Adiós a un julio sin aroma a Tour

Julio es verano. Es sol. Siempre será calor y Tour

Temperaturas que no bajan, en muchos lugares del país, de los 35 grados.

En el sur quizás más. Puede que ronden, o sobrepasen, los 40.

Seguramente en el norte, qué suerte, estén más fresquitos.

De todas maneras es tiempo de playa. Y de  montaña.

Mes de vacaciones para algunos. 

Muchos más que hace tiempo, cuando la gente se volvía loca por hacerlas en agosto.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Ahora la cosa está más repartida.

Julio es también salidas en bicicleta bajo el sonido inconfundible del canto de la chicharra.

Campos segados de trigo. 

Tiempo de ciclismo pero como dice mi amigo Ibán sin aroma a Tour de Francia.

Mes donde la bici es más reina que nunca, al menos hasta hace unos pocos años.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, ya sea porque muchos, creo que equivocadamente, dan por finalizada su “temporada” redondeando una “buena actuación” en una gran marcha o bien porque con estas temperaturas es difícil encontrar un agujero durante el día para dar una vueltecita con la bici, la verdad es que se ven pocos ciclistas por la carretera. 

Y es que es para poner en duda el título de la famosa película del director Jaime ChávarriLas bicicletas son para el verano. 

Y es que con estas temperaturas, volver a casa, después de un “paseo” en bici, te puede suponer llegar en un estado lamentable, teniendo que soportar, además, las broncas de la familia o de los amigos. 

 -¡Estás loco, salir con estos calores! 

 ¿Y qué le explicas a gente que no entiende nada de este deporte? En fin.

Y del agua en los bidones… ¿qué me decís? A los cinco minutos de la salida ya la tienes bien caliente, acabada de salir directamente del microondas.

Habrá que salir con los dos bidones completamente congelados, aunque no duren mucho. 

Gore 400×100 MArzo2020

 

 A mí particularmente me gusta el calor, no soporto el frío, pero creo que estas temperaturas son demasiado. 

 -¿Estarás contento con este calor, eh? 

-Sí, sí, pero lo encuentro un poquito pasado para mi gusto –les contesto de coña, claro. 

 Esperemos que el mes de julio no se convierta en una larga travesía por el desierto y la actividad ciclista se haga notar, aunque ahora, mientras escribo estas líneas, estoy escuchando la previsión del tiempo y se aproxima la primera ola de calor estival: 

 Las altas temperaturas se registrarán a partir del fin de semana y también a lo largo de la próxima semana en gran parte de la Península. En muchos puntos de España las temperaturas superarán ya los 40 grados. 

  En fin… bicis y verano. 

El buen ciclista aprueba en junio

Junio es el mes en el que todo ciclista está en la cresta

Y la fiesta comenzó. El verano ya está aquí para hacerte feliz. Llénalo de colores y de sueños”.

Esto es lo que nos decía una famosa canción de hace unos pocos años.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Nosotros, por eso, ya sabemos cuál es nuestra “fiesta”, qué es lo que nos hace “felices”, y cuáles son nuestros colores y nuestros sueños ¿verdad?

En efecto, ya estamos en junio.

Hoy tienes la primera salida “importante” del mes.

Toca “etapa reina” con los colegas de tu club, la salida más larga de la temporada, cerca de 200 kilómetros,  sin duda la más exigente del año, con la ascensión al puerto más duro de la zona, un fuera categoría con todas las de la ley.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Son las 7 de la mañana y sales de casa con la bici animado, contento… y bien preparado.

Para eso llevas más de cuatro mil kilómetros de entreno desde enero, para disfrutar de este momento.

Sabes que junio es el mes de las grandes marchas marcadas en rojo en el calendario.

Es… “tu” mes. 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Te bajas tres puntos la cremallera del maillot y es que, a pesar de tan temprana hora, se nota un cierto calor en el ambiente.

El paso por el termómetro de la farmacia de tu calle te lo deja bien claro: 20 ºC.

Conoce la colección de Gobik 

Desde luego hoy va a ser un día caluroso, de los que te gustan, sin pasarse, claro, y se rebasarán los 30 grados con facilidad, si no más.

