Tour: ¿Sigue estando al alcance de Romain Bardet?

Si este Tour no le es propicio, Bardet quizá mire por otros objetivos

Es complicado no apreciar un ciclista como Romain Bardet.

Lo es por varios motivos, esa cara de no haber roto nunca un plato, esa finura en el pedaleo, esa delgadez que roza la ternura, la entrega que trasmite en cada zarandeo sobre la bicicleta, saber que no se ha ceñido sólo al ciclismo, que ha mirado fuera, más allá.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Romain Bardet podría ser considerado el campeón moderno, culto, con cierto don de gentes, altivo a veces, nos cuentan, pero un corredor que conecta con la gente y un palmarés escaso en cantidad, pero interesante en calidad.

Uno de los más críticos con el dopaje, que ha tenido que lidiar contra corredores señalados y encajar derrotas que supongo no le habrán sentado nada bien.

La cara en el mundial de Innsbruck, en el podio, hablaba por sí sola.

Pero Romain Bardet tiene una obsesión, la misma que persigue su país desde hace ya, ojo, casi 35 años…

Romain Bardet quiere ganar el Tour de Francia

SQR – Cerdanya Cycle

 

Es el objetivo, el motor de su carrera deportiva, no creemos que nada le motive por igual, y eso que el largo corredor francés se prodiga, no poco, durante toda la campaña.

El año pasado cerró una temporada sin grandes victorias pero con notables resultados, accediendo al podio de Strade Bianche y Lieja, extremos de sus registros.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Así las cosas, en Francia ya hemos leído quién se pregunta si Romain Bardet se debería seguir centrando sólo en el Tour de Francia.

Pregunta que también nos hacemos nosotros.

Los trenes en la vida pasan una o dos veces, y Romain Bardet, con dos podios, conviene no olvidar, ya ha quemado varios cartuchos en el Tour.

 

Romain Bardet no subió al cajón hace cinco años, pero estuvo cerca, luego le vendrían otros dos cajones.

Es perenne en la pomada, no desiste y dejarle implica esfuerzos ímprobos, pero esto no le es suficiente.

Hace un par de años, pudo haber tocado el cielo aquella famosa jornada del Macizo Central, ese Tour el AG2R iba como un tiro, que Chris Froome pinchó.

De hecho Bardet tuvo a Froome casi todo el Tour a menos de un minuto, lo tuvo a tocar, incluso Fabio Aru sería líder esa edición, pero Romain Bardet no, no pudo ser líder y salvó el podio por los pelos en aquella crono nefasta de Marsella frente a Mikel Landa.

Así suena la bicicleta por La Cerdanya 

 

En 2017 fue tercero, un año antes había sido segundo con una victoria de esas de manual, aquel viernes tarde, en medio del diluvio, moviéndose a las mil maravillas por un terreno por el que muchos acabaron resbalando y casi fuera de carrera.

Romain Bardet es desde luego, a día de hoy, la baza francesa más sólida para ganar el Tour, pero a nadie se le escapa que, como un Tour implica, no es nada sencillo.

El apellido Bardet suena cuando escrutamos una lista de la que se han caído Froome y Dumoulin, pero la lista para este Tour es larga y crece cada vez que los favoritos top se caen de la partida.

SQR – GORE

 

La presión francesa para ver uno de los suyos volver a ganar es grande, Bardet ha demostrado gestionarla, al menos de puertas hacia afuera y posiblemente mejor que Thibaut Pinot.

El recorrido premia a corredores de su condición.

Eso está en su haber, porque en su debe figura el hecho que si este Tour no le resulta quizá tenga que escuchar esas voces, algunas incluso del ámbito doméstico, que le abren los ojos ante otras posibilidades.

Roman Bardet tiene cultura ciclista suficiente para saber que fuera del Tour también ha prestigio y poso en el corazón del buen aficionado.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.