha levantado su telón dando apertura al año 2015. Se ha puesto en órbita, aunque tímidamente, la temporada del pedal con dos competiciones por etapas que aunque no tienen mucha historia suelen formar parte de varios años a esta parte como preámbulo tradicional de la citada actividad, una actividad que promete ser un tanto emotiva en los nueve largos meses que nos quedan por delante. Hacemos referencia concreta al Tour Down Under, que ha tenido lugar en el sur de Australia, y al Tour de San Luis, una provincia enclavada en la parte central del suelo argentino.

2
Rueda por las rutas del Tour pocos días después del paso de la gran caravana. Hazo en la Pax Avant de Orbea

Aunque estas dos carreras tienen la intención de ocupar un lugar más preferente en cuanto a prestigio, cabe siquiera hacer mención acerca de su desarrollo en estos inicios que nos sirven como aliciente cara a las prestaciones que se nos avecinan. Poco a poco, los corredores van introduciéndose en la vorágine ciclista y en su ambiente rodado. Estas dos pruebas a las que aludimos reúnen actualmente unas magníficas condiciones climatológicas, con temperaturas más bien veraniegas que invitan a los ciclistas a ir acumulando kilómetros con cierta comodidad, tranquilidad y hasta sosiego. Osaríamos a afirmar que contribuyen en cierta manera a propagar las excelencias turísticas.

Rohan Dennis hace oír su voz en el Tour Down Under

Con la última etapa que ha finalizado en la capital de Adelaida, amplia ciudad que se sitúa en el hemisferio meridional austral, concluyó esta prueba ciclista que inició su primera andadura en el año 1999; es decir, es una competición de poca antigüedad. Se puede considerar una sorpresa el triunfo absoluto conseguido por el australiano Rohan Dennis, una figura nueva que cuenta con tan sólo 24 años, al que le ha cabido el honor de haber ganado, aunque por la mínima, por dos segundos de oro, sobre su contrincante más directo, su compatriota Richie Porte, bien conocido en las lides del pedal, que había partido como neto favorito de esta competición. Es obligado el hacer referencia también al veterano Cadel Evans, el tercer clasificado, que está con el deseo pronto de decir adiós al ciclismo. Ha sido un corredor ilustre dentro del torbellino de las dos ruedas. Los años pesan y hay que saber despedirse a tiempo, cosa que no todo el mundo sabe aplicar con justo parecer.

Capítulo aparte merecen dos españoles que se han mantenido en vanguardia en el curso de esta prueba que se ha deslizado por la tierra de los canguros, un animal emblemático en aquellas soleadas regiones. Se trata del murciano Rubén Fernández (23 años), quinto clasificado, y el vasco Gorka Izagirre (27 años), que conquistó el octavo lugar.

La carrera constaba de una totalidad de 812 kilómetros, distribuidos a lo largo de seis etapas en donde, por lo general, imperaban las planicies

Cabe recordar que los australianos llevan ganadas hasta la fecha diez ediciones desde su instauración. El correr en su casa ha sido un factor determinante que siempre ha influido a la hora de establecer balances. Nunca está de más el reafirmar que han habido dos corredores españoles: el norteño Mikael Astarloza (2003) y el murciano Luis León Sánchez (2005), que se adjudicaron la victoria final en esta prueba. La participación hispana, esta vez, ha sido más bien baja, una concurrencia de un poco de cumplido.

Como punto final afirmemos que Dennis, el vencedor, cuenta con apenas 23 años, habiendo destacado mayormente en la especialidad de persecución en pista, en la modalidad por equipos. Ha sido medalla de oro mundial en los años 2010 y 2011, y de plata, en los Juegos Olímpicos de Londres, en la temporada siguiente. Es un corredor de cierta envergadura: un metro con 82 de altura y 72 kilogramos de peso.

El argentino Díaz rompe esquemas en el Tour de San Luis

Siete etapas y 948 kilómetros por delante definen el periplo de la Vuelta a San Luis, instaurada en el año 2007 y que ha venido a celebrar su 9ª edición, recorriendo la parte central de la República Argentina, en unos parajes que no posee una gran densidad de población y alternada por zonas más bien inhóspitas. El triunfo absoluto ha correspondido al argentino Daniel Díaz, nacido en la población de Salta, que cuenta con tan sólo 25 años.