 

El sonido de las golondrinas, que tanto te gusta también, cantando alegres y revoloteando entre los callejones, evidencia con claridad que el verano ya ha llegado y que te encuentras en tu mejor estado de forma.

Está en la cresta de la ola.

Empieza a hacer tanto calor que, bajando una de las callejuelas, saliendo de tu barrio, agradeces ese primer fresquito de la mañana, que te refresca y despeja la cara, y piensas que realmente el día va a ser de órdago.

Subes ahora por la calle que da acceso, una rampa bastante larga y mantenida, al punto de encuentro con los compañeros, la plaza que es fiel testigo de todas las salidas de tu club.

Lo haces con facilidad, con tres piñones menos de los que usas normalmente, y piensas “¡caramba! ¡Me encuentro fuerte!”.

Alucinas lo “fácil” que vas.

SQR – GORE

 

Miras tus piernas y las encuentras poderosas, morenas y robustas, dos mazas que te hacen sentir como nunca.

Llegas arriba y ya ves mucho “ambiente”, mucho colorido.

Ya están ahí tus “amigos”, esos que te han llevado con el gancho todo este invierno-primavera y en tu fuero interno sólo piensas en una cosa: “¡que se preparen!”.

 

El moreno del ciclista: ¿Nata, fresa o chocolate?

En el moreno del ciclista hay mil historias y mitos…

-¿No te quitas la camiseta?

Ya la tenemos aquí, la temida pregunta de cada año.

Pongámonos en situación.

Gravel Ride SQR – 300×250

Hoy hace calor y tu pareja te ha propuesto pasar el día en la playa, que no la llevas desde el pasado verano, pecador.

Y eso que aún no estáis de vacaciones, ni es plena temporada, pero tu «entorno» ya tiene ganas de tomar el sol.

¿Tomar el sol?

Tú, en tu interior, piensas que ni loco, que ya lo tomas bastante en tus salidas con la bici.

La playa.

Qué bonita la playa, ¿verdad?

Bajo un sol de justicia, porque encima te llevan de 11 de la mañana a 5 de la tarde, cuando más pica, aunque piensas «ya me pondré debajo de la sombrilla».

Pues eso, reconócelo.

Sé sincero.

No te gusta el verano, ¿es así?

Sí, hombre, el calor, el mar, los baños, las playas de arena fina, los helados, el aire acondicionado… con lo bien que tú llevas todo esto, ¿no?

¿He dicho aire acondicionado?

SQR – Cerdanya Cycle

Ya lo sabes, toca pelea en la oficina.

Sí, claro, porque tú no quieres pasar frío, hombre, ya está bien.

Ni en el trabajo, ni en el coche, ni en el cine, ni en los grandes almacenes.

Que no.

Que luego se te pone un dolor en la garganta y ya la hemos liado, y temes por tu próxima salida en bici, porque recuerdas que la última vez que te refriaste en esta época lo pasaste peor que con una gripe en invierno. Por no hablar de las anginas.

Bueno, a lo que íbamos.

-¿Te vas a quitar la camiseta o no?

-No cariño, es que corre una ligera brisa fresca y no me quiero constipar

¡Menuda excusa!

DT-Swiss Junio-Agosto

Esto puede que te sirva el primer día, o el segundo -sobre todo si llueve- pero… ¿luego?

-¡Venga! Deja de hacer el ridículo. ¡Quítate la camiseta!

Lo peor es la puesta en escena, cuando poco a poco te la vas quitando y crees que todo el mundo te está mirando.

Hay incluso unos niños que parece que se están riendo de ti.

No es para menos, porque debajo de la camiseta aparece otra, tatuada en tu piel.

Estás moreno de cara, brazos y piernas, pero tu cuerpo está blanquito como la nata, desde el cuello hasta las rayas de los calcetines (bajos) pasando por el vainilla-fresa que delimita en dos colores tus sufridas extremidades de tonalidad chocolate.

Incluso, si te fijas, en tu cuello están marcadas las tiras de sujeción del casco.

