La curiosa defensa de Jakob Fuglsang

Jakob Fuglsang

Andalucía se ha convertido en tierra de reconquista para Jakob Fuglsang

La Vuelta a Andalucía que posiblemente se lleve Jakob Fuglsang por segundo año consecutivo, cae en manos de un ciclista que hace muy poco estaba en el ojo del huracán.

Leía hace poco: Jakob Fuglsang responde con sus piernas.

Andalucía no atrae el nivel de prensa ni presión que otras carreras, esto es un balneario, del que se acordará cuando le acorralen en media Europa con preguntas incómodas.

Responde mientras a todos aquellos que le ponen en duda, en cuestión, ahora que ralla tan alto, con esa temporada que firmó el año pasado y lo que sigue amasando.

 

No cae en saco roto lo que Fuglsang ha hecho esta semana en Andalucía, la llegada a Grazalema, preciosa, batiendo a Mikel Landa, con ataque de lejos.

El control que ha mediado en el resto de jornadas y la etapa de Granada, una metáfora como Jakob Fuglsang se enfrenta a los problemas y detractores,

Dando la cara, tomando el mando, asumiendo riesgos. 

Cruz: todos los portabicicletas

No son pocos los días que el danés de Astana está ahí, viene del ciclismo de Contador y los Schleck, hay que irse diez años allá, y sigue ahí, al corriente de pago.

El camino de minas que le puso a los rivales no fue sólo para ellos, también para su compañero Ion Izagirre, en uno de esos capítulos de morbo que nos gusta despachar cuando vemos a dos del mismo equipo disputándose el trono a la vista de todos.

 

Es muy posible que la Vuelta a Andalucía siga siendo celeste, por Jakob Fuglsang, el corredor que mientras el mundo le cuestiona, sigue haciendo y amasando, de cara, además, a una primavera que viene de dominar no hace tanto, el año pasado mismo.

Imagen: FB Vuelta Ciclista Andalucía 

(*) Permitidnos disculparnos por la irregularidad que ha alcanzado este mal anillado cuaderno en los últimos días, estamos, podríamos decir, de mudanza para tener una plataforma a full en unos días. Stay tuned 😉

A pesar de su positivo, Chris Froome no ha matado a nadie

Chris Froome JoanSeguidor

Siguen las cuestiones sobre la “normalidad” de Chris Froome

Si en el futuro, no sé si lejano o no, Chris Froome sale indemne del limbo actual, culmina su carrera deportiva y pasa revista a lo sucedido, podría relatar mil y una situaciones que este deporte, siempre en el filo, le ha deparado.

Así las cosas, la Vuelta a Andalucía que ha finalizado ha sido otra piedra en el camino de Chris Froome, el ciclista que va camino de ser un apestado.

Lo reflejan en esta pieza de Deia, y lo cierto es que describe una situación que me parece injusta.

La fila de reacciones que ha suscitado Chris Froome y la normalidad que ha impuesto a su temporada no es más que una sucesión de clavos en el ataúd de este deporte, que es la pescadilla que se muerde la cola, o la reproducción fiel del día de la marmota sobre ruedas.

La cosa es que Chris Froome incomoda

Si los organizadores de Andalucía lo esperaban como agua de mayo, lo cierto es que el unánime silencio que muchas veces procesa el pelotón se ha roto en este cuento.

A Chris Froome todos le cuestionan.

Desde el presidente de la UCI, en lo que considero una irresponsabilidad, por ser quien es y emitir opiniones que suena a título personal, a un serial de ciclistas.

Lo dijimos en su día, el limbo de Chris Froome es un caldo para mil opiniones, que creo no le hacen un favor al ciclismo.

Porque una cosa, es pensar en voz alta y otra derribar una y otra vez la credibilidad de este deporte aduciendo que se busca precisamente salvaguardarla.

Tony Martin opinó sin conocer el reglamento y se retractó.

Romain Bardet, Philippe Gilbert, Oliver Naessen y Tim Wellens han dicho: Chris Froome, mejor en casa hasta que se resuelva lo suyo.

Sin embargo los tiempos de la justicia son los que son. Pedir que se acelere el fallo sobre Froome es un error que precisamente sí que le quitaría creído al ciclismo.

