Con Iván Ramiro Sosa, vuelve la esencia del escarabajo

Iván Ramiro Sosa JoanSeguidor

Iván Ramiro Sosa es de esos corredores menudos que hacen temblar cuando una carretera mira hacia el cielo

Sobre Iván Ramiro Sosa, tenemos que irnos un poco atrás.

En los años ochenta, la historia la sabemos, surgieron en número y calidad muchos ciclistas colombianos que se hicieron llamar escarabajos.

Su peculiaridad era volar hacia arriba, al punto que grandes del pelotón no dudaron en buscar placebos y formas de apaciguar tanto poder en las cumbres, arrimándolos a sus intereses.

Siempre fue legendaria la querencia de Bernard Hinault por tener contentos a sus rivales colombianos, un campeón como Lucho Herrera convenía tenerlo de tu lado.

El escarabajo era tostado de piel, liviano de peso y un puñal cara a la montaña.

No escatimaba en las cumbres, el desnivel era su gasolina y la altitud su aliado natural.

Una combinación perfecta que tenía una conjura, un ritmo endiablado en las primeras jornadas de una gran vuelta, jornadas llanas, territorio hostil, que ponía aquellos corredores aguerridos en las cumbres, vulnerables en los páramos, contra las cuerdas.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

De ese ciclismo, del primer ciclismo colombiano que aterrizó en el Europa, el de los ochenta, aunque antes ya hubo campeones venidos de ultramar, algunos con calado entre la afición, como el propio Cochise, quien hizo fortuna al lado del recién fallecido Felice Gimondi…

De ese ciclismo, como decimos, bebe Iván Ramiro Sosa, el menos colombiano de los colombianos actuales, o el más colombiano de entre los de entonces.

El retrato de un Suunto para una salida memorable 

El del Ineos es liviano, tostado y certero. 

Su ataque no admite prebendas, es seco, y aburre al rival, que se abre buscando el aire que su rival le niega.

Iván Ramiro Sosa es como aquellos colombianos de los ochenta, no es como los que conquistan otras carreras en la actualidad, que ganan sprints como Hodeg o Gaviria, grandes como Bernal, o se hacen mayores a base de fe y calidad como López.

 

 

Pero tiene pegada, ese duende de los grandes escaladores de ayer y de hoy, que cuando te miran a la cara sabiendo que te van a hacer año, te lo hacen.

La Vuelta a Burgos es su terreno, una carrera de recta final para la Vuelta a España, que se disputa en cimas desgarbadas, carreteras ásperas y sol que quita las ganas de todo.

En Lagunas de Neila dejó hacer, porque sabía que, llegados a un punto, nadie tendría cambio para sacarle en el cambio de ritmo postrero.

Un golpe, sólo uno, para dejar a Carapaz y compañía, otro más para secar a Rui Costa.

Dos días antes, entre la niebla, hizo lo mismo, abriéndose a su paso como aquella que vio la persecución de Lucho Herrera tras Perico, Luz Ardiden año 1985.

SQR – GORE

 

El ciclismo de Iván Ramiro Sosa es de esos que te levantan del asiento. 

Es muy joven, y explota muy joven, ¿hasta dónde llegará?

Es la pregunta que nos hacemos cada vez que esa patria regala una estrella al firmamento ciclista.

Su atractivo es quizá su gran problema, esa espontaneidad.

La regularidad que se necesita en las grandes vueltas deberá llegar, por el momento, su atractivo le puede hacer un corredor que enamore por días, por instantes, por regalos de esos que no caen en el olvido aunque las estadísticas no recojan.

Es joven por eso, ya debutó en el Giro, nos suscitaba morbo saber qué hubiera hecho en la Vuelta, una carrera que en muchos perfiles le sería propicia.

Aunque ya sabemos que aquellos colombianos que llamábamos escarabajos tuvieron, de inicio, no pocos problemas para romper el techo de cristal que Lucho Herrera logró quebrar el día que ganó su Vuelta.

Imagen: Vuelta a Burgos

Iván Ramino Sosa, el más «escarabajo» de los nuevos colombianos

Iván Ramiro Sosa en Burgos - JoanSeguidor

Etapa  y general de Vuelta a Burgos para el único y ganador ataque de Iván Ramiro Sosa

 

Iván Ramiro Sosa bebe del mismo abrevadero que Valverde, Landa, Purito, Contador, Nairo,…

Ganar la Vuelta a Burgos no es cualquier cosa, el palmarés lo dice.

