La Volta 100 será la mejor de la historia

Volta 100 JoanSeguidor

No sé cuánto queda para la Volta 100, pero contamos los minutos

En unos días sería la Volta, la Volta 100, el centenario de ediciones, que no de edad, eso fue en 2011.

Dicen que la Volta es patrimonio inmaterial de Catalunya, lo es, como el «pan tomàquet», como la sardana, como los castellers,…

La Volta es un hilo histórico de este lugar.

Nació hace 109 años.

Tiempos convulsos aquellos, prolegómenos de la Gran Guerra, nada menos.

Durante esa primera guerra mundial creció y asemejó sus primeras formas, luego vivió sobre la dictadura de Primo de Rivera, transitó por la República y sólo padeció un paréntesis en la Guerra Civil.

Tras ésta se denominó Vuelta a Cataluña, tuvo el leal soporte de Pirelli, su gran premio muchas veces.

Tiempos de grisáceas instantáneas, desgastadas fotos de bordes rotos y grietas galopantes.

Hollada siete veces por Mariano Cañardo, su mejor ciclista de siempre, le sucedieron los más grandes de la historia.

Los tiempos modernos no han sido fáciles para el grupo coordinado por Rubén Peris.
La crisis llegó hace más de diez años, pero las vacas flacas habían aterrizado en ella desde antes.
La misma serpiente invisible que nos ha dejado sin Escalada a Montjuïc ni Setmana Catalana, amenazó con morder la decana.
Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100
Mi prehistoria con la Volta arranca de finales de los ochenta.
Cada mes de septiembre la carrera de Sants venía a la puerta de mi casa de siempre a visitarnos con los grandes del momento exhibiendo ese compromiso que ahora ahuyentan los mejores, al menos algunos.
Por los  “chapados” puestos del mercado de Sants aquel repelente mozalbete reconocía sus ídolos.
Aquel Perico enfundado en PDM, a puertas de hacerse grande en el Tour.
Ese Sean Kelly, recuerdo líder, encofrado en  este maillot blanquiverde como recuerdo a la bandera andaluza que giñó su creador, Miguel Arteman, de origen en el sur de España.
Los dos Systeme U eran Charly Mottet y sí, el «megaodiado» Laurent Fignon.
Qué nombres, qué época, qué gente.
Son las estrellas de entonces, las primeras, como aquella pasión rara vez volvimos a sentir una igual.
A la sombra del monumento del ciclista erguido por esas fechas en el corazón de Sants, en la plaza que ahora se dedica al “Avi Torres”, uno de los legendarios de la carrera, le pedí uno de mis primeros autógrafos a un risueño Peio Ruiz Cabestany quien encajaba con filosofía chanzas de mi padre.
Con la Volta me hice grande.
Ese Lale Cubino que ganó como campeón de España la carrera en Port del Compte, un lugar frecuentado en los noventa.
Sí, Miguel Indurain, de quien guardo una magnífica instantánea cerca de la Alcaldía modernista de  Creu Coberta, lugar que también se situaba en el mapa usual de la carrera.
Momentos en los que conocí a José Manuel Oliván en Plaza Catalunya, mis primeros pinitos con el amigo Capdevila del Sport en la Ciudadela.
Incluso la seguí algún año encajado en la organización generado un increíble álbum de fotos que algún día prometo traer aquí con Boardman, Escartín, Perico, Casero, Chiapucci,…
Fue la Volta del 97.
En la Volta nací para este mundo, crecí y le debo parte e de lo que soy.
Siempre me quedará a fuego su biblioteca y su mentor, mi amigo de siempre Ferran Bellfort.
Con ella debuté en Ciclismo a Fondo cubriendo el triunfo del Chava,  con ella vimos las victorias de Heras, de Beloki, de Popovich y otras, para el Meta.
No sé cuánto queda para la Volta 100, pero seguro que el momento excepcional nos dará la edición más deseada de la historia…
Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Catalunya descubrió que tiene la Volta

Volta a Catalunya Thomas De Gendt JoanSeguidor

La Volta Catalunya necesitó 100 ediciones para tener un poco de protagonismo

 

La presentación de la Volta Catalunya es un ritual que acostumbramos a cumplir desde hace más de veinte años, y que dure. 

