Almería: ¿Otra clásica World Tour en España?

Clásica de Almería World Tour JoanSeguidor

La Clásica de Almería en el World Tour traería muchos beneficios consigo

Cuando hace unos años, en plena depresión económica, nos preguntamos cuán grande sería el socavón que la crisis dejaría en el ciclismo español, lo cierto es que temíamos no por una, por dos o tres carreras.

Lo hacíamos casi por todo el andamiaje.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Pero las nubes escamparon y llegó cierto alivio, y ahora, el otrora vacío mes de febrero, vuelve a tener vida en este lado de los Pirineos.

El calendario que un día supimos de carrerilla vuelve a estar vigente.

Hace un tiempo era Mallorca, Andalucía, Valencia, Murcia, Setmana, Aragón… 

Hoy no se han recuperado todas, pero algunas sí, no todas con los mismos días, pero al menos vuelven a la vida.

Hoy, además, no se mantiene aquel orden férreo de los ochenta y los noventa, pero qué más da, lo importante es que haya ciclismo.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Ahora vemos que Mallorca sigue ahí, con esa carrera en un territorio bellísimo que no vemos en directo, y sigue con Valencia y Andalucía.

Y por medio una carrera, la Clásica de Almería, que no para de mejorar.

Uno de los grandes velocistas del Giro, la maglia ciclamino, Pascal Akermann es su último ganador.

En la lista aparece otro prota del Giro, Caleb Ewan, un corredor que por muchos motivos nos atrae: pequeño, veloz, exótico y aguerrido.

También figuran Magnus Cort, Mark Cavendish, Leigh Howard o Mark Renshaw.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Una clásica de velocistas para velocistas, en febrero, en la costa española y ahora quiere ser World Tour.

Leemos en Ciclo21 una noticia de esas que nos llenan a quienes queremos bien este deporte y sabemos de la importancia que poco a poco va adquiriendo en ciertos lugares.

España, país de importante historia en este deporte, con grandes nombres y carreras, sólo tiene cuatro eventos en el máximo nivel: Volta, País Vasco, San Sebastián y la Vuelta.

 

Escasa presencia en un calendario en cuyo margen hace mucho frío.

Sólo hay que ver las participaciones de ciertas carreras, que conviven con la austeridad y la escasa cobertura que hay fuera del máximo circuito, más allá sus zonas de influencia.

También hay que notar los esfuerzos de la UCI por meter y meter eventos en su calendario más selecto sin tradición alguna, con un único y gran refrendo: el dinero.

 

Y no digo que el UAE Tour, por ejemplo, no pueda estar en World Tour, lo que digo es que la Clásica de Almería sería un perfecto candidato a formar parte de ese selecto grupo.

La Cerdanya: ¿Te gusta el sonido de bujes entre los Pirineos?

Todo el mundo habla bien de una carrera que no sólo se ciñe a su celebración, desde su departamento de prensa se informa y se prepara el camino hacia su clásica y el cartel de velocistas habla del nivel que se maneja.

SQR – GORE

 

Y no sólo eso.

Que entrara en el World Tour pondría en el mapa de muchos equipos una carrera que por esas fechas seguro que les encaja.

Y ya que vienen a Almería quizá les encajen las carreras de antes y después, carreras que se celebran en lugares habituales de stages de grandes estructuras.

Es el círculo, el pez que se muerde la cola.

Espero que el empeño de la gente de Almería tenga premio, el premio del World Tour y ponga una segunda clásica española entre las mejores carreras del mundo.

Imagen: FB de Clásica de Almería

Lo de Ion Izagirre en la Itzulia es un tesoro

Izagirre Ituzlia JoanSeguidor

Ganar una vuelta como Izagirre la Itzulia será cada vez más complicado

Han pasado unos días de la victoria final de Ion Izagirre en la Itzulia y no paro de darle vueltas a una cosa.

Y no es otra que este tipo de triunfos, a este nivel, de este calado, creo que van a ser cada vez menos y más espaciados.

Gravel Ride SQR – 300×250

El amigo Javier Ares anda encendido en cada retransmisión por la posibilidad de que gane un español en el World Tour.

A veces, le puede tanto el deseo que menta a Valverde cuando ni siquiera está en concurso.

Menos mal que está Alberto Contador para bajarle al suelo.

