Serra de Bernia, la nueva estrella ciclista

Serra de Bernia JoanSeguidor

La Serra de Bernia aparece como el puerto estrella de la Vuelta a la Comunidad Valenciana

 

En el asalto de nuevos colosos, retos que pongan el ciclista en aprietos, el ciclismo valenciano saca a relucir una de las cimas que Nacho nos presentó hace unos meses, aunque por otra vertiente, la Serra de Bernia.

Y es que hasta allí nos hemos ido para conocer la subida que será en menos de un mes el principal filtro de la remozada Vuelta a la Comunitat Valenciana.

Siguiendo los parámetros exigidos por el ciclismo moderno, Bernia pone sobre el papel desniveles casi imposibles, de dos dígitos, y a veces hasta el 20%, para que los corredores rompan a sudar.

Y lo decimos literalmente, por que en Valencia muchas estrellas abren su temporada.

 

Sea como fuere la subida a la Serra de Bernia no es cualquier cosa, su perfil coincide con un buen tramo del Angliru, nada menos.

Y eso será en febrero, como aquella vez que la Vuelta a Valencia subió a Mas de la Costa, una subida de cabras, sí, pero más larga de lo habitual.

Aquel día, Nairo Quintana nos trajo un regalo por adelantado.

Veremos si como Mas de la Costa, la Serra de Bernia entra en el mapa de la Vuelta a España.

 

¿Quién reinará en la Serra de Bernia en esta Vuelta a la Comunidad Valenciana?

Imagen: FB Volta a la Comunitat Valenciana

El camino de Ion Izagirre es silencioso

Astana Ion Izagirre JoanSeguidor

Que Ion Izagirre vuelva a ganar es una excelente noticia

Gravel Ride SQR – 300×250

Cuando en el alto más alto de la Vuelta a la Comunidad Valenciana, Ion Izagirre se vistió de amarillo volvió a colores que le son familiares.

En la la historia del ciclismo, en la que vemos, no vemos, y a veces percibimos, hay matices, caminos no resueltos y finales inesperados que en el caso de Ion Izagirre muestran lo diferente que se ven las cosas dependiendo cómo te apellides.

Porque éste no es un post contra Alejandro Valverde, ni mucho menos, lo que el murciano culminó hace medio año en Innsbruck es una historia de éxito y superación como no se ha visto.

El manual que debería proferir por escuelas de psicología con el título: Torres más altas han caído.

Sin embargo, ese mismo día de Dusseldorf otro ciclista español se dejó un Tour que pintaba muy bien en el camino.

El pequeño de los Izagirre, Ion, llegaba a esa carrera en condición de capitán, sin servidumbres, tocando el techo y las certezas de que su condición podía darle una gran alegría.

Pero esa lluvia de verano alemán, remojó el asfalto y arruinó el primer Tour de Ion Izagirre con Bahrain.

Si Alejandro Valverde tuvo que pasar por un túnel de todos los colores para volver donde siempre estuvo, a Ion Izagirre el destrozo también le hizo daño.

Omnipresente todo el año, no sé el nivel de merma que le implicó esa caída a Ion Izagirre, pero es obvio que el camino le ha venido virado.

No ha seguido en el equipo árabe porque sencillamente no podían pagarle la nómina que sí pagarán a algunos como Rohan Dennis y quizá el cambio de aires sea bueno.

Pirinexus 300×250

Por el momento lo está siendo.

Ion y su hermano Gorka fueron protagonistas de un tremendo golpe compitiendo en ciclocross, por suerte el tema no fue a más y está a full.

Ion Izagirre gana la Vuelta a la Comunidad Valenciana como ganó la de Polonia, pero en su palmarés lucen éxitos en Romandía, Suiza y otros grandes foros.

Es un ciclista de exquisiteces que cincela un bagaje de culto.

Para los días de frío intenso, prueba Endura 

Ahora en el Astana tiene mimbres para seguir creciendo, con treinta recién cumplidos y con su hermano Gorka, campeón de España, ciclista de una solidez envidiable.

Además en Astana ciclistas españoles lo han hecho históricamente bien, desde Peio Bilbao, tercero en Valencia, a Luisle, por quien no pasan los años, sin olvidar que el mejor Mikel Landa estuvo aquí y si vamos más lejos hablaríamos de Alberto Contador.

Dos temporadas «en blanco» en Bahrain han tocado a su fin, que esto sea el partido de vuelta en la vida de Ion Izagirre.

 

 

Las reivindicaciones de la Vuelta a la Comunidad Valenciana

Volta a la Comunidad Valenciana Adam Yates JoanSeguidor

Ion Izagirre y Adam Yates encuentran quorum en la Vuelta a Comunidad Valenciana

Gravel Ride SQR – 300×250

La Vuelta a la Comunidad Valenciana, que no a Valencia sólo, para ser más precisos, ya es lo que pretendía ser.

Como dijimos, es el clásico de febrero.

El foro que reúne un puñado de excelentes ciclistas que nos saca del sopor invernal para disfrutar a full de un ciclismo que sin la presión de las grandes citas, luce excelente.

