Bjorg Lambrecht, las formas de sentir la muerte de un ciclista

muerte Lambrecht Vuelta Polonia Featured

La muerte de Lambrecht vuelve a poner el ciclismo en esos sitios que nunca se acuerdan de él

Hablar de ciclismo hay mil maneras.

La muerte de Lambrecht nos lo ha vuelto a demostrar. 

A la gente que nos gusta el ciclismo que trenzamos el día a día sabiendo de éste y de aquel, de ésta y aquella carrera, nos llena que se hable de ciclismo en grandes medios.

Llamadnos antiguos, nostálgicos, pero un servidor vivió la época de Miguel Indurain, las portadas del Marca, el butanito con conexiones horarias, los cabreos por los que Perico no corrió la Vuelta…

Aquel ciclismo saltaba por las primeras planas, prendía en el ambiente.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Hoy cuando se habla de ciclismo en medios generalistas es que algo no está bien.

El gigante de A3 Media, que tiene a bien hacer programas de pancarta donde el fútbol es la excusa, es un ejemplo.

No hace tanto que Antena 3 era la dueña de la Vuelta a España, diez u once años a lo sumo.

Entonces la carrera que estaba en su porfolio rara vez daba el salto a las noticias o los titulares de la jornada.

 

 

Hoy cuando alguien de ese rodillo se acuerda de ciclismo es, como decimos, que algo malo ha pasado.

La muerte de Bjorg Lambrecht, por ejemplo, ha tenido su hueco en ese espacio de deportes que sigue a un noticiario que por higiene mental preferimos omitir.

Le dedican un hueco en la cargadísima actualidad de ese deporte que es precioso, menos cuando entra por los canales de la telebasura, el fútbol.

Yo no he visto el accidente, y no por querer ejercer autoridad moral sobre nadie -cada uno debe hacer lo considere oportuno-, y sí porque ya no merece la pena saber cómo fue y porque fue si un servidor no va a tener que tomar medidas para que esto pase lo menos posible,

Que el ciclismo esté de luto es noticia para esta gente que, como bien dice Sergi López, es muy libre de trabajar y publicar como quiera, pero que se lo hagan mirar.

Hace un par de años el ciclismo fue portada en La Sexta por los azafatos del Tour Down Under.

Son formas de verlo y para este colectivo, tan pequeño tan sentido, es triste.

Al menos reconforta el reconocimiento que la Vuelta a Polonia le ha hecho al ciclista fallecido.

This stage will be #ForBjorg ?

Publicada por Tour de Pologne en Martes, 6 de agosto de 2019

 

La llegada con los Lotto en punta, en solitario, suspirando por la desgracia que nos ha sobrevenido, totalmente despoblada de publicidad, arcos y globos, Polonia hace un despliegue que anualmente nos parece excepcional, ha sido sentida, pero de verdad.

SQR – GORE

 

Un homenaje de etapa en toda su acepción, donde la figura del ciclista fallecido ha sobrevolado toda la jornada.

La gamma 2020 de Berria ya disponible 

Su recuerdo y lo poco que lo pudimos disfrutar, el gran público me refiero, nos los llevamos con nosotros.

Y Polonia, ese país verde a rabiar, bello cada vez de agosto, que nos llena las tardes que quedan hasta la Vuelta de buen ciclismo, nos ha ganado con un homenaje que nos ha parecido sincero.

Lambrecht estaría orgulloso.

Imagen: FB de Tour de Pologne

Michal Kwiatkowski: La semana fantástica del ciclismo polaco

Reyes Magos Kwiatkowski JoanSeguidor

Mov_Gore

La vuelta a Polonia logra inscribir en su palmarés a su mejor ciclista: Kwiatkowski

  

Ver a Vuelta a Polonia y ganar a Michal Kwiatkowski produce una sensación agridulce.

Dulce porque la gana un ciclista que nos encanta, Kwiatkowski es el ciclista renacentista, que sabe hacerlo casi todo y casi todo bien.

