Tro Bro Léon: Ese ciclismo de culto

Tro Bro Leon JoanSeguidor

El final de Laporte y Gaudin del Tro Bro León…

Estas tardes de domingo de abril nos ponen negro sobre blanco el ciclismo del máximo circuito, la Amstel, con el de culto, el Tro Bro Léon.

El final que ofrecen Damien Gaudin, dorsal uno a la espalda, y Christian Laporte, sucesor del primero, es antológico, demostrando que en este ciclismo «súper» igualado es imperativo poner elementos no convencionales que a veces hasta disgustan a algunos.

¿Qué carrera puede ser de culto? Yo creo que una carrera de culto debe ser algo muy singular, que se desarrolle en la intimimidad, en parajes estrechos y sobre todo difíciles de tener parangón. Debe vincularse al paisaje y al paisanaje, debe hablar del lugar, de sus usos, de su afición, de su historia, la genérica, pero también la ciclística. Pero sobre todo tiene que dar algo diferente, poco divulgado transmitiendo la sensación de estar pisando terreno virgen

Generalmente el mismo día que la Amstel, este año uno después, porque teníamos fiesta por la Bretaña, se corre el Tro Bro Léon, una de esas carreras que podríamos poner en el cesto de mimbre. Se trata de una clásica de la Copa de Francia, no la corren grandes nombres, su palmarés es modesto, pero maravilla y engancha a quien tiene a bien verla por televisión.

Esta tarde de domingo hice sobremesa larga con el paisaje verde bretón, animando a los dos fugados que al final llegaron a meta. No pudo repetir Damien Gaudin, un trotón desfigurado que viene de la pista, que fue quinto una vez en Roubaix y que luchó lo que no estaba en los escritos para reescribir su nombre en la carrera de duendes y magos.

Christian Laporte estuvo sublime.

Todos recuerdan por eso al Gaudin de l´ Armée de Terre, el ejército de tierra francés que hace del ciclismo su vehículo para promocionarse.

L´Armée de Terre, asiduos visitantes de nuestros amigos de Cycling Costa Daurada.

Es increíble la tradición ciclista de Francia, bueno la tradición y la cultura ciclista, porque esconder en su entraña este tipo de joyas, tener este fondo de armario, es envidiable.

En Francia la crisis también hizo mella, pero por Dios, su acerbo ciclista resiste huracanes, y lo que en España es una criba con mayúsculas, allí parece un simple constipado.

El futuro del Tro Bro Léon

No sé qué futuro le queda a la carrera más verde del mundo, pero su carácter de culto espero que le haga pervivir, en un momento además en la que conecta con una ingente masa de ciclistas que se han pasado al gravel y ven la máquina de ciclocross como el arma definitiva para que la bicicleta asalte las esferas menos concurridas.

Porque si la Strade es pista, y Roubaix adoquín, esto es tierra pura y dura y esa modalidad que ahora se cuela en los catálogos de las grandes marcas tiene aquí su caldo de cultivo y laboratorio para el futuro.

Pista, paisaje, intimidad,… sólo pido una cosa, que no nos quiten este rinconcito de paz y ciclismo asilvestrado que cada año se pone negro sobre blanco mientras las estrelas del WT vuelan por la Amstel.

Imagen tomada de Tro Bro Léon

INFO

Aquí tienes un nuevo landing page dentro de Suunto.com dónde encontarás toda la ayuda necesaria para mantener tu Suunto Spartan al 100%

La carrera más verde del mundo

Conocí el Tro-Bro Léon en 2012. Fue mi segunda carrera con el Start Cycling Team en Europa, tras debutar con ellos en San Luis. Se suele disputar el día después del Tour de Finisterre, una carrera cercana, también de la Copa de Francia. Antes de correrla, mi director ya me había advertido que era una carrera especial, algo similar a Roubaix, pero con tierra en vez de adoquines.