Sin embargo no repara, el insigne periodista, que esto ya no son los ochenta, que los triunfos españoles en el World Tour van a llegar a cuenta gotas.

Y no lo digo porque la calidad de lo que hay sea mala, que no lo es Ion Izagirre es la muestra de lo que decimos, otra cosa es la cantidad: no hay muchos ahí arriba, algunos son gregarios de lujo, capos no hay tantos.

Por otro lado el cerco se ha estrechado, hay lo mismo, para menos y el pelotón se ha ensanchando en cuanto a nacionalidades.

Es decir, más países para el mismo pastel y algunos de ellos emergentes en triunfos y potencial: Eslovenia, por ejemplo.

Está bien soñar con la victoria de «uno de los nuestros» pero tener aplomo y ver qué opciones reales hay.

El World Tour es un coto en el que sacar la cabeza no en nada sencillo

El mero hecho de tener sólo a Movistar como fijo, ahí, cierra muchas opciones, y las posibilidades de brillo del Burgos, Euskadi o Caja Rural no son muchas, más allá de cazar la escapada y conseguir minutos de televisión.

Lo que le sucede al ciclismo español no es un caso aislado.

Mirad cuánto hacía que un italiano no gana un Tour de Flandes, carrera que tuvieron durante unos años con Ballan, Bugno y Bartoli, no hace tanto.

Alberto Bettiol recuperó el cetro de «il Belgio» para los suyos tanto tiempo después.

DT-Swiss Junio-Agosto

El domingo cuando Philippe Gilbert ganaba en la París-Roubaix ponía fin a una sequía de clásicas para los belgas que ha durado casi toda la primavera.

Un checo como Stybar ha ganado dos grandes clásicas que no han conseguido domar ninguna de las estrellas flamencas.

Así están las cosas.

El ciclismo colombiano recoge los éxitos de su esplendorosa hornada, que no contenta con el fecundo presente, suma nuevo talento como Bernal o Daniel Martínez.

La Cerdanya es un paraíso de ciclismo por los Pirineos

Volviendo con el ciclismo español no hay más triunfos que tres: las etapas de Ion en Niza y Valverde en Emiratos junto a la Itzulia del guipuzcoano.

Una cosa son las ganas de verles triunfar y otra la complicada realidad que les toca sortear, una realidad de la que los jóvenes prodigios también quieren participar y de paso complicarlo todo, un poco más.

No son buenos tiempos para ver victorias como las de Ion Izagirre en la vuelta de casa.

No son buenos tiempos para lo local en este ciclismo global, que abre ventanas y mete más y más actores en un coto ya de por sí complicado de escalar.

SQR – GORE

Las imágenes de Peio, de Gorospe, de Aitos Osa e incluso las de Iban Mayo quedan amarillas y los cantos abiertos por el paso del tiempo, en un cajón.

Ahora le sumamos la alegría de Ion Izagirre para saborear un txakolí que cabrá poner a enfriar para contadas ocasiones.

Es el peaje de un ciclismo conformado por auténticos millonarios de medio mundo.

Imagen FB de EHItzulia

LDB_Berria 1024×140

El ciclismo 3.0

Una de las cosas que pedimos a quienes toman decisiones y mandan es que sean lo más transparentes que su responsabilidad les permita, es decir que no mareen la perdiz con explicaciones vacías y den la clave al respetable para entender lo que pasa y porqué pasa. Pongamos que hablamos de la globalización del ciclismo y su presencia en los cinco continentes, un anhelo que lleva persiguiendo este deporte desde hace décadas y que nunca acaba de ser una realidad. Mirad el nuevo World Tour.

Ciclismo de Carretera en Canada

Este fin de semana hemos disfrutado con dos excelentes carreras en suelo canadiense, previamente se había celebrado alguna vuelta por Estados Unidos en la que anduvo alguna estrella europea en la pugna, Bauke Mollema creo recordar.

En Quebec y Montréal el ciclismo demostró tener recorrido y aceptación. A las carreras propiamente dichas se le añadieron eventos relacionados, otras competiciones y un fin de semana cargado de bicicletas por la zona. La gente participó, entró en los villages y vio todo lo que este deporte, itinerante como ningún otro, puede ofrecer.

