El irresistible magnetismo de la Vuelta a Murcia

Luisle Vuelta Murcia JoanSeguidor

¿Qué tiene la Vuelta a Murcia que llena a sus estrellas?

 

La doble etapa de lo que hace unos años era un clásico de primavera, la Vuelta a Murcia, ha vuelto a coronar a uno de los suyos.

Es curioso el magnetismo que ejerce esta tierra sobre sus estrellas, corredores con muchos tiros dados, a los que hemos imaginado en grandes carreras, entre los mejores del mundo, pero que no por ello ha desdeñado la opción de correr en su tierra.

Luis León Sánchez, como Alejandro Valverde, estuvo ahí, en la culminación de una carrera que le ha dado tres victorias consecutivas, en las avenidas de su casa, entre los suyos.

“Ganar en casa siempre especial” alude Luisle tras ganar la etapa final de la Vuelta a Murcia.

 

Tiene el mocetón 37 añazos, es junto a Valverde uno de los veteranos del pelotón, pero no por ello lo deja pasar.

La cita es el Murcia, en la Vuelta a Murcia, llueva, truene o nieve.

Girona Gravel Ride: la nueva ruta 

Y es algo compartido por la otra estrella del lugar, el mentado Valverde, que siempre pareció satisfecho con Mallorca, Valencia, Andalucía o Murcia antes que atentar de forma directa una carrera que pudo tener en su radar, hablamos de San Remo.

¿Discutible estrategia?

 

Quizá, pero es la suya, la que les place, incluso viéndoles ganar con esa contundencia, con esa alegría y ese porte.

Nos podrá parecer mejor o peor, pero la estadística se la trae al pairo, la historia, ídem, ellos lo dan todo por ganar en casa.

Incluso en la Vuelta a Murcia, que no tiene televisión, entiéndase una tele tipo Eurosport o Teledeporte en directo, pero siempre tiene a los suyos para apoyarla.

Vuelta a Murcia: éxitos que saben a gloria

Luis León Sánchez Murcia JoanSeguidor

Dos etapas, muchos años después, en el mapa de la Vuelta a Murcia

Gravel Ride SQR – 300×250

Cuando amas un deporte como el ciclismo donde todo es pequeño, cercano, un mundillo que es un pañuelo, cualquier paso adelante sabe bien, sabe a gloria.

Que la Vuelta a Murcia vuelva a tener dos etapas es un éxito

Parece minúsculo, quizá lo sea para muchos, pero dos días es el fruto de un trabajo que visto desde fuera, sabiendo por lo que pasa un organizador, nos parece casi heroico.

Y es que todo confluye para que la Vuelta a Murcia tenga éxito.

Una orografía que es clásica entre las clásicas, con sus sierras y crestas cuyos descensos ponen los pelos de punta, y producto local, huerta murciana corriendo por sus rutas.

El duelo, el enésimo pulso, Valverde-Luisle será el foco de atención y eso pocas carreras lo pueden exhibir.

Pirinexus 300×250

La carrera la dan por el canal regional, una pena, por todo lo bueno que no veremos, pero seguro que será un buen termómetro para ver cómo va la forma de ese campeón del mundo que con el arcoíris aún no ha ganado.

Ojo que son más de treinta ediciones de forma interrumpida, todo muy diferente a ese febrero del 85 cuando casi un centenar se batió en esa edición, casi la mitad eran aficionados con ansia de mostrarse al mundo.

Gobik viste el Caja Rural, unos colores con más de 30 años en el ciclismo 

La primera Vuelta a Murcia habría de decidirse en la última etapa, una contrarreloj que coronó al querido Pepe Recio por delante de Jesús Blanco Villar y Pedro Delgado, ganador de la primera Vuelta a Murcia, versión amateur, y meses antes de la Vuelta que ganaría entre la niebla de Navacerrada.

Y es que en entre estos tres se repartieron el kilo y medio de pesetas que la organización puso en premios.

Nacía entonces la Vuelta a Murcia, nacía la carrera de Alejandro Valverde, cinco veces ganador, el corredor de los récords en casa y fuera de ella.

Lo que Luis León Sánchez podrá contar a los nietos

Luis León Sánchez Murcia JoanSeguidor

Con Luis León Sánchez siempre quedará qué pudo haber logrado

Luisle, Luis León Sánchéz, es un ciclista perenne, mudo, que no hace ruido, destaca lo que su descomunal figura sobresale de la media del pelotón, y regala clase a cuentagotas.

Hace unos meses ya hablamos de él, cuando ganó una de las clásicas italianas de otoño. Aquel día Luis León Sánchez estaba por evitar el sprint con Sonny Colbrelli.

Y lo hizo.