Ahí llego yo con mis cuarenta años, con la ilusión de un neo, a un pueblo que está volcado en su carrera. Ya la presentación es un auténtico festival: una gran carpa, con gente comiendo, entre auténticos banquetes. Como me pasó en algunas carreras de Bélgica, había la gente me conocía, increíble, se acercaban con un cartón con mi foto impresa solicitando una firma. Había ido a muchas carreras, de todo tipo y tamaño, pero aquello para mí era nuevo, realmente chocante.

Otra historia fue la carrera. Estaba realmente cansado de Finisterre y decía medio en broma que no aguantaría ni la neutralizada, pues bien, la neutralizada fue un auténtico infierno, se salía a cuchillo ya desde ese momento y por delante unos 200 kilómetros de carrera totalmente desconocida para mí.

Los tramos de tierra se suceden como los de pavés en Roubaix y allí los mejores equipos disponen una logística que nuestro conjunto, mucho más modesto, no tenía. Auxiliares con ruedas, alimento y bidones y lo más increíble, aficionados tocando la gaita a nuestro paso. Sí la gaita, algo que te pone los pelos de punta y te anima, era todo muy bretón, como muy inglés.

También el paisaje, lomas suaves, redondeadas y verdes. La carrera transcurría por un par de circuitos largos más otro final más corto que se había de cubrir tres veces. En los primeros compases hacíamos un bucle que iba paralelo a la costa en muchas ocasiones, cada vez que veíamos el mar el viento entraba de forma salvaje y el desgaste se hizo notar.

En mi caso me pasó factura la tensión de querer entrar lo más delante posible en los tramos de tierra. El primero de ellos, lo abordé el último y por pura inercia pude entrar en el primer grupo. Los nervios y la tensión de estar siempre ahí, en el filo, y no perder las ruedas buenas hizo que me olvidara de comer. Craso error, me vino un pajarón encima de los que marcan época. Aunque parezca increíble no tuvimos ningún pinchazo. El recorrido era muy llano, salvo una bajada que era una trialera pura y dura en la que vi a un ciclista pegarse una castaña considerable al partir la horquilla.

Justo en la entrada del circuito final un juez, dos gendarmes y una moto cruzada en la carretera me impidieron seguir. Sí, estaba fuera, eliminado. Mi incredulidad era enorme, pero al muy poco rato ya pasó el primer escapado. La decepción se apoderó de mí. había sido un día inolvidable, rodando mano a mano con grandes ciclistas como Fedrigo o Bodrogi. Acabar así fue una pena.

He corrido muchas carreras pero siempre que me preguntan digo que ésta es la “carrera más bella del mundo” y así lo es, porque es muy especial y singular, si a una se parece es la Rutland-Melton International que se corre por los bosques de Nottingham en recuerdo a la figura de Robin Hood. Y es que a veces el mejor ciclismo lo vemos ahí, en carreras que muchas veces no conocemos y que son auténticos tesoros.

Por Ibon Zugasti

Imagen tomada de www.cyclingtips.com

Ciclismo «corrido a pelo»

Los Cuatro Días de Dunkerque suponen una de las carreras más arraigadas del calendario francés. Se disputan desde hace sesenta años y su mejor exponente fue todo un ciclista llamado Freddy Maertens, uno de los grandes anotadores de la historia, que con cuatro victorias es el recordman de una carrera que acostumbra a correrse, paradójicamente, en cinco etapas sobre un total de 850 kilómetros, aproximadamente.

La carrera  fronteriza se desarrolla en un terreno que hace sólo un mes centraba miras y concentraba pasiones. Cercana al cogollo flamenco, tampoco dista mucho del final de Roubaix, por tanto nos podemos imaginar un poco su trazado: vertiginoso, oscilante, imprevisible y muy emocionante. Curiosamente la francesa es una carrera que viste de rosa a su líder, como el Giro, con quien comparte fechas a pesar de lo que le implica en expectación.

Así fue este sábado por la tarde, mientras los Orica volaban con los relevos que aprendieron en el velódromo por un carril bici que sigue la línea de costa hacia San Remo, Omar Fraile –y no Oscar como le llamaban insistentemente en Eurosport 2- ganaba la penúltima etapa de esta prueba.