Pero apena ver que un recorrido sencillamente precioso, por frondosos bosques que queremos imaginar en invierno, se acaba decidiendo casi siempre en el tramo final.

 

Y digo casi siempre, porque si está en liza Simon Yates es posible que no tengamos que esperar al final.

El inglés está en modo Giro, antes de su explosión, mirando a la Vuelta.

Con Simon Yates hemos tenido la emoción que en ocasiones este ciclismo ultraigualado nos quita.

Este ciclismo igualadísimo y el Team Sky, que es el equipo cebolla, el equipo que rodea a sus líderes de gregarios que se van despojando hasta que queda solo, cerca, muy cerca de meta,

Aunque para Kiato quedarse solo, en amarillo, no es problema, como ha demostrado en la carrera que todos querían que ganara.

Cuando Yates amenazaba, Kwiatkowski tomó el mando y secó el peligro.

Cambrils Movil 300×100
 

 

Hasta ese momento, otra exhibición del equipo cebolla y en especial de un ruso, 21 añitos y gran rival de Egan Bernal el año pasado en Tour del Porvenir.

Se llama Pavel Sivakov y su labor de contención de Yates habla de lo que siempre decimos, que no sólo es dinero, es manejar el mercado, controlarlo y tener el prestigio para atraer el talento.

Pero es que mientras Sivakov hacía la aproximación, Sergio Henao se prodigaba en el control de George Bennett, el del «Landis» de Froome, y Dylan Teuns.

Kiato, nunca solo, como Froome y Geraint en el Tour, o como David de la Cruz en Burgos, donde le ayuda otra perla Tao Geoghegan, el mismo que se dejó la vida por G en Dauphiné.

Otra para el Sky, ahora la preciosa Vuelta a Polonia, en el país que vive una luna de miel con el ciclismo.

Si hasta van a tener un equipo en el World Tour.

Foto tomada de FB del Team Sky

INFO

Endura, 25 años vistiendo todo tipo de ciclistas 

¿Cuánto cobra un ciclista como Kwiatkowski?

Michal Kwiatkowski - Tour de Pologne JoanSeguidor

Mov_Gore

Que un corredor del talento de Kwiatkowski no pueda disputar el Tour, por ejemplo, debe salir muy caro

Os recomiendo mirar el último  kilómetro de la primera etapa con final en alto de la Vuelta a Polonia: el triunfo de Michal Kwaitkowski es sencillamente abrumador, una obra de precisión.

A un kilómetro de meta, varios ciclistas se vuelven locos.

Entre ellos Richard Carapaz y el dorsal número uno, Dylan Teuns.

En el grupo, por detrás,  pasan varios por cabeza.

 

 

Kwiatkowski, siempre en segunda fila, se mantiene tranquilo.

Debe conocer el final, no puede ser de otra manera.

A 300 metros, o algo menos, de la llegada se pone al frente del grupo.

Tira y tira hasta ganar la etapa. Bueno ganar la etapa más el liderato.

  

Kwiatkowski hace feliz a Polonia

Jugada redonda para los organizadores del Tour de Polonia.

La gran estrella del ciclismo local logra el triunfo.

«Dreams come true» admite el organizador, el mítico Lang.

Y jugada redonda para el Team Sky, que sigue engordando la vaca.

„Dreams come true” – said Race Director Czesław Lang, after Michał Kwiatkowski took stage 4 by storm. ????„Marzenia…

Publicada por Tour de Pologne en Martes, 7 de agosto de 2018

Triunfo de manual para Kiato, que diez días después del final del Tour tiene su momento.

Si miramos el palmarés del polaco este año vemos: Algarve, Tirreno, crono de Dauphiné, campeonato polaco y esta etapa.

Permitidme dudar que esto para el último campeón del mundo antes que Sagan, sea un buen balance personal. Son poco menos que migajas para su talento.

 

Pero sabe que es el peaje por estar donde está y trabajar en el gran momento del año para otros ciclistas.

En su nómina está lo que vale como corredor, más un plus por renunciar a lo que podría llegar a ganar para estar al 110% en el Tour.