Chris Froome está en su perfecto derecho de competir

Porque es así, porque la ley le ampara, la presunción de inocencia también, porque además el ciclismo ha vivido mil veces esta situación y sólo la histeria de los tiempos presentes, con tantas redes, tantos altavoces, quiere acelerar lo que otras veces se tardó lo que marcan los tiempos.

Que la justicia es lenta, lo sabemos, pero en vez de rasgarnos las vestiduras por lo de Froome, quizá una mente pensante debería saber cómo acortar los plazos.

Entretanto, los sabuesos de mierda, ya hicieron su aparición.

David de la Cruz JoanSeguidor

El Team Sky sigue como tal cosa

Mientras tanto, en el Team Sky están a lo suyo, y cogen velocidad de crucero.

Las vueltas del sur peninsular han sido coto de los ciclistas ahora de blanco. Kwiako y Geraint en Algarve y Poel y De la Cruz en Andalucía, victorias a pares. Las cosas como si nada hubiera pasado.

Imágenes tomadas de FB de Vuelta a Andalucía

INFO

Razones para estar en las marchas de la Sea Otter

Wout Poels y la geografía del Team Sky

Wout Poels JoanSeguidor

Cuando Wout Poels está muy bien no se diferencia mucho de su jefe

Allanadas del Santo no es un sitio cualquiera en la geografía del Team Sky. Wout Poels, el segundo, tercer o cuarto hombre de Chris Froome ha tomado el relevo de su jefe.

Allanadas del Santo, un monte en medio de un mar de olivos, alienados como si un peine gigante e invisible los aderezara, puede decir que ha sido el primer gran alto de la temporada europea.

Allanadas del Santo, su último tramo fue la rampa de lanzamiento de Wout Poels, que nos recordó aquel ciclista que tomaba rectas las herraduras del Angliru, ya sabéis el día que Contador se fue en olor de multitudes.

Recordaréis este lugar, recordaréis el duelo a pelo y sin anestesia que mantuvieron aquí mismo el citado Contador y el mentado Froome, quien ha traído hasta el lugar prensa de medio mundo.

Wout ganó en el sitio donde Froome y Contador se dieron a discreción

Aquella vez, el tema pareció personal, como ese amor odio que atrae y repele al mismo tiempo.

Contador en color rojo de líder y Froome en azul, remontando desde atrás. Golpe sin anestesia. Venían ambos de la Vuelta 2014, donde el madrileño había tomado la delantera.

En Andalucía Froome le dio la vuelta a la situación.

En este frío, y desapacible mes de febrero de 2018, las cosas han sido diferentes, ha habido más igualdad entre los grandes.

Tim Wellens siempre exponiendo, nadó hasta morir en la orilla del último kilómetro.

Mikel Landa no conoce la palabra especular, y a poco que se vea bien, ahí está. Le ha cundido el mal tiempo de Calpe, que, aun siendo malo, es mejor que el de su Álava, imagino que estos días blanca.

Los Astana van como tiros. Lo de Valencia y Murcia tiene continuidad en Andalucía, pero unos desniveles del 19% no son lo más propicios para Luisle.

No hay nada decidido, pero si conocemos las virtudes de Wout Poels, no olvidemos el primer Sky en ganar un monumento, no es complicado pensar que será difícil quitarlo de ahí.

La Vuelta a Andalucía es geografía del Team Sky, y punto de partida en el camino de Santiago de Chris Froome hacia su penitencia “cuasi” jacobea.

Nadie deja de opinar sobre la presencia de Froome en Andalucía

Está delante, cerca de los mejores, rodeados de chavalucos como Mikel Bizkarra. Al final son esas cosas que uno quizá nunca olvide, y Bizkarra podrá decir que entró junto a cuádruple ganador de Tour, tras una subida plagada de ataques de estrellas.

La Ruta del Sol es una carrera de enhorabuena, porque a una salud que desde fuera parece envidiable, luego la procesión irá por dentro de sus gestores, se le une una nómina que corresponde la tradición de una carrera con 64 años, mientras por medio mundo se celebran carreras advenedizas al calor del dinero.

Lo celebramos.