No sé si Luisle tiene descendencia o si la tendrá, pero de tenerla, y que la madeja siga dando hilo, podría contarle cosas increíbles a sus nietos.

Cuando éstos lean sobre Alberto Contador o Alejandro Valverde, sobre la fama que les precedía, la leyenda que generaron, Luisle podrá decirles que él ganó a ambos y lo hizo en su terreno, en sus carreras.

Luis León Sánchez podrá presumir de batir a Valverde y Contador

Aquella París-Niza de 2009, una de las primeras que dejó de ser blanca, porque el amarillo tomó el color del líder. Una carrera gélida en la que no estaba Lance Armstrong, pero planeaba su sombra.

Alberto Contador encendido, no quería ganar, quería arrasar, una ansiedad que abrió el camino para que Luisle se fuera en una de esas jornadas que quedan en la retina.

Alejandro Valverde también quiso ganar por la mano a Luisle.


En El Velódromo…

  • Alejandro Valverde se quedó a las puertas de seis triunfos en casa

En Murcia, en la casa de ambos, en el terreno fetiche del de Las Lumbreras. Se montaron un duelo a tres, con Philippe Gilbert.

Pero los dos murcianos se fueron en Collado Bermejo, y se lo jugaron mano a mano.

Valverde quiso reventar, y reventó. Lo probó y Luisle se fue solo, acto seguido.

Pocos días de caer frente a su rival de casa en Valencia, le devolvió el golpe.

¿Qué podría haber logrado Luis León Sánchez?

Pues es la pregunta del millón. Si algún ciclista parece haber sido premiado por la naturaleza, tenemos a Luis León Sánchez, si un ciclista prometía alto, tenemos a Luis León Sánchez, si un ciclista ha ganado bonito y continente, ese fue Luis León Sánchez.

Pero su bagaje, tanto tiempo después es de gourmet, poco pero bueno, muy bueno, y una pléyade de buenos equipos en el camino.

No sé, en este remozado Astana qué papel jugará un ciclista que, al margen de un buen palmarés, ha salido indemne de los no pocos escándalos que dejan socavones en el camino y no pocas víctimas.

Y ahí también ha sabido salir victorioso, tanto tiempo después.

Imagen tomada de FB de Vuelta Ciclista Murcia

INFO

Has probado el servicio de Nacex para enviar tu bicicleta donde quieras viajar???

La Vuelta a Murcia, la vuelta de Valverde

Vuelta a Murcia JoanSeguidor

Camino de los cuarenta años de la Vuelta a Murcia

Sin duda una de las imágenes de la campaña pasada es el salto de Alejandro Valverde camino de su quinto triunfo en la Vuelta a Murcia.

Bajaba a mil por hora el hijo “ciclista” de la tierra y al detectar el pequeño socavón, sencillamente vuelva por encima.

Alejandro Valverde es el dorsal uno en una Vuelta a Murcia que sigue envejeciendo bien, como los buenos caldos de Jumilla y Yecla.

Alejandro Valverde Vuelta a Murcia JoanSeguidor

Pero hay más: Mazarrón, Morrón de Totana, Águilas, Jumilla… Hoy, Murcia es una carrera de un día, una clásica de febrero, de calendario español, pero hubo un día que fue una vuelta por etapas, una carrera respetada y querida, que no quiere decir que ahora no lo sea, un clásico de inicio de temporada que encandiló a Marco Pantani.

Los orígenes amateurs de la Vuelta a Murcia

La Vuelta a Murcia arrancó como amateur, lo hizo de la mano de la persona que pone nombre al Trofeo, Alfonso Guzmán, el lejano año 1981, presidente de la Federación Murciana de Ciclismo que decidió poner en marcha la Vuelta a Murcia de amateurs.

Alfonso Guzmán, el hombre de la Vuelta a pero ¿quién era?

Para seguir leyendo…

Imágenes del FB de la Vuelta Ciclista Murcia

La letra pequeña de Alejandro Valverde

Había ayer por los redes cierta admiración religiosa que prendía como la pólvora. Había ganas de Alejandro Valverde, de verle ganar, celebrar algo, llevarse más y más incienso a un palmarés que está rozando los 100 triunfos, un estado gracia reservado a los más grandes de la historia. Y Valverde ganó, en su casa además, ante los suyos y el clamo casi de semana santa campando por entre las vayas y la social media.

Corrió, en ese calambre casi reverencial, la foto que ilustra este post. Lanzado, en uno de esos baches que los cicloturistas de la zona conocen al dedillo, Valverde voló y alguien, en un acto de suma fortuna le captó. Tengo amigos fotógrafos que hablan de coger foco, de satisfacerse con el momento mágico y el de Valverde de ayer fue éste y hubo uno que tuvo “foco”.

