¿Punto de inflexión para el ciclismo en pista?

Año bisiesto, año olímpico. En agosto, el velódromo de Río de Janeiro será uno de los focos de atención en los Juegos Olímpicos, pues el ciclismo en pista es una de esas modalidades que con la cita cada cuatro años emerge como no lo hace durante el ciclo entre juegos. Le pasa, salvando las distancias, un poco como al atletismo, aunque es obvio que lo que ocurre en la elipse no tiene la trascendencia de los grandes del deporte más bonito de unos Juegos, que no es otro que los juegos.

Desde hace unos años, más de una década diría yo, que el ciclismo que emana de los velódromos tiene duende gracias al impulso obvio que se le ha dado desde UK, el país que vivió al margen del ciclismo y las bicicletas, como suena desde siempre, hasta que un día decidieron volcarse en ambos para darle el barniz que los británicos saben darle a todo lo que tocan.

Velon, junto a los organizadores de las Revolution Series, exitosa fórmula de ciclismo en los meses de invierno, trabaja en la creación de una «Champions League» de ciclismo en pista que no sólo pretende aprovechar el innegable atractivo de ese nombre, sino que involucrar los equipos del World Tour en el ciclismo en pista, algo que es imprescindible para que la modalidad crezca.

De esta manera, por un lado se obliga a las escuadras más potentes a extender sus obligaciones a la pista -hasta ocho deberán tomar parte- y por el otro se alarga la temporada de ciclismo de forma más obvia. No es más que aprovechar la inercia que se ha creado entre pista y carretera y llevarla hasta as puertas de la Navidad. Por otro lado, se empuja de nuevo a la gente de la carrera a la pista, después de la injusta reducción del programa olímpico.

Muchas veces nos hemos preguntado por las utilidades de Velon, más allá de ponerle cámaras a las bicis. Esta iniciativa nos parece excelente, por mucho que, en esa guerra de guerrillas que es el ciclismo, sea una forma de los equipos de hacerse valer entre organizadores y la UCI. Puedo imaginar los equipos que se tomarán en serio el reto, y me gustaría que el equipo de bandera en España, el Movistar, acudiera, pero no con Dowsett y sí con producto nacional, que lo hay y muy bueno.

Imagen tomada de www.trackcyclingnews.com

INFO

Con Nacex la bici ya está en tu destino

La historia mira al ciclismo

Papá Noel le ha traído este año al ciclismo un regalo envenenado, un conflicto en toda regla, aunque con el margen para que la sangre no llegue al río. Después de dejar pasar unos días desde los anuncios de ASO y Unipublic sobre el descenso de categoría de sus carreras, sacándolas del World Tour en el año 2017, las lecturas sobre los motivos, las consecuencias y el fondo de la decisión se han multiplicado exponencialmente.

El conflicto más allá de la UCI, de los organizadores franceses, de los propios equipos, lo que revela es que la fragilidad mediática del ciclismo viene dada desde su propia incapacidad de organizarse como seres civilizados, repartiendo muy mal los dudosos beneficios de un deporte que no cobra entrada y apretando a patrocinadores que cada vez se ven más agobiados por facturas que no paran de crecer. Si al final de la cadena quien menos cobra, o a quien se le escatima más el sueldo, es al propio ciclista, es decir, el enano de todo este circo.

La amenaza, que no hecho consumado, de ASO responde al órdago que los equipos, organizados en una cosa que llaman Velon, les lanzaron sobre los derechos televisivos, que es donde tristemente hay el dinero que mueve el ciclismo y digo tristemente porque parece que sea el único renglón donde hay dinero. Como dije hace poco, cualquier mesa de negociación en la que uno de los actores se levante puteado, es una mala mesa y eso es lo que pasa cada vez que los dueños del Tour se sientan con los equipos.

Cierto es que las reformas que quiere la UCI, con el amparo de los equipos, pueden traicionar en parte a la historia de este deporte más que centenario, pero tampoco es de recibo que una parte se lucre mientras la otra parte ve sus derechos menguar. O es que acaso la gente del Tour piensa hacer el Tour sin ciclistas ni equipos. Un poco de sentido común por favor, basar tu cuenta de resultados en el descontento de uno de los pilares del negocio, es pan para hoy y hambre para mañana.

Tinkov, tan explícito él, dijo que se iba porque así es imposible evolucionar, acusó con el dedo a compañeros de travesía, como Vaughters, pero en el fondo, lo que se ve es una desunión tal, que el Tour aprovecha para imponer su ley y qué narices, hace muy bien, aunque el descontento de los equipos no debería pasarlo por alto por bien que le salgan los números.

Porque, aunque parezca que haya desunión, si Velon hace algo más productivo que sacar vídeos y se pone serio en bloque contra ASO, podríamos hasta ver los escenarios que plantea Jorge Quintana, un Tour sin el Tour, pero con los mimbres del Tour, pues tendría garantizada una buena cuota de estrellas que al final son asalariadas de los equipos.

