EPO y ciclismo no deben ir en el mismo titular

Victor Campenaerts recoerd de la hora JoanSeguidor

Mentar EPO en ciclismo es convocar al diablo

Buscar el titular fácil es algo que todos buscamos, más o menos, casi siempre de forma consciente y con la idea clara de llevarnos un piquito de lecturas.

Admitido esto, lo que nos sorprende es que el protagonista de una noticia sirva el titular tan en bandeja como ha hecho Victor Campenaerts.

 

 

En el cuerpo de la noticia leemos que…

«Después de estas semanas en una cámara que simula altitud me siento muy fuerte porque produces muchos glóbulos rojos, es como si fuera un corredor que toma EPO»

Campenaerts se ha ido hasta los 4700 metros, el umbral de todo, a partir de ahí «tu cuerpo podría empezar a acusarlo»

Con el pelotón confinado, y este 2020 de mierda, está claro que las concentraciones en altura quedaron en el cajón, no hubo forma humana de llevarlas a cabo y la ciencia ha hecho el resto.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Aunque la altitud es algo que todos tiene en la mano, algunos vienen con ella de serie, el caso de los ciclistas colombianos, no creo que echar mano de ella y beneficiarse de lo que implica sea malo, incluso cuando lo tienes que hacer obligado por las circunstancias.

El dopaje como tal debe tener dos patas, la trampa de buscar beneficio y el daño que cause a la salud del individuo

Tener una cámara hipobárica es algo tan extendido que dudo que genere grandes beneficios frente a otros, al final creo que todos pueden ir más o menos como Campenaerts.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

El daño al organismo no es tal, al final se trata de meter al cuerpo a producir glóbulos rojos que lleven oxígeno al músculo, no es exógeno, como si fuera EPO.

Y ahí viene el gran error, dar el titular, meter «EPO y ciclismo» en los buscadores, que vienen servidos de la asociación.

Ya sabemos que parece hilar fino, pero hay asociaciones que si no te vienen de fuera, quizá mejor no ponerlas al pie.

Gore 400×100 MArzo2020

¿Puede ser televisivo el récord de la hora?

Victor Campenaerts recoerd de la hora JoanSeguidor

El récord de la hora de Victor Campenaerts ha carecido del bombo que tuvo el de Brad Wiggins

Me cae bien Victor Campenaerts.

Su estética, la general, no la del récord de la hora que ya tiene en el bolsillo.

Ese bigote que luce, ese pelo del centro de Amberes, cerveza en mano…

Su historia recuente se trenza mucho a la de otro ciclista que nos encanta, y que ahora estará convaleciente, Jonathan Castroviejo.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Su bicicleta se apodaba de hecho «The Fliying Moustache» y ha sido un bólido movido a más de 55 por hora por Victor Campenaerts.

Un éxito deportivo redondo.

Que empezó, curiosamente, en Roubaix, bueno que pasó por Roubaix.

Por su velódromo Jean Stablinsky.

Pirinexus 300×250

 

Antes había estado en Namibia, anunciando que Aguascalientes, a 1800 metros sería el escenario de su intento del récord de la hora.

Un intento y un récord, que no sé cuánto durará pero que recupera la senda que los grandes nombres de los noventa -Boardman, Rominger e Indurain, por este orden- trazaron en su tiempo.

 

Los más de 55 kilómetros que firmó Victor Campenaerts en un velódromo desierto de público los vimos por el canal UCI en YT.

Julien Absalon, la llama sigue muy viva

Una de las transmisiones más bizarras que he visto nunca, no por el tiro de cámara, ni siquiera por el narrador cuyo inglés era muy entendible.

 

La gente tiene tiempo, mucho tiempo para depositar ofensas baratas y sospechas injustas mientras un tipo está sondeando el umbral del dolor a la vista de todos.

Experimentar esos vatios, ese tiempo, en ese velódromo -«rodar a 55 por hora durante 60 minutos para darte cuenta que sigues en el mismo sitio» comentó uno de los pocos que tuvieron gracia-…

Hace todo eso creo que te saca de ti y te pone en órbita.