Una tarde de amigos, conocidos y gente variada que se reúne para descubrir un recorrido ya conocido y otros entresijos de una carrera más que centenaria.

Hojear el libro de la Volta Catalunya es nadar por las páginas de la historia, con un palmarés tan extenso y rico que pocas le podrían hacer sombra, una cantidad de historias que llenarían una obra enciclopédica y una suma de personas que en hoy, antes, y hace mucho se dejaron parte de sus mejores años en que esto tirara adelante.

Cabe decir que la carrera, desde que ASO metiera la patita es otra cosa: una presentación a full, mejor cobertura televisiva, mejorar lo de hace cinco o seis años no era complicado,… más medios en definitiva.

La próxima edición de la Volta a Catalunya es la 100. 

Como en 2011, año que este mal anillado cuaderno escribió su primera página, la carrera ha preparado cosas especiales para tan magna ocasión.

Se hará un libro, un documental y otros testimonios que seguro harán justicia a un patrimonio, por que es eso, de Catalunya en particular, y el ciclismo universal en general.

 

El entusiasmo de la gente, los presentadores, el ambiente pero sobre todo el de los parlamentos daba la impresión que algunos no se hayan dado cuenta que la Volta Catalunya ha estado siempre ahí, cien ediciones y 109 años, contando, narrando y mostrando lo mejor, con grandes nombres, grandes lugares.

La Volta a Catalunya ha puesto sitios en el mapa, ha entrado en rincones recónditos, ha hecho territorio, ha hecho por Catalunya, mucho más que otros actores que se llevan fama, gloria y titulares.

Pero ya sabemos, el ciclismo es el hermano pobre de la familia.

En pocos días se abren las inscripciones de la Girona Gravel Ride 

Al menos en la presentación de esta edición 100 tuvimos el consuelo de ver que algunos han apreciado que tienen un tesoro legendario, en vida, operativo y con visos de seguir haciendo camino.

Una sociedad, como tantas otras, alienada por el fútbol, y en especial su Barça, que de repente ve que hay vida más allá, en este caso hay una Volta, un cita apreciada por medio mundo y que también ha vendido la marca y excelencia de Catalunya.

SQR – GORE

 

El otro día nos felicitábamos por la entrada de Moritz en la parrilla de patrocinadores de la carrera, una entrada que es la de una empresa catalana en la carrera de la tierra.

No hace mucho la Volta tuvo que ser, literalmente rescatada por las arcas públicas.

Fueron años no muy lejanos.

Cabe la satisfacción de ver una empresa catalana de nuevo en la Volta, como ese reencuentro del que hablamos.

La Volta 100 ya ha activado la cuenta atrás y ha diseñado el circuito que las circunstancias, y compromisos, le permiten hacer.

Al menos recuperan la crono, veinte kilómetros por Banyoles, esperando que no venga un bestia tipo Roglic y lo sentencie todo a cinco días del final.

Si la Volta a Catalunya ha tenido que llegar a las cien ediciones para tener su minuto de gloria, ya nos va bien, por que en el fondo la gente del ciclismo hemos aprendido a conformarnos con poco.

 

Mofarse de la caída de un ciclista no merece ni calificativo

Domingo Gonçalves Volta joanSeguidor

Ver una caída como la de Domingo Gonçalves y quedarse tal cual es de…

Fue de casualidad, como otras muchas cosas, que nos enteramos del aficionado que graba la caída de Domingo Gonçalves en la Volta a Catalunya.

Visto ahora, cuatro días después, vista la reacción del mismo aficionado, que sólo se arrepiente de habérselo pasado a sus amigos, vaya amigos tiene, añadiríamos, sólo puedo decir que en la vida hay gente para todo.

LDB_Berria 1024×140

 

Nos proponemos no  insultar a esta persona.