Valverde suma así su quinta Vuelta a Murcia, es como Fausto Coppi en su Lombardía. Ha hecho de su huerto su feudo, plaza fuerte en un palmarés excelso, que como hemos dicho camina hacia cotas de leyenda. Hace poco me empezaron a seguir desde una cuenta tuitera que trabaja en un ranking histórico que como no podía ser de otra manera encabeza Eddy Merckx ¿Sabéis quién es el mejor español de todos los tiempos según el baremo? Valverde, sí, el de Las Lumbreras, que en el cómputo de todas las carreras UCI, es el mejor incluso superando a Miguel Indurain.

Las perlas de Valverde las conocemos, las piezas más conocidas y deseadas de su bagaje. Liejas, Flechas Valonas, etapas y podios en las tres grandes, incluyendo la Vuelta, Volta, Dauphiné, por partida doble, y un reguero de actuaciones de toda índole y factura. Una auténtica pasada, un palmarés de excepción, que más allá de las estadísticas referidas, en el ciclismo español es muy complicad encontrar, cosa que le hace singular, el más singular a este lado de los Pirineos.

Valverde tiene un buen trozo del pastel cocinado en Burgos, Castilla y León, Mallorca, Murcia, Andalucía,… carreras que lo han pasado mal, muy mal, y que posiblemente al tener a gente como él en su historial hayan salido adelante, pero cuando se piensa en un corredor como Valverde se hace a lo grande, y aquí pensamos en porqué no disputó nunca a fondo San Remo, carrera en la que le enfocaron como favorito desde la primera vez que tomó parte, en 2005, porqué nunca se tomó en serio Flandes, porqué no quiso amasar más etapas en lugar de luchas por generales que tuvo imposibles,…

Por qué, por qué, por qué,… los estadísticos piensan en ello y a Valverde le resbala porque él es feliz haciendo esto, incluso corriendo tres grandes el mismo año, y ahora ya no va a cambiar, está de vuelta, sin presión añadida, con 37 años, en la elite desde hace quince y ganando, y podéis decirle u opinar lo que queráis, él está contento con el conjunto, incluso con la letra pequeña…

Imagen tomada del FB de El Casao

INFO

El precio medio de las bicis de segunda mano superan los 1000 euros

#RadioVuelta – Semana 6

#Trend Nombres que vuelven al candelero

La segunda carrera de la tournée arábiga, el Tour de Qatar, volvió a manos de Terpsta. No es cuestión baladí quien gane en el emirato pues su triunfador suele hacerlo bien en la inminente campaña de clásicas. Ojo con el killer Kristoff, también, y su cita con San Remo. Mientras en España el fin de semana fue también de carreras de un día con un denominador común: vuelven algunos nombres que teníamos olvidados. En Murcia, la clásica que un día fue vuelta por etapas, Rein Taaramae fue un grandísimo ganador con la que posiblemente haya sido primera cabalgada del año. Veremos qué queda de ese ciclista que ganó una etapa en la Vuelta y fue protagonista en el Tour de 2012. Cerca de él entró una de las debilidades de este blog, Zdenek Stybar, a quien se le ve fuerte para lo que viene. Al día siguiente Mark Cavendish ejecutó perfectamente la táctica de su equipo y ganó con mucha solvencia, quizá demasiada, a Juanjo Lobato. El inglés parece que vuelve, aunque seguramente nunca se fue. Y hablando de velocistas no se pierdan lo que empieza en París a partir del miércoles, nada menos que el mundial de pista, con un nombre que queremos ver brillar, el de François Pervis y las opciones españolas entre las cuales el dúo Muntaner-Torres pone en juego su título.

#Click Unanimidad sobre Bradley Wiggins

No fue ni mucho menos uno de los mejores ciclistas en Qatar, pero Wiggins estuvo en boca por su tremenda bicicleta. El ciclista inglés es para bien y para mal un referente, y en el emirato rodó con las miradas de medio mundo sobre él ofreciendo como siempre una estampa que es una obra de arte y montado sobre una máquina que roza la envidia más insana. En breve contaremos una curiosa historia sobre el maillot que Wiggo nunca quiso volver a vestir y no ese arco iris que salió por entre las dunas.

#Profile El calco de Niki Terpstra 

El afilado holandés ha vuelto a ganar en Qatar lo que en su caso implica repetir lo del año pasado, año en que firmó una primavera sensacional con la guinda puesta en Roubaix. El neerlandés es un ciclista que nos encanta y que posiblemente nos gustaría más si no se debiera a un equipo de fuerte corsé táctico como el Etixx. Terpstra ganó con todo merecimiento hace un año en el velódromo más emblemático del mundo pero lo hizo con la sensación de correr a contrapié y plenamente beneficiando por el esplendor de su equipo cuando por condiciones quizá pueda ganar con la épica que se le supone a estas carreras.