El equipo ciclista y el LAMPRE

Ahora vemos que el Lampre es participado por dinero chino, o lo que es lo mismo, dinero con el objetivo de promover el uso de la bicicleta en el gigante asiático que se consume en urbes atiborradas de coches y polución. El ciclismo en ambos casos puede tener recorrido y justifica su presencia allí.

Volviendo sobre el principio es de agradecer que Brian Cookson admita abiertamente que el ciclismo debe ir allí donde el dinero le reclame y lo dice en relación a las dos carreras de ciclocross que tendrán lugar en Estados Unidos, un lugar donde la modalidad de invierno tiene gran seguimiento y sobre todo practicantes, con lo que ello supone para la industria de la bicicleta.

Cookson defendió que la Copa del Mundo de la especialidad se fuera hasta allí porque hay intereses en juego, intereses que popularizan el ciclismo y dan dinero al ente internacional.

Y es que el concepto europeo de ir a las carreras a pasar el día, relacionarse con los amigos y zamparse unas patatas regadas de abundante cerveza no tiene más proyección más que en el viejo continente. En otros sitios quieren pasar el día, y algo más.

De donde saldrá la próxima carrera ciclista

Ahora los saraos ciclistas tienen que llevar una feria, marchas paralelas y actividades para todos. Eso en el Down Under australiano lo hacen, y en el ciclocross de Estados Unidos también. El año pasado hubo gente que hizo la carrera y luego estuvo en la feria de Las Vegas para vender su marca. Y recordad lo que os digo, llegará el día que una grande se atreva a ir a Estados Unidos o Japón para tomar la salida. En cuanto alguien ponga el dinero necesario, el resto de problemas desaparecerán.

Un ciclismo más activo, más global y más participativo, un ciclismo con alma, que arrastre a niños y con ellos a los padres, eso es lo que puede salvar a este deporte más allá de la vieja Europa, un concepto que Cookson parece tener claro y que encima da dinero, un concepto además más sostenible que aquellas vueltas a Pequin en las que un pelotón de estrellas corría al margen de la población local. Al menos esa lección parece haberse aprendido.

Imagen tomada de www.weekendnotes.com

Las raíces del ciclismo amenazan ruina

Menudos días de confesiones y ajetreos. Nuestros deportistas metidos a autores amenazan con poner todo patas arriba. Rasmussen se une a la fiebre editorial y causa estragos. Tarea ingente tiene la renovada cúpula de la UCI con esta parentela. Ya se lo harán, no obstante, y aunque tomemos distancia, lo que sus errores o aciertos deparen nos afecta, y mucho, la salud del ciclismo va en ello.

Estos días se habla de quién estará o no en el inminente World Tour, de la suerte que correrá el proyecto de Fernando Alonso, de las maniobras de Oleg Tinkov, el bufón de este circo llamado ciclismo, y sin embargo no vemos que nuestros mayores, las carreras de toda la vida, muchas de ellas, vamos, lo están pasando mal y peor que lo pasarán si el plan de la UCI se aplica con la precisión que su hoja de ruta marca.

Como piensa el World Tour

Porque en España por ejemplo la llamada racionalización del calendario ciclista internacional pasa por degradar la carrera por etapas más antigua del World Tour, a excepción hecha de Giro y Tour. Sí me refiero a la Volta a Catalunya y sí me refiero a que carreras vacías de contenido y expresión histórica a como el Tour de Pequín le van a pasar por encima a no más tardar. En el documento que la UCI quiere implantar la Volta a Catalunya pasará a un segundo escalón a partir de 2017 y compartirá categoría con las vueltas a Omán, Dubai y Qatar.

Vuelta al país Vasco, se marcha

Pero la degradación de la Volta no es la única que se impone. La Vuelta al País Vasco también se cae del primer nivel, y con ella Romandía, Eneco Tour y Polonia.

Perfecto, vamos, una jugada maestra, pues en ese ciclo se ponen también Het Nieuwblad –la Het Volk de siempre- Harelbeke, Plouay y París-Tours. Es decir no sólo se penaliza la historia sino probados casos de éxito moderno como Plouay, Harelbeke y Polonia, carreras que demuestran que otro ciclismo es posible.

En el otro lado de la balanza se potencia la adinerada vuelta pequinesa y las carreras de Canadá, donde ni siquiera se ha hecho ademán de recuperar el Gran Premio de las Américas que un día ganara Fede Echave y qué tan pintoresco hacía el otoño más allá del Atlántico.

