Torres & Mora al Movistar: un fichaje que llega tardísimo

El pase de Torres y Mora a Movistar a nueve meses de Tokio retrata la lamentable situación del ciclismo en pista en España

 

Torres y Mora en Movistar a menos de nueve meses de los Juegos Olímpicos de Tokio.

En el mundo civilizado la Olimpiada de termina aquel periodo de cuatro años que separan cada edición de los Juegos Olímpicos.

Durante cada Olimpiada, ahora estamos en la de Tokio, los deportes ponen en juego diferentes mecanismos para que los siguientes Juegos Olímpicos vayan los mejores, sólo los mejores.

Anotad bien: sí, cuatro años es el periodo para poder preparar a conciencia la cita que para el mundo durante dos semanas.

Cuatro años es el periodo que dura una Olimpiada en cada rincón del mundo.

¿En todos?

No padre.

Como aquellos irreductibles galos, hay un vértice en este bello planeta que no entiende de esos cuatro años: obviamente hablamos de España y obviamente nos centramos en el ciclismo en pista

A menos de dos semanas de Navidad en la recta final para los Juegos Olímpicos de Tokio se anuncia una rueda de prensa en la cual el equipo Movistar completa la contratación de Albert Torres y Sebastián Mora, garantes de las dos únicas plazas que posiblemente España lleve al certamen de pista de los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

En España el ciclo olímpico dura menos de nueve meses. 

Al menos en ciclismo en pista, así lo hemos visto.

Durante días semanas y algunos años desde diferentes sitios se ha ido comentando la situación precaria de los dos mejores pistas del ciclismo español en la actualidad. 

Durante muchas competiciones Copas del Mundo, mundiales, carreras de seis días, Albert Torres y Sebastián Mora se han debatido su futuro contra corredores que han tenido entre otras cosas un equipo profesional a su servicio un valor añadido que a estas alturas resulta indispensable.

 

Sólo ver el nivel que lucieron ciertas parejas de Madison en los Seis días de Gante hace menos de un mes nos hace darnos cuenta de que sencillamente nuestros queridos Torres y Mora están en otro planeta.

La noticia debió ser una sorpresa, pero duró dos minutos.

Peo resulta que a en el departamento de prensa de Movistar, alguien le dio al botón de enviar antes de lo normal y anunció una rueda de prensa para este jueves en la sede del del Consejo Superior de Deportes con la presencia de la Federación Española de Ciclismo.

Una noticia que se vende importante y que todos los medios destripar on al momento.

Así es el Cruz Race para llevar tu bicicleta

Pero al margen de eso, más vale tarde que nunca, dirían algunos.

Dos pistards olímpicos se van a correr Movistar el año de los Juegos Olímpicos.

Si hace unos años lamentamos que Televisión Española se acordará del Giro de Italia el último fin de semana cuando vio que Contador iba a ganar sí o sí, esta solución nos parece prácticamente del mismo nivel.

El ciclismo, el último de la fila.

 

No hicieron falta más que dos llamadas para que tomáramos medida del desastre que se avecina para la pista española.

Un desastre que se trata de paliar ahora con esta contratación contrareloj que llega tarde, muy tarde, tardísimo, irremediablemente  tarde, aberrantemente tarde.

Pero Albert Torres y Sebastián Mora tras muchos años demostrando que están entre las mejores parejas de Madison del mundo van a tener que poner buena cara sonreír y dar las gracias por tener un contrato profesional de un año, a menos de nueve9 meses de su gran objetivo, aquel por el que han suspirado y se ha movido por medio mundo removiendo cielo y tierra creando producto de no lo había y buscando ayudas de dónde nos salían.

SQR – GORE

 

Llegarán a Tokio con la certeza de que han sufrido y trabajado mucho, pero también con la seguridad de que ellos han corrido dos carreras una dentro y otra fuera del velódromo y eso sencillamente es matador a estos niveles.

Mientras han caminado y pedaleando en la angustia de saber qué sería de ellos al día siguiente, sus principales rivales han corrido con todos los medios y comodidades, gozando de un calendario que les da el fondo necesario para afrontar unas carreras cuya dureza no somos capaces de imaginar.

Y esto, señoras y señores, ocurre con los dos únicos ciclistas Olímpicos que posiblemente España tenga en Tokio.

Recordar las selecciones de Atenas a Pekín y ver ahora la situación en que estamos viviendo es realmente la medida de un auténtico pisoteo y desfalco que se ha hecho de la pista española a la cual se le ha dotado de varios planes cuyos efectos han brillado por su ausencia.

Todo ha quedado en manos de corredores que han tenido que echar de su ingenio individual y de su persistencia para sacar adelante las dos carreras que han tenido que afrontar.

El resto, un desierto.

Por cierto que Mora y Torres siguen con la corta, efímera y casi anecdótica historia de pistards en chez Unzue.

¿Qué pregunten a Eloy Teruel y Sergi Escobar por sus experiencias? 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.