En la explosión de Marc Hirschi no hay casualidades

Kalas 1024×140

 

Ciclistas como Marc Hirschi son imprescindibles en el pelotón

Sobre la etapa que ha ganado Marc Hirschi estoy muy de acuerdo con este comentario…

En la segunda semana del Tour, y aquí da igual que sea en julio o septiembre, la carrera se convierte en dos: la general y las etapas.

La primera va en compás de espera, a la espera de tiempos mejores, la segunda es sencillamente espectacular, y en 2020 no está siendo una excepción, vamos a una caza sin cuartel a diario -nada que ver con la semana pasada- jornada tras jornada en una sucesión de etapones y exhibiciones que quedarán de por vida, pues lo que logres en el Tour te acompañará ya siempre.

Marc Hirschi lo sabe y no perdona, no deja títere con cabeza: liderando un brillante Sunweb, que sin grandes nombres van como tiros, sacó lo mejor de casa para abordar una etapa en la que le iba la vida entre rivales tipo Schachmann, Marc Soler, Herrada o Alaphilippe.

Terrible.

Este suizo es una bendición, agua de mayo necesaria en un ciclismo de roles atribuidos y tan marcados que no deja margen de interpretación al corredor medio.

Un ciclista total que rueda como los ángeles, sube acoplado y nos agita descendiendo: no tiene miedo, literalmente no lo conoce, se pone sobre la barra cuando la carretera parece más parcheada que nunca, domina la máquina como si fuera una extensión suya y va escribiendo historia.

Una historia que se escribe a lo grande… como casi todos los de su generación, que no esperan ni respetan los plazos, vienen para quedarse.

Y ahora la repercusión que logra no es por una derrota honrosa, es por una victoria soberbia.

Etape 400×400

 

-escrito el 6 de septiembre

La etapa en la que el Marie Blanque iba a ser decisivo por primera vez en el Tour, nos ganó el corazón un gigantón suizo, llamado Marc Hirschi, que jugó y perdió a lo grande, porque en el camino entraron en acción los mejores de la carrera.

En la etapa de Lauruns, Hirschi ha demostrado que la victoria queda en los anales, en la estadística, pero en el corazón del aficionado que ama este deporte de verdad, que aprecia el esfuerzo sin condiciones y la entrega sin límites, sólo puede querer a corredores como el suizo.

Hirschi hizo todo, seleccionó antes del puerto, rodó como los ángeles, subió sin fatiga aparente, bajó con maestría y sólo el top 4 del Tour de Francia, a relevos para distanciar al resto, pudo echarle mano.

Y el Tour que entra en la segunda semana nos ha descubierto un corredor en cuyo éxito concluyen muchas cosas, y entre otras el querer aprender, siempre, incluso en etapas como las de hoy que seguro que le habrán dejado el corazón roto.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

-escrito el 3 de septiembre-

En Marc Hirschi confluyen muchos virtudes que explican su irrupción

Es curioso este Sunweb, un equipo cuyas raíces vienen de lejos, desde aquel Argos-Shimano, pero que prolonga una manera de hacer que sigue intacta, como ya hemos visto con Marc Hirschi.

Y decimos curioso, por que resulta un bloque muy eficiente en la minería de nuevos talentos, apostando a largo y sacando nombres que con el tiempo son estrellas, pero al mismo tiempo, su método, tan marcado, tan definido, no siempre encaja con alguno de sus arietes.

Y así vemos que por ejemplo Warren Barguil no dejó el equipo de la mejor manera, al igual que Tom Dumoulin, a quien tras ganar el Giro hace tres años le prometieron una mejora de la plantilla que nunca llegó, o estos mismos días con Michael Matthews, quien ganó de forma contundente, y con una buena labor de equipo la semana pasada en Plouay,

Incluso si miramos más atrás, los casos no son pocos.  

WD-40 400×400
Cruz 400×400

 

Sea como fuere, Marc Hirschi se ha prodigado en el mejor escenario posible, escapándose con Julian Alaphilippe en el Col d´ Èze y llegando con él, y Adam Yates, a la meta de Niza.

Cierto es que ya no está delante, peroestar ahí requiere una calidad extrema de un corredor sub23 aún, que acompañó a Remco Evenepoel en el podio de San Sebastián, hace un año, y que va haciendo su camino, sin hacer ruido, en este ciclismo de prodigios imberbes.

Lo que Hirschi hizo con Alaphilippe el domingo es un tema de elegidos, y no sólo por llegar a meta con él, nos asombró su forma de remar en la subida, recortando poco a poco, viendo al francés disparado, ahí delante, y cogiéndole finalmente, incluso antes que llegar Adam Yates.

Leemos cosas de la historia de Marc Hirshi y vemos muchas que nos gustan.

De Berna, vive cerca de Fabian Cancellara, el corredor que le inspiró de pequeñito, siendo su padre un gran fan del mejor ciclista suizo de este siglo.

Con Cancellara comparte pasión, consejos y una perspectiva de trabajo que se fundamente en algo imprescindible para llevar algo tan duro como el ser ciclista adelante, tener sed y ganas de aprender el oficio, de cero, sabiendo que nunca es suficiente.

Marc Hirschi sabe lo que es trabajar fuera del ciclismo, se ha labrado un futuro por si el sueño de la bici se convierte un día en pesadilla y ha pasado por casi todas las modalidades del ciclismo, es decir conoce BTT, ciclocross y pista, antes de centrarse en la carretera.

Su perfil de competidor renacentista, completo, circular, interesado en el ciclismo y en lo que no es ciclismo, es el perfil que Sunweb ha sabido trabajar desde tiempos inmemoriales, ahora a ver cuánto le dura ese blanco al que aspiran, ahí es nada, algunos como Tadeg Pogacar o Egan Bernal.

Y es que Marc Hirschi ya merece figurar en ese listado…

Imagen: FB Team Sunweb

Gore 400×100 MArzo2020

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.