Ni siquiera tras ver el desastre de la jornada final en BCN con esa caída y los riesgos que un pro asume en esos descensos.

Es complicado, pero esto no va de ciclismo, ni de deporte, va de humanidad, porque cuando vemos a Gonçalves en el suelo, gimiendo de esa manera, ido completamente, hay que ser un desalmado para no desdecirse de todo lo anterior.

Idem viendo a Bardet, a Soler y cía.

Por cierto qué hermoso homenaje de Yates, López, Bernal y cia a los compañeros caídos.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

En la vida hay valores que exceden cualquier cosa, el ciclismo y la pasión que nos transmite lo primero.

A veces las redes sociales son incendiarias con quien no lo merece, a este personaje el retrato que le hace su vídeo, lo que dice, cómo lo dice, es suficiente para definirle.

Y no contento con ello su reacción, que por cierto ha situado la Volta en las noticias de Antena 3, como no lo hubiera logrado por lo deportivo.

Pirinexus 300×250

 

 

Espero que Domingo Gonçalves se esté recuperado y podamos verle pronto en la carretera que es su sitio.

Que el parte de la caída de BCN sea lo mejor posible, aunque con esas imágenes nos tenemos lo peor para alguno.

Esta gente que va tan en el filo es milagroso que no pasen más cosas.

Estos días de clásicas flamencas ya hemos tenido varios golpes, incluso mortales, y no muy lejanos.

 

Si este espectador, al que no le gusta el ciclismo, pero que lo graba, porque debe pensar que es pintoresco, supiera de las calamidades de estos profesionales que sacan adelante su oficio en base a milagros, como los de no pegarse un tortazo en cada viraje o ser atropellados en cualquier cruce, quizá lo miraría de otra manera.

No es necesario que te guste el ciclismo para mostrar humanidad en una escena tal.

Como cuando ves una tibia partida en un partido de fútbol.

En fin.

 

Nos queda el consuelo que esto no siempre es así.

Los que hayáis visto la carrera en De Panne recordaréis una caída multitudinaria no muy lejos de meta.

SQR – GORE

 

La reacción de Michael Hepburn es digna de figurar en estas líneas, cargadas de mal rollo.

El australiano se levanta del suelo y ayuda a un corredor del Israel Academy.

Así es la primera gravel de la Sea Otter, apta para todos los públicos

Los nervios que suceden una gran caída, cuando el pelotón va a mil por hora, nadie piensa en nadie y el gesto del australiano, el primer líder de la Tirreno, tiene toda la humanidad que le falta al personaje de a Volta.

Cambrils Square Agosto

 

Y es que como veis, las caídas, como la risa, van por barrios, pero, repito, no estremecerse ante lo que se juega esta gente, es no tener corazón.

Por muy poco o nada que te guste el ciclismo.

Imagen tomada del FB de Team Caja Rural

Y Valverde nos devolvió el ciclismo

Hace unos meses nuestro amigo Jordi Escrihuela nos habla de la zona del Mont Caró, un rincón, una esquina en el mapa de Catalunya. Un sitio bello, agreste y rocoso, asomado al Mediterráneo, contrafuerte de los Ports y el Maestrazgo, más al sur. Un sitio, curiosamente, poco frecuentado por el ciclismo.

Hoy la Volta ha vuelto al sitio en el que Lucho dio cuenta de Perico con la bendición del Indurain de la primera época, el que venía de ganar el Tour para hacerse con su segunda Volta. Aquel día vimos ciclismo de quilates, dos monstruos por las culebras del Caró, una etapa de esas que trascienden.

Yo creo que en el futuro, cuando nos acordemos de Lo Port, la cota mil del Caró, lo haremos de otro día de retina y recuerdo, y lo haremos gracias a dos tipos que van de azul. Por un lado Marc Soler, que si somos rigurosos no era azul hoy, era blanco, vestía de blanco, como el libro cuyas páginas está empezando a escribir, a golpe de talento y humildad, con un trabajo excelso, siendo el gregario que queda con su líder cuando sólo aguantan otros capos, siendo el tipo que pone el peligro la integridad de un triple ganador del Tour como Froome y que le recuerda a Adam Yates: “Eh, que yo te gané un Tour del Porvenir”.