Y así vemos que la nómina de ganadores se corresponde con la de las grandes carreras.

Desde Boasson Hagen a Greg Van Avermaet, pasando por Matteo Trentin para acabar en Adam Yates y el salto de Ion Izagirre.

El primero, Adam, no es un corredor más, por mucho que su hermano le haya desplazado del foco.

Mejor joven en el Tour, buena colección de triunfos, veremos si sigue el camino de Simon.

Adam Yates en la Vuelta a la Comunidad Valenciana evidenció lo que muchas veces hemos visto en los gemelos.

Cuando ataca, es que la carrera está en la fase roja. 

Y cuando ataca, pueden darse por jodidos los rivales.

Se llame Alejandro Valverde, o quien sea.

Adam Yates ya ha puesto una muesca en un Mitchelton que tiene cara la capitanía.

Pirinexus 300×250

El ataque de Adam Yates, el ataque y posterior triunfo, no debe eclipsar que Ion Izagirre es el ganador virtual de la Vuelta a la Comunidad Valenciana.

Ojo porque aquella caída del Tour de Valverde, en Dusseldorf, julio de 2017, escondió la gravedad de la de Ion Izagirre, quien también salió muy tocado de aquello.

Ion Izagirre era la baza del Bahrain y quedó en el camino.

A nadie se le escapa que el paso del vasco por el equipo árabe ha sido discreto, un segundo plano, sin triunfos del relumbrón que le llevó en algunos pasajes del Movistar.

Attitude by Gobik para el verano 2019 

Ion Izagirre ha vuelto al azul, ahora celeste Astana, y marca un antes y un después de este camino en el desierto.

Su triunfo es de hormiguita, no ha sido el mejor en nada, pero sí en general, entre la crono inicial y la llegada en alto.

Y ahí está, de amarillo por las calles de Valencia, siendo ganador virtual de la Vuelta a la Comunidad Valenciana.

Imagen: Getty Images – Mitchelton Scott

No es Vuelta a Valencia, es Vuelta a la Comunidad Valenciana

Vuelta a la Comunidad Valenciana JoanSeguidor

Por que la vuelta que acaba en Valencia es la Vuelta a la Comunidad Valenciana

Gravel Ride SQR – 300×250

Lo reconozco.

No me gusta -incluso me afecta- cuando los medios de comunicación que considero serios (me refiero a Eurosport, nuestra Casa del Ciclismo, o a este cuaderno de referencia para muchos de nosotros) se refieren a la Vuelta a la Comunidad Valenciana como Vuelta a Valencia.

 

Mi descontento lo suelo hacer público vía redes sociales cuando tal vez bastaría con remitirles un privado con buenos modales tratando de hacerles ver el error.

La reacción de profesionales que saben mucho de esto como Laura Meseguer o Ibán Vega siempre es comprensiva.

Asumen que la Vuelta a la Comunidad Valenciana no es la Vuelta a Valencia, como la Vuelta a Andalucía tampoco es la Vuelta a Sevilla ni la Volta a Catalunya es la Volta a Barcelona.

Ella me da un like e inmediatamente edita su post y coloca el nombre correcto, él entona el mea culpa, se excusa en que es una forma de simplificar el texto y me invita a escribir un artículo para El Cuaderno de Joan Seguidor, todo un honor para un «seguidor» como yo y una invitación que no puedo rechazar.

Pirinexus 300×250

Los nombres de la Vuelta a la Comunidad Valenciana

La Vuelta a la Comunidad Valenciana, que este año llega a su septuagésima edición, ha tenido diferentes denominaciones en su historia.

Fue Vuelta a Levante entre 1929 i 1977, pasó a llamarse Vuelta a la Región de Valencia aquel 1979 que ganó Vicente Belda, y Vuelta a las Tres Provincias entre 1980 y 1983.

Desde entonces es la Vuelta a la Comunidad Valenciana.

Estoy seguro al 100% que quien escribe de ciclismo desde fuera de esta comunidad autónoma lo hace de buena fe y no cae en ese detalle, como tampoco lo hace cuando se refiere a nosotros como ‘el levante’ (ese tema que daría para otro artículo).

Y sí, en todos los sitios hay rifirrafes territoriales y aquí no íbamos a ser menos.

Habrá muchos alicantinos o castellonenses que no lleven bien lo de Vuelta a Valencia.

Así ayuda Oreka a la biomecánica

Pero también los hay valencianos, como es mi caso.

La Vuelta a la Comunidad Valenciana (o Volta a la Comunitat Valenciana) tiene el nombre que tiene, y sí, incomoda para un titular por su extensión pero, qué le vamos a hacer, no es el único.

Por cierto, si a todo esto le añadimos que el primer líder es Edvald Boasson-Hagen el problema para el periodismo escrito ya es mayúsculo.

Por Julián Sáez

Imagen tomada del FB Volta a la Comunitat Valenciana

El regalo nos lo hizo Nairo

Recuerdo el primer post que escribí centrado en Nairo Quintana. Ya en la Vuelta a España de 2012 había destacado, siendo varias veces el último en descolgarse del duelo a tres que mantuvieron Contador, Valverde y Purito. Entonces no escribimos de él, aunque todo lo que decía sobre el mismo empezaba a cobrar coherencia, aquella etapa del Dauphiné, la general del Porvenir,… el portento que venía desde las alturas que rascan la bóveda del cielo colombiano daba que hablar.