Y una perla, 20 años, aún, cumplirá 21 en octubre, venida del Androni, se añade a ese listado.

Joven, del Androni y correrá el Tour del Porvenir.

¿Os suena la historia?

La tenemos tan reciente que es imposible no pensar en Egan Bernal y en cómo le ha cambiado la vida en once meses.

Ahora el nombre es Iván Ramiro Sosa, como si el colombiano fuera una marejada sin interrupción.

Sus nombres se agolpan como olas en el espigón.

Olas segudas, que hacen daño, dejan huella.

Iván Ramiro Sosa, en el duelo patrio

De ese oleaje sabemos bien, lo vemos bien.

Sosa le ha ganado la general a Miguel Ángel López, un veterano de 24 años que tiene su cruz en Burgos.

El duelo de ambos ha estado por encima del resto esta semana en Burgos.

Ni la voluntad de David de la Cruz, ni el renacer de Igor Anton, ni las ganas de Sergio Pardilla.

Nada fue suficiente para contener el vendaval colombiano en las Lagunas de Neila.

Van en otro escalón, por otro nivel.

Excepcional broche en las Lagunas, el escenario por defecto de la Vuelta a Burgos.

Sosa no tenía piernas, le dijeron de atacar a los 700, pero espero a los 500 de meta.

Un ataque y ya valió. Hay muy pocos corredores de un ataque.

Iván Ramiro Sosa, el mismo que ya nos puso en alerta en los Alpes, es uno de ellos y ya firma triunfos redondos.

Y lo hace, ojo, con el más genuino perfil escarabajo de siempre, sufriendo, moviéndose, agachado.

Otro para la lista.

Imagen tomada de IDJ Burgos

INFO

Todos los remolques de bicicletas de Cruz 

Vuelta a Burgos: la clásica de agosto

Landa en la Vuelta a Burgos JoanSeguidor

La Vuelta a Burgos es la la Vuelta a España el gran test en medio de la canícula estival

Cinco etapas, todas en línea y ya tenemos aquí una nueva edición de la Vuelta a Burgos.

Burgos es nuestros recuerdos Perico, Marino, Chava, Cubino, Olano en  Lagunas de Neila…

…pero también más el Castillo y la increíble filigrana en piedra que es la catedral y que es asidua cada vez que una bicicleta rueda por el lugar.

Porque otra vez el lienzo sur de la gran catedral será telón de fondo de la inauguración de la carrera, más allá del arco de Santa María para una jornada llana con final en el mentado castillo

Luego vienen jornadas del Camino, como la que va a Castrojeriz, antes de subir el Picón Blanco el jueves y las Lagunas de Neila el sábado, allí donde Burgos viste de morado su ganador final.

Los favoritos de la Vuelta a Burgos

Anotamos varios nombres.

Sin el dorsal uno de Mikel Landa, caído en San Sebastián, Carlos Barbero, motivado en casa, llevará el número más desead.

Favoritos, hay varios: David de la Cruz, al frente de un potente Sky con Elissonde y Henao, López y Bilbao, como en el Giro la pareja de Astana más Igor Antón, Sergio Pardilla y Taaramae, quien ya sabe què es ganar aquí.

Mi Vuelta a Burgos con el Cofidis

Subida en la Vuelta a Burgos

El Cofidis ya sabía de mí, desde el principio de la temporada han estado atentos a mis resultados y entrenamientos. Y llegado el momento han considerado oportuno ponerme a prueba. Ese momento ha sido la Vuelta a Burgos que acaba de finalizar. Por mi parte ha sido un gran placer estar con ellos e imagino que estaré en alguna competición mas.

La verdad es que afronté la carrera con algo de dudas e incertidumbre, es una prueba de prestigio y con nombre pero es que encontrarte frente a equipos como el Sky y el Movistar siempre es algo que impone mucho.

La convivencia en el equipo ha sido mucho mas fácil de lo que esperaba, vaya por delante que no tengo demasiados problemas con los idiomas. Si algo no sé decirlo, me lo invento y voy haciendo. He de admitir que por su parte han puesto facilidades para comunicarse conmigo.