Soler lleva tiempo avisando, el Avenir fue el estilete, pero eso cabía corroborarlo. Crece tranquilo, a fuego lento, volviendo al viejo guión de chez Unzue, rompiendo la regla que impuso Nairo. Que un chaval de Vilanova brille así, a tal nivel, nos emociona.

Soler es futuro, aunque también parte del presente y éste lo comparte con Alejandro Valverde, “don” Alejandro Valverde. Qué ciclista. Gracias Alejandro, gracias por devolver al ciclismo a los titulares, por llenarlo de contenido y simbología, por pasar de puntillas por el bochorno de la crono por equipos de Banyoles, por mirar adelante, por hablar en la carretera y hacerte más grande de lo que eres.

A la fiesta contribuyeron dos más, dos nombres que son el perro y el gato. Alberto Contador, que nunca se retira el dorsal sin haberlo intentado y Chris Froome, que no entiende inscribirse en una carrera sin hacer honor a su caché. Eso sí, hoy Valverde los ha retratado.

Queríamos recuperar el ciclismo y éste entró por la pantalla, en plan torrente, con el mejor cartel posible, entre grandes nombres, en un lugar indómito que premió la valentía y compensó el tétrico espectáculo que hemos presenciado esta semana. Porque la carrera y sobre todo la carretera han puesto un ciclista gris como Tejay Van Garderen donde merece, lejos de los mejores. Ahora que mire y estudie los cinco que tiene por delante en la pantalla, quizá hasta tenga algo donde agarrarse.

INFO

La cadena siempre perfectamente lubricada

Los colores de la Volta

En la historia de la Volta a Catatalunya, Miguel Armteman sería algo así como el kilómetro cero. Nacido en el siglo XIX, fue periodista, dirigente y deportista del motor, aunque también practicó ciclismo. Fue parte de los inicios del otrora gran diario polideportivo “El Mundo Deportivo”. En 1910 empezó a esbozar un sueño, una vuelta ciclista por Catalunya, a imagen de la Volta a Tarragona y lo hizo realidad un día de reyes, en 1911, con tres etapas y Sebastià Masdeu como ganador.

Siempre había tenido a Miguel Arteman como un sevillano que hizo fortuna en Catalunya hasta que el otro día, nuestro amigo Bernat, el editor de Cultura Ciclista, me corrigió con varios datos esa impresión. Arteman era catalán, como en alguna ocasión se refirió a él Narciso Masferrer en Vida Moderna e incluso en su nota necrológica del ABC.

Arteman sin embargo era sevillano de espíritu. En 1912 se fue a la capital andaluza y años después, en 1925, fue el impulsor de la primera edición de la Vuelta a Andalucía. Dicen que los colores de la Volta, los que viste el líder, que son también los del Sans, la entidad que la gente que hemos vivido en el barrio, hemos visto en multitud de lugares y entornos, son el blanco con las franjas verdes por la querencia de Arteman por Andalucía.

La Volta que empieza en Calella es una flecha hacia las cien ediciones. No será una carrera más, pues se puede estar marcando un punto de inflexión en la prueba. Dicen, se publica, que ASO es posible que esté detrás de una carrera que ha pasado por evidentes apuros estos años. El indicio es Carrefour, que devuelve una entidad privada al maillot de líder, ese que homenajea las tierras más meridionales de la península. Yo no sé si ASO, el Tour en esencia entrará finalmente o no en la Volta, no obstante hay otro indicio, y es que la comercializadora de la carrera, RPM, es socio de referencia para la empresa gala en organizaciones como la Maratón de Barcelona. El puzle empieza a cuadrar.

