Tour 1991: Indurain, aquella tarde, camino de Val Louron

Indurain Val Louron JoanSeguidor

En Val Louron se abrió el ciclo de Indurain, aquello fue el prólogo de algo mítico

Si ayer nos deleitaban con el mundial del 95, el que ganó Olano, el que celebró como si hubiera ganado Indurain, el de Colombia, ahora nos toca viajar cuatro años antes, a Val Louron, año 91, qué tarde aquella…

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Leemos «La Estela de Miguel» para refrescar la memoria de aquella etapa.

Aquel fue un Tour muy extraño, donde la dureza no estaba precisamente repartida: había una etapa en especial que marcaba la agenda, la que iba de Jaca al enclave de Val Louron, un sitio rara vez frecuentado por el Tour, diluido entre colosos y nombres que eclipsan.

Pero aquel día Miguel Indurain pondría Val Louron en el mapa, en la historia.

232 kilómetros, 6000 metros de desnivel y un perfil que dibujamos con los ojos cerrados, un diente de sierra en el que no omitía toda la dureza del lugar.

Entrando a Francia por el emblema de la QH, el Portalet, siguiendo por Aubisque, Tourmalet, Aspin y meta en el citado santuario de Val Louron.

Con la mochila cargada de plomo y desgaste, cincuenta ciclistas afrontan el Tourmalet por el lado de Luz Saint Sauveur en el grupo principal.

Habían unos escapados, Conti, Chozas, Pensec entre otros, pero el primer golpe viene de Greg Lemond, a diez de la cima.

Juega a Hinault, cinco años antes, sabiéndose, en su fuero interno, inferior, ataca, quiere intimidar, pero Chiapucci, que era muy de entrar en el trapo, entró, y luego el resto.

Fuerzas gastadas, el frío americano había machacado cartuchos que serían necesarios.

Arriba, donde se erige el Gigante Octave los días largos de verano, coronan ocho, aunque con sensaciones muy dife.

El testigo mudo e invisible se había pasado de mano a mano en Banesto, Perico no está con los mejores, Indurain vuela.

Lemond, tampoco, ni Luc Leblanc, el líder que salió de Jaca.

Ambos van perdiendo comba según llega la cima, la espada de Damocles está sobre la cabeza de a generación del 60: Perico atrás, Lemond en problemas, Fignon, también.

Es el momento de los chicos del 64: Indurain saca brillo a su entereza en la subida, se va en el descenso, Chiapucci le cazaría en el valle.

Bugno espera instrucciones del coche, no les toma la rueda y se arrepentirá de por vida.

Confluyen los intereses, ahí, en el Vall de Campan, donde la fuente de los ciclistas, Indurain y Chiapucci escriben la historia gorda, el día más celebrado de siempre: faltaban 45 kilómetros para meta, llegarían de uno en uno, de dos en dos.

Casi treinta años después, aquello sigue sabiendo a gloria.

Imagen: RTVE

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

 

#BonjourTour etapa 8

Día de grandes, jornada grande, de esas, insertados en la canícula de julio, que sólo el Tour de Francia nos puede ofrecer. No hace tanto, un cuarto de siglo atrás Miguel Indurain surcó estos parajes en aquella inimitable cabalgada con Claudio Chiapucci para coger un amarillo que no sólo en cinco años. Antes, Bernard Hinault se inmoló en las cuestas de los Pirineos en posesión del maillot jaune y con el Tour a su merced. Fueron jornadas de esas que nos engancharon al ciclismo como el deporte más bello del mundo, de aquellas que, como las del Giro, nos recuerdan que este deporte, aunque se compita sentado, es inigualblemente duro. La pregunta es, como la que se hizo hace un año Jordi Escrihuela ¿habrán tejones, diablos y cía?

Porque si lo que se nos ofrece es un trenecito azul o negro, en homogénea composición cromática y rítmica estampa por las herraduras del lugar, nos estarán pasando gato por liebre. La jornada es 100% Tour, es 100% Pirineos, encadenado dureza por casi 120 kilometros, desde la base del Tourmalet, con cuatro puertos, el mentado «monsieur Tourmalet«, Hourquette d´ Ancizan, Val Louron y Peyresourde, el círculo de la muerte. Lanzar corredores por delante, mover segundos espadas, épica, anticipar golpes,… estrategia en definitiva. Todo eso se debe imponer hoy a la cicatería que a veces prende nuestro ciclismo.

El lugar


Desde Pau no quedan lejos las tierras del Armagnac, la cepa que quitó el sueño de Luis Ocaña y todos sus ahorros. Pau es sin duda una de las ciudades con más historia en el Tour, posiblemente sólo superada por Burdeos y París.

9 de julio de 1905

La segunda edición del Tour, en 1904, había quedado empañada por las irregularidades e intromisiones externas en la carrera. Para evitar tales inferencias la organización toma especiales medias de control que se vienen abajo en la misma salida de París, cuando de repente los corredores se percatan que están corriendo sobre una alfombra de clavos.
Reventones, ruido, incredulidad. El grupo que en un minuto era compacto quedó roto por el azar de los reventones. Algunos no habían ni cubierto cien metros, los auxiliares no daban abasto. Retomada la competición, veinte kilómetros más allá nuevamente clavos en el suelo, en Vitry-le-François. Asqueado Henry Desgrange quiere suspender la carrera en Nancy pero sucumbe a las presiones para que el Tour prosiga su camino.

INFO

Conoce qué es el reto 250-4000