Incluso se mantiene hasta Hamburgo, como guiño para que un día los alemanes vuelvan a invertir en ciclismo.

Racionalizar el calendario era algo que se imponía, pero el coste es alto. En unos momentos donde la supervivencia fuera del más alto nivel es un milagro, apostar pruebas centenarias a la intemperie es una torpeza de dimensiones colosales. Este experimento se ha realizado en el fútbol europeo eliminando la Recopa y creando de la nada la Europa League, veinticinco peldaños por debajo de la Champions League.

¿Cuál ha sido el resultado? Pues una competición fantasma a nivel continental cuyo único partido importante es la final y el resto morralla de cruces y emparejamientos que muy pocos sabrían explicar. En el fondo, lo de siempre, abrir una brecha más profunda entre los ricos y los pobres.

Y como síntoma del poco aprecio que el ciclismo le tiene a su historia el caso del Museo del Ciclismo de Ghisallo. El recinto está cerca de su cierre.

Sí es el Vaticano ciclista, la Meca del fiel de la bicicleta, el lugar que guarda casi todas las maglias rosas de la historia y la bicicleta original con la que Fausto Coppi batió el récord de la hora en el Vigorelli milanés. Prueba más tangible de que perdemos el norte no podemos encontrar.

Foto tomada de www.ccsantboi.com

Todo cabe en el World Tour

A saber, el World Tour es la «creme de la creme» del ciclismo mundial. Un circuito instaurado hace unos cinco años que incluye las tres grandes vueltas, los cinco monumentos, pruebas de un día históricas, más otras que no lo son tanto, como las canadienses, y carreras de una semana, más o menos, que se distinguen por su arraigo, antigüedad y singularidad, ofreciendo un abanico tan amplio como “regiones y sensibilidades” hay en Europa, como tanto gusta decir ahora. También hubo sitio para un arranque en Australia, el Down Under, y una carrera que aunque desnaturalizada, ciclismo en el Benelux en agosto, cada año ofrece grandes espectáculos como es el Eneco Tour.

De este primer listado se cayó hace un par de años el Tour de Pequín, una carrera surgida en la prórroga de los Juegos Olímpicos, que pudo ser la guinda al negocio del excelso exdirigente de la UCI, Hein Verbruggen, y que ofreció estampas dantescas como las mega avenidas de la capital china despobladas de público y alma con un pelotón dando vueltas para arriba y para abajo con la sensación de correr al margen del mundanal ruido. Ciclismo proscrito.

Esto es el World Tour, una suerte de tarima del mejor ciclismo del mundo que muchos equipos de los denominados de primer nivel tienen problema en cubrir por todos sus frentes, dándose la paradoja de conjuntos sin mayor ambición publicitaria que sus mercados de proximidad que se ven obligados a competir en la otra punta del mundo porque lo dice el reglamento.

Pues bien, esos problemas de cubrir el calendario serán minucias con lo que se avecina el año que viene. La UCI ha decidido en plena temporada, y faltando al respeto a carreras en marcha, como la Vuelta a Burgos, incluir otros diez eventos en el porfolio del máximo escaparate del ciclismo. Diez eventos que supongo obligarán a estirar las plantillas o a inscribir menos ciclistas por carrera, algo que no se ha precisado, pero que sería interesante saber, más que nada para no ver equipos en País Vasco o Volta con siete o seis ciclistas en la salida porque sencillamente no dan el abasto.

Las diez nuevas carreras llevan hasta 37 los eventos incluidos en el WT. Algunas entran, pero si no lo hicieran tampoco pasaría nada, porque la Het Nieuwsblad, la Het Volk de toda la vida, es la apertura del calendario belga, con lo que ello implica, luego está la Strade Bianche, una carrera que da un buen espectáculo pero que ahora, con este “upgrade” quizá cohíba más a quien vaya a correr por “amor al arte” del Campo de Siena. Entra también California, para muchos la cuarta grande y A Través de Flandes, una prueba que forma parte de ese ramillete de pequeñas grandes carreras que sin estar en el WT ofrecen un ciclismo silvestre, muy alejado de los bloqueos de las mejores pruebas. Aplaudimos la entrada de la Ride London y la de Frankfurt, la carrera alemana de primero de mayo que sobrevivió a los desastres de esta década.