#Clipping

Desconcierto en Murcia. Las imágenes del atasco en la meta de la Vuelta a Murcia nos han supuesto una gran tristeza por cuanto sabemos de los auténticos malabares que tienen que hacer algunos organizadores. Esperemos que Murcia, como tantas otras carreras en este país, encuentre el camino del esplendor que un día tuvo cuando, entre otros, grandes como Marco Pantani dejaban su impronta por la montaña murciana.

Nervios entre los velocistas. Las reacciones de Nacer Bouhanni diciendo que no es una tragedia no ganar en Qatar demuestra la presión que recae sobre los ciclistas más rápidos del mundo. Aunque el meollo de la temporada no ha sido abordado, tener un velocista siempre ha sido sinónimo de resultados rápidos y cuando estos no llegan los nervios afloran.

Las miras en la primavera. En Ciclo21 dieron cuenta en un par de artículos de lo que podemos esperar de esta primavera y es que si el ciclismo amateur tiene sus sociales poco menos que el pro vive las mismas por los desiertos de medio oriente para afilar armas de cara a la una primavera que como siempre esperamos en candeletas.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#TourofOman#61RdS#VoltaAlgarve#trofeoLaigueglia #TourduHautVar

Imagen tomada de Pinarello

Las excusas de mal pagador de Alejandro Valverde

Tremendo desenlace el de la Vuelta a Murcia, aparte de lo desafortunado de situar un túnel cerca de meta, el ganador de la carrera, Alejandro Valverde, iba en moto. A su lado, una vez fue superado, Tiago Machado parecía un niño. Un salto de velocidad tremendo, insostenible.

Ha empezado fortísimo Alejandro Valverde. De diez días de competición lleva ya cinco triunfos. En la Vuelta a Andalucía corrió sin cadena, en su tierra ganó con insultante solidez. Quizá ganar aquí le sirva a Eusebio Unzue para explicar la evolución de su pupilo. Un estado de forma que a no ser que se vislumbre un objetivo grande, de consideración, no encuentra argumento, sobretodo porque con la revisión de calendario, ahora Valverde debe estar mirando a las Ardenas, y para ello quedan casi dos meses, un poco menos. Otros encuentran un pico dulce pero no tienen calendario. Mirad lo que le pasa a Edu Prades tras rozar el podio en el Algarve.

Y hablamos de cambio en el calendario porque Movistar y Valverde estiman que la presencia del murciano ya no es necesaria en la Milán-San Remo. La exclusión de Pompeiana del itinerario a la ciudad de la costa de la Liguria ha sido el pretexto para no estar en la primera gran carrera de la temporada. Sinceramente, no lo entiendo.

Alejandro Valverde tiene sobre la mesa, y especialmente en sus piernas, las mismas capacidades que los ciclistas que en su día supieron romper la “Classicisima” para hacer lo mismo, o al menos intentarlo, que es lo que la parroquia le “exige”. Es obvio que sin esa tachuela la carrera pierde atractivo para ciertos corredores, incluso entendemos que un ciclista tan caótico como Chris Froome renuncie a disputarla, pero Valverde, en tal momento, podría ser uno de los pocos que podría haber roto la hegemonía del pelotón. En su estatus sólo un puñado podría castigar las opciones de los velocistas.

Recuerdo la Milán-San Remo de 2005. Un helicóptero sondeaba el pelotón bajando a toda velocidad el Poggio. Buscaba, escrutaba entre los primeros. Enfocaba a Alejandro Valverde, impresionaba su nombre en la pantalla. Ese corredor siempre respetado, nueve años después, nunca ha hecho nada de relumbrón en una carrera que entendemos le va bien, quizá no es la más idónea, pero resulta interesante a sus infinitas posibilidades.

En los tiempos actuales es cierto que San Remo ha tenido escasas alternativas a los velocistas, pero tirar la toalla de inicio resulta desalentador, desconcertarte, más cuando en esa renuncia se incluye Niza, Tirreno y todo lo inmediatamente importante, todo aquello que en este momento dulce le podría venir como anillo al dedo. De haberse seguido la teoría de Valverde, San Remo no habría tenido a Sean Kelly, Laurent Jalabert, Filippo Pozzato y Fabian Cancellara.

Eso sí, los recorridos cambiantes de RCS es lo que tienen. Quien ahora apunta al triunfo es Mark Cavendish, que espoleado por el cambio se sube al carro del Omega Pharma. Es lo que tiene. Debemos creer en la inconveniencia de subir la Pompeiana, pero es que son tantas las veces que trazados presentados no son respetados que se ha convertido hasta en un clásico y para otra muestra la crono larga del Giro.

Foto tomada de http://www.vueltaandalucia.es/