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

De techo o bola de remolque, aquí tienes todos los portabicicletas de Cruz

Mikel Landa se pide el Tour

Mikel Landa JoanSeguidor

Para Mikel Landa llega el momento de demostrar que puede ganar una grande

Mikel Landa tiene la facultad de no dejar a nadie indiferente en cada paso que da, cada cosa que dice.

Y por lo que un día nos contaron, le viene de lejos esta facultad.

Mikel Landa ha apurado en Calpe los días finales de su hivernación y puesta en marcha con los colores del Movistar Team.

Y lo hace sí en la Vuelta a Andalucía, la carrera que es foco porque, oh casualidad, también es el escenario de la vuelta de su exjefe, Chris Froome, con quien no coincide, y es posible que me equivoque, desde el Tour de Francia que significó el cuarto para el inglés y el cuarto puesto, por un mísero segundo, para Mikel Landa.

No creo que Mikel Landa quiera opinar sobre Froome, su situación  y las miles de voces que surgen como chinchetas en el mapa sobre su suerte y lo que debería hacer.

Mikel Landa tiene sus propias preocupaciones, que aún no problemas.

Porque el alavés busca quién le quiera y apueste al 110 % por su persona y opciones.

Páginas: 1 2

Lo que la Vuelta a Andalucía no necesita

Ya se conoce el recorrido de la Vuelta a Andalucía

El recorrido de la Vuelta a Andalucía incorpora sterrato y pavé

En España la crisis económica y la anterior andanada del dopaje fueron detonantes de lo que en su día nos preguntamos:

¿Cuán grande sería el socavón que la crisis dejaría en el ciclismo español?

Fruto de ese proceso, ya sabéis la cantidad de carreras que han quedado en el camino, algunas en pleno fragor de la crisis, otras ya desparecieron antes, como Setmana Catalana, prueba de primavera de la que nos acordamos mucho, anticipando el tsunami que se nos venía encima.

En medio de un espantoso panorama, al que se sumó un ciclo plano de equipos, con sólo Movistar en la elite y Caja Rural en el segundo plano, hubo una carrera que sobrevivió, no sin dificultades, al momento.

Fue la Vuelta a Andalucía, para mí una de las mejores carreras de la campaña por muchas cosas, primero por su ubicación, entre las primeras del año, es decir nos pilla con hambre de ciclismo, luego está el paisaje, y también el trazado propuesto, cinco etapas perfectamente equilibradas, con opciones para todos.

Pero a todo ello se le añade una participación que muchas carreras del WT quisieran. Los últimos podios ahí están, Andalucía ha tenido el premio de ver duelos de Valverde, Froome, Contador, Pinot y compañía.

Es decir, más alto no se podía picar.

Páginas: 1 2

Contador mereció más

Os parecerá mentira lo que os voy a decir, pero me hubiera gustado que Alberto Contador ganara la Vuelta al País Vasco. Y os voy a dar varios motivos.

El principal de todos quizá sea por ese apego que le tomamos a los perdedores. Cuando eres claro ganador de una serie de carreras, cuando haces del corral tu feudo, siempre surge quien se alegra que alguna vez te mojen la oreja, sea Contador, sea Merckx o sea Sagan, quien contrariamente a lo previsto, se ganó más simpatías en el Tour que no ganó una etapa que en otros en los que sencillamente amasaba triunfos casi por inercia.

Contador ha acabado las cuatro vueltas que ha competido segundo, una plaza que le sabe como un puñetazo en el estómago de quien siempre corre para ganar y con legítima ambición. Si en tres vueltas, Valverde creo que le ha ganado por la mano, incontestable en Catalunya, meritorio en País Vasco, remontando en la crono final, y justito pero suficiente en Andalucía, no cabe un pero, en la París-Niza tuvo la mala fortuna de cruzarse con un Sergio Henao que en un corte el primer día, de esos que nunca prevés pero si ocurren pesan a plomo, le tomó un tiempo clave en su remontada final, tanto que fueron matices y una bonificación no lograda lo que decidieron su plaza de plata. El día que todo confluyó para que Henao ganara, estaba Contador en medio.