De estos días en Burgos, el mejor momento ha sido estar sentado en el autobús, junto a los compañeros del equipo y recibir lo que dicen «briefing», que viene a ser la táctica de carrera. Ahí me di cuenta de que realmente formaba parte de un equipo profesional y que mi labor, aunque fuera pequeña, como tirar del pelotón o bajar a por algunos bidones, estaba completamente integrada dentro de la táctica del equipo.

Me hizo sentir orgulloso y formar parte de un grupo.

En carrera me he encontrado cómodo, sentí el ritmo y la velocidad del pelotón, está claro, pero no supuso un gran problema.

Hace un par de meses corrí ya la Vuelta a Asturias, con la selección española. No era mi primera vuelta a este nivel, aunque si os soy sincero, he de decir que son totalmente diferentes, aquí en Burgos, el grueso del pelotón esta preparando la Vuelta España y eso se nota: más velocidad, mas concentración, más nervios…

Estoy seguro de que la mayoría de los corredores que han quedado delante de mí irá a la Vuelta a España. En cuanto a la meteorología el calor no me va demasiado bien y me ha costado mucho esfuerzo soportarlo en esta vuelta, terminaba las etapas algo deshidratado…

Puedo decir que en ambas carreras he corrido con grades ciclistas, por ejemplo Nairo Quintana y Mikel Landa.

Son corredores diferentes sin duda, Nairo me pareció un corredor bastante distante. A Landa lo vi mucho más cercano al resto de corredores e incluso me saludo y me dio ánimos en la cuarta etapa cuando me tocó tirar del pelotón.

Con todo es una experiencia impagable, un aprendizaje de lujo.

Ahora me queda disfrutar de lo que queda de temporada, que ha sido muy intensa. Estoy a disposición del Cofidis y por supuesto de mi actual equipo la Fundación Euskadi. Debo aprender mucho todavía. El año que viene me gustaría estar en el campo profesional, pero admito que aún es pronto.

Por Fernando Barceló

Como Landa por su casa

Landa en la Vuelta a Burgos JoanSeguidor

Me ha encantado la etapa de Picón Blanco, por muchos motivos. Primero el paisaje, castellano al cien por cien, con un sol a plomo, un calor que parecía enganchar a los corredores al asfalto, un dibujo que me es familiar, incluso diría hasta tierno, como dije castellano, una tierra que amo como propia, de contrastes brutales, porque por aquí mismo en medio año no habrá quien pare de frío y esta tarde de agosto plomizo, la sensación térmica invitaba al ahogo.

Luego por el nudo y desenlace. De qué nivel podrá presumir hoy la Vuelta a Burgos. Ese grupo estirado por el ritmo del pequeño francés Kenny Elissonde, pequeño pero matón, dando el primer hervor a un pelotón que iba a congojado por dos motivos: la fama que precedía la cima final y el miedo escénico que imprime Mikel Landa.

Aunque no a todo el mundo coarta igual Landa. Enric Mas crece y lo hace en vanguardia del pelotón, entre los mejores, siguiendo con el camino que tomó un día y que apunta a algo importante. Mientras Gianni Moscon, otro que tal, daba sus últimas gotas, Mas aceleró una vez, y otra, le traía al pairo que fuera Landa el portador del maillot morado.

Segundo en la general Mas jugó a lo que daba el tiro y no le salió porque había gente mejor, pero que le quiten lo bailado, crece entre grandes nombres, y eso acelera el proceso. Mas quizá esté en el podio final de Burgos, la carrera que por cierto ya descubrió a Landa hace unos años.

Porque siempre he pensado que Alava es más Castilla que Euskadi, y antes que se me enfurisme alguno, lo razono: por paisje, morfología e incluso clima, Vitoria y su cuenta me recuerda mucho más a lo que veo por Burgos, que el paisaje verde y encajado de Vizcaya y Guipúzcoa.

Por eso para Landa, competir en Burgos, es como hacerlo en casa, en la puerta de la finca, en el campo de su infancia. Es un paisaje familiar e incluso agradable. Landa era el favorito para ganar la carrera y tiene todos los números para hacerlo. Le rodea un equipo, tiene un colchón de tiempo y el recorrido le favorece.