Volvemos a lo de muchas veces, el dinero, el vil metal, pero como queda comprobado ésta es una fiesta que sólo Sky se puede permitir.

Imagen tomada de FB de Tour de Pologne

INFO

El Lizard por Maglia Sport, la apuesta de tope de gama de la firma leonesa

Que el experimento polaco salga bien

 

Hace ocho años que la Vuelta a Polonia entró en el círculo de las mejores carreras del mundo. Con la llegada del UCI Pro Tour, la carrera accedió a su nuevo estatus junto a Plouay, Eneco Tour, una crono por equipos en Eindhoven, ahora reformulada por un Campeonato del Mundo,  y la desaparecida Vuelta a Alemania. A pesar de lo novedoso, Polonia ya tenía vuelta desde hacía 61 ediciones.

Campeones UCI PRO TOUR

La carrera confió  su suerte en el hombre de ciclismo del país más oriental de la Europa occidental: Czeslaw Lang, quien anteriormente ya había hecho cargo de la carrera estrella de la zona, la conocida por Carrera de la Paz. Maurizio Fondriest, Seguei Ivanov y Rolf Jaermann figuraron entre sus ganadores previos al UCI Pro Tour. Desde que éste acuñó la calidad de la carrera, llegaron otros ganadores como Jens Voigt, Alessandro Ballan, Peter Sagan o el más reciente, Moreno Moser, el sobrino del discutible ganador del Giro de 1984.

Vuelta Ciclista Polonia

Para la presente edición, la Vuelta a Polonia rompe ciertos esquemas que sinceramente me gustaría les saliera bien. Por ejemplo hacen algo muy raro en una ronda pequeña, como es el caso de trasladar su salida al Trentino italiano, una zona de indudable atractivo ciclístico, pero a miles de kilómetros del cogollo de la competición, que abordará Polonia por el sur a partir de la tercera etapa. El Pordoi, sí el Pordoi, será final de etapa de esta Vuelta a Polonia que debutará en el paraje maldito de Marco Pantani: Madonna di Campiglio.

Luego está el sistema de puntuación y bonificaciones que traducido a tiempo tendrá incidencia en la general. Es decir a lo largo del recorrido los sprints intermedios y los pasos de montaña otorgarán unos puntos que sumados al final del día le pueden dar al primero en esa empírica clasificación hasta medio minuto de bonificación que además se sumará al propio que tiempo que se pone en juego en las llegadas. Todo jugado entre equipos de seis corredores

El sistema, según cuentan en la web del Movistar Team, viene según diseño de la UCI, en un ensayo que espero dé con la fórmula que atraiga al público. Habrá que ver, pero los pasos en la innovación aunque no sencillos hay que darlos y éste es uno, como lo es también el rarísimo esquema de competición con dos llegadas en alto de inicio por parajes del Giro y una crono final en la bellísima Cracovia.

Si en este cuaderno por algo nos hemos caracterizado es por aplaudir la innovación y en Polonia se dará una vuelta de tuerca. Mucha suerte y bienvenida sea.

 

El ciclismo en agosto

Etapa de la Vuelta a Polonia

Permitidme me ponga tonto. Hace menos de treinta años, el agosto ciclista era la Hucha de Oro, la Vuelta a los Puertos, la Vuelta a Burgos, aquí sigue, la Vuelta a Galicia, pero también el Campeonato de Zurich, la Clásica de San Sebastián, la Wincanton Classic, una clásica inglesa inscrita en la Copa del Mundo que recuerdo ganó Gianni Bugno y que con los años pasó a llamarse, Leeds Classic. Es el ciclismo en agosto.

Era un ciclismo primero con sabor a despedida, acabado el Tour, ya se habían corrido las tres grandes y quedaban Mundial y Lombardía como grandes objetivos, y con cierto regusto de prórroga, como si quienes no hubieran aprobado en el curso regular, tuvieran que estudiar en agosto.