Para rellenar meten paja, critériums de pretemporada que serían lo mismo que el Carranza valiera para entrar en la Champions. La Cadel Evans Great Ocean Race, prueba homenaje al primer y único campeón australiano en el Tour que suena a reto náutico, y la cuota árabe: Qatar, la pionera de esas tierras, y Abu Dhabi. Ah, y la Vuelta a Turquia, una carrera cuyo principal valor es la forma de vender el país y sus atractivos turísticos, porque ahora mismo el suelo turco no me parece el más idóneo para una competición ciclista.

Así son las cosas, el negocio global, la mal entendida globalización, un «sipiajo» en la historia de un deporte centenario. Veremos cuánto duran algunos de los engendros metidos con calzador. La sombra pequinesa es alargada.

Imagen tomada del Qatar Tour

INFO

Cicloturismo por Levante de la mano de Hoteles RH, oferta especializada para el ciclista y sus necesidades

La hipocresía del World Tour

31Jim Ochowicz es presidente- manager general del BMC Racing Team. Lleva en la gestión de equipos desde 1981 y forma parte del “Hall of fame” del ciclismo estadounidense desde 1997. En www.biciciclismo.com se hacen eco de una carta escrita por tan insigne persona, una carta tan despectiva como injusta con esa  parte del pelotón que no forma parte de la elite del World Tour, esa que ofrece carreras como Dunkerque mientras algunas del WT son un auténtico coñazo.

Ochowicz lamenta algo que todo buen hijo de vecino lamentaría, las caídas en el pelotón. Lamenta además lo que a su juicio ha sido un incremento salvaje del número de accidentes en el seno de las carreras. Es cierto, desde que arrancó el año, no han sido pocas las caídas que han sacudido el pelotón, llevándose por delante ciclistas, sueños, planes y personas en definitiva.

Sin embargo el responsable de BMC tiene causantes de los siniestros y estos no son otros que los equipos continentales, es decir los ajenos al World Tour, dando explicaciones sin sentido sobre el dinero y material que estos mueven, como principal causa de que no estén a la altura, como si sus ciclistas fueran idiotas o sus proveedores no se pudieran medir a los propios del World Tour. Apuntar al respecto que BMC aplicó un ERE no hace mucho. ¿Se les ha cuestionado merma en su calidad por ello?

Obviamente, la inexperiencia de algunos ciclistas es causante de estragos en el pelotón. Es cierto que algunas caídas se podrían evitar haciendo más racional el número de ciclistas que entran en competición, pero también es verdad que cuando las cosas se loen feas la culpa es siempre del pianista. Porque ya que se acusa con tal diligencia, y de forma tan directa convendría ver por ejemplo que el World Tour tiene también ciclistas sin escrúpulos como Mark Cavendish, que quizá ahora ande más tranquilo, pero que acostumbra a esprintar sin miramiento por quienes le rodean.

También convendría mirar a las organizaciones. Este domingo en Rotterdam, en el final de la World Ports Classic, carrera organizada por la gente del Tour de Francia, incluyó un final trampa donde un coche quedó aparcado en medio de una rotonda, quieto, parado, con un pelotón a mil por hora a menos de diez kilómetros de meta. Hablamos de Rotterdam, Países Bajos, la meca de la civilización y civismo occidentales. El paraíso de la bicicleta, vamos. Un accidente injustificable ocurrió en el País Vasco, y se le montó un plante a la salida del día siguiente, con toda la razón ¿Se le montará algo similar al Tour en su próxima organización por tamaña cagada?

Miren qué percal se encontraron los ciclistas a menos de diez kilómetros de meta:

5

Es más ya que lamentamos los accidentes, quizá convendría modular el tono de medios doctrinales como el Procycling, excelente revista que se arroga el papel de “guardián de la moral” del pelotón mientras que habla de las clásicas como de una “matanza”, como si en las hostias que se pegan los ciclistas residiera el gran atractivo de las clásicas.

3Creo que hay mejores formas de vender unas carreras preciosas, en cuyo peligro reside parte de su atractivo, pero hablar de matanza…

INFO

La gorra de Lucky Bästerds para primavera/verano

12

Ideal para usar debajo del casco. Es una gorra muy ligera que absorbe el sudor pero a la vez muy transpirable debajo del casco para mantenerte fresco. El material que utilizamos hace con que sea muy cómoda de utilizar. Confeccionadas a mano, en Barcelona.