Un hecatombe o algo similar se necesitaría para quitarle de ahí. Landa no necesito arrancar, era una subida que marcaba los huecos a ritmo y eso hizo, eso y seguir a David de la Cruz que luce muy bien para la Vuelta. Es curioso, mientras Landa está en el añadido de su campaña, para De la Cruz llega ahora su gran momento.

El catalán creo por eso que se ha equivocado. Entró al relevo a Landa sin tener atada la victoria de etapa y encima alejó al líder de su compañero Mas. Al final ni lo uno, ni lo otro. Es posible que dos Quick Step acompañen a Landa en el podio final, pero lo harán, previsiblemente, sin la etapa que David podría haber ganado de haberle pasado la responsabilidad a Landa.

La jornada tiene otras dos buenas noticias: la celebración desde cabeza de Jaime Rosón de su fichaje por Movistar y la confirmación de que Miguel Angel López ha resurgido, por enésima vez, de sus cenizas y apunta estar fuerte en la Vuelta a España.

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

La Cerdanya Cycle Tour es la única prueba en España del circuito internacional Gran Fondo WT…¿Te apuntas?

La Vuelta a Burgos es sólo el principio

No han sido años fáciles para la Vuelta a Burgos, como para otras tantas, pero seguimos en el calendario. Debemos darle las gracias, en primer lugar, al apoyo de la institución organizadora, la Diputación de Burgos, a través de su Instituto para el Deporte y la Juventud, y después por el mayor trabajo de todos y en especial de las personas que de forma desinteresada ayudan en la prueba.

Como no podía ser otra manera el principal problema en estos momentos de crisis económica es el presupuesto, pero no es el único. Otro inconveniente, que año tras año sufrimos, es la lucha por conseguir una buena participación, cosa nada fácil para una Vuelta como la nuestra, humilde, hecha por una administración y con aportación voluntaria de las personas en su mayor parte.

Sin embargo, y a pesar de todo, nuestros patrocinadores se nos declaran muy satisfechos por la imagen que proyecta la Vuelta de su empresa a un público favorable al espectáculo deportivo. Nuestro principal patrocinador es la Diputación, que invierte aquí para poner en valor su marca “Burgos”, a través de su patrimonio cultural y turístico con Sodebur y su marca de promoción de productos de la tierra a través de “Burgos Alimenta”.

A ello le añadimos las poblaciones que nos acogen, todas con muchísima aceptación. Somos una prueba de categoría que pasa por los sitios y a la gente le gusta ver su pueblo en la televisión. Hablamos ya de 38 ediciones y sólo pensamos en que el futuro todo siga adelante.

Des hace unos años además se nos considera la última gran carrera por etapas antes de la Vuelta a España, que no deja de ser una de las grandes de la temporada. Sentimos la importancia que supone a los corredores medirse y valorarse antes de la Vuelta Ciclista a España. Por eso ponemos tanto mimo en la negociación con los equipos, algo que determinado por la normativa de la UCI y por la valoración de la organización técnica de la carrera, el cuidado y trato que le damos a los corredores y equipos. También influye la preocupación por su seguridad, elaborando cada año una libro de seguridad en ruta que ponemos a su disposición además del plan de seguridad y riesgos laborales.

Que la carrera se celebre en el mes vacacional por excelencia nos influye positivamente. Por un lado porque las vacaciones posibilitan asomarse y contemplar la carrera en directo en el paraje que mejor considera cada uno, y  los que disfrutan las vacaciones fuera de casa, pueden ver la carrera por televisión.

Nuestra vuelta recorre una provincia repleta de atractivos turísticos. Nosotros hemos cultivado algunos, que son además símbolo de la carrera, como las Lagunas de Neila que este año serán el alto final. El pasado año, la contrarreloj por la ciudad de Burgos fue muy bien acogida. Cada etapa es un símbolo ya que uno de sus objetivos es poner en valor la provincia y cada uno de sus pueblos.