El ciclismo despide 2015 con un buen lío sobre la mesa, hay tiempo de sobras para solucionarlo, pero la imagen es la que es. Desde este mal anillado cuaderno siempre hemos defendido la evolución, sin embargo el ciclismo lleva una mochila pesada a la espalda, un mochila que habla de más de cien años de historia y aunque la novedad siempre es buena, hay que combinarla sabiamente con la tradición.

¿Sobrevivirá el ciclismo a Oleg Tinkov?

Bjarne Riis Featured

Oleg Tinkov vino al mundo un día de Navidad desde un rincón cualquiera de Siberia. Su infancia no fue sencilla pero rápido aprendió. Aprendió a crecer deprisa, a ganarse la vida pronto, a ser lo que es hoy. Pasó por diversos negocios. Trabajos de media jornada en congelados, electrónica,… hasta fue cervecero. Amasó fortuna para llegar al pelotón ciclista profesional con su Tinkoff Credit Systems.

Estos días Road ha sacado un perfil del propietario del equipo Tinkoff-Saxo. Este perfil, añadido a otro de ProCycling de hace un par de meses, nos dibuja las esencias de este personaje cuya cabellera rubia no disimula las formas y manejos de otro magnate metido en el lodo ciclista. Lo recordarán, se llamó Bernard Tapie, era francés y estos días que todos celebran el 60 aniversario de Bernard Hinault más de uno lo tiene fresco en la memoria.

De Tinkov se dicen muchas cosas y algunas no muy buenas. Volviendo sobre su equipo primero, el Tinkoff Credit Systems, pocos olvidan cómo acabó con Tyler Hamilton y Jörg Jaksche. A ambos los fichó a pesar del estigma que pesaba sobre ellos, les conminó a entrenar y a las puertas de un Giro les dijo que no podían tomar la salida porque la UCI si no le crujía y que no era plan. Entonces le pararon los pies.

Hoy las cosas han cambiado mucho. Tinkov es un declarado actor de la llamada “tolerancia cero” contra el dopaje, pero muchos se acuerdan de aquella frase tan suya: “Haced lo que consideréis pero que no os cojan”. Se dice, se barrunta, que esto se lo dijo a sus chicos y entre la audiencia estaban los mentados Hamilton y Jaksche. ¿Ambiguo? Mucho ¿interesadamente ambiguo? También, porque mientras proclama el castigo al dopaje tiene al volante de su equipo a un personaje como Bjarne Riis, conocido por su altanería y dopaje confeso. Un tramposo en toda regla.

Pero las perspectivas de Tinkov, al margen de este peliagudo tema, van más allá. En Road comparan su equipo a los galácticos del Madrid por mucho que el ruso no tenga la galantería de Ancelotti ni la percha de Cristiano. Hablan de galácticos, sí, y reparan en el daño que esto le hace tanto a la base como a los equipos pequeños y las carreras menores. Instigador de un engendro llamado Velon, todo suena a club privado, a chiringuito de grandes estructuras ciclistas conviviendo por encima del bien y el mal, por encima de la propia UCI.

Porque si una cosa ha demostrado Tinkov es que va muy por delante del organismo internacional. Mientras la UCI vacila en cómo maniobrar en el escabroso tema del Astana –sobre quienes Tinkov no ha escatimado ironía-, el ruso habla de hacer rentable “como sea el patrocinio ciclista. “Lo que haga falta para ganar” aduce, el fin justifica los medios, poco más o menos. Algo así como el famoso “haced lo que consideréis, pero que no os cojan”.

Y mientras el ciclismo vive, como antaño, esas dos velocidades, Tinkov sigue haciendo y deshaciendo. Algunos lectores de Road lo comparan a esos magnates que tanto han comprado por el fútbol inglés y no les falta razón, pero es que ahora mismo el deporte del más alto nivel es esto. O eres amateur con todas las letras o vas a la velocidad de la luz, aseguras tu negocio y lo haces rentable –bien sea ciclismo, fórmula 1 o fútbol-. Esto Tinkov lo entiende a la perfección, quienes deberían encauzarle y ponerle límites no tanto.

Imagen tomada de www.bt.dk

INFO 

Conocéis el culote Salopette l1 de Q36.5???

 galeria71842-008 - copia

Hete aquí un comentario de un usuario 

En conclusión: me ha gustado mucho el Salopette… ajusta una barbaridad sin que esto vaya en detrimento de la comodidad. Es más, es comodísimo. No se notan las costuras y según van pasando los kilómetros, la sensación es la de que no pasa nada, que puedes continuar pedaleando sin que tengas sensación de incomodidad. Lo peor del Salopette es que una vez probado no vas a querer ponerte otros

Al final todo se reduce al dinero

Once equipos, más del 60% del World Tour, han creado una iniciativa que se llama Velon. Esta vez el tema no va contra el dopaje ni la limpieza, es más una cuestión empresarial, ya saben gestión de activos y esas cosas. El ciclismo y su gente, muchos años después, se dan cuenta de que estos asuntos son importantes.

