La tierra quemada del Tour Down Under

Tour Down under incendios Australia

El Tour Down Under evidenció el desastre de los incendios de Australia

 

En el Tour Down Under, Richie Porte recordó el camino de la victoria que ya se llevó hace unos años.

Aunque no encadenara una séptima victoria en Willunga, la corta subida que marca, a modo de latigazo, el despertar de la campaña ciclista, ya en enero, sí que consiguió recuperar el cetro de la carrera más importante de su país.

Richie Porte is in the Santos Ochre Leader's Jersey after dominating in an epic uphill finish ???‍♂️RESULTS ➡️ http://bit.ly/30KenNO

Publicada por Santos Tour Down Under en Miércoles, 22 de enero de 2020

En la llegada a Paracombe, Richi Porte empezó a ganar el Down Under, a pesar de las bonificaciones que abrieron las opciones de Daryl Impey, muy endeble en la jornada final.

Paracombe marcaba el punto de inflexión de la carrera y ponía la ruta por aquellos parajes que hace no tantos días ardían de forma dantesca, encogiéndonos el corazón.

 

Cerca de Paracombe, no lejos de Adelaida, el fuego devoró naturaleza, medio ambiente y vidas humanas.

Pasar por Codlee Creek, esos nombres que leíamos en películas afamadas de los ochenta, fue hacerlo por tierra quemada.

Gobik viste las Titan Series de Arabia 

La casuística quiso que el Tour Down Under fuera a los pocos días de los peores incendios posiblemente de la historia reciente de la humanidad.

Leemos los testimonios de ese paso por tierra quemada, del pensamiento de lo que por ahí pasó y se encoge el corazón.

SQR – GORE

 

Cameron Meyer, ganador de esta carrera hace ya tiempo cuando, como ahora, la pista le daba gloria, hablaba de casas quemadas en la ruta y la imagen de la gente dejándolo todo atrás.

George Bennett creyó estar en el escenario del fin del mundo, por medio de todo quemado, todo muerto.

También caló el desconsuelo del olor a quemado, algo golpea el alma, no deja indiferente. 

Ese olor acompañó lo corredores especialmente el día que Porte ganaba un trozo de Tour Down Under en Paracombe.

Si un deporte pisa el territorio, si hace país, ese es el ciclismo, que no entiende de estados, ni recintos, visita tu casa, pone el pie en tu acera, y trepa por tu montaña.

El Tour Down Under sirvió para materializar esa desgracia en tiempos en los que el clima nos trae de culo.

Imagen: FB de Tour Down Under

 

Tour Down Under: seis cosas que queremos ver

Tour Down Under JoanSeguidor

En el Tour Down Under ya hay cosas gordas en juego

 

Tour Down Under, primera carrera del año, empieza el ciclismo, empieza el World Tour.

Y no es un preámbulo, muchos equipos y corredores se juegan cosas, es la primera pieza.

Y son seis las cosas que queremos ver en el Tour Down Under, a saber…

Una: ¿Quién es el capitán del Mitchelton?

Buena prueba para el vigente ganador de las dos últimas ediciones de la carrera austral.

El resultón sudafricano Daryl Impey pone la corona en juego en una carrera más montañosa que acostumbraba.

Si no da de sí, el equipo de casa en la carrera de casa, el Mitchelton pone Simon Yates en liza en un recorrido que parece le va.

 

Dos: Riche Porte, ante el espejo.

El Tour Down Under explica muy bien quién es Richie Porte.

Ganador perenne en la llegada reina, Willunga, seis veces, pero sólo una vez triunfador de la general final.

Como en otros muchos objetivos en la vida, siempre se cruzó alguien en el camino de Porte.

La llegada final de la carrera le pone, pero le queda demostrar que puede hacer el perfect.

Gobik viste la Titan Series en Arabia 

Tres: ¿Quién dominará los sprints?

Llegan interesantes las volatas.

En esta carrera siempre han acontecido grandes llegadas, pero esta vez uno de sus especialistas, Caleb Ewan llega lanzado y consagrado.

Su triunfo en el criterium fue escandaloso, pero no por ello, es favorito absoluto.

