El UAE Emirates no juega a la pedrea

UAE Emirates JoanSeguidor

Se nota un salto en la presión sobre el  UAE Emirates

El otro día reflexionábamos sobre qué hacía el ciclismo por los Emiratos, en medio de la nada, ofreciendo a los ojos del espectador europeo una imagen muy alejada de lo que estamos acostumbrados a apreciar.

Aún y así, y por un comentario que nos llegó, quizá no estuvimos acertados del todo, cosa que puede pasar perfectamente cuando se opina…

Así las cosas, a la apuesta del UAE Tour y unos medios que rompen cualquier presupuesto occidental, se une la del equipo UAE Emirates, que mete miedo sobre el papel, pero también en el terreno.

Cuando el año pasado Matxin pasada revista a la campaña, centrado principalmente en Fabio Aru quedaba patente que había trecho por recorrer.

Ni siquiera dos etapas en el Tour, una de ellas muy significativa, como la de París, justificaban una apuesta que no es pequeña.

El UAE Emirates de 2019 es un equipo que no sólo renueva, y mejora, su aspecto exterior, si no que también ha hecho un esfuerzo no pequeño por mejorar el andamio.

Cuando Fernando Gaviria gana la primera etapa del UAE Tour, lanzado por Alexander Kristoff, ojo el nivel que manejan, Matxin resoplaba aliviado en el coche junto a Neil Stephens, en el volante.

La imagen parecía tomada de todo un Flandes o una llegada del mismo Tour, pero no, era la carrera de casa.

Y en la carrera de casa, una vez coronado ganador, Fernando Gaviria admitía que estaba en su segundo país.

Viviani y Bennett evitarían un segundo triunfo del colombiano en la «carrera de casa»…

Mov_Gore

Un nivel de implicación, de compromiso, que suena a que la máquina de pedir resultados se ha podido poner en marcha.

La inversión no es pequeña y hay urgencias para ir a las grandes citas con los deberes medio hechos.

Y así vemos que el equipo de capital árabe es un equipazo en todas su acepciones.

¿Por qué Suunto?

Muy mejorado respecto al año pasado y con un nivel de exigencia que va para arriba.

La victoria de Gaviria, que ha igualado en triunfos a Nairo con 24 años, fue en una etapa, la primera de la «carrera de casa», pero el éxito de Tadeg Pogacar suena a lotería, a premio gordo que viene sin esperar.

Porque el esloveno de 20 años y carita de adolescente es un ciclista de tiro alto, pero que ganara en el Algarve creo que nadie podía esperarlo, por mucho que el ciclista prometa y mucho.

Pogacar se une a Jakob Philipsen como garante de la nueva guardia que viene por detrás sin la paciencia de ir quemando etapas.

Y además tienen dos prodigiosos rodadores como los Oliveira y la segunda línea colombiana con Sergio Henao y  Juan Sebastián Molano.

Todo con un objetivo sobre todos: que Fabio Aru, un ciclista empequeñecido, vuelva a sonreír.

Y ya tiene 28 añazos.

UAE Emirates, la ciencia y sus objetivos en el ciclismo

UAE Emirates Fabio Aru JoanSeguidor

Mov_Gore

Los refuerzos del UAE Emirates son la respuesta a un año muy gris

Siempre me he preguntado qué hace un equipo como el UAE Emirates en el ciclismo más allá de blanquear lo que ellos consideren que hay que blanquear.

El ciclismo, como el deporte en general, es así, un aplacador de percepciones y juicios de antemano.

Un barniz que todo lo cura.

Igual que en su día, nos preguntamos por Astana, y los objetivos como marca, como podríamos preguntarnos por Bahrain…

Pero más allá de todo eso, hemos leído la entrevista que Marca le hace a Matxin con cierta curiosidad.

Porque donde el director vasco habla de «más ciencia» para, entre otras cosas, recuperar a Fabio Aru, nos surgen mil preguntas.

«Más ciencia» en un deporte que está apresado por los científicos, desde hace no poco tiempo, es complicado, pero en fin…

Sea como fuere si algún equipo ha agitado el mercado ha sido el UAE Emirates

Se han reforzado en todas las líneas salvo en la capitanía.

Matxin confía en recuperar a Fabio Aru, y eso nos parece mucho confiar.

Quizá porque no le queda otra, quizá porque en el fondo lo crea.

Fabio Aru lleva un año largo desaparecido de las primeras plazas, y lo peor es que, como siempre ocurre en estas ocasiones, ya le han llenado el hueco otros nombres.

Fabio Aru explotó joven, pero va camino de los tres años y medio de su última, y única, gran vuelta, y por el camino no ha mediado un podio.

Asaltó el Tour con ciertas garantías el año pasado, y se le hizo largo, cuando su preparación se centró en Francia.

Entiendo el interés del UAE Emirates por conservar y sacar brillo a su inversión, pero apostar a Fabio Aru, ya lo hemos visto, tiene su riesgo.

Pero el ciclismo es rico en vertientes, y más allá de lo que pueda o no hacer Fabio Aru, Fernando Gaviria aterriza para solventar los evidentes problemas que Alexander Kristoff tiene para ganar.

Para ganar como antaño.

Y no es una crítica, es la constatación propia del paso de los años para todos.

Aunque al noruego le cupo el honor de ganar el París. la entrada de Fernando Gaviria es el aviso a navegantes de que aquí va a ser el jefe en las llegadas.

Y le han hecho una corte de colombianos e incluso le han fichado a dos trotones como los Oliveira.

Cruz Stema

Portabicicletas de bola de remolque para 2 bicicletas abatible

Fernando Gaviria ya es presente, porque para lo que ha de venir Matxin señala a Jasper Philipsen.

Cuando habla de él, menta al mismísimo Tom Boonen…

Imagen de FB de Giro d´Italia