Recuerdo que ese primer post vino unos meses después, cuando ganó la etapa reina de la Volta a Catalunya, en medio de un paisaje mechado de nieve, y acabó por triunfar en la Vuelta al País Vasco, tras una semana en la que el pelotón tiritó al ritmo de Kyirienka y acabó jugando la suerte de la carrera en la una crono pestosa que hablaba de la potencialidad de ese tostado ciclista que vestía de azul Movistar.

Recuerdo ese post, lo titulé “Hiere como una bala, flota cual silbido. Es Nairo Quintana”. Lo titulamos así impresionados por la facilidad, el semblante inexpresivo, la elegancia intrínseca en el pedaleo, el leve movimiento de la bicicleta, el ángulo de sus brazos y el sabor de su victoria. Era una forma hacer que no ofendía. Simplemente aceleraba y se iba. Simplemente.

Aquel Nairo fue el que nos prendó, nos dejó marcados, puso forma y baile a la perfección sobre la bicicleta, era el calor, el ciclista que destacaba desde pequeñito para ir saltando peldaños a la velocidad del sonido. Aquel año, hace cuatro, fue podio en el Tour, explosionó, y todo se aceleró para bien y para mal. Para bien porque a modo de gotero sus victorias fueron llegando, y no han sido pocas ni discretas. Para mal, porque la presión se ha multiplicado, el peso es enorme, la losa de un continente pendiente de ti, de tu suerte, de tu quehacer, no es sencillo gestionarlo.

Y eso arrugó la estrella, la hizo consciente de su dimensión, y Nairo se volvió más frío, digamos que conservador, no sabemos si a motu propio o inducido desde el coche, pero el ciclista que prendó dejó paso al ganador, efectivo y poco efectista. Pensamos que el primer Nairo no volvería.

Erramos, mucho además. El primer Nairo ha vuelto, en febrero, el día de su cumpleaños, ganando la etapa de Mas de la Costa haciendo lo que siempre imaginamos que podía logar: abordar una pendiente de cabras desde abajo, sin esperar, sin especular, y ejecutar el canto sobre la bicicleta. Este sábado de un febrero ventoso pero no frío Nairo nos ha devuelto cuatro años atrás, al corredor que prendaba incluso a quien no supiera o gustara de ciclismo, porque era una delicia verle danzar sobre la flaca.

No sabemos quién llevará los timmings de Nairo, ni sus progresiones ni tempos, pero da miedo pensar que este corredor ambiciona el Giro y el Tour el mismo año y rueda así tan pronto. Entiendo que esto no es gratuito, que el despliegue estaba en el guión. Eusebio Unzue dice que tiene la receta para ganar las dos grandes el mismo año, no sé si guardó la fórmula de Indurain de hace un cuarto de siglo. No sé si le valdrá, pero al menos nos queda este sábado del nada ciclista mes de febrero para situar nuestra memoria en la jornada que Nairo quiso y pudo ser el que un día se presentó en Europa para maravillar.

Imagen tomada de Vuelta a la Comunidad Valenciana – JM Artero Photographer

INFO

Las estrellas de la Vuelta a la Comunidad Valenciana probaron el Bayren de Hoteles RH

#TesorosCiclistas El maillot de Hinault

Aquí tenéis el primer testimonio de lo que espero sea una larga lista de los #TesorosCiclistas que tenéis en algún cajón y que quizá ahora os atraiga la idea de desempolvarlos y lucirlos, aunque sea un poquito.

Aquí tenemos un maillot del Renault, de hace más treinta años, firmado de puño y letra de Bernard Hinault. Es “un regalo del ex campeón de España, y muy amigo de mi padre, Eduardo Castelló en 1983 u 84. Me dijo que se lo acababa de regalar Hinault” nos cuenta @jongdurban, afortunado propietario y responsable de la cuenta @olympia_vintage que nos empaña de recuerdos .

Eduardo Castelló fue ganador de las vueltas a Cantabria y Valles Mineros, campeón España y acabó entre los veinte primeros en un Tour. En esa época formaba parte de la organización de la Vuelta Comunidad Valenciana, que este año por suerte hemos recuperado.

2

El maillot es gordísimo, imaginártelo en una etapa con lluvia debía ser como llevar una joroba a cuestas. Las letras son de terciopelo. Lo guardo en un cajón con bolitas de alcanfor para que se conserve muy bien. Hasta hoy no dije nunca que lo tenía, por eso no he recibido ofertas” completa nuestro amigo.

En esas fechas. que Hinault corriera Valencia implicaba un fijo de cuatro millones de pesetas, una fortuna que hoy se hace complicada de poner sobre la mesa. Precisamente sobre Valencia e Hinault hay una jugosa historia con nuestro #SecundariodeLujo como testigo. A ver cuándo podemos contarla con más calma.

INFO

Buscas complementos para tu fixie???