Os recomiendo ir a YT, allí donde todo queda y ver la victoria de Fraile, que sigue engordando el palmarés a base de calidad como Apeninos o Dunquerke. Miradlo, de verdad. Veréis ciclismo corrido a pelo, en enrevesados circuitos, curva, contra curva, montículos y pavé por doquier. Finales de etapa con tres virajes en el último medio kilómetro, un ciclismo muy ajeno al World Tour, un ciclismo que se disputa desde la humildad de que en cualquier momento puedes quedar apeado del éxito. Lo vimos con el ciclista cuya suerte se cobró Fraile, Maurits Lammertink, corredor del Orange, ese equipo sostenido por expros holandeses, pero también con el campeón del mundo de madison Bryan Coquard, que petó sin previo aviso para alegría de Ignatar Konovalovas.

2

Y si tenéis un rato más largo, mirad la etapa del viernes, disputada en un eterno sprint a tres, tan «enfermizamente» planteado que casi les cogen bajo la línea de meta cuando tenían más de minuto y medio a tres kilómetros para llegar. Alexis Gougeard fue el más listo ante Julien Antomarchi y Bryan Ramírez. O la primera etapa, con exhibición del mentado Coquard y planos de persecuciones de tres grupos al unísono.

Como veis no hablamos del World Tour. Como tampoco lo hacemos cuando vemos el Tro Bro Léon, que se disputa a la sombra de la Amstel y es cien veces más entretenido. Como cuando disfrutamos de A Través de Flandes y las pinzas que le hacen a Kwiatkowski. Como cuando Ben Hermans ganó con el hostigamiento de su compañero Gilbert la Flecha Brabanzona. Como cuando podemos afirmar con la boca grande que la última París-Tours fue la mejor carrera del año pasado, con Voeckler afeando tan digno espectáculo negándose a subir al podio presa de una pataleta.

Como veis, ni hablar del World Tour, ese coto cerrado y hermético que no confiere nada al azar que siempre ha marcado el atractivo del ciclismo. Mientras los mandamases de Etixx, Sky y Tinkoff le dan vueltas a cómo hacer más espectacular su juguetito, quizá podrían darse un paseo por el llamado “ciclismo menor”, ese que en España tiene vedada la televisión, para apreciar en su justa medida a qué sabe el deporte «silvestre», sin cortapisas ni intereses. Lo que viene a ser ciclismo de toda la vida, vamos.

Imagen tomada de @ciclo21

INFO

Novedades de primavera en Endura

2

Hágase la luz: las nuevas incorporaciones a nuestra gama de cascos, los cascos Luminite Helmet  y el Xtract Helmet, han llegado! Ambos cascos son grandes todo terreno que atraen a commuters y los nuevos carreteros, pero que también son perfectos para ir de casa al tren.
Cuentan con un ajuste muy cómodo con una forma contemporánea, bastante redondeado que sienta un poco más bajo en la parte posterior. La principal diferencia en ambos cascos es la luz trasera USB recargable con 3 ajustes de flash diferentes. Ambos cascos vienen en 3 tamaños y con una visera extraíble. El Xtract está disponible en rojo y en blanco, mientras que el Luminite viene en negro, verde y Amarillo de alta visibilidad, y están equipado con montones y montones de material reflectante.
La primavera ha llegado, y ha traído un montón de color con ella: Los baggies de MTB y maillots de nuestra colección LIMITED ya han sido entregados a todos aquellos que los han programado, y serán un lujo en los medios de comunicación, distribuidores, y clientes por igual!
Mantente fresco: El maillot FS260-Pro SL Jersey está disponible en rojo y en negro. Desarrollado para el Movistar Team asumiendo las condiciones de verano más desafiantes, este maillot super ligero, ofrece absorción rápida del sudor y alto rendimiento para montar en climas calientes. El tres veces campeón olímpico y múltiple campeón de bicicleta de montaña británica Oli Beckingsale ha derramado una gran cantidad de sudor en la cámara climática de la Universidad de Kent para la investigación y el desarrollo de esta prenda. El resultado: El maillot la FS260-Pro SL mantiene un 15% más fresco a un ciclista en una escalada alpina simulada a 30 ° C que una camiseta de similares características y con solo 85 gramos de peso (tamaño mediano) es decir, un 40% más ligera.