Entre los firmantes se encuentran Belkin Pro Cycling, BMC Racing, Garmin-Sharp, Lampre-Merida, Lotto-Belisol, Omega Pharma – Quick-Step, Orica-GreenEDGE, Team Giant-Shimano, Team Sky, Tinkoff-Saxo y Trek Factory Racing. Once dueños del tinglado a partes iguales. Once cabezas pensantes, once gerentes, cada uno de su padre y su madre. En el vértice superior una especie de gerente venido del mundo del fútbol. No está en ese elenco el Movistar Team, tampoco el Astana, a quienes más de uno ve como apestados. Movistar se pronuncia a medias, conflictos de intereses con la televisión aducen. La televisión, ahí parece estar la clave.
El ideario de la propuesta en sí no es nuevo y podría estar sacado de cualquier powerpoint empresarial. Hablan de sostenibilidad, rentabilidad, accesibilidad y la madre del cordero.

Cada concepto que sacan se contradice con sus hechos. Arguyen accesibilidad: es curioso que equipos con megacamiones como el Sky, Omega u Orica -que bien que lo estampó contra un arco del Tour- hablen de facilidades para el aficionado que ni siquiera adivina las estrellas que se esconden de la muchedumbre tras tintados cristales.

Hablan también de espectáculo y vistosidad. Viniendo estas prerrogativas de Lefevere, el mandamás de Omega, o Riis nos sonrojamos. Gente que han hecho del ciclismo una especulación continua, basada en el fichaje a golpe de talonario para esconder el poco talento que lleva el volante. De ese grupo sinceramente sólo Garmin, Orica y Giant están en condiciones de dar lecciones: pocos medios respecto a sus rivales y excelentes resultados.

También aciertan a hablar de la tecnología, ese término que hasta Fernando Alonso dijo la suya nadie mentó. El ciclismo montado sobre una bicicleta, una de las máquinas sobre las que se ha contado la evolución humana, descubre ahora la importancia de la tecnología, algo que plasman en cámaras a bordo, un invento del que no supimos hasta este año. No hablan de virilidad en los contenidos, vídeos originales que vendan ciclismo, que divulguen ciclismo más allá de las típicas hostias que tanto gusta insertar en los Telediarios, no hablan de cómo hacerlo, cómo venderse.

Con todo el invento hecha a rodar desde ya. Esperemos dé resultados, el ciclismo lo necesita, si bien renovar ciertos círculos sería a veces más necesario porque en el fondo creo que estamos asistiendo a un capítulo más de la lucha por el poder de este circo. Nótense la ausencia de equipos franceses, así como el mentado Movistar. Los primeros por su obvia relación con ASO, los otros por el tema de la televisión, es decir, flota el tema de los derechos y la pasta que mueven.

Como dice Luis Román, no se trabaja en hacer más grande el pastel si no en comerse el trozo más gordo. Por cierto, cabrá ver si las sinergias que han alcanzado estas once empresas se trasladan a la carretera, es decir si habrán entendimiento para sacar adelante resultados deportivos. Entonces sí que estaríamos ante una tomadura de pelo supina.

Foto tomada: cycling-news.info

INFO

El GPCC 2015 se presenta el sábado en BIBEBIKE (Bilbao)

El próximo sábado 29 de noviembre a las 13:00 h se presenta en Bilbao el GP Canal de Castilla 2015, marcha cicloturista conocida popularmente como la «Roubaix castellana» y que celebra en el mes julio con un recorrido por las provincias de Valladolid y Palencia.

Y para el acto no se podía contar con un escenario mejor, la Feria Internacional de Ciclismo BIBE BIKE (Bilbao International Bike Exhibition), un gran punto de encuentro para los amantes del deporte de las dos ruedas en el que se espera la presencia de más de 20.000 visitantes.

Será un acto dirigido muy dinámico el speaker de la Vuelta a España, Juan Mari Guajardo  en el que intervendrán los organizadores de la prueba y el Teniente de Alcalde de Medina de Rioseco, David Esteban.

En las pantallas gigantes del Escenario BIBE 2014 podrán verse videos y fotos de la épica edición 2014, marcada por una brutal tormenta, y se desvelarán todos los detalles de los eventos programados para 2015, que como viene siendo habitual, contarán con importantes novedades.

Allí se conocerán los detalles sobre la marcha larga, el GP Canal de Castilla que se celebrará el sábado 18 de julio, así como de los eventos con bicis clásicos (Retro GPCC, reservado a bicis de carretera clásicas y el Encuentro Nacional de Bicis Clásicas GPCC, en la línea del Teed Cycling, que se celebran al día siguiente con centro neurálgico en la bella Medina de Rioseco).