Cuando TVE entró en el Tour

Tour Francia TVE joanSeguidor

Hace 36 años TVE entró en la historia del Tour de Francia

Aquel Tour de 1983 fue memorable, y TVE pudo darlo… por primera vez.

El Tour de 1983 estaba yendo sorprendentemente bien para los ciclistas españoles. Ajenos a las primeras plazas prácticamente desde tiempos de Luis Ocaña, los debutantes azules, el equipo Reynolds, estaban en vanguardia e incluso sembrando de espectáculo una de las ediciones con más aristas y matices que se recuerdan. Dos ciclistas, Angel Arroyo y Pedro Delgado, abrigaron los motivos para que esa España, que Laurent Fignon, ganador a la postre de aquella edición, definió como miembro del “Tercer Mundo”, se decidiera a dar en directo la carrera por primera vez en la historia.

Fue en concreto el día 20 de julio de 1983 y El Mundo Deportivo lo recogía así aquella misma jornada:

 

“A última hora de la tarde de ayer pudo saberse que a partir de hoy Televisión Española va a retransmitir en directo los finales de las etapas que restan hasta la conclusión del Tour. Será por la primera cadena nacional y entre las cuatro y media y las cinco de la tarde  cada día.

La primera cita ante el televisor la tendrán los aficionados hoy alrededor de las 17 horas, hora prevista para que tos primeros corredores lleguen a la meta de Morzine. Seis puertos de montaña deberán superar desde la salida en Alpe d´ Huez. Esta medida de TVE nunca es tarde si la dicha es buena, viene un tanto a «replicar» a los medios de comunicación que se preguntaban por su ausencia en la ronda francesa, especialmente el colega parisino de L´Equipe”

 

A cuatro días del final de ese magnífico Tour, el ente nacional vio oportuno arrojar luz sobre las tremendas gestas que Perico, especialmente en aquel descenso del Peyresourde, y Arroyo, ganador en la cima del Puy de Dôme, estaban protagonizando. Aquel mismo año la Vuelta a España, la mejor de la historia según los expertos, tuvo por primera vez señal en directo, pudiéndose ver la gesta de Hinault en Avila o la conquista de los Lagos por parte de Marino.

 

Ahora era en los Alpes franceses, a miles de kilómetros, donde en una nube de confusión los periodistas de TVE tuvieron que sufrir lo suyo para dibujar con meridiana fidelidad la carrera. Allí estuvo Emilio Tamargo, dispuesto en Francia, apoyado por Angel María de Pablos y Rafael Recio desde los estudios. Pedro González trabajaba en ese momento para Radio Nacional.

Por cierto la jornada que marcó el hito fue agridulce pues Angel Arroyo desbordó coraje y madera por las cunetas del Joux Plane, ante la cicatería de Van Impe, y la baza más evidente, la principal amenaza de Fignon, Pedro Delgado, sufrió una de esas ventoleras que con el nombre de pájaras le haría casi tan mítico como sus ataques. “Delgado y la tele, incompatibles” tituló el deportivo del Grupo Godó al día siguiente en una nada premonitoria cabecera.

Que TVE no se arrepienta de no dar el Giro…

Giro de Italia TVE JoanSeguidor

El Giro no existe en TVE

Ver el Giro de Italia es una delicia, hace tiempo, verlo este año es directamente meterse en el Imax 3D y disfrutar de un publirreportaje con ciclistas pululando de vez en cuanto por la pantalla.

Una emisión que te mete Italia en las casas, mejorada con el indudable componente deportivo.

El argumento: Un Giro sin españoles

Hace unos años pudimos escribir esta pieza.

Fue al calor de la maglia rosa que Purito Rodríguez vistió al final de Asís. Fueron los triunfos invisibles de Purito, porque no se vieron.

Entonces, como ahora, lamentamos que el ente público no diera el Giro.

Aquella carrera se daba en falso directo en Marca TV, que si no me equivoco creo que dejó de existir al final de aquella edición.

Aquel Giro era un poco incógnita sobre la suerte del ciclismo español y al final Purito casi lo gana.

Deseamos entonces que TVE tuviera que recular en su decisión de no dar la grande más bonita de la temporada como hizo el año que Contador la ganó por primera vez, diez años ya de eso.

Así las cosas, el Giro este año tampoco se ve en TVE y la gente tiene que buscarse la vida, sorpresa entre los aficionados al ciclismo, que no serán tan pocos cuando un canal como Eurosport hace una apuesta tan bestia por este deporte.

¿Por qué TVE no da el Giro?

Que el ciclismo no es un deporte de masas es discutible, que quizá no tenga el aficionado más fiel, también, pero que por dimensión y espectáculo una carrera como el Giro debería tener un rinconcito en el ente público creo que está más que justificado.

