Movistar, el Tour, los Pirineos…

En dos días Movistar prueba todos los colores del Tour

Pirineos amortizados, el Tour sigue a los Alpes y el balance del Movistar pasa por todos los colores.

Atizados por la jornada de la crono, los daños de los abanicos camino de Albi, el líder que no llega, el Movistar era uno de los bloques que todos mirábamos de cara al fin de semana por las crestas de los Pirineos.

Podríamos decir que deberíamos mirar otras, sí, nos lo dicen también, pero ¿qué queréis que os diga?

Ineos defiende trono, otras como Jumbo o Groupama se ven en responsabilidades inéditas, el Movistar cae en siempre en la cuenta de estas cábalas, aunque no sea por otra cosa que ponen su empeño y no lo esconden.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Dos lecturas…

El domingo, empezando por el principio, etapa buena, no hay otra.

Sabemos que en el equipo celeste se congregan haters de todo pelaje, ganados a pulso o no, pero se concentran.

Eso ya lo llevan.

La pizarra de Movistar camino de Prat d´ Albis funcionó hasta donde las fuerzas dieron de sí.

El movimiento de Nairo Quintana fue audaz, atrevido y precipitó las cosas.

Puso en alerta el equipo del líder, que es obvio que no da mucho de sí, y menos con Enric Mas mermado, y disparó la carrera.

¿Tiene que mover la carrera Movistar siempre?

A tenor de lo que dicen y escriben en las redes sí, son el equipo que todos miramos por tradición en el Tour, cantidad de talento y los tres líderes que disponen desde el inicio.

Peso excesivo o no, Movistar lo lleva siempre consigo, desde que proclamaron lo del #Sueñoamarillo y reivindican sus cuarenta años dando guerra en el máximo nivel…

Es el peso de la tradición y de postularse, siempre.

 

Que Mikel Landa atacara por detrás entraba en el plan, y casi sale, cazó delante e hizo camino.

¿Cuánto tiró Nairo por Landa?

Cero, pero es que para entonces en colombiano estaba tostado o sencillamente con la cabeza y las piernas fuera de la carrera.

Landa y Nairo, Nairo y Landa, ninguno de los dos lo ha verbalizado, pero la sintonía no es que sea mala, es que es inexistente.

Sea como fuere, loable el esfuerzo de Landa, en otra jornada digna de la mejor tradición landista, de atrás adelante, sufriendo, echando el resto y con la sensación de que la carrera se había perdido mucho antes.

Es el sino del landismo, sufrir con desmesura.

Y si ese hashtag se llena de corredores que lo dan todo y un poco más, Marc Soler y Andrey Amador, pues mejor….

Que no desespere Landa, algún día le saldrán las cosas. 

 

Esta jornada venia a cola del desastre del Tourmalet, ese día que Movistar quiso estar en el córner y área pequeña y todo fue una bola de nieve en su contra.

Así te envía la bicicleta Nacex donde tú le digas 

La imagen de Marc Soler boqueando al frente de lo que quedaba del grupo mientras Nairo Quintana se iba poco a poco para atrás, es una imagen que, en la presentación al patrocinador, deberán omitir.

A partir de ahí, que Soler se quedara fue una manera de admitir que toda la estrategia se había basado en un supuesto y no una realidad: que Nairo Quintana estaba bien.

SQR – GORE

 

Cuando acabe la campaña Movistar podrá exhibir el Giro que gana Richard Carapaz como esa pieza en la que todo le salió bien, queda un tercio de Tour y mucho tendrán que cambiar las cosas, varios por delante fallar para Movistar consiga ese Tour que es la piedra en el zapato de una apuesta que cada año se lanza, pero que, hasta la fecha, no sale.

Y no sale porque nunca hacen limpio antes de lo importante, y cuando consigan que sus capos lleguen a lo decisivo con todo, quizá el Tour les sonría…

 

 

 

Entradas recomendadas

1 Comentario

  1. Buena Crónica, soy colombiano Nairo no podía ni con su sombra, ayer si falló, Landa valiente pero sin cabeza


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.