Choque de trenes con Sam Bennett, el que parece marcado a discutirle el trono del Tour.

La cuota italiana queda en manos de Viviani y Nizzolo.

Cuatro: Dennis, en terreno conocido

Rohan Dennis es como Viviani uno de los nombres que queremos ver en Tokio, pero para eso queda mucho.

Dennis llegó a ganar una vez esta carrera, abriendo la posibilidad de ganar otras vueltas por etapas, pero ahí quedó.

Corriendo para Ineos, una carrera, la que sea, no es cualquiera carrera.

SQR – GORE

 

Cinco: Mads Pedersen, el garante del arcoíris

Aunque «opacado» por otros, Mads Pedersen fue artífice de una de las machadas del año anterior.

Se campeón del mundo no es cualquier cosa, hacerlo en esa carrera, más mérito si cabe, pero ese maillot implica ser objeto de miradas y la defensa empieza ya, en el mismo Tour Down Under.

Seis: Australia, un país machacado por la desgracia

Las semanas que nos han llevado hasta el Tour Down Under han situado Australia en no pocos titulares.

Los incendios no han acontecido en la región de la carrera, pero la realidad del país hacen cercana esa desgracia a todos, que el ciclismo sea un deporte que se desarrolla en el territorio le da un plus.

A ello se le añade ver los nuevos maillots, las bicis, las caras renovadas… todo es nuevo en la otra punta del mundo.

Imagen: FB de Santo Tour Down Under

El ciclismo 3.0

Una de las cosas que pedimos a quienes toman decisiones y mandan es que sean lo más transparentes que su responsabilidad les permita, es decir que no mareen la perdiz con explicaciones vacías y den la clave al respetable para entender lo que pasa y porqué pasa. Pongamos que hablamos de la globalización del ciclismo y su presencia en los cinco continentes, un anhelo que lleva persiguiendo este deporte desde hace décadas y que nunca acaba de ser una realidad. Mirad el nuevo World Tour.

Ciclismo de Carretera en Canada

Este fin de semana hemos disfrutado con dos excelentes carreras en suelo canadiense, previamente se había celebrado alguna vuelta por Estados Unidos en la que anduvo alguna estrella europea en la pugna, Bauke Mollema creo recordar.

En Quebec y Montréal el ciclismo demostró tener recorrido y aceptación. A las carreras propiamente dichas se le añadieron eventos relacionados, otras competiciones y un fin de semana cargado de bicicletas por la zona. La gente participó, entró en los villages y vio todo lo que este deporte, itinerante como ningún otro, puede ofrecer.

El equipo ciclista y el LAMPRE

Ahora vemos que el Lampre es participado por dinero chino, o lo que es lo mismo, dinero con el objetivo de promover el uso de la bicicleta en el gigante asiático que se consume en urbes atiborradas de coches y polución. El ciclismo en ambos casos puede tener recorrido y justifica su presencia allí.

Volviendo sobre el principio es de agradecer que Brian Cookson admita abiertamente que el ciclismo debe ir allí donde el dinero le reclame y lo dice en relación a las dos carreras de ciclocross que tendrán lugar en Estados Unidos, un lugar donde la modalidad de invierno tiene gran seguimiento y sobre todo practicantes, con lo que ello supone para la industria de la bicicleta.

Cookson defendió que la Copa del Mundo de la especialidad se fuera hasta allí porque hay intereses en juego, intereses que popularizan el ciclismo y dan dinero al ente internacional.

Y es que el concepto europeo de ir a las carreras a pasar el día, relacionarse con los amigos y zamparse unas patatas regadas de abundante cerveza no tiene más proyección más que en el viejo continente. En otros sitios quieren pasar el día, y algo más.

De donde saldrá la próxima carrera ciclista

Ahora los saraos ciclistas tienen que llevar una feria, marchas paralelas y actividades para todos. Eso en el Down Under australiano lo hacen, y en el ciclocross de Estados Unidos también. El año pasado hubo gente que hizo la carrera y luego estuvo en la feria de Las Vegas para vender su marca. Y recordad lo que os digo, llegará el día que una grande se atreva a ir a Estados Unidos o Japón para tomar la salida. En cuanto alguien ponga el dinero necesario, el resto de problemas desaparecerán.