#RadioVuelta – Semana 15

#Trend El arco iris que nunca se pone 

Dijo Michal Kwiatkowski que correr con el maillot de campeón del mundo no es sencillo. Con tal prenda eres un ciclista marcado y señalado. Sin embargo en la Amstel este polaco que no perdona fue una centella en el momento clave demostrando un dominio de la escena que no encuentra Alejandro Valverde, quien encadena y encadena podios en carreras en las que hace un tiempo parecía infalible. En España la competición volvió con la Vuelta a Castilla y León donde Pierre Rolland dejó a Beñat Intxausti e Igor Antón con las ganas de ganar una de las pocas carreras en las que no se deben a un líder. Otras clásicas salpicaron la semana, como por ejemplo el Tro Bro Leon, esa carrera bretona y verde, muy verde, que devolvió a Alexandre Geniez al triunfo. Geniez gana poco pero singular, y esa clásica tan especial la suma a una victoria en la etapa reina de la Vuelta de hace dos años. Días antes Ben Hermans impidió que BMC se fuera de vacío de la primavera.

#Click La carrera más singular del mundo

Al Tro Bro Leon le llaman la “Roubaix bretona”, pero en las historias que he podido oír, en las referencias que me llegan y en las imágenes televisivas que nos abordan, se adivinan matices, y muchos de ellos únicos. La carrera se desarrolla sobre más de 200 kilómetros e incluye sendas vecinales y agrarias por medio de densas arboledas. Lo que camino del infierno del Norte se llama sector de pavés, aquí percibe el nombre de ribin–en plural ribinoù- una fortuna de tierra, con carrilleras de césped en su tramo central, y piedras azarosamente distribuidas. Una carrera tristemente eclipsada por la Amstel y sin embargo a veces es mucho más espectacular.

#Profile Kwiatkowski o la perfección del arco iris

Nos gusta mucho Michal Kwiatskowski porque es de lo poco genuino que queda en el pelotón. El año pasado el polaco se quedó con ganas en las Ardenas y ahora entra en las mismas ganando la Amstel en una lección de serenidad impropia de un corredor tan joven. Lo mejor de todo es que siempre que gana se le taca de sorpresa. Sin embargo lo que más nos apremia en la la lectura del campeón del mundo es que no se corta frente a nadie. Si el año pasado no le hizo ascos escaparse y ganar a Peter Sagan en la Strade, esta vez le entró con todo a Michael Matthews en la Amstel. Ciclistas en definitiva más veloces que él a priori, que han acabado claudicando.

#Clipping

La hora es inglesa. Recién retirado del ciclismo de carretera, al menos con el maillot del Team Sky, Bradley Wiggins anunció para junio su asalto al récord de la hora, semanas después del pospuesto intento de Alex Dowsett. A falta de ver qué tan de sí los dos británicos, parece harto complicado que de este par de eventos en toda regla, con sus respectivos hashtags, no salga un registro que perdure y eso que Rohan Dennis no es un cualquiera.
Imágenes de Castilla y León. Dos momentos nos han quedado en la retina de la Vuelta a Castilla y León. La primera la llegada de la jornada inaugural donde una persona en meta estuvo a punto de ser arrollada por los primeros por estar mal situada. Es increíble que se sigan produciendo errores que pueden costar graves disgustos. Al día siguiente, la nieve vistió de dureza extrema una jornada que ni siquiera era la reina. El ciclismo, ese deporte que nunca se para.
Pardilla & Stetina miran hacia adelante. Enlazando con lo dicho antes, casi dos semanas después de su terrible caída en la jornada primera de la Vuelta al País Vasco, Sergio Pardilla y Peter Stenina piensan en el futuro con un mensaje común: «El ciclismo es demasiado bonito para dejarlo así«. Admirable.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#FW #GPLiberazione #TourBretagne #RoueTourangelle #LBL #TourofTurkey

Imagen tomada de http://www.equipecyclistefdj.fr/

INFO

presentación bicis redes

Deciros que os espero el jueves que viene en Madrid, a partir de las 20 horas, presentación de «El primer campeón» y posterior debate con buenos amigos. Habrá hasta vinito para aderezarlo todo…

Dos imágenes separadas por medio siglo

Estas dos imágenes están separadas por más de cincuenta años pero evidencian que el ciclismo es eso, un deporte de mimbre y cesto, artesano, una forma de tener los pies en el suelo.