Dicho todo esto, y con la misma información que ya hemos leído, sólo espero que si es cierto, la Volta no sucumba a la globalización de los franceses que por poner un ejemplo todo lo visten de amarillo, como el color del oro que tanto les inspira. El maillot de la Volta es precioso, el blanquiverde nos gusta y marca a fuego el carácter de la carrera y sus mentores. Blanquiverdes han corrido Anquetil, Gimondi, Merckx, Indurain, Jalabert,… su singularidad es su mejor valor y esperemos que a diferencia de la París-Niza perdió su blanco, por el homogéneo amarillo, la Volta siga siendo blanca a rayas verdes y cruce las cien ediciones de ese color, pues será el mejor testimonio de que la carrera más antigua del World Tour, tras Giro y Tour, sigue orgullosa adelante.

Imagen tomada de Volta a Catalunya

INFO

Llévate un viaje por las Cataratas del Niágara

#RadioVuelta – Semana 12

#Trend El deporte más bello del mundo 

Rara vez, ni siquiera en la considerada temporada alta, como el Tour de  Francia, el ciclismo arroja tantas noticias y tan trepidantes como las de la semana que dejamos atrás. En la Volta a Catalunya, la caótica jornada inicial electrizó la carrera de los favoritos que tuvieron que dar un poco cada día para remontar la situación. Richie Porte se refuerza para el Giro -ojo que una cosa son Niza y Volta y otra todo un Giro- y Alejandro Valverde parece que gana casi sin querer. En el tríptico flamenco vimos un in crescendo. En A Través de Flandes los Topsport sacaron petróleo frente a los World Tour con doblete encabezado por Jelle Wallays. A los dos días, Geraint Thomas ganó a dos cocos (Stybar & Sagan) en Harelbeke y otros dos después, la guerra total se instaló entre Gante y Wevelgem en una de las mejores clásicas de los últimos años. Llegaron poco más de treinta ciclistas, casi de uno en uno, dando imágenes que seguro se guardaran en los anales. En río obviamente no puede sorprender la victoria del maestro Luca Paolini. Mención especial para Jurgen Roelandts y su raro equilibro cuando el viento se obsesionaba en tirarle. Mientras en Francia, en el devaluado Criterium Internacional, el duelo Peraud vs Pinot fue para el primero, pero la emoción de la subida a L´ Ospedale no fue poca y eso que el listón vino alto de Flandes.

#Click La guerra flamenca

Cuando hablamos de Flandes obviamente se sugieren no pocos pasajes bélicos. Por suerte la guerra de este último domingo de marzo no contó las desgracias de antaño y se dirimió sobre bicicletas, cuando estar sobre ellas fue posible. A la alienación de los elementos se unió un grupo de valientes que nos dieron un espectáculo antológico donde el dolor de quien pedaleaba al otro lado de la pantalla era tan explícito, que incluso sentados al calor del hogar, el alma se arrugaba sólo con verles. 

#Profile Geraint Thomas encuentra el mapa del tesoro

Hacía tiempo que discurríamos por este mal anillado cuaderno con la sensación de que el ciclismo le debía una, bien gorda, a un ciclista galés, del Team Sky, resuelto y generoso, llamado Geraint Thomas. Tras varios tiros al palo, o rozando el poste, Thomas resolvió a lo grande en Harelbeke y estuvo cerca de repetir en Wevelgem, donde la torpeza de los Etixx jugó también en su contra. La semana de Thomas viene tras ser el mejor ciclista en el conjunto de San Remo y estar delante en París-Niza. Con todo, y ante la variedad de estrellas del equipo inglés, no es de extrañar que el futuro de Geraint parezca fuera del Team Sky si quiere asegurarse los galones que se ha ganado.

#Clipping

Semana negra en Tinkoff. La caída de Matti Breschel que ilustra este post, en medio de marabunta, es el vivo ejemplo de la malísima semana que se ha padecido en uno de los mejores equipos del pelotón. Alberto Contador salió magullado de la Volta y Peter Sagan parece lejos de su mejor momento, a pesar de que no se le puede negar que le ponga ganas. La salida de Bjarne Riis ha sido el colofón a una situación que habla de un equipo cuyo timón no se sabe bien qué rumbo toma.