Hoy agosto es el regusto del Tour, la Vuelta a Burgos, que se mantiene lozana en un entorno desolador, y dos carreras de nuevo orden, las vueltas de Polonia y Benelux, otrora Eneco, este año con el nombre cambiado. Ya sabéis, ahora el patrocinador pasa por delante de las regiones, los sigios y los emblemas del lugar.

Aunque quedan pocas fechas para la Vuelta, y el Mundial casi acto seguido, a mí el ciclismo de agosto me gusta. Es un ciclismo de segundos espadas, con poco o nada que perder, pero que tienen una calidad tremenda y demuestran que el fondo de armario de los grandes equipos es casi ilimitado, pues sólo así se entiende que estructuras como Sky y Quick Step estén comptiendo en Polonia y Burgos con auténticos equipazos simultáneamente, pero el core de su equipo en el Tour descansando.

Es el ciclismo global, nada de aquel deporte que se apalabraba entre un director avispado y un patrón enamorado del ciclismo. Para bien y para mal, es lo que hay. Y entre otras cosas hay estas dos carreras, Polonia y Benelux que rara vez decepcionan. La segunda, atravesando paisajes de clásicas, subiendo la capilla un día y La Redoute al siguiente, dando excelentes jornadas, como la de Dumolin y Wellens por las Ardenas y abriendo el paso a la segunda línea.

Para muestra de lo que quiero decir, la etapa reina de Polonia, la de ayer jueves, además de ser un prodigio en tiro de cámara, el lugar filmado así era el paraíso verde, ojalá en la Vuelta a España tomaran nota, igual que debería de hacer de la Vuelta a Burgos, además de eso, fue un espectáculo de primer orden con Pozzovivo, Teuns, Jungels, Van Garderen, Nibali, Rui Costa y el ínclito Majka, que tiene alergia a los relevos.

Ganó un ciclista cuyo nombre conviene apuntarlo, Jack Haig, hace 190 centímetros por 63 kilos, 23 añitos el pequeñín, y su ataque a veinte de meta con la plana mayor ahí detrás, manteniendo unos cuarenta segundos hasta el final, destila calidad y valentía. Un Orica tenía que ser.

Imagen tomada del FB del Tour de Pologne

INFO

Así nos contaron su aventura en el Ghisallo desde 226ERS

El nuevo Van Garderen

Tejay Van Garderen en la Vuelta a Polonia

A día de hoy no sé si Tejay Van Garderen estará en la Vuelta a España. No sé si el estadounidense serguirá en el empeño de ganar una gran vuelta, aquel reto que un día anunciara en su potencial, cuando explotó en un Dauphiné y refrendó en el Tour que acabó de blanco, aquel que ganó Wiggins y le tocó correr a la sombra de Evans, hasta que BMC se percató que el americano iba mucho mejor.

Con el tiempo Van Garderen fue tropezando en la misma piedra. Por lo que fuere, es indiferente ahora, el Tour se declaró imposible, pero lo peor es que el Giro, este último Giro también. Desde el mismo Blockhaus, el día que Dumolin arrojó las credenciales en la mesa, Van Garderen se descolgó del grupo de favoritos.

Pero lo que esperamos de los grandes nombres, Van Garderen lo va dando, a cuenta gotas, pero dando, porque tampoco han sido muchas las opciones que ha tenido. Por ejemplo en la Vuelta a Polonia, sin opción en la general, se metió en el corte bueno de la etapa que ganó Van Poppel y fue cazado a menos de tres de meta, tras una cabalgada cargada de clase y valentía.

Ese tipo de reacción nos gusta en los ciclistas, demuestra que tienen sangre, pundonor y capacidad. Demuestra que, a pesar de no estar en el nivel que quizá un día soñaron, quieren seguir en la pomada y que se hable de ellos.

No han sido años sencillos para Van Garderen, que se vio con un Dauphiné casi atado y acabó fuera de concurso por un Froome tremendo, luego el Tour, donde siempre le pasaba algo que le descolgaba, incluso hace un par de años, cuando completaba una carrera envidiable hacia el podio.

En este último Giro, Van Garderen luchó y consiguió una etapa, un premio que no es pequeño, y que puede serle la piedra de toque para el futuro, para encontrar las posibidades del americano que dio un paso al lado para que Richie Porte fuera el líder único de BMC en el Tour.