Ciclismo «corrido a pelo»

Los Cuatro Días de Dunkerque suponen una de las carreras más arraigadas del calendario francés. Se disputan desde hace sesenta años y su mejor exponente fue todo un ciclista llamado Freddy Maertens, uno de los grandes anotadores de la historia, que con cuatro victorias es el recordman de una carrera que acostumbra a correrse, paradójicamente, en cinco etapas sobre un total de 850 kilómetros, aproximadamente.

La carrera  fronteriza se desarrolla en un terreno que hace sólo un mes centraba miras y concentraba pasiones. Cercana al cogollo flamenco, tampoco dista mucho del final de Roubaix, por tanto nos podemos imaginar un poco su trazado: vertiginoso, oscilante, imprevisible y muy emocionante. Curiosamente la francesa es una carrera que viste de rosa a su líder, como el Giro, con quien comparte fechas a pesar de lo que le implica en expectación.

Así fue este sábado por la tarde, mientras los Orica volaban con los relevos que aprendieron en el velódromo por un carril bici que sigue la línea de costa hacia San Remo, Omar Fraile –y no Oscar como le llamaban insistentemente en Eurosport 2- ganaba la penúltima etapa de esta prueba.

Os recomiendo ir a YT, allí donde todo queda y ver la victoria de Fraile, que sigue engordando el palmarés a base de calidad como Apeninos o Dunquerke. Miradlo, de verdad. Veréis ciclismo corrido a pelo, en enrevesados circuitos, curva, contra curva, montículos y pavé por doquier. Finales de etapa con tres virajes en el último medio kilómetro, un ciclismo muy ajeno al World Tour, un ciclismo que se disputa desde la humildad de que en cualquier momento puedes quedar apeado del éxito. Lo vimos con el ciclista cuya suerte se cobró Fraile, Maurits Lammertink, corredor del Orange, ese equipo sostenido por expros holandeses, pero también con el campeón del mundo de madison Bryan Coquard, que petó sin previo aviso para alegría de Ignatar Konovalovas.

2

Y si tenéis un rato más largo, mirad la etapa del viernes, disputada en un eterno sprint a tres, tan «enfermizamente» planteado que casi les cogen bajo la línea de meta cuando tenían más de minuto y medio a tres kilómetros para llegar. Alexis Gougeard fue el más listo ante Julien Antomarchi y Bryan Ramírez. O la primera etapa, con exhibición del mentado Coquard y planos de persecuciones de tres grupos al unísono.

Como veis no hablamos del World Tour. Como tampoco lo hacemos cuando vemos el Tro Bro Léon, que se disputa a la sombra de la Amstel y es cien veces más entretenido. Como cuando disfrutamos de A Través de Flandes y las pinzas que le hacen a Kwiatkowski. Como cuando Ben Hermans ganó con el hostigamiento de su compañero Gilbert la Flecha Brabanzona. Como cuando podemos afirmar con la boca grande que la última París-Tours fue la mejor carrera del año pasado, con Voeckler afeando tan digno espectáculo negándose a subir al podio presa de una pataleta.

Como veis, ni hablar del World Tour, ese coto cerrado y hermético que no confiere nada al azar que siempre ha marcado el atractivo del ciclismo. Mientras los mandamases de Etixx, Sky y Tinkoff le dan vueltas a cómo hacer más espectacular su juguetito, quizá podrían darse un paseo por el llamado “ciclismo menor”, ese que en España tiene vedada la televisión, para apreciar en su justa medida a qué sabe el deporte «silvestre», sin cortapisas ni intereses. Lo que viene a ser ciclismo de toda la vida, vamos.