Hace un par de años precisamente que se adjudicó esta misma competición en litigio. Se le augura un porvenir muy esperanzador. Es profesional desde la temporada 2010. Nos llamó poderosamente la atención su campaña a lo largo del año 2013, destacando sus victorias absolutas en la Vuelta al País Vasco y Vuelta a Burgos, sin olvidar su memorable segundo puesto en el Tour de Francia tras el británico Christopher Froome (1º) y por delante de nuestro representante español Joaquim Rodríguez (3º). Su primera y más sonada actuación se remonta al vencer en la Vuelta al Porvenir (2010), una carrera que habitualmente nos ha ido descubriendo a ciclistas que a la larga han realizado meritorias actuaciones dentro del deporte ciclista. Basta nombrar, por ejemplo, a Miguel Induráin, vencedor de aquella carrera por etapas, en el año 1996.

Echando cuentas hemos de afirmar que Daniel Díaz, perteneciente a la nueva generación, mientras fue corredor aficionado militó en las filas del equipo español Cafés Baqué. Recordamos su triunfo indiscutible en la Vuelta a la Comunidad de Madrid. Actualmente figura encuadrado en una formación brasileña, denominada Funvic-Sao José dos Campus. La clasificación final definitiva registrada en el Tour de San Luis ha concedido la victoria a Díaz, con una ventaja de un minuto 5 segundos sobre el colombiano Rodolfo Andrés Torres, a los que le siguen el conocido ciclista, también colombiano, Nairo Alexander Quintana y el argentino Eduardo Sepúlveda. Mención especial para el español Daniel Moreno, oriundo de Madrid, que logró un reconocido sexto en la clasificación general, a tres minutos 26 segundos del líder.

Se da la circunstancia de que los argentinos han sido desde la instauración de esta prueba los que más han saboreado las mieles de las victorias. Figuran cinco veces en la tabla de honor como vencedores. El resto lo acaparan un chileno, un italiano, un estadounidense y un colombiano, que viene a honrar el historial de la aludida competición sudamericana.

Por Gerardo Fuster

Imagen tomada de  

#RadioVuelta – Semana 2

#Trend Ciclismo a tres bandas

Aunque estemos en pleno mes de enero, el ciclismo ya rebosa actividad. Ya se celebró el preludio del Down Under y Marcel Kittel empezó ganando, si no fuera porque la experiencia nos dice que en las grandes citas no falla, este corredor parece mostrar pronto sus cartas. En Argentina echa a rodar San Luis y mientras el ciclocross vive su fin de semana de resaca de nacionales, y la Copa del Mundo sentenciada para Pauwels, con la vista en el Mundial y en la pista la manga de Cali dejó dos buenas preseas para la mitad femenina de la selección española pues Leire Olaberria, que hace once años ya irrumpiera en el panorama, se colgó la plata en el controvertido omnium. Plata que se sumó al bronce de las velocistas.

#Click El brillo de Kittel  

La apertura de la campaña de carretera se hizo con una especie de scratch de velódromo en el que Marcel Kittel abrió fuego primero. El alemán devuelve un equipo de su país al top del WT hecho histórico viendo el socavón que el dopaje causó en este país. Kittel y su pelazo, patrocinado por Alpecin, serán protagonistas muchas veces.

#Profile Los límites de Juanjo Lobato

En un tiempo de depresión para el ciclismo español, la lupa sobre Juanjo Lobato se fija como no hubiera ocurrido en otro momento. El ciclista del Movistar crece poco a poco y su segunda plaza en el Choices People Crit, antesala del Down Under, lo demuestra. Es obvio que estamos ante un ciclista que llama a la puerta de la élite, pero verle tan solo en la primera llegada del año puede ser usual a lo largo del año. Nos acabará recordando aquel buscavidas Oscar Freire. En la llegada austral Lobato realizó una excelente remontada y sólo Kittel le mantuvo a raya, esperemos que vengan otras más prestas.

#Clipping

Wout Van Aert nació mayor. Una de las revelaciones de la temporada, por lo rápido que ha crecido, estará en el mundial absoluto y no en el sub 23 de ciclocross, una opción que le honra porque demuestra mucho del ciclista: ambición, madurez y sobretodo una calidad sin límite a la vista.
El logro de la velocidad femenina española. El fin de semana colombiano ha pasado a ser histórico por la tarraconense Helena Casas y la alavesa Tania Calvo. Ambas firmaron un tercer puesto en la Copa del Mundo de pista en la velocidad por equipos, un éxito que su trabajo de hormiguitas superando todas las dificultades merecía. Esperemos que la olimpiada brasileña se culmine con su presencia en Río.
La “medio bronca” de Paolo Bettini. Decepcionado con Fernando Alonso, dice que si lo sabe no deja el cargo de seleccionador italiano. Bettini sabe que este mundo es pequeño y quizá sea consciente que la espinita del asturiano un día se materialice con un equipo, pero por de pronto le lanza varias pullas. Como se decía en Victus del catalán medio: “Asiente pero no acata”. Ya se sabe, las verdades a medias, las versiones, también.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#TourSanLuis, #TDU

Imagen tomada del Facebook del Tour Down Under

Carpeta de carreras: San Luis & Tour Down Under

La globalización en el ciclismo, no pocas veces tratada en este mal anillado cuaderno, tiene un parangón de inevitable referencia en el arranque de temporada. Dos lugares tan separados, tan lejanos, tan al sur, en Argentina y en Australia, dan cobijo a las dos primeras carreras de la campaña.