El otro motivo para esta renovada simpatía con el del Trek es esa nueva figura de ciclista accidentado que se ha granjeado. Yo no veo todas las caídas de Contador, ni todos los cortes en los que se involucra, pero es imposible pensar que tanta desgracia llegue por casualidad al igual que sería injusto no reconocer todas las veces que se levanta y vuelve a montarse en su máquina para enmendar lo que la mala suerte, o lo que sea, le lastra tanto.

Que se lo haga mirar porque no es normal y si ya corre con ciclistas que netamente le ganan, y no una vez, sólo le falta darles ventaja con caídas, accidentes y percances varios. Contador no es el de hace años y necesita todo alienado para que pueda aspirar a algo, además de suerte en la carretera, un equipo, y esa es otra. Aunque vendan lo contrario, me consta que el ambiente no acaba de ser el más propicio y piña, lo que se dice piña, pues no se aprecia, más allá del excelente servicio que le hizo Pantano camino de Niza. No obstante esto es otro tema que muchas veces hemos tratado, Contador y los equipos por donde pisa.

Por último me hubiera gustado que el de Trek hubiera ganado la Itzulia para desempatar con José Antonio González Linares, con quien comparte el récord de cuatro victorias, porque el que fuera racial ciclista del Kas me cae especialmente mal con esa colección de columnas cargadas de tópicos que firmaba, no sé si aún lo hace, tanto en el As como en la Ser.

Con todo el primer ciclo de Contador acaba vacío y no puede decirnos que las buenas sensaciones son lo que cuentan, porque sonaría hueco y carente de sentido. Ha dejado lo mejor de sí en la carretera y no ha salido. Ahora, como hace cada vez que se cae, le toca recomponer y seguir pedaleando, dice que hacia el Tour, yo no le veo, pero él persiste, veremos si le acompaña la razón.

Imagen tomada del FB del Team Movistar

INFO

WD40 te ofrece un #ViajeMíticoMira cuál y cómo optar a él…

Valverde en un segundo

Es curioso lo que una cifra tan elemental, un suspiro, como el uno puede encerrar. Por un segundo, Valverde es líder de la Vuelta a Andalucía, a dos días del final. Por un segundo, se cae de la primera plaza en la crono, por un segundo no tiene cien victorias, pero por un segundo apuntala un maillot de líder que vuelve a sus espaldas y que el domingo le puede hacer centenario. 100 triunfos en un palmarés. Es redondo, sencillo y claro, pero resumirlo rápido no es justo, es el homenaje a un corredor que siempre consideraremos irrepetible.

Tenemos una matraca estos días por las redes, nos hablan de lo injustos que somos, que lo vemos negativo, el vaso medio vacío. Todos nos dicen que echaremos de menos a Valverde y a Contador. Nos ha jodido, claro que los extrañaremos. Bien entrados en la treintena, es normal que la retirada se atisbe en el horizonte. Sin embargo dos cosas: que nos quiten lo bailado y seguiremos viendo ciclismo, estén ellos o no, pues como siempre hemos dicho, entendemos esto por encima de los colores, los sentimientos y las banderas. Lo vemos como un todo, emocionándonos con la primavera de Boonen, el Giro de Nibali o la Vuelta de Nairo. No sabemos de países de procedencia, sabemos del ciclismo que nos dan.

Dicho esto, echaremos de menos a Valverde y Contador, porque son el vivo ejemplo de pervivencia en un medio hostil, que es el ciclismo profesional, y no pervivencia a cualquier precio, hablamos de pervivencia en el más alto nivel, en la parte noble del cajón, donde conviven las leyendas y los grandes del deporte, sea éste o cualquier otro. Su premio ya lo tienen ganado, a mí la verdad me parece que todo esto ya viene por añadidura. La dificultad de lo que han logrado, y están logrando, la marca la hornada que viene. Landa e Izagirre, que por lo que sea no han estado con ellos al final. Espero que Ion esté bien, minutos después de la carrera nadie supo qué le llevó a abandonar.

Sea como fuere Valverde y Contador parecen empeñados en alargar lo que ya hace años que llevan entre manos, el duelo contemporáneo del ciclismo español, que en su caso es de talla mundial, por cuanto siguen en vanguardia mucho tiempo después. Valverde no sprinta como hace diez años, ni Contador rasga en las cuestas como una década atrás, pero están on fire, y eso es de celebrar, por todos y especialmente por aquellas organizaciones que los tienen en liza, pues saben que muy mal se ha de dar para que no estén en la pomada y no acaben siendo protagonistas.