Nuestra actividad por eso no se ciñe a la Vuelta a Burgos masculina, también tenemos la versión femenina, que ya ha celebrado este año en su segunda edición. Organizamos también un circuito de BTT con 33 pruebas, un circuito de Ciclocross con 4 pruebas, un circuito de Cicloturismo con 4 marchas, y un circuito de Escuelas de Ciclismo con 12 pruebas en su 26 edición. Todo eso solo relacionado con el ciclismo, luego están el resto de actividades y deportes. Como veis no paramos, la bicicleta es un valor en alza y la Vuelta a Burgos es sólo la punta del iceberg.

Por Marcos Moral, director de la Vuelta a Burgos www.idj.burgos.com

Imagen tomada de www.vueltaburgos.com

#RadioVuelta – Semana 26

#Trend  El voltaje no cesa

El Tour de Francia y su larga sombra no pueden ocultar diez días de ciclismo interesante y a veces triste. Y decimos triste porque, muchas jornadas después, nada salió bien en la Clásica de San Sebastian, una carrera que, nos consta, se organiza con todas las ilusiones del mundo pero que pasó a la historia por desdichas que pintarán el éxito de un ciclista que en muchos años puede decir que ganó aquí su primera gran carrera, Adam Yates. La semana siguiente, la Vuelta a Burgos dio un desenlace increíble con los Astana jugando casi al copo y la “reventada” final del colombiano López ante el caso omiso de sus compañeros Taaramae y Scarponi en medio del ataque de Dani Moreno, quien rara vez sale de vacío de Burgos. Y en Polonia una piedra más en la trayectoria de Ion Izagirre, un ciclista que “como las hormiguitas” añade una vuelta del WT a su palmarés en un final trepidante y precioso por Cracovia.

#Click Burgos siempre da buenas estampas 

Que la Vuelta a Burgos sea posiblemente la carrera española que mejor sepa vender el territorio que pisa es tan increíble como cierto. Si el año pasado alabamos su final en Aranda esta vez varios momentos ofrecieron el patrimonio burgalés a través del ciclismo. Destacó la etapa de Burgos capital, donde su catedral supone el mejor telón a cualquier cosa que se haga, pero también el resto de etapas, con una producción que entendemos muy complicada por los recursos que se manejan pero muy digna, de verdad, invitando a visitar la provincia.

#Profile Ion Izagirre merece más galones

Cuando decimos que es una desgracia que Movistar sea el único equipo español en la cumbre lo hacemos mirando a gente como Ion Izagirre, el típico corredor que podría liderar equipos con gracia y tino y que en los azuzones no pasa de tercer grado. Y la prueba de su valía estuvo en Polonia esa carrera que se le resistía y acabó siendo suya en la corno final. Izagirre añade esta perla a la etapa del Giro y Campeonato de España. Este año fue podio en País Vasco, ante el derrumbe de Nairo. Su futuro es interesante, y en el Team Sky, que de tontos tienen poco, ya se anotaron su nombre hace tiempo.

#Clipping

El ejemplo de Polonia. La verdad es que no sé si Polonia es un país al nivel del despliegue de su vuelta, pero de serlo hablamos de un lugar que quisiéramos habitar. La Vuelta a Polonia fue en muchos aspectos una carrera que en prestancia se asimiló al Giro y miró de cerca el Tour. Los montajes de meta fueron excepcionales, pero la presencia televisiva invitaba a conocer el país y lo que fue más importante, mostró que la modernidad del país. Eso sí la realidad del país, nos afirmaron, dista de la idílica imagen de su mejor carrera.

Las disculpas a Van Avermaet. Días después de la clásica, la organización donostiarra se quiso disculpar, eso parece, con Greg Van Avermaet, en castellano, cosa que el ciclista belga acentuó en su posterior declaración. El final de esta historia espero acabe bien, pero lo cierto, es que, como dijimos, nada les salió bien ese día a los mentores de la carrera.