Un ciclismo más activo, más global y más participativo, un ciclismo con alma, que arrastre a niños y con ellos a los padres, eso es lo que puede salvar a este deporte más allá de la vieja Europa, un concepto que Cookson parece tener claro y que encima da dinero, un concepto además más sostenible que aquellas vueltas a Pequin en las que un pelotón de estrellas corría al margen de la población local. Al menos esa lección parece haberse aprendido.

Imagen tomada de www.weekendnotes.com

En este ciclismo ya no hay carreras de transición

ciclismo UAE Tour JoanSeguidor

Las primeras carreras demuestran que nada se regala en este ciclismo

Gravel Ride SQR – 300×250

No hace tanto, el mes de enero era de pretemporada, la cosa arrancaba, muy tranquila en febrero, y la temporada empezaba en marzo.

Esto, obviamente ha cambiando mucho.

El cuento ya no es el mismo y ni siquiera escenarios que suenan a exotismo y lejanía permiten el respiro.

En el Down Under, el verano austral da la bienvenida a los europeos, lejos de sus gélidos hogares, con una carrera corrida a cuchillo diariamente,

Esto es en enero.

Pirinexus 300×250

 

Luego vino el UAE Tour una vuelta grande de siete días que corre a cargo de los mentores del Giro que saben darle color a lo que en apariencia no tiene.

Porque el ocre del desierto, de las llegadas en alto, sólo roto por el mar, porque la calima impedía ver el cielo en más de una ocasión, no fue el color de la carrera.

El UAE Tour fue eso, una vuelta grande de siete días, donde la participación estuvo acorde a lo que los jeques dispusieron.

Y ello nos lleva a preguntarnos cuándo empieza realmente la temporada ciclista.

Objetivamente hay actividad desde el mismo mes de enero, a los pocos días de acabar las Navidades, los reyes y todo eso, pero emocionalmente

¿Cuándo empieza la temporada ciclista?

Porque cuando empalmamos el triunfo de Bennett a la sombra de los rascacielos de Dubai con la Het Niuewsblad, cuando pasamos de na megápolis entre la nada y el mar a los senderos vecinales flamencos… nos invade la contradicción.

 

Mov_Gore

Uno que creció mamando el ciclismo europeo, el mal tiempo en febrero, la ropa, los árboles desnudos y la incertidumbre de si la etapa podrá hacerse porque hay avisos de nieve, prefiere lo de aquí.

Pero no cabe desdeñar lo visto hasta a fecha.

El UAE Tour fue una carrera durísima, donde los corredores acusaron un ambiente cargado, una tremenda competencia y triunfos que estuvieron carísimos.

Claro y meridiano.

El nivel de la carrera de los Emiratos ha sido tremendo, el ritmo, la dureza, no le han ido a la zaga.

Pero no perdamos de vista cómo se corrió el Tour Colombia, el color que hubo y las peculiaridades del lugar que vaciaron, entre otros, a Chris Froome.

Ni obviemos carreras que se corren a cuchillo porque confluyen muchos intereses: Provenza, Andalucía, Valencia…

En definitiva, que el ciclismo global entiende de actuaciones globales y que sí, que Tour, Giro y demás son objetivos prioritarios, y creo que lo seguirán siendo, pero partirse la cara en esos mundos de Dios tiene un precio.

Y es que el ciclismo de transición no tiene lugar en este ciclismo.

Imagen tomada de FB de UAE Tour

¿Por qué funciona el Tour Down Under?

Peter Sagan en Tour Down Under JoanSeguidor

No es casualidad que el Tour Down Under sea la carrera de apertura del World Tour

El ciclismo en Australia en enero es como Europa en julio.

En Adelaida, en el otro lado de la isla continente, se corre una carrera, el Tour Down Under, que nos deja el cuerpo raro en medio de un invierno que ahora sí arrecia con intensidad.

