Caleb Ewan: La velocidad del Tour se iguala

Tuvalum

En los sprints del Tour todos ganan, incluido Caleb Ewan

Una victoria de Caleb Ewan generalmente sabe bien.

Es un tipo que de primeras ya cae bien, tan pequeño, tan potente, con ese tren inferior, qué forma de sprintar, de ajustar el mentón al manillar, de exprimir el físico y sacar lo mejor de uno mismo.

Lo cierto es que lo merecía por varios motivos.

 

Primero por correr para uno de los equipos más apreciados del circuito, el Lotto, el equipo de Wellens y De Gendt, el equipo belga, bela, que lleva su ADN incluso a la vista.

El Lotto fue una apuesta clara y nítida de Ewan, lo fue desde el minuto uno de su exclusión del Tour en el Mitchelton el año pasado.

En el equipo belga sí ha tenido, como en el Giro, y lo ha devuelto con creces.

 

Con Caleb Ewan ocurría como con Elia Viviani: un palmarés de excepción que sin la guinda del Tour estaba incompleto.

El pequeño velocista de las Antípodas ya tiene etapas en las tres grandes.

Ya ha dado el paso que se presumía a ese velocista que hace unos años se hizo conocido ganando en terrenos exóticos, lejanos, de esos que suenan sencillos sobre el papel, pero que son auténticas junglas sin ley.

Y así Caleb Ewan ha ido creciendo, dando aquel paso de gigante el día que ganaba a Sagan en la Vuelta, en Logroño creo recordar, hasta llegar a su etapa en el Tour de Francia.

 

SQR – GORE

 

La victoria de Caleb Ewan deja de relieve lo que comentábamos el otro día cuando dábamos cuenta de la ausencia de Mark Cavendish en el Tour.

La velocidad se apoya en varios nombres, muchos, tantos que en este Tour ninguno ha repetido y eso que sobre el papel Dylan Groenevegen era superior sobre el papel.

Las raíces de DT Swiss son bilingües 

Han ganado el mentado neerlandés, también Ewan, y a ellos se les añaden Viviani y Sagan.

Junto a Fernando Gaviria, posiblemente las joyas de la corona de la velocidad. 

El ciclismo que se iguala en la lucha por la general es el mismo que reparte alegrías en la puja por las etapas al sprint, no es casualidad, todo está tan igualado, tan medido que marcar la diferencia es una utopía.

Al menos nos cabe la satisfacción de que en este premio tan repartido, que dirían las crónicas de la lotería navideña, entran muchos y apreciados nombres en el bombo y que gane Caleb Ewan nos alegra.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.