No recuerdo la última vez que TVE dio el Giro, como no recuerdo la última vez que ofreció las grandes clásicas, pero sí recuerdo que incluso ganando ciclistas españoles, el propio Purito en Flecha Valona 2012, no lo dio por priorizar siempre para los mismos lados.

El motivo, oí hace años, puede ser el precio. Entiendo que los años de Champions salieron por la cara.

Sé que muchas veces se nos llena la boca por ser tan incondicionales del ciclismo, pero salir a la carretera cualquier domingo es la muestra fehaciente de que la relación con la bicicleta ha cambiado en este país y que dar un espectáculo que pone en comunión gente, territorio y deporte debería estar por encima de si gana o no un español.

Que de un tiempo a esta parte, de veinte años a esta parte, el ciclismo, televisivamente hablando, siempre sale perdiendo.

 

Televisión Española llega tarde con el ciclismo

Hace siete años Alberto Contador pasaba unos días de relax en una playa gaditana cuando recibió el encargo de ir a correr y ganar el Giro de Italia. Raudo, en cuestión de días, se aprestó a competir en la primera grande del calendario para ponerse de líder tras la crono, a medio camino hacia Milán, y no ceder el rosa hasta el final.

Apresurados por la nueva, en Televisión Española montaron un raid de dos o tres días a las jornadas finales de la carrera. Dieron la etapa del Mortirolo, no sé si la anterior del Monte Pora -en la que Ricco y Di Luca le dieron a placer al resistente líder- y la final en Milán, en la que Contador entró haciendo el pistolero sobre su cabra y enfundado en rosa.

Aquella incursión en el Giro duró poco o nada. Al año siguiente empezamos a mendigar enlaces internacionales para ver la suerte del vigente ganador del Tour, Carlos Sastre, tercero al final. En 2010 el canal del grupo de Pedro J, cuyo nombre no recuerdo, cogió los derechos, obvio pues todo quedaba en casa, y dio la mejor gran vuelta que hemos visto en los últimos años. Fue aquel Giro que Ivan Basso le rebañó a David Arroyo y que casi pierde en una memorable bajada del Mortirolo.

Al año siguiente, con un Alberto Contador enfrascado en su “caso solomillo” y habiendo confiando su suerte mediática a Pedro J, el mismo canal dio un Giro que no existió porque las exhibiciones de Contador en el Etna, entre otros lugares, quedaron en nada cuando el TAS le tumbó toda la teoría del clembuterol.

Ahora, con Contador anunciando que no sabe si le quedan uno o dos años más en el convento, TVE quiere echar el resto por estar con el “chico de Pinto”, como tanto le gustaba decir a Carlos Arribas. Teledeporte ha anunciado el Giro y unas cuantas carreras más, dejando, en nuestro caso, al margen Esport 3, canal que dio estas pruebas en las últimas campañas.

El anuncio es de agradecer pero llega tarde para el ciclismo. Quizá alguien en el ente se diera cuenta de que palabras como Harelbeke fueron TT las tardes de su disputa. Sí TT en España porque el ciclismo aunque poca, tiene una audiencia fiel. No obstante entiendo que la audiencia no es lo que interesa en este caso, pues en su finalidad de servicio público se adivinan otros motivos, por mucho que el ente público pugne por la Champions contra las privadas. Nos dejan sin la siempre estimulante tarea de buscar enlaces por «casa Dios», eso cuando no teníamos el player de Eurosport, donde Eduardo Chozas comenta con modestia y sabiduría a partes iguales mientras Antonio Alix calienta al personal.

Sea como fuere espero que en TVE se tomen la molestia de ver cómo se retransmite ya no digo el Giro, que se queden con Tirreno o San Remo. Que vean los tiros de cámara, la producción y todas esas cosas que no se detectan en la Vuelta a España y de paso que extiendan su red a otros «ciclismos», minoritarios si quieren, pero necesarios para que esto siga adelante. Que sepan los dignatarios del ente que aterrizan en un deporte muy tocado en España. En breve podremos dar unas pinceladas de lo que cuenta y escriben del ciclismo español y su lamentable estado.

INFO

1

En la gorra de invierno de Lucky Bastërds, con una pieza en polar para las orejas, tomamos conciencia de la importancia de los materiales del producto. El tejido exterior de la gorra es algodón encerado como los abrigos de cazar, tipo Barbour. Se trata de un tejido impermeable que resiste muy bien a la intemperie y que incluso acepta una capa de cera impermeabilizante cuando se necesite. Estos materiales son de procedencia inglesa.