Como se vio ayer, a Contador le fue del apagón final en la subida para acabar ganando una carrera que posiblemente vaya por quinta vez a Valverde. Contador al final ni etapa y posiblemente ni general. Está en su tercer día de competición, nos recuerdan, pero hablamos de deportistas tan excepcionales que el listón lo ponen alto ellos mismos, como cuando lamentamos que Valverde sea intratable en Murcia y Andalucía, carreras que merecen todo nuestro respeto, pues siguen ahí, que no es poco, pero no se atreve en Flandes o San Remo con la misma convicción. Y lo siento, decirlo no es ser negativo, es estar atento a la realidad de dos corredores que llegaron para dejar sello.

Entretanto disfrutemos de ellos, porque son eso, irrepetibles.

Imagen tomada del FB de Movistar Team

INFO

Descubre la nueva pasión de Jan Ullrich

Contador no rompe, no rompe

Lujo de Vuelta a Andalucía en todos los sentidos, como Valencia, unos días antes. Poder ver regiones que viven en gran medida para el turismo, que se venden a través del gran canal panaeuropeo, pues es eso, un lujo, más cuando la realidad nos marca que desde hace unos años los grandes ciclistas, las figuras ya no vienen a rodar simplemente a las primeras citas de la campaña y se dejan querer por el tiro de cámara desde bien entrado el mes de febrero.

Ayer alrededor de la etapa que acabó en Granada, y abría la Ruta del Sol, se generó debate sobre las posturas de Contador en el descenso y su entendimiento con Valverde, cuando iban los dos escapados, si bien la norma marca que casi nadie es capaz de ponerse de acuerdo con Contador cada vez que el madrileño se mete en un corte.

Sea como fuere la llegada intensa a Peña del Aguila lo que me deja es la sempiterna duda sobre las posibilidades reales de Contador en la gran montaña. Ganas tiene, cojones le echa, pero no rompe y no lo suficiente como antaño ni como para garantizar que la general acabe cayendo de su lado. No recuerdo la última vez que voló solo montaña arriba.

Mucho se ha escrito sobre el entorno que rodea este año a Contador, sobre si el Trek es mejor equipo que Tinkoff, mejorarlo tampoco es muy complicado, y si por fin alguien se iba a dejar el rostro por el madrileño. Fabio Felline, el auténtico Guadiana del pelotón, velocista, escalador, croner y hombre multiherramienta, ha cumplido las funciones que un día le hiciera Ivan Basso a Contador, también en Andalucía.

Contador fue el segundo en atacar, se le adelantó Landa, y ha sido el segundo en meta, porque se le coló Pinot, el indescifrable ciclista de los Vosgos. Contador es el nuevo líder, pero con pingüe beneficio, escasas rentas y la sensación de que en a crono tiene gente mejor que él presta a quitarle la prenda roja que caía sobre Valverde.

Y es que Contador, que dice reinventarse por eso del descenso acrobático que patentó Froome a los ojos del gran público en el Peyresourde, va a tener que echar mano al repertorio porque romper no rompe, lanzar ciclistas, atacar de lejos. Hoy se fue, como otras tantas veces, pero el tiro se le queda corto, y no vale decir que no está aún en forma, primero porque va como un tiro y segundo porque lo mismo que le falta a él por mejorar, le puede faltar a sus rivales. Saca el córner, pero no remata.

Otra de las grandes paradojas de la tarde andaluza con sol de febrero es que mientras Chris Froome rueda y rueda por Sudáfrica, los segundos de éste se baten con su gran rival generacional. Landa, Nieve, Rosa y Poels, cuatro tipos de negro merodeando el terreno de Contador, ahí es nada, eso sí que es poderío y eso que gusta tanto decir ahora, eso del fondo de armario. Queda una eternidad para el Tour, pero en la intangible guerra psicológica los Sky no descuidan un recodo para torcer voluntades.

Imagen tomada de Team Sky

INFO

Entrena con Bkool de la mano de Mikel Azparren