Vuelta Algarve: La marcianada de Remco Evenepoel

Remco-Evenepoel-Volta-ao-Algarve-Stage-2-Victory---_Tim-De-Waele---Getty-Images JoanSeguidor

La Volta Algarve que firma de Remco Evenepoel es de manual

 

Cabría revisar libros, por que hasta donde nuestra memoria alcanza lo de Remco Evenepoel en Algarve va camino de perpetuarse en los anales.

La conclusión de la vuelta lusa ha sido con esa corno de cada año en Lagoa, zona estival, preciosa, precipitada sobre el Atlántico que golpe filos verticales sobre los que asoman blancas casas.

La crono de este año podría tener cierto atractivo pues no dejaba de ser una réplica de febrero de lo que veremos en Tokio, dentro de medio año.

 

Una nómina que tenia al campeón del mundo, Rohan Dennis, Geraint Thomas, Stephan Küng y Remco Evenepoel.

Salvo Primoz Roglic y veremos su Tom Dumoulin no se me ocurren muchos más favoritos.

Si no yerro en el pronóstico Filippo Ganna estará pendiente de la pista.

Así las cosas, la crono ha caído en manos de Remco Evenepoel, ahí está.

Y esto no es cualquier cosa, no es San Juan, donde cimentó su triunfo en la crono, ni la victoria en el europeo, ni siquiera la crono del mundial.

Esto era jugarse los cuartos con el amarillo en ristre, acoplado a esa pequeña espalda que mueve como un diapasón hacia los límites que él quiera dibujarse.

Remco Evenepoel firma victorias contra el reloj a los veinte años, las hace de líder, gestiona el talento, su talento, pero también la presión.

Viene con los deberes hechos.

 

Dos vueltas, dos triunfos, decían que la temporada empieza con París-Niza, con la antigua Het Volk, pero quienes sigan pensado así se han perdido un triunfo total, redondo, entre otras cosas, el firmado por Remco Evenepoel en Algarve.

Una victoria que empezó en alto, ganando a lo Purito, atacando en las vallas delante de killers en la materia como Dan Martin, que no será eterno pero impone, y Max Schachmann, un especialista en la modalidad.

La llegada es tremenda, el arranque, como mantiene el hueco y el golpe final, cuando veía que el alemán le adelantaba.

En Malhao, el registro fue austero, gestión de esfuerzos, de días concatenados delante.

No entró al trapo, se quedó en segunda línea, no le dio el aire en toda la subida, ¿qué digo? en toda la jornada.

Manual de estilo perfecto, esto exhibe Remco Evenepoel, veinte añitos, tiernos, no hace ni un mes que los cumplió y anda así.

Da miedo.

Imagen: ©Tim De Waele / Getty Images

La buena salud de la Volta ao Algarve

Volta ao Algarve JoanSeguidor

La Volta ao Algarve se consolida en la temporada de grandes ciclistas

La Volta ao Algarve crece año tras año, siendo fiel a sí misma en lo que respecta a vender  lo bonito de sus paisajes, a través de las fotos y imágenes televisivas.

Hablamos de una carrera que nació en 1960 con el primer ganador: José Manuel Marques, del Águias de Alpiarça.

Desde entonces encierra en su palmarés muchos nombres de héroes lusos, que hicieron de la “Algarvia”, la gran carrera de sus vidas.

Uno de ellos tiene el record luso de victorias: Belmiro Silva con tres maillots amarillos, dos por el FC Porto (1977/1981) y uno por el Ovarense (1984).

La Volta ao Algarve vende lo mejor de una región bellísima

Volta ao Algarve 2018 – Stage 3 Highlights

Publicada por Volta ao Algarve en Viernes, 16 de febrero de 2018

Sin embargo, la edición de 2007 significó un cambio drástico en la  historia de la carrera, con el italiano Alessandro Petacchi al frente.

Desde ese año, no ha vuelto a ganar un portugués en el Algarve, aunque hayan estado cerca Tiago Machado y Rui Costa.

Al italiano se siguieron en la victoria del maillot amarillo los tiburones del WorldTour: Stijn Devolder, Alberto Contador, Tony Martin, Richie Porte, Michal Kwiatkowski, Geraint Thomas y Primoz Roglic.

La aparición de las armadas WorldTour ayudaron al crecimiento de la carrera

El Algarve es una región profundamente marcada por el turismo a lo largo de todo el año, además de tener un gran número de emigrantes.

Por eso la carrera es tan importante, porque la miran  multitud de personas en todo el mundo, pero también residentes que ven pasar los camiones de los grandes equipos de sus países.

Además de la presencia de las estrellas del ciclismo mundial, que este año tuve un record de 13 equipos WorldTour, el crecimiento de la Volta ao Algarve puede igualmente vincularse a la unión entre la nueva organización de la carrera, desde 2015, con la Federación Portuguesa de Ciclismo, y la entidad Turismo del Algarve.

Una unión que trajo de nuevo la retransmisión televisiva.

A través de Eurosport y TVI24, en 2018 la carrera ha llegado a más de 100 países de los cinco continentes.

La importancia de la televisión se refleja en una región que ve su porcentaje de turismo crecer a cada año, un dato extremamente importante para la economía de Algarve y del país.

Pero el Algarve no es solamente paisaje, sino una región fuertemente marcada por el turismo de la bicicleta, incluso con la construcción de innumerables ciclovias por todas sus localidades, en consecuencia del aumento del número de ciclistas y cicloturistas.

Algarve demuestra a importancia de unir lo turístico al ciclismo

Y el viaje que la Volta ao Algarve ofrece es sencillamente inolvidable… los paisajes de los acantilados escarpados que se encuentran en las bellas playas envueltas en el clima mediterráneo y en los sabores y olores de su rica gastronomía, desde las bandejas de marisco y pescado a los dulces tradicionales, como los Dom Rodrigos.

Por toda la región de Algarve descubrimos pedazos de historia, desde el Imperio Romano hasta la Reconquista por el Rey D. Afonso III.

Ese viaje llévanos de Albufera a Lagos, pasando por Sagres y su fortaleza construida en el tiempo del Infante D. Henrique, cuando los navegadores portugueses descubrían nuevos mundos.

Ahora son los ciclistas quienes salen hacia la conquista de las montañas, como el alto de Fóia, el punto más alto de Algarve. Ahí se encuentra la riqueza de la Sierra de Monchique y sus conocidas y vigorizantes aguas termales.

Tweet sobre Volta ao Algarve JoanSeguidor

En la contrarreloj de Lagoa hemos podido disfrutar de la Playa del Carvoeiro como telón de fondo, en un pueblo dibujado de blanco por las casas plantadas en la cumbre de esos acantilados tan desgastados por las olas del mar.

Pero vamos un poco más lejos, haciendo una corta visita al Alentejo y más precisamente a Almodôvar, donde los caminos se cruzan de nuevo con Algarve para volver a Tavira, tierra del histórico club de ciclismo de Tavira.

Y para terminar en grande, salimos de las playas de Faro rumbo al final apoteósico en el alto do Malhão, lo cual surge entre el paisaje de cortar la respiración de la Sierra do Caldeirão, en Loulé.

Carreras como la Volta ao Algarve muestran lo que ya sabemos hace tiempo. El ciclismo es mucho más que bicicletas. Es la comunión entre deporte, patrimonio y naturaleza.

Y sí, se puede hacer de ese deporte un vehículo de divulgación turística de un país.

Por Helena Dias

Imagen tomada de FB de Volta ao Algarve- Joao Fonseca