Y lo hace así, porque esta carrera de escasas veinte ediciones se ha equiparado a las grandes europeas de siempre por varios motivos,

El primero reside en la transformación justa de una prueba que llegaron a ganar ciclistas como Stuart O´Grady y André Greipel y ahora disputan Porte, Impey, Luisle, Bernal y Dennis.

Tour Down Under: Es dura, algo, pero lo suficiente

Son seis días de competición por los aledaños de Adelaida, con jornadas de unos 140 kilómetros y la nula necesidad de cambiar de hotel durante toda la carrera.

Algo que desde fuera no apreciamos, pero que los corredores valoran.

Es el evento anglosajón por antonomasia, con patrocinadores en cada una de las etapas, como California, y contratos de patrocinio que, en el caso de  Santos, se va a los tres años vista.

Con esa certeza económica se puede trabajar bien y ser el telón que abre la campaña de Sagan, Viviani y otras estrellas europeas que se van a Australia una o dos semanas antes porque están cómodos al tiempo que huyen del horrible frío de sus países.

El Tour Down Under funciona pues camina en un círculo virtuoso

Nacex te lleva la bicicleta donde les digas

 

En Adelaida los días de carrera son días de fiesta, de bicicletas por la calle, de actividades y conciertos.

Venden también en el mercado doméstico.

Lo ha sabido hacer bien, sacar tradición ciclista de donde no la había y poner Australia en el mapa ciclista.

Estaría bien, por esos lares, tomar nota de su éxito.

 

Tour Down Under: Richie Porte en el día de la marmota

Richie Porte Tour Down Under JoanSeguidor

Todo en la vida de Richie Porte es un déjà vu

Entre los clásicos de enero está levantarse un fin de semana sabiendo del triunfo de Richie Porte en Willunga Hill, el punto culminante del Tour Down Under.

Entre los clásicos de enero, también, está la segunda posición de Richie Porte en la carrera más importante de su país.

Esta vez el tasmano acaba subcampeón como el año pasado tras Daryl Impey.

Segundos, escasos sí, pero segundos que caen en los bonus, que se juegan en las primeras jornadas, suficientes sin embargo para dejar a Richie Porte, segundo otra vez en el verano austral.

Así las cosas si la primera gran cima del año lleva seis veces el nombre de Richie Porte en la historia, la carrera sólo una, curioso.

Es el día de la marmota de Richie Porte, el ciclista en el que cuesta confiar a pesar de tenerlo todo para ser fiable

Un corredor que, seguramente, oposite nuevamente en primera línea al Tour.

Y al que seguramente le surgirá el imprevisto de turno para quedarse fuera de la quiniela, o de la carrera.

Un corredor que ahora lidera el Trek, que llena el hueco que nadie quiso rellenar tras la macha de Alberto Contador.

Maillot nuevo, misma suerte que otras veces.

Richie Porte empieza el año como acostumbra, pero el objetivo que justifica su caché está a medio año vista.

Y por medio veremos imágenes que no son familiares.

Déjà vu que se llama.

Seguramente ganará Romandía, o París-Niza, o a Volta.

Porque entra en el día de marmota que le ha tocado en suerte vivir.

Y así le volveremos a poner en las quinielas en primera línea, como uno de los rivales de Chris Froome en su quinto Tour.

Así es el portabicicletas Cruz Race

Y seguramente un mal paso le deje fuera de la carrera.

Y vaya a la Vuelta a pasear y alargar otra temporada más, prometiendo…

Viene siendo así desde el inicio de los tiempos y Richie Porte seguirá siendo ese ciclista que lo tiene todo para triunfar, salvo eso, no sé qué, que separa los buenos corredores de los grandes campeones.

Imagen: Getty Images – Trek Segafredo

Caleb Ewan y los sprinters australianos

Caleb Ewan JoanSeguidor

Los cabezazos de Caleb Ewan son la primera imagen de la campaña 2019

No es la primera vez que lo explico.

Hace un tiempo, asombrado por el progreso austral en el ciclismo en general indagué en la calidad de los ciclistas venidos de las antípodas.