Dinamarca & Portugal. Dos vueltas nacionales también acontecieron en la misma semana. Jensen fue profeta en su tierra, además del último reducto danés en Tinkoff tras la defenestración de Riis. De todos los daneses, Tinkov se quedó el mejor, llamadle tonto. En Portugal Gustavo César Veloso ha repetido triunfo y refrendado el poder gallego en el lugar, pues de las últimas diez ediciones lusas, ocho cayeron del lado gallego.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#Eneco Tour, #TourdelAin, #ArticRace

Imagen tomada de http://patrimoniociclista.blogspot.com.es

La Vuelta a Burgos como ejemplo

A unos diez de meta, Jon Ander Insausti atacó del grupo. En ese momento el narrador de Teledeporte, Paco Grande, apuntó que el ciclista del Murias estaba por los treinta días de competición, si treinta días, en pleno mes de agosto. El comentarista, Luis Pasamontes, apuntó que él llegó a competir hasta noventa días alguna temporada. La diferencia es tangible.

Hablamos de la primera etapa de la Vuelta a Burgos, una carrera que sobrevive en medio de un calendario chafado por la crisis pero que ofrece terreno a esos equipos que apenas compiten como se competía hace 25 años, mientras pone de relieve la belleza de la provincia castellana que además mantiene su vuelta con un maillot singular y permanente, el morado burgalés, a diferencia del estandarizado amarillo de Portugal, Polonia y Dinamarca, lugares que también andan liados con sus vueltas.

Desconozco qué números y presupuestos maneja la organización de la Vuelta a Burgos. Me los puedo imaginar, pero dan un producto muy digno, con una cobertura televisiva a la que en España no estamos acostumbrados. Tras el desastre de la Clásica de San Sebastián, un desastre explicado desde muchos frentes y sobretodo por la televisión -o la falta de ella- la carrera burgalesa ha vendido las bondades del territorio como ni la Vuelta a España sabe hacer.

Para colmo la victoria de Carlos Barbero, otra del CajaRural, sirve para al menos demostrar que en España hay vida más allá del azulón del Movistar. Murias, Burgos-BH y Caja Rural son también ciclismo y nos alegramos muchísimo de que la suerte les sonría. Tanto como del fichaje de Amets Txurruka por el Orica, un equipo que le va a su perfil de ciclista peleón.

3

Entendedme, son tan pocas las buenas noticias que acontecen en el ciclismo patrio que al menos en Burgos encontramos el atisbo de lo que debe ser el trabajo bien hecho. La semana pasada se confirmaba a presencia de la selección española en el Tour del Porvenir mediante invitación de ultima hora pero se confirmaba la ausencia en el preolímpico de Río, esa cita en la que nuestros pistards ni siquiera entran en los cuentos de la lechera de algunos medios que a un año vista hacen números de cuántas medallas puede sacar España. Quizá que se lo pregunten a Cristiano, a Messi o a los Manolos, pues ellos capitalizan el deporte español, ese cuyos aficionados siguen hablando del «chuletón» de Contador mientras en UK se refieren a Wiggins como leyenda en vida.

Imagen tomada de 

INFO

Endura, preparada para Eurobike

3

El equipo de desarrollo de productos de Endura ha estado mas que  ocupado en un bar de whisky en Hogmanay trabajando duro para presentar otra fantástica colección en el Eurobike de este año. La marca escocesa amplía la oferta de  ropa, casco, maletas y accesorios. Una equipación adecuada para cada piloto, ya sea hombre o mujer, niño o adulto, ciclista de ocio, ambicioso aficionado o profesional de carretera, MTB o ciclismo urbano.

Endura continua innovando mediante una imparable investigación y desarrollo, en estrecha colaboración con sus atletas patrocinados para desarrollar y producir la mejor equipación posible. Con el Movistar Team que aparece en los podios de todo el mundo, Alex Dowsett estableciendo un nuevo récord de la hora, el establecimiento de Mark Beaumont de un nuevo récord mundial en su expedición África Solo, una selección de triatletas de larga distancia en busca de un boleto a Kona, el equipo de fábrica de Endura Bergamot poniendo su sello en la escena del Enduro y los legendarios Danny MacAskill impresionantes alrededor del mundo con habilidades de conducción inimaginables, el calibre de los ciclistas vestidos con prendas Endura es sin duda incuestionable. La tecnología textil aplicada a las prendas de vestir desarrolladas como resultado de estas dos vertientes y las relaciones con atletas de escala mundial se lleva rápidamente a la colección regular de Endura que se pondrá a disposición de todos los ciclistas.

Echa un vistazo a algunas de las nuevas prendas que son el resultado de este duro trabajo y pruebas intensivas