#Top2016 El punto de inflexion de Bob Jungels

Tuvalum

No sé si le valdrá el símil, pero la ultima vez que un luxemburgués brilló en el Giro de Italia, fue maglia blanca y pisó el podio se llamaba Andy y apellidaba Schleck. Con el paso de los años, Andy quizá no fue todo lo que esperábamos que fuera, pero sin embargo pisó fuerte mientras pudo, fue protagonista en el Tour, ganó una Lieja y caló en el aficionado medio.

No sé si le valdrá, como digo, el antecedente, pero el Giro de Italia de Bon Jungels puede ser ese punto de inflexión en la trayectoria de un ciclista, esa brizna que tuerce, para bien, el camino de un corredor que viene prometiendo desde hace tiempo, pero que necesitaba ese barniz de resultados que todos acaban buscando en competición.

En el Giro Jungels tuvo de todo y principalmente cosas buenas. Leyó la carrera en torno a dos cronos, la de Chianti y Alpe di Siusi que le dieron aplomo en la general. Sin embargo su reto estaba en las etapas de Dolomitas y Alpes. Salió relativamente vivo de la escacechina de Corvara y se marcó una última semana de excepción. No estuvo con los mejores, aún tiene 24 años, lejos de su mejor punto, pero rodó cerca, cazó la fantástica escapada que se armó el día que ganó Valverde y ya no le quitaron de un top ten que muchos jóvenes habrían dejado escapar ante el tamaño de la hazaña.

Sexto en la general y mejor joven fueron el premio sustancial, pero también el haberse ganado el favor del público con una segunda semana de carrera en rosa y corriendo al ataque, sí, de frente y sin miedo, como sin la carrera acabara esos mismos días. Jungels se enfrentó a la presión, la agarró y se metió en la pelea. Genial el día que se escapó con Amador, lo llevaba tan en el filo que sufríamos por el costarricense.

Jungels cerró 2016 como la temporada que lo situó entre las revelaciones del pelotón, siendo parte del equipo del Etixx que renovó la corona mundial en Qatar, un hecho ya de por sí histórico en esta singular carrera. Su perfil de rodador sí que al menos encontró lo que necesitaba en Qatar. Es curioso, los mejores momentos colectivos del año para el Etixx, llegaron con Jungels: tanto en Qatar como en el Giro, donde los azules fueron auténticos killers ganando, y ganando bien, incluso a veces mostrando complicidades raras de ver en este ciclismo tan moderno, como la del propio Jungels con Brambilla.

Ahora, para el garante del ducado viene lo complicado, refrendar lo prometido y demostrar que por sus genes corre el mismo cromosoma que los pocos pero muy buenos ciclistas que dio su pequeño país.

Imagen tomada del FB de Giro de Itala

INFO

No cargues con tu bici, sólo disfrútala

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.