Aunque en su día dijimos que Tejay es de esos ciclistas que te deja frío, que un buen corredor siga en liza y se agarre a su suerte es para celebrarlo.

Imagen tomada del FB de Tour de Pologne

INFO

Para Endura la aerodinámica sigue siendo territorio virgen

#RadioVuelta – Semana 26

#Trend  El voltaje no cesa

El Tour de Francia y su larga sombra no pueden ocultar diez días de ciclismo interesante y a veces triste. Y decimos triste porque, muchas jornadas después, nada salió bien en la Clásica de San Sebastian, una carrera que, nos consta, se organiza con todas las ilusiones del mundo pero que pasó a la historia por desdichas que pintarán el éxito de un ciclista que en muchos años puede decir que ganó aquí su primera gran carrera, Adam Yates. La semana siguiente, la Vuelta a Burgos dio un desenlace increíble con los Astana jugando casi al copo y la “reventada” final del colombiano López ante el caso omiso de sus compañeros Taaramae y Scarponi en medio del ataque de Dani Moreno, quien rara vez sale de vacío de Burgos. Y en Polonia una piedra más en la trayectoria de Ion Izagirre, un ciclista que “como las hormiguitas” añade una vuelta del WT a su palmarés en un final trepidante y precioso por Cracovia.

#Click Burgos siempre da buenas estampas 

Que la Vuelta a Burgos sea posiblemente la carrera española que mejor sepa vender el territorio que pisa es tan increíble como cierto. Si el año pasado alabamos su final en Aranda esta vez varios momentos ofrecieron el patrimonio burgalés a través del ciclismo. Destacó la etapa de Burgos capital, donde su catedral supone el mejor telón a cualquier cosa que se haga, pero también el resto de etapas, con una producción que entendemos muy complicada por los recursos que se manejan pero muy digna, de verdad, invitando a visitar la provincia.

#Profile Ion Izagirre merece más galones

Cuando decimos que es una desgracia que Movistar sea el único equipo español en la cumbre lo hacemos mirando a gente como Ion Izagirre, el típico corredor que podría liderar equipos con gracia y tino y que en los azuzones no pasa de tercer grado. Y la prueba de su valía estuvo en Polonia esa carrera que se le resistía y acabó siendo suya en la corno final. Izagirre añade esta perla a la etapa del Giro y Campeonato de España. Este año fue podio en País Vasco, ante el derrumbe de Nairo. Su futuro es interesante, y en el Team Sky, que de tontos tienen poco, ya se anotaron su nombre hace tiempo.

#Clipping

El ejemplo de Polonia. La verdad es que no sé si Polonia es un país al nivel del despliegue de su vuelta, pero de serlo hablamos de un lugar que quisiéramos habitar. La Vuelta a Polonia fue en muchos aspectos una carrera que en prestancia se asimiló al Giro y miró de cerca el Tour. Los montajes de meta fueron excepcionales, pero la presencia televisiva invitaba a conocer el país y lo que fue más importante, mostró que la modernidad del país. Eso sí la realidad del país, nos afirmaron, dista de la idílica imagen de su mejor carrera.

Las disculpas a Van Avermaet. Días después de la clásica, la organización donostiarra se quiso disculpar, eso parece, con Greg Van Avermaet, en castellano, cosa que el ciclista belga acentuó en su posterior declaración. El final de esta historia espero acabe bien, pero lo cierto, es que, como dijimos, nada les salió bien ese día a los mentores de la carrera.

Dinamarca & Portugal. Dos vueltas nacionales también acontecieron en la misma semana. Jensen fue profeta en su tierra, además del último reducto danés en Tinkoff tras la defenestración de Riis. De todos los daneses, Tinkov se quedó el mejor, llamadle tonto. En Portugal Gustavo César Veloso ha repetido triunfo y refrendado el poder gallego en el lugar, pues de las últimas diez ediciones lusas, ocho cayeron del lado gallego.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#Eneco Tour, #TourdelAin, #ArticRace

Imagen tomada de http://patrimoniociclista.blogspot.com.es

Nuestro pequeño cuaderno de verano

Unos días de asueto y cierto respiro y retomamos el camino. En la cuenta atrás hacia la Vuelta a España no queremos dejar de lado varios aspectos que nos han llamado la atención en este mal llamado periodo de transición por cuanto la actualidad no ha escatimado buenos titulares.