A Sagan se le fue la mano…

No sabemos de qué fuentes ciclistas bebió Peter Sagan en sus años mozos, ni siquiera de quién se inspiró para acabar siendo ciclista. Sus formas en la carretera y al margen de ella no son las previamente establecidas por quienes han hecho grande este deporte. Si con algún corredor se identifica este fenómeno pudiera ser Mario Cipollini y ya sabemos que despertó tantos halagos como críticas.

El gesto del eslovaco en el podio de Flandes fue la gota que rebosó el vaso de una actitud que hace días comentamos aquí: Peter Sagan está colmando la paciencia del mundo ciclista. Ya en su forma de irrumpir hace tres años ganaba con tal contundencia que sus celebraciones ya impresionaron. Vean ciclistas consagrados como el propio Purito dejándolo todo en pos del triunfo y de repente superados por un destello verde fosforito.

En el pasado Tour de Franca Sagan marcó un antes y después en sus formas ajenas a la competición. En dos de las tres etapas que ganó en Francia, Sagan realizó celebraciones cuanto menos discutibles que un servidor por otro lado no quiso ni entrar a valorar pues las consideró parte del propio espectáculo. Vestido con el verde de la regularidad, centrado en las miradas de la mayoría, Sagan se destapó con caballitos y maniobras acrobáticas en alguna de las llegadas e incluso protagonizó un vídeo que entronca con lo visto en el podio flamenco: abordado por la aficionada no se le ocurrió otra cosa que firmara encima de los pechos.

Veamos pues que lo de la azafata que agasaja a Fabian Cancellara fue la derivada normal en la carrera de “actos” de este corredor. Sagan tiene sólo 23 años, es un fenómeno casi único y su evolución va a tal velocidad que sinceramente lo que pasó demuestra que hay que tener la cabeza muy bien amueblada para poder gestionar con sentido común tal oasis de fama.

Ahora bien, dicho todo esto, no es de recibo el trato que algunos medios le han propinado. El pie de foto de Telecinco es para asombrarse en un canal que hace de la mierda la base de su negocio. Para Sergio Sauca y los guionistas del telediario que un evento cumpla cien años y se culmine con una exhibición deportiva como la de Cancellara son una anécdota y algo accesorio. Lo importante fue la “actitud poco ejemplarizante” de Sagan en el podio. Seamos serios, lo del eslovaco ha sido abucheado por el propio ombligo ciclista, por eso destacarlo como la única lectura de la carrera es aberrante en un ente que abre con auténticas gilipolleces del llamado deporte rey, ese que sinceramente tiene muchos más momentos bochornosos que el propio ciclismo.

Y todo en el marco de una total omisión de este deporte, empujando a mendigar enlaces internacionales para ver la carrera del domingo. Entiendo que el tenis será cien veces más productivo en la audiencia, cosa que pongo en duda, pero no creo que la audiencia sea el motor en las actuaciones de un ente público sin objetivos publicitarios. Al menos eso dicta la lógica.

¿Quién habló mal del ciclismo de “Youtube”?

Cuando esta Vuelta a España echó a rodar, no fuimos pocos, a la luz del recorrido, que estábamos ante una edición de nueva generación, una edición que quedaría íntegra en sus últimas cuestarracas perdidas en las inabarcables bases de Youtube. Incitamos a que éste no era el mejor camino para invitar a la épica, a los ataques lejanos, al todo o nada.

Pero hete aquí que las circunstancias nos hayan mostrado el momento ciclístico más importante del año a través del canal de vídeos. El azar quiso que un aficionado se postrara en la Collada de la Hoz unos metros más arriba donde Alberto Contador explosionó la carrera. Y pudimos ver de mano de un inexperto cámara un vídeo casero con la carrera hecha mil pedazos.

Cuando nuestros amigos de TVE conectaron, la cosa estaba servida. Un grupo con Alberto Contador delante y arrastrado por Sergio Paulinho mientras por detrás Purito Rodríguez no sabía dónde meterse ante lo que se estaba gestando. La situación de carrera no fue óbice para que el ente demostrara cintura y quisiera conectar con antelación. Todo se jugó a las cuatro y pico de la tarde y vimos el ataque soñado a medias. La parrilla es la parrilla.

Pero lo más triste es que en boletines e informativos posteriores, no hay la imagen que Tim De Waele sí captó, la de Alberto Contador abandonando la disciplina del pelotón mientras Purito, los Katusha y varios Garmin silban mirando para otro lado. En el siglo XXI resulta impensable, bochornoso, no sé qué dirán sus colegas franceses o italianos que hacen de Tour y Giro sus templos de la retransmisión.

Con todo lo podemos decir: el ciclismo épico, de leyenda, también cabe en Youtube. No todo son enfermas pendientes del veinte y pico. Gracias al tal Jorge Teran lo vemos, lo disfrutamos.

 

Fotografia: Tim De Waele