¿Hasta dónde llegará el meneo del Team Ineos?

Sin Froome ni Thomas, Team Ineos y Brailsford buscarán su octavo Tour en nueve ediciones

El ocho del Team Ineos para el Tour de Francia es un órdago en largo y ancho a los 360 grados del ciclismo mundial, una enmienda a su historia, a su inercia, a los rivales y a la carrera en sí.

Dejar cinco Tours en casa, los que suman entre Chris Froome y Geraint Thomas, es la foto de inicio de una la escuadra que opta a renovar su octava corona, de nueve posibles, en la mejor carrera del mundo, a diez días para que se ponga en marcha en Niza.

La meritocracia es algo muy arraigado en ciertas culturas y formas de hacer, y no tanto en otras.

A veces, por tirar de histórico, dejar emerger los sentimientos y deslumbrarse por los nombres se sitúa por delante de consideraciones más coherentes con el momento del bloque y los momentos de los corredores.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Estaba claro que la espada rondaba la cabeza Chris Froome desde el instante empezó a titubear, con ese estado de forma tan pobre para afrontar un reto como el Tour, ya no digo el quinto Tour, ahora mismo una quimera y sí la carrera en sí, con ciertas garantías de ser útil para el objetivo del equipo: no importa con quién pero hay que ganar el Tour.

Porque como Bradley Wiggins un día acusó a Dave Brailsford, con poca razón a nuestro entender, que el grupo estaba por encima del nombre, estaba anticipándonos soluciones como la que hemos visto en la ecuación del ocho que Ineos presenta en la salida del Tour 2020.

Es así, Froome no está bien, fuera, Geraint Thomas no tiene ni para ayudar a Egan Bernal en las subidas, también fuera

 

El primero irá a la Vuelta, carrera que con la pandemia en ebullición vemos lejísimos, el segundo al Giro, prueba para la que ha sonado ya otras veces, que siempre esquivó en pos del Tour, pero que ahora no hay vuelta sobre su hoja de ruta.

El Team Ineos para el Tour 2020 es una sacudida en toda regla, cambian de nombre y hasta de colores, Grenadiers, y se vuelven al azul y negro original, a ello le suman que será la primera vez que o Froome o Geraint fallen en la Grande Boucle desde 2010, se dice pronto.

Si miramos el equipo de hace dos años, y lo ponemos negro sobre blanco con éste hay escasas conexiones: capitaneado por Bernal, secundado por Carapaz y Sivakov, con la experiencia de Kwiatkowski, la incondicionalidad de Castroviejo, las tablas de Amador y el poder de Van Baarle.

Luke Rowe es lo único que conecta con el corre del Team Sky y la raíz británica del equipo

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Ineos quiere ganar el Tour, le da igual con quién.

Y hacen bien, tienen abanico y calidad para escoger y cribar, su capacidad de regeneración ha sido y es envidiable, ¿qué queda del treno de Wiggins?

¿Dónde están ahora Porte, Boasson Hagen, Rogers y Cavendish?

Una capacidad de regenerar que se une al bisturí y prescindir de aquellos ciclistas que, por mucha historia que les sostenga, ya no aportan lo de hace un año.

Meritocracia se llama, y consiste en no mantener momias andantes en estructuras del máximo nivel por el mero hecho de ser leyendas en lo suyo.

Hay un tiempo para crecer, otro para liderar y también para dar un paso al lado.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Una sacudida de nombres, una sacudida de colores, otra de denominación ¿habrá cambio de planes y estrategia?

Habrá que verlo, de inicio el Jumbo Visma le comió la tostada en el Dauphiné, hasta que Roglic duró en competición, antes en el Tour de L´ Ain.

Lo que está claro es que, a día de hoy, si juegan al choque de trenes, los amarillos son superiores. 

Imagen: FB de Team Ineos

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.