En San Luis no son pocas las estrellas que se han concitado desde su creación, allá por el año 2007. A los pies de los Andes, con un recorrido acorde al tono del pelotón en su despertar competitivo, se disputa esta carrera sobre unos siete días y 1000 kilómetros, en sus primeras ediciones. Aunque parezca intrascendente para el devenir de la temporada, la nueva dinámica de los grandes, que ahora lucen de inicio a fin de temporada, implica que lo que aquí se vea pueda influir en lo que está por venir.

Por ejemplo, hace dos años el único triunfo de Alberto Contador se produjo aquí y fue el preludio de una campaña terrible para el madrileño, por contra, un año antes, Tom Boonen abrió el camino y cogió sensaciones de cara a su increíble primavera en la que ganó todas las grandes del pavés a excepción de Het Nieuwsblad. El año pasado Nairo Quintana sembró su fértil palmarés en una de las pocas veces que se ve al astro colombiano ganar en su continente.

Pero ¿qué hace tan grande San Luis y por qué atrae a tantas figuras? Aquí vinieron en su momento Contador, Cav, Nibali, Sagan, Van Garderen,… y una ristra de nombres habituales en el núcleo duro de la temporada. Además, como bien nos demostraron, no vinieron a rodar. Pablo Martín Palermo, desde la misma tierra que ve la carrera, nos habló de incrementos de presupuesto por parte de la región, de su clima y orografía y de otras cuestiones que se nos escapan salvo un nombre, el del antiguo velocista, Giovanni Lombardi, quien metido a agente mueve perfectamente los hilos para que la carrera sea un éxito. Ya ven, ciclismo de despachos, ciclismo que también cuenta.

Como contó, y mucho, que en 2009 Lance Armstrong eligiera su regreso al pelotón en el Tour Down Under, la carrera del sur australiano, tórrido y soleado por los contornos de Adelaida, entregados al buen vino y pintorescos enclaves. Fueron en sus inicios unos seis días de competición, normalmente buenos para los velocistas, aunque siempre hay cribas, sobretodo últimamente, que rompen la hegemonía de la velocidad.

El año pasado el duelo entre Porte y Evans acabó coronando al que casi siempre gana, Simon Gerrans, ausente esta vez, pero muy presente en espíritu por el Hilton de la ciudad australiana, habitual santuario de la carrera. Gerrans ha ganado dos veces aquí y admitió correr a veces a 50 grados, un suplicio en apariencia que contrasta con las gélidas rutas europeas que verán los albores de la campaña en el viejo continente.

Otro grande del Down Under es el artista local Stuart O´Grady, ciclista de leyenda manchada por sus coqueteos confesos con el dopaje, pero con una trayectoria que viene desde Barcelona 92 cuando fue campeón olímpico de americana. El tercer gran nombre de este terreno es un alemán fornido y robusto que curiosamente no procede de la pista hablamos de André Greipel. Entre los tres, siete ediciones.

Imagen tomada de www.weekendnotes.com & universalsports.com

INFO

Lleva tu bicicleta everywhere con Nacex, sin colas, sin paquetones, sin molestias. Más aquí

La insufrible retórica de Alberto Contador

La jornada de Mirador del Sol del Tour de San Luis volvió a tener a Alberto Contador como estrella rutilante. No nos mal interpreten. La actitud de Contador es loable. No va a pasear a las carreras. Honra lo que los organizadores dispendian por tenerle en la salida. No rellena el pelotón, ni sestea en sus entrañas. Eso es elogiable.

Sin embargo hay una segunda lectura de todo esto. Alberto emplea desde hace tiempo un periodista llamado Jacinto Vidarte a quien un servidor conoce de su época en el diario Marca. Abnegado, Vidarte es un currante que no repara ni en domingos, ni en vacaciones ni en fiestas de guardar. Ya se sabe, el deporte no tiene horario de oficina. Ni se ciñe de lunes a viernes. Se alarga en cualquier momento, horario o día.

Alberto le tiene casi como una madre, le hemos visto acompañándole en todos los momentos que se le suponía más en otros que no se le esperaba. En las líneas de meta, en las intervenciones durante el acoso y derribo por su positivo por clembuterol, en sesiones varias,… lo dicho casi como su madre.