«Vienen de tan lejos, se juegan tanto en Europa que nada se les pone por delante» me vinieron a decir.

Esos eran los tiempos de Robbie Mc Ewen, de Stuart O´Grady, de Baden Cooke.

Tipos duros, que la emprendían como si nada tuvieran que perder, de poner la carne en el asador, proponer un choque de trenes y a ver quien viraba primero.

No es de extrañar que una de las primeras declaraciones que leamos sobre la llegada de la quinta etapa del Tour Down Under sean de Mc Ewen.

«El jurado sobreactúa» dice Mc Ewen sobre la expulsión de Caleb Ewan en la carrera de bandera.

A quién se lo han ido a preguntar.

Mc Ewen, famoso por sus cabezazos en las llegadas, un auténtico desaprensivo cuando la victoria merodeaba el lugar.

Un velocista mayúsculo, pero un temerario en más de una ocasión.

En la llegada de la quinta etapa del Tour Down Under, Caleb Ewan ha sido descalificado.

La emprendió a cabezazos con Jasper Philipsen en la aproximación del sprint.

Fueron dos o tres, pero suficientes para ganarle la posición y a posteriori empezar mejor situado el sprint que gana el pequeño velocista ahora en el Lotto.

Caleb Ewan bebe de las mejores fuentes de la velocidad australiana.

Esa que entiende cada sprint como el día final del mundo.

Pero esta vez le cazaron como no le habíamos visto.

El año clave para Caleb Ewan

Porque el velocista de bolsillo se la juega en su aventura belga.

Beloki y trabajo encima de un Oreka 

Caleb Ewan sabe que su ausencia en el último Tour le escoció tanto que la apuesta por el Lotto fue la consecuencia de esa decisión.

Ewan sabe que en el Tour tiene la reválida a tantos años de ganar y ganar en mil sitios con la duda de si será capaz en la mejor carrera.

Su peculiar sprint le acompaña, tan cerca del manillar, encorvado hasta lo imposible…

Caleb Ewan tiene que ser uno de los velocistas del año, pero… si la emprende a cabezazos como en la carrera doméstica, pues tendrá poco recorrido.

Delante tiene a gente con expediente limpio, hasta la fecha.

Peter Sagan, el ciclista de doce meses

Peter Sagan en Tour Down Under JoanSeguidor

En el Tour Down Under Peter Sagan siempre moja, como en casi todo donde toma parte

Te levantas una mañana de enero y sabes que Peter Sagan ha ganado en Australia.

Sigues la primavera, y en el calor del café de sobremesa, ves a Peter Sagan brillar en Flandes, Wevelgem, ruta a Roubaix, San Remo… 

Vas a la cama tarde en mayo, y te retuerces con los triunfos de Sagan en California.

Luego en el verano, está delante, partiéndose la cara en el Tour, haciendo caballitos en la Vuelta…

Y el mundial, esa carrera que lleva tres veces su nombre en el palmarés.

Esa carrera que espera recuperar en Yorkshire, el mundial de las multitudes.

A Sagan le gusta ver a Valverde de arcoíris, pero lo quiere de vuelta.

Dice que el de campeón eslovaco se parece bastante, pero no es el arcoíris.

Porque dentro de su leyenda, Sagan sería único si ganara cuatro mundiales, un paso por delante de Binda, Merckx, Freire y Van Steenbergen.

Peter Sagan empieza el año dando que hablar.

Es, lo dijimos, el rey Midas del ciclismo mundial.

Con la bicicleta de aluminio que pone en marcha en el criterium del Down Under, un movimiento de marketing perfecto que le da visibilidad a su marca.

Esa misma que le hace priorizar entre California y el Giro en mayo, porque allí está su sede.

Peter Sagan sigue dando que hablar en la carretera, compitiendo, ganando, donde puede, pisando una cantidad abrumadora de podios durante todo el año.

Es el ciclista de doce meses, y aunque muchos lo consideren la estrellita consentida y mediática del pelotón, lo cierto es que le da a este deporte lo mejor de cara una de sus pedaladas.

Imagen: © BORA – hansgrohe / Bettiniphoto & VeloImages