El juicio al Etixx. Dice Patrick Lefevere, el mandamás del Etixx-Quick Step, que los juicios sobre las actuaciones del equipo deben hacerse el 13 de abril, es decir el día después de Roubaix, pero la primavera vivida hasta el momento habla de un equipo que con o sin Tom Boonen no resuelve como su ramillete de figuras presupone. Al final situaciones como las de Michal Kwaitkowski en A Través de Flandes no son más que el ejemplo de que a este equipo se le ha perdido totalmente el respeto.

Problemas familiares para Chris Froome. La Volta protagonizada por Chris Froome no ha sido la mejor. En otros tiempos se diría que queda mucho para el Tour, pero a nadie se le puede escapar que estos últimos años la suerte que ha marcado los grandes nombres durante la temporada es la misma que se han encontrado en el Tour, y en esta línea Froome no está en sintonía con lo esperado.

 #Hashtags by @LiveCiclismo

Imagen tomada de Facebook de Tinkoff-Saxo

Catalanes que fueron profetas en su Volta

No hace muchos días un fiel lector que se identifica plenamente con los escritos aparecidos en el informativo conocido bajo la titularidad de Joan Seguidor tuvo la deferencia de comunicarnos la motivación que sentía de un tiempo a esta parte por saber qué ciclistas catalanes que se han adjudicado la Volta hasta la fecha presente y que figuran en el libro de oro, que acumula un extenso y valioso historial.

Se han celebrado nada menos 94 ediciones, una cifra que en su justa medida constituye un elogio a favor de los diversos organizadores de esta veterana prueba que han tratado a toda costa de mantenerla dentro del calendario internacional, a pesar de las enormes dificultades económicas que cada año los dirigentes deben lidiar o solventar en el transcurso de las últimas temporadas ruteras. Nos congratulamos plenamente ante los esfuerzos que vienen realizando sus responsables, al mantener en liza a toda costa la citada competición por etapas.

De manera sucinta, pues, pasamos a responder escuetamente a la pregunta formulada por este entusiasta de la bicicleta, y más tomando en consideración que la Volta de este año está cercana a su puesta en marcha. La citada competición catalana tiene lugar estos días, por espacio de una semana, del día 23 al 29 del presente mes de marzo.

Queremos corresponder a este seguidor del ámbito de la bicicleta que siente indudable predilección por esta competición que ha reunido y reúne tanta atractiva historia. Vamos a divulgar la relación solicitada, especificando los  nombres y apellidos de los vencedores catalanes, y a su vez indicando el año correspondiente del evento. Complementamos una nota aclaratoria en torno a los dos ciclistas que hemos adicionado, catalanes de adopción, indicados en la presente  relación.

Ganadores catalanes de la Volta 

Sebastián Masdeu  en 1911

José Magdalena en 1912

Juan Martí en 1913

Mucio Miquel  en 1924-1925

Mariano Cañardo (·) en 1928-1929-1930-1932-1935-1936-1939

Miguel Casas  en 1944

Miguel Poblet  en 1952-1960

Aniceto Utset en 1956

José Recio (··) en 1983

Joaquim Rodríguez en 2010-2014

(·) Mariano Cañardo: Nacido en Olite (Navarra), el 5 de febrero de 1906. Aunque navarro, se trasladó pronto a Catalunya. Los entusiastas aficionados al ciclismo inmediatamente le convirtieron en uno de sus ídolos preferidos. Posteriormente, como nota complementaria, Cañardo, una vez retirado del deporte activo, asumió la presidencia de la Federación Catalana de Ciclismo (del año 1969 al 1974).

(··) José Recio: Nacido en Fernán Núñez (Córdoba), el 24 de diciembre de 1957. A edad temprana se afincó en la ciudad de Barcelona, adoptando la condición de catalán.

Por  Gerardo  Fuster

INFO

1

Prueba estos días Nacex y su servicio para llevar tu bicicleta everywhere… ni colas, ni cargados con equipajes…