1

Cada primavera, de forma casi anónima se celebra en los confines de la Bretaña una carrera de duende, con duende. El Tro Bro Leon, una competición de arraigo en zona de meigas, brujas y creencias ancestrales que rescata instantáneas como esta, ruedas arriba para ofrecérselas a los corredores maltratados por auténticas sendas.

 2.JPG

La otra foto es del Giro, de un Giro de los años cincuenta. Miquel Poblet capturado por Alguersuari, en su foto más tremenda y conocida. Rueda arriba, desesperado, el de Montcada iba a por otra etapa en el Giro y la rueda pincha.

Ayer como hoy el ciclismo nos sigue enamorando.

Imagen tomada de  

INFO 

Hoy Ksix nos habla de su batería con ventosas que perfectamente encachada a reverso de tu móvil te permite cargarlo en cualquier momento y en cualquier lugar.

2

Mira de qué te hablamos

#RadioVuelta – Semana 9

#Trend La Amstel cambió el paso

Con la llegada del último ciclista al velódromo de Roubaix se tiene la triste sensación de que otra primavera se nos escapa. La Amstel Gold Race abrió la última semana de este vibrante periodo que si por algo se distingue es por el adoquín y las carreras que lo incluyen en su recorrido y esto ya es historia de 2014. La Amstel marca el paso cambiado, dejamos a los especialistas del norte y nos centramos en un perfil más agonístico, menos intenso pero más sostenido. Entre la Flecha y Lieja rodarán corredores que en los meses próximos con el ciclo de las tres grandes que abre el Giro serán los protagonistas.

#Click Una pequeña gran carrera

Mientras el foco y las miradas estaban en el Limburgo neerlandés, en la Bretaña, en la esquina del viejo continente, se desarrolló una de las carreras más singulares del calendario, el Tro Bro Léon. Tras dejar atrás caminos y sembrados de césped por en medio de las estrechas carreteras, una vez se transitó por densos y verdísimos bosques, el ciclista del Cofidis Adrien Petit sacó su mejor versión para batir a Flavien Dassonville, toda vez ambos se fueron del grupo intermedio a unos veinte kilómetros de meta, veinte kilómetros que recomendamos rescatar si podéis pues se trata de una continua sucesión de ataques, parajes y situaciones realmente insólitas en este ultraprofesionalizado ciclismo.

#Profile El comeback de Philippe Gilbert

Cuando uno firma una temporada como la que cuajó Philippe Gilbert hace tres años es presa segura de conjeturas e insinuaciones cuando al ejercicio siguiente no rinde igual. Desde entonces, y siempre con los colores del BMC, Gilbert fue una sombra de ese ciclista que maravilló con la camisola del Lotto, con tres etapas de la Vuelta a España y un Campeonato del Mundo, cuajado en el mismo escenario que la Amstel, como único bagaje  para un corredor que llegó a superar larguísimamente la veintena de éxitos en 365 días, dejando lejos y muy empequeñecido el registro de tu compañero, y asiduo anotador, André Greipel.

#Clipping 

El corazón de Robert Gesink. Sin saberlo, pero intuyendo que algo no iba bien, Robert Gesink, el mejor ciclista holandés de los tiempos recientes ha sido apartado de la competición por problemas con su corazón. Este largo y escuálido ciclista centró muchos focos tras ganar una etapa al propio Cadel Evans en una jornada copada de nieve en la París-Niza, sin embargo sus resultados nunca acompañaron tanta expectativa y ello pudo contribuir a una ansiedad que finalmente le ha lastrado la salud.