Majka y la buena estrella. El polaco fue profeta en su tierra, un ciclista nublado antes del Tour que ahora es un matador, encima renovado por el patrón ruso. Se lleva la vuelta de su país tras ser el mejor en la montaña, irresistible para dos Movistar en buen tono tras el Tour. Curiosa la buena sintonía de Jon Izaguirre con esta carrera que entra de forma especial en su bagaje. En los últimos alientos de Euskaltel el año pasado ahí estuvo y esta vez nuevamente rozando el éxito.

Sagan no garantiza el cielo. Abierto el mercado de fichajes, al menos de forma oficial y transparente, se confirma que Tinkoff tendrá dos grandes jefes. La entrada de Peter Sagan aunque notoria no es sinónimo de grandes triunfos, porque quizá sea más interesante garantizarle un buen bloque alrededor pues el astro no puede sacar y rematar los córner. Veremos que le transmiten de buen hacer y sapiencia auténticos cazadores como Rogers, Benatti y compañía.

La carrera por el Ártico, el último eslabón. Vean un momento si pueden el triunfo de Lars Peter Nordhaug por las abrasadas colinas de la coronilla noruega. Una carrera en medio de la nada, en un clima gélido –incluso en agosto-  pero de una plasticidad inmensa, excelsa, eso es esta carrera que nos ofrece un nuevo motivo para creer que este deporte es grande, único e infinito. Allí donde los anfiteatros son circos glaciares, allí donde el hombre conquista el mar (como en Dubai), allí podrá circular el ciclismo.

Stybar y la bicicleta volando. La caída del año puede haber sido la Zdenek Stybar en el Eneco Tour. Un bandazo, un corrimiento tectónico en el pelotón y el campeón del mundo de ciclocross mordido entre las vallas y los ciclistas para hacer una voltereta y ver su bicicleta volando varios metros. Una de esas caídas que pasan a los anales por su crudeza, como las de Addoujaparov y Jalabert en el Tour, o la que provocó Cavendish en Suiza. Los pelos de punta.

Y acabamos esta “vuelta al cole” con un copia y pega sobre el actor más ciclista, Robin Williams. La pieza de Jordi Escrihuela refleja el amor de este excelente artista por el ciclismo:

No podían faltar unas palabras en memoria de Robin Williams ya que, como sabéis, el famoso actor americano era un fanático del ciclismo de carretera, un amor que comenzó a gestarse cuando Armstrong (su amigo «uniball») lo invitó a una pedalada benéfica para recaptar fondos para la lucha contra el cáncer. Dicen que su práctica le ayudó a superar una adición a las drogas, probablemente cocaína.

Según la revista Forbes, Williams llegó a ganar una media de 55 millones de dólares por año y dicen que en un garaje de los suburbios de San Francisco (Seacliff) tenía más de 50 bicicletas de todos los precios y que se gastaba unos 100.000 dólares al año en equipamiento ciclista.
Robin era un auténtico rodador que, a pesar de su aspecto «poco ciclista», caminaba lo suficiente para dejar a muchos de nosotros de rueda.
Explican que cuando le daba el punto cogía su jet privado y se iba a subir puertos, incluso a Europa, donde era habitual verle en el Tour de Francia todos los años.
Su bici estrella era una Serotta Ottrott con cuadro de carbono y rácores de titanio, valorada en 5000 dólares.
No se afeitaba las piernas y le gustaba entrenar por carreteras entre viñas como la de Sonoma County y cuando salía de su casa a rodar ponía una bandera en su jardín.
Robin, no podrás ser bicentenario, pero allá donde estés siempre te recordaremos.