Imagen tomada de @ciclo21

INFO

Novedades de primavera en Endura

2

Hágase la luz: las nuevas incorporaciones a nuestra gama de cascos, los cascos Luminite Helmet  y el Xtract Helmet, han llegado! Ambos cascos son grandes todo terreno que atraen a commuters y los nuevos carreteros, pero que también son perfectos para ir de casa al tren.
Cuentan con un ajuste muy cómodo con una forma contemporánea, bastante redondeado que sienta un poco más bajo en la parte posterior. La principal diferencia en ambos cascos es la luz trasera USB recargable con 3 ajustes de flash diferentes. Ambos cascos vienen en 3 tamaños y con una visera extraíble. El Xtract está disponible en rojo y en blanco, mientras que el Luminite viene en negro, verde y Amarillo de alta visibilidad, y están equipado con montones y montones de material reflectante.
La primavera ha llegado, y ha traído un montón de color con ella: Los baggies de MTB y maillots de nuestra colección LIMITED ya han sido entregados a todos aquellos que los han programado, y serán un lujo en los medios de comunicación, distribuidores, y clientes por igual!
Mantente fresco: El maillot FS260-Pro SL Jersey está disponible en rojo y en negro. Desarrollado para el Movistar Team asumiendo las condiciones de verano más desafiantes, este maillot super ligero, ofrece absorción rápida del sudor y alto rendimiento para montar en climas calientes. El tres veces campeón olímpico y múltiple campeón de bicicleta de montaña británica Oli Beckingsale ha derramado una gran cantidad de sudor en la cámara climática de la Universidad de Kent para la investigación y el desarrollo de esta prenda. El resultado: El maillot la FS260-Pro SL mantiene un 15% más fresco a un ciclista en una escalada alpina simulada a 30 ° C que una camiseta de similares características y con solo 85 gramos de peso (tamaño mediano) es decir, un 40% más ligera.

#RadioVuelta – Semana 27

#Trend La lección de Daniel Martin

Aunque quede Pekín, lo cierto es que emocionalmente para muchos el año muere con las hojas que caen en Lombardía. La última gran carrera de la campaña sirvió en bandeja el triunfo a Daniel Martin, 23 años después de ganar Sean Kelly, en un desenlace de manual que por mil veces visto pocos son capaces de descifrar. La cita que murió en Bérgamo abrió además la puerta a protagonistas que poco a poco tendrán que tomar la vanguardia de los grandes. Hablamos de Tim Wellens, ciclista que nos encanta, o Fabio Aru, en su primera campaña íntegramente vestido con las galas de estrella.

#Click Bergamo volvió a ser la meta

La ciudad alta de Bérgamo abrió los portones y el pelotón de Il Lombardía accedió raudo por las estrechas, peraltadas e incómodas calles del entramado medieval de uno de los hitos urbanísticos lombardos. Por esas calles y los caminos de ronda de la almendra medieval corretearon niños llamados Felice Gimondi o Paolo Savoldelli y por ese entramado volaron al ritmo de Wellens primero y Samuel Sánchez, posteriormente, en el regreso del centenario monumento a una de las cunas de la carrera.

#Profile Sean Kelly estaría orgulloso de Daniel Martin

Igualar los registros de un ciclista irrepetible como “King Kelly” es harto complicado, pero la calidad que atesora el palmarés de Daniel Martin abruma por las similitudes que guarda con el grandísimo ciclista irlandés. Daniel Martin con su peculiar estilo y de forma discreta amasa cada año un triunfo de relumbrón. Este Giro de Lombardía lo une a otro monumento, la Lieja, y a otras perlas como la Volta a Catalunya o la etapa del Tour. Poco pero muy bueno y sobretodo centenario.

#Clipping     

Alejandro Valverde, el mejor ciclista del mundo. La caída de Alberto Contador en el desenlace lombardo dejó el camino limpio para que la segunda plaza de Alejandro Valverde en Bérgamo culmine su triunfo en el World Tour, la vara de medir para una temporada excepcional por mucho que extrañemos muchas guindas en la tarta del murciano. El ranking sigue hablando español tras los dos últimos años de Purito al comando.

Vuelve Manolo Saiz.  La necesidad de pagar las facturas es el motivo que esgrime Manolo Saiz para volver al ciclismo. Lo hace con el Baqué, equipo de patrocinio decano, en el cuadro de mandos que comparte con antiguos pupilos suyos. Gustará o no, desde luego no pasa inadvertida, pero esto es el ciclismo y la vida en general. Le deseamos suerte, porque en la suya también va la de este deporte.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#tob2014, #Parístours,  #coppasabatini,  #GiroEmilia,  #GpBeghelli,  #parisBourges,  #BincheChimayBinche