Contar los minutos hacia atrás, llegado un momento, fue una agonía que quienes tuvimos algo de complicidad con el atleta sentimos como propia.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Victor Campenaerts tuvo el récord de la hora desde un buen inicio en su mano

Cuando cogió la velocidad de crucero, se fue por encima de los 55,1 kilómetros a la hora.

A partir del minuto 38 la progresión se truncó, pero poco.

Amortiguó la caída.

 

Victor Campenaerts está en la historia del récord de hora, cuya suerte rescató Jens Voigt.

Alex Dowsett subió la apuesta y Bradley Wiggins dio la vuelta de tuerca.

Lo hizo en un velódromo,  el olímpico de Londres, a rebosar de gente.

 

De esa tarde recordamos un evento espectacular: en la pelousse estaba hasta Miguel Indurain, siempre muy vinculado a Pinarello, el proveedor que tanto partido le ha sacado al furor brit en ciclismo.

Aquello fue un ejemplo de lo que saben hacer los ingleses alrededor del ciclismo, y total para ver a un tío dar más de 200 vueltas al velódromo.

De aquello, Wiggins sacó hasta un libro.

SQR – GORE

 

¿Qué sacará Victor Campenaerts de su récord de la hora?

Eso nos preguntamos en esa transmisión en YT, con cientos de gente opinando con gratuidad y nadie en la grada.

Es el eterno conflicto entre lo deportivo y mediático, cuando en este mundo si no es lo segundo, lo primero queda casi en anécdota.

Y no menospreciamos el esfuerzo increíble del belga, que además ha reventando el registro de una leyenda del ciclismo.

Pero para la próxima vez,  otra cosa quizá le luzca más.

Y él sería el primer beneficiado.

Imagen: FB de UCI

LDB_Berria 1024×140

Campenaerts vs Castroviejo, el duelo más apretado

Europeo ciclismo seleccion español JoanSeguidor

Pocas veces tenemos la emoción de un pulso como el de Campenaerts vs Castroviejo

En la modalidad casi de culto que es la contrarreloj, Victor Campenaerts y Jonathan Castroviejo nos han dado motivos para creer que la lucha contra un cronómetro es una bellísima aunque injustamente marginada práctica.

La contrarreloj del Europeo no será, lo más seguro, uno de los momentos más recordados a final de año.

Pero no por ello no nos deja un buen sabor de boca.

Glasgow y sus alrededores, idílicos, le han puesto el escenario a uno de los pulsos más interesantes de los últimos años.

Victor Campenaerts y Jonathan Castroviejo eran los dos campeones salientes, y entre ambos ha estado un resultado que ha tenido mil matices.

Tantos como los virajes del tiempo y la lluvia, caprichosa, que remojando el firme no ha impedido que Campenaerts hiciera un rally de conducción perfecta por Glasgow.

Sabedor de que Castroviejo había marcado un tiempazo, dejando lejos a gente como Schachmann o Lampaert, Campenaerts no se amilanó.

Su final de contrarreloj es una de esas cosas que se recomienda no hacer en casa.

Menos de un segundo, se dice pronto, le ha quitado el segundo entorchado a Castroviejo, a quien imaginábamos con el bonito maillot de campeón continental.

Diferente un europeo en agosto por televisión a aquel de Plumelec, hace un par de años, que nadie pudo ver.

Lamentamos que Castroviejo no haya puesto otra muesca a su dominio de la disciplina.

Él que se ha medido a grandes nombres emerge con los años y demuestra que no sólo sabe trabajar para otros, si no que en su beneficio sabe sacar partido a su personalísima postura sobre la bicicleta.

Pero Campenaerts, a quien le sienta el casco como a Cristo dos pistolas, creyó hasta el final, ennobleciendo esta bella disciplina que es correr con la espada del reloj sobre la cabeza.

Menos de un segundo les ha separado, pero flamenco y vizcaíno han honrado con mucho la competición.

Imagen: UEC