Cada semana de carrera Vidarte distribuye las declaraciones del corredor. Las traduce al inglés e incluso las acompaña de cortes de voz. Un trabajo limpio y aséptico pero inútil por que el protagonista es el primero en desacreditarlo. Siempre, y digo siempre, incluso cuando en el Tour la mirada le hierve de ambición, la estrategia de “despresionarse” acompaña u savoir faire. “Que si no llego, que si estoy corto, que si no es un buen momento, que si éste está más fuerte,…”.  Un tono victimista injustificado.

Miren qué decía el corredor en la entrevista que su jefe de prensa divulgó poco antes de correr en San Luis:

 

-¿Cómo te encuentras en estos momentos?

-Con ganas, aunque mi condición física no es realmente buena, voy bastante más retrasado que otros años, pero quiero que sea así. El Tour de San Luis me lo plantearé de forma distinta, al menos ese es el objetivo, ir con más tranquilidad.

 

Esta muesca es la última pero no la única. Con todos los respetos, ¿alguien puede comentarle al ciclista que sea coherente alguna vez en la vida? Sí, que respete los tiempos que él mismo se marca y no transita falsas expectativas cada vez que planea colgarse un dorsal. Porque viene siendo así desde que emplea a este periodista, desde que se viera en la pugna del Tour frente a Michael Rasmussen. Al finalizar cada etapa decía una cosa que al día siguiente desacreditaba con furibundos ataques.

El año pasado en San Luis el ciclista puso toda la carne en el asador pues sabía que corría contra una cuenta atrás ante el inminente fallo del TAS. Ganó dos etapas e iluminó la carrera. Pero esas urgencias no precisaban su empuje en la carrera del presente año. Contador ha ganado una etapa y se ha quedado a un paso del podio de la primera del año, y no olvidemos que estamos en enero. Qué no hará cuando en dos meses.

Los motivos para que el Tour de San Luis sea la grande sudamericana

A días de empezar su séptima edición, el Tour de San Luis se presenta como el inicio de temporada más auspicioso en muchos años, tan sólo equiparable a la ocasión en que Lance Armstrong concurrió al Tour Down Under en su retorno al ciclismo.

Alberto Contador, Mark Cavendish, Vincenzo Nibali, Joaquim Rodríguez, Peter Sagan, Tejay Vangarderen, Thor Hushovd y Jurgen van den Broeck son algunas de las luminarias que alumbran una provincia que durante una semana al año ha conseguido ser el centro de atención del mundo del ciclismo.

Muchos y muy variados son los motivos que llevaron a la carrera al lugar que hoy ocupa, empezando por la decisión política de organizar eventos ciclísticos (en un país netamente futbolero), dado el alto grado de rentabilidad publicitaria que tiene el deporte pedal. De la mano de los Rodríguez Saa y el Gobernador Poggi, año a año se incrementó el presupuesto y se trabajó en corregir errores que alejaban a las temerosas formaciones Pro Tour de estos lejanos parajes.

En ello ha sido clave el trabajo de los Curuchet, Juan y Gabriel, y de Giovanni Lombardi en lo que refiere a la logística con los equipos extranjeros y la capacidad de brindar a los ciclistas las comodidades que necesitan, algo que en sus inicios distaba mucho de lo que en Europa es algo normal.

El mencionado Lombardi es la clave para el cartel de lujo que en unos pocos días rodará en San Luis puesto que como ex corredor habla de igual a igual con los managers de los equipos, en su gran mayoría corredores de la misma época que el italiano, y amigos de éste. Si a eso le sumamos que hoy es representante y maneja la carrera de Peter Sagan, por ejemplo, suena casi lógico que el eslovaco acuda, hecho que atrae a otras estrellas, que reconocen que la buena reputación de la carrera.

La parte geográfica y el clima son también dos tópicos fundamentales: San Luis posee una altimetría justa para un inicio de temporada, sin montañas excesivamente duras, hermosos paisajes y temperaturas elevadas por disputarse en verano. Hete aquí otro motivo por el que los equipos elijen venir a la Argentina.

Por último, y no es una cuestión menor, la otra carrera con la que arranca el año, el Tour Down Under, otorga puntos UCI, por lo que se disputa a muerte desde el kilómetro cero, algo que por ejemplo a Contador, quién se marca a sí mismo el reto de no disputar, le jugaría en contra para correr de modo relajado.

Aún falta mucho por mejorar, pero queda en evidencia que hay ganas y predisposición para hacerlo, y el premio para los organizadores es una participación de lujo, que pocas veces se ha visto en competencias de categoría 2.1, tanto en calidad como en cantidad.

Texto: Pablo Martín Palermo