#Top2016 En el Ventoux no existe la indiferencia

Tuvalum

El monte ventoso que enamoró a Petrarca, desprovisto de arboleda, pelado, se ve kilómetros a la redonda, ese terreno provenzal suave, sin grandes protuberancias, limpio y fino, paraje que atrajo a grandes de siempre. El monte ventoso es al ciclismo la pimienta y la sal. No es un cualquiera, no deja indiferente.

Cuenta Jaime Mir en “Secundario de lujo” como el periodista del Mundo Deportivo, Joan Plans, le traducía de Radio Tour la gravísima situación en la que se hallaba Tom Simpson, el simpático inglés, que acababan de dejar metros allá inconsciente en el zaguán de la muerte. Eso ocurrió en el Ventoux, como también ocurrió aquella vez que Merckx se vio imbatible, quiso derrotarle y salió doblado, medio groggy.

Como también ocurrió que Lance Amstrong quiso tener un detalle con Marco Pantani y le ofendió hasta lo más profundo de sus ser: “ A mí nada de regalos” espetó el romagnolo. Como también ocurrió que en su descenso Miguel Indurain casi pierde el apellido en un mal paso que corrigió con la maestría que demostró cuando carretera miraba hacia abajo, como también ocurrió…

…que un maillot amarillo apareció ante la gente como Moisés en los mares, corriendo, aturdido y desorientado porque su bicicleta se había roto en el colmo de todos los embudos.

Fue Richie Porte quien conducía el grupo del líder, desprendido del pelotón de los mejores, cuando una moto, completamente bloqueada ante el amasijo de personas allí citado tuvo que frenar violentamente y ver como el australiano literalmente estampaba su mejilla contra el cristal del cámara montado en la motocicleta bloqueada.

Porte al suelo, Froome también, Mollema con ambos dos. Así es la vida, eternas promesas como Porte y Mollema contra la marabunta en el momento de explotar como se les anticipaba. Luego vino el descontrol, Froome corriendo monte arriba, monte cuya cima no se podía hoyar, por el viento existente, la moto que le dice que debe esperar una bici que no llega y el peso de la duda de cómo se resolverá la situación.

Tres cosas quedaron claras ese día: que el Tour a veces rebosa su propia capacidad y que no se sabe como ponerle coto, que en el Team Sky no sólo se mueven bien en la carretera porque antes que Froome cruzara la meta yo creo que ya habían movido los hilos para que su ciclista saliera indemne en la general, aunque la decisión que se tomó fue la mejor posible, si bien no siempre eso le da jerarquía ante las otras opciones, y que en Ventoux siempre pasa algo…

INFO

Conoce los hoteles de pretemporada de muchos equipos ciclistas…

Entradas recomendadas

1 Comentario


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.