La motivación de Oleg Tinkov. Curiosas declaraciones del magnate que posee el Tinkoff- Saxo que afirma haber criticado abiertamente a Alberto Contador para provocar su reacción. El rubio se arroga el papel de revulsivo para el ciclista madrileño que a tenor de las declaraciones que se reproducen en 20 minutos deja al ciclista en papel de estoico masoquista. Mientras más “le pega” mejor rinde.

La realización del Tro Bro Léon. La carrera francesa, eclipsada por la Amstel, de segundo orden, poblada de equipos medianos y ciclistas desconocidos goza de una cobertura digna de Roubaix con un despliegue de medios, tomas cenitales y tiros desde la moto que son la envidia. No olvidemos que hablamos de una prueba del nivel de Klasika Primavera y Murcia y un peldaño por debajo de Almería. ¿Cómo no ha de crecer esta carrera con tales mimbres?

#hashtags by @LiveCiclismo

#Trentino14 , #FW, #LBL , #PalioRecioto, #TourBretagne #GPLiberazione #RoueTourangelle #TourofTurkey

El buen momento de los ciclocrossmen

Estuvo muy pendiente Sven Nys de la última edición de la París-Roubaix. Fue un día especial para quienes amamos la temporada circular e íntegra. Para aquellos que cuando la bicicleta de ruedas finas se toma un respiro a partir de noviembre, viramos la vista hacia las campas de Flandes, principalmente, en busca de esos pocos pero muy locos practicantes de ciclocross.

Nys transmitió vía twitter su apoyo al colega Zdenek Stybar el día que Fabian Cancellara igualaba varios mitos en el velódromo de Roubaix. Estaba justificado, uno de los corredores que mejor se había desenvuelto en la campaña invernal estaba en proceso de dar un salto de calidad enorme. Stybar se veía adelante, muy adelante, en el mejor momento de la campaña de adoquines.

Si la pista ha proporcionado una excelente camada de ruteros, Stybar es la punta del iceberg del buen momento que viven los hombres venidos del ciclocross para probar suerte en la carretera. El checo fue el único que aguantó a Cancellara desde el minuto uno del inicio de sus ataques. Se soldó a su rueda hasta que un gilipollas le desestabilizó en el Carrefour de l´ Arbre haciéndole perder metros imposibles de remontar cuando te la juegas versus el tren de Berna. Miren por eso que a pesar de la velocidad, inercia y nervios, el del Omega no se fue al suelo. Stybar fue dos veces seguidas campeón del mundo de ciclocross, su decisión de arrinconar la modalidad que le dio la gloria generó controversia, pero los resultados le dieron la razón. Incluso el año pasado en Dunquerque abrió su cuenta.

El buen nombre de Roubaix entre los ciclocrossmen viene de hace mucho, vean los De Vlaeminck, por ejemplo, sin embargo estos tiempos modernos no son proclives a mezclar cosas. De cualquier manera, no hace mucho, en 2007, el italiano Enrico Franzoi entró octavo en Roubaix y al siguiente año quinto en la Kuurne, como registros reseñables en la carretera de alguien que se bate el cobre sobre el barro.

1

Pero hay ciclocrossmen que ganan y ahí tenemos al mejor francés de los últimos años, Francis Mourey que el domingo se impuso en esa pieza de culto que es el Tro Bro Leon. Puede parecer que estos raros elementos sólo rinden sobre terrenos imposibles, pero ojo, porque el calvo John Gadret, otro de los habituales en invierno, se enfundó una etapa del Giro de Italia, si bien su primera gran performance en la carretera fue aquella etapa Montalcino en el Giro 2010, ese día que los corredores llegaron con una segunda piel, una suerte de película marrón arcillosa y vistosa.

No obstante el especialista que mejor lo ha hecho, aunque aún lejos de lo que él se espera, es Lars Boom, campeón del mundo en Treviso, quien engalana un pequeño pero buen palmarés que incluye una etapa en la Vuelta a España y sendos prólogos de la París-Niza y Tour de Qatar. Curiosamente con el holandés cerramos este pequeño listado de “tránsfugas” del ciclocross que como apreciarán no incluye ningún belga, algo que habla de la fidelidad de ese bendito país por esa increíble modalidad.

 

Foto tomada de www.cyclingnews.com