Si España no va con todo a Tokio, no será por los Tres Valles Varesinos

Tres Valles Varesinos JoanSeguidor

El despiste del motorista de los Tres Valles Varesinos no sólo perjudica a las aspiraciones españolas en Tokio

Los Tres Valles Varesinos es una de esas carreras que llenan el final de campaña del ciclismo italiano, que con la caída de las hojas vive un frenesí competitivo que habla del eterno idilio de este país, y esa zona en especial, con el ciclismo.

Y todo en Italia se resume hacia Lombardía, por Lombardía.

Como me completó una vez Purito, está el Mundial, sí, que desde el final de la Vuelta entre el colectivo italiano ya corre el runrún de qué pasará entre las hojas muertas de Bérgamo, Como, Monza y Lecce.

Los Tres Valles Varesinos es una carrera, ojo, que camina por 99 años.

Y ayer vimos una edición que acabó en manos, otra más, de Primoz Roglic, el mismo que tres días antes hacía suya, por segunda vez este año, la basílica de San Luca.

 

Pero esta edición se ha hecho un hueco en la historia por el despiste del motorista en una rotonda, un recto que dejó fuera el grupo de Alejandro Valverde y Alex Aramburu, en circunstancias normales favoritos para ganar la carrera.

Todo pasó mientras Luisle iba escapado, esquivando una moto que torció su tayectoría porun coche que paró en un paso a nivel.

La carrera, aunque muy condicionada, es organizada por humanos, y como tal está sujeta a errores.

Una desgracia sí, pero totalmente posible.

Esto pasa hasta en las mejores familias.

SQR – GORE

 

Nos sorprendió por eso esta lectura de lo sucedido en los Vallles Varesinos.

Que España no lleve el máximo de ciclistas a Tokio 2020 no creo que sea un tema del motorista que confunde el camino, es un tema qye viene de toda la campaña, un año en el que se hace tangible ese desierto que se anuncia para el ciclismo español en los tiempos venideros.

Incluso diría que, a la vista de los puntos que perdió Valverde, decisivos, cabría preguntarse por el plan de competición que tiene Mikel Landa, quien en teoría es una baza seria para Tokio, dada su dureza, y admitió que afrontaba el final de campaña sin ambición alguna.

Como si el tema de los puntos no fuera con él.

Imagen: Facebook

La admirable “vejez” de Vincenzo Nibali

Hace tiempo que oigo que Vincenzo Nibali no es el que era y es cierto. Los años son un plomo que pasan y pesan a todos por igual, unos pueden llevarlo mejor, otros peor, pero lo que llaman la curva de la vida es para todos igual, una espada de Damocles que cae sobre tu cabeza sin previo aviso, aún a sabiendas que un día caerá.

Dicho esto hay formas y formas de llevar un declive. Yo no pienso, al menos no tengo datos, de que Nibali esté en cuesta abajo por esa ley física, pero también creo que le cuesta mucho romper, porque o sus rivales le han tomado la matrícula o sencillamente son mejores, que también es probable.

Sea como fuere la forma de envejecer de Nibali es admirable. Nunca hemos ocultado cariño y admiración por este corredor, y eso es así. Estará mejor o peor, pero estará siempre en la brega y eso no es tan sencillo de conseguir. Todos tenemos días malos.

Tras ser segundo en la Vuelta y tercero en el Giro, tras demostrarse en la carretera que hay ciclistas como Froome, Nairo y Dumolin que marcan su tope, el siciliano sigue a lo suyo: compitiendo y compitiendo.

Y así le vemos en los Tres Valles Varesinos corriendo como si no hubiera un mañana contra ciclistas que quisieran tomar su relevo, en lo de agitadores del pelotón, hablo de Thibaut Pinot, y se dan cuenta de lo complicado que es ser tan bueno en tu oficio. Nibali y el francés nos dieron en los Varesinos un excelente final en el que vino un tercero, Alexandre Geniez, para firmar uno de los mejores desenlaces de la temporada.

Si tenéis un momento miradlo, porque, aunque los Tres Valles Varesinos no estén en el WT, son como Emilia, Agostoni o Sabatini, son carreras de un nivel espectacular, que mejoran con mucho lo que ofrece el máximo escalón, ya sabéis, ese gran ciclismo en el que nada, ni un fleco puede estar ajeno al control.

Nibali tiene entre ceja y ceja reeditar Lombardía, la carrera que justifica el ingente calendario italiano que ha sobrevivido a la crisis que por aquellas tierras, donde el fin del mundo de la prima de riesgo y esas cosas también golpeó duro. Nibali quiere volver a ser ese pájaro que voló hacia Como hace un par de años, y mientras coge altura y busca la meta. Para el sábado es nuestro favorito.

Imagen tomada de FB de SC Alfredo Binda y FB de Team Bahrain Merida

INFO

Interesantes novedades en Bkool