En efecto, es el famoso moreno ciclista

Si es que no tenemos remedio para esto, la verdad.

Eso sí, tenemos que seguir insistiendo en que hay que protegernos, lo máximo posible, y es ahora en primavera cuando nos prometemos a nosotros mismos salir en bici bien embadurnados de crema solar (¡por lo menos factor 50!), pero cuántas veces nos olvidamos por las prisas o porque pensamos que nosotros ya estamos bien curtidos, de tez morena casi todo el año.

Craso error.

Claro que también puede ocurrir que no nos pongamos la cremita porque el día ha amanecido nublado, y luego, con el paso de las horas, pedaleando, vayamos comprobando como el cielo se despeja, quedando azul por completo, sin una sola nube, dejando al descubierto un sol radiante que grabará a fuego sus rayos en nuestras piernas, marcándolas con un inquietante color rosa fresa.

Y será preocupante porque querrá decir que nos hemos quemado.

Y ya no hablemos de los que son blanquitos de piel, sobre todo los cicloturistas extranjeros.

Qué pavor da ver a franceses, alemanes u holandeses salir en bici sin protector solar.

¡Buf! Se ponen rojos como gambas.

El Giro de Italia fue el flechazo de Alberto Contador

Por no decir de aquellos que lo hacen sin camiseta… ¡hala, todo el torso al aire libre!

¡Qué brutos!

Si es que en el fondo serán gente muy inteligente, de países avanzados, por supuesto, pero son unos inconscientes, eso es, y demuestran ser muy poco listos.

Por eso, si veis a alguno de éstos, haciendo el tonto, -y siguiendo la recomendación que ha hecho, por ejemplo, el gobierno danés a los españoles para que avisen de los peligros del sol a sus conciudadanos-, decidles que si no quieren acabar en urgencias, por quemaduras o insolaciones, que se pongan cremita o que busquen directamente la sombra.

¿Cómo?

Muy fácil -que también nos lo podemos aplicar a nosotros, aunque seamos morenitos-, pues intentando hacer recorridos por carreteras muy arboladas.

Una buena alternativa, ¿por qué no?

SQR – GORE

Sí, lo sé, es difícil, lo sé, pero por probar…, o al menos que parte de la excursión discurra por zonas boscosas.

La verdad es que tenemos que buscar soluciones para no sufrir el daño que nos provoca el sol en nuestra piel.

Mejor no hablar de las consecuencias graves que podemos padecer con el paso del tiempo, que ya todos conocemos, pero sobre todo insistir en la vejez prematura que puede sufrir nuestra dermis, por no decir de las manchas que pueden salir en nuestro rostro.

Moreno ciclista JoanSeguidor
FB de Giro d´ Italia

Como no somos de dejar la bici desde la primavera, cuando el sol empieza a apretar, hasta bien entrado el otoño y las playas comiencen a estar desiertas (¿cómo dices, loco?), pues tendremos que buscar soluciones del tipo o salir bien pronto por la mañana y volver antes de las 11, o empezar a pedalear al atardecer, a partir de las 6, cuando ya va bajando el calor y los rayos del sol ya no queman tanto.

Con todo esto, protección solar, gorra bajo el casco, ropa ligera, fresca y de colores claros y bien hidratados, creemos que podremos pasar un buen verano en bicicleta.

Quizás en estas condiciones tampoco podremos evitar pasar algo de vergüenza en la playa cuando nos quitemos la camiseta y de nuevo, como cada año, suframos de este supuesto ridículo el próximo verano, pero al menos, cuando os vayáis, después de estar sometido a la atenta mirada de bañistas chafarderos, y de nuevo os la pongáis -la samarreta-, eso sí, que sea de vuestra marcha favorita, esa gran prueba en la que participáis, de mucho renombre, año sí y año también, que sea bien reconocible, para que os deis la vuelta y luzcáis esos poderosos y musculosos gemelos morenos, y contestéis en silencio, o gritando por qué no, a toda esa gente, lo siguiente:

-¡Soy ciclista! ¿Pasa algo?