Tour: Mike Teunissen y el fondo de armario del Jumbo

Tour Mike Teunissen JoanSeguidor

Como no podía ser de otra manera, el Tour se abre con caídas, nervios y peligro

El Tour es otra cosa, lo hemos leído mil veces, leído otras tantas.

Jakob Fuglsang lo puede decir, afirmar.

El danés de la campaña, el tío que muchos vemos arriba cuando la carrera llegue en tres semanas a París, ha estado en la cornisa de todo.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Una caída, esas de la primera etapa, más cuando ésta se resuelve en línea, creo que nos ha encogido el corazón sólo con pensar sobre su abandono o pérdida de tiempo.

?”Who wants to be the king of the 2019 Le Tour de France?” Take a behind-the-scenes look at our team meeting!? #TDF2019 #AstanaProTeam

Publicada por Astana Pro Team en Sábado, 6 de julio de 2019

No sabemos si es que Astana está muy confiado, o que corredor y equipo vienen con deberes hechos, lo cierto, es que solventaron con tino y acierto una situación de esas que, vistas desde fuera, todo son urgencias.

Fuglsang es uno de los outsiders para un Tour que empieza con las habituales cribas de las caídas, y la certeza de que esta primera semana va a ser muy larga para algunos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

El espectáculo que no vemos es el que sucede.

Brad Wiggins desde la moto lo decía «aquí pasan cosas» y es que la tensión de estos días no se describe con palabras.

Personaliza tu Belador Hydrid by Berria 

No quiero pensar la adrenalina y el sueño cómo se conjugan en una la noche del estío de Bruselas, en la antesala de una crono por equipos que no es decisiva para la general, todos los capos tienen un equipazo para tirar del carro, pero seguro que puede arruinarle el Tour a alguno en un mal paso.

 

 

El Tour de Bruselas, el de Merckx, se abre con una victoria inesperada, la de Mike Teunissen, unos kilómetros después que Dylan Groenewegen se cayera en el remolque hacia meta.

Pensamos, algunos, desde lo lejos, en Wout Van Aert: «Ya la está liando».

Pero fue Teunissen, en una muestra del fondo de armario de uno de los equipos de la campaña, sin duda, este Jumbo, que pone el ciclismo neerlandés alto, muy alto, allí donde la pasión y querencia de este país por este deporte merecen.

SQR – GORE

 

El entremés de Bruselas no deja lecturas significativas, pero sí mella en las piernas de los grandes nombres.

Es el Tour, esa carrera que lima fuerzas, que mina la moral y que cuando te percatas, estás fuera

La segunda batalla de esta guerra pone en juego algo más que la honrilla, el arte de rodar en equipo se pone sobre la mesa… aquí no hay prisioneros.

Imagen: FB Jumbo Visma

 

 

Tour: Démare responde en la carretera

Tour - Arnaud Démare JoanSeguidor

Otra vez Arnaud Démare no se va de vacío en el Tour

Cambrils Movil 300×100

Me alegra mucho el triunfo de Arnaud Démare en Pau.

Primero porque es uno de los ciclistas más adorables del pelotón, con un palmarés curioso y una polivalencia fuera de toda duda.

Démare evidencia un palmarés interesante, con dos etapas ya en el Tour, una San Remo y siendo un espectáculo en ciertas carreras con pavé.

Mov_Gore

 

 

 

Es por tanto un ciclista que se nota, bebe de una cultura de la bicicleta arraigada y sólida.

 

 

La dedicatoria de Démare a Greipel

Pero me alegra más por motivos revanchistas.

Como sabéis las dos jornadas de Pirineos no han sido sencillas para Démare.

En la jornada corta, en la que gana Nair0, iba descolgado casi de salida.

Se pasó la jornada persiguiendo y llegó penúltimo a meta.

Con muchos tramos en solitario. El año pasado recordaréis que medio equipo se fue a casa por esperarle.

 

Tour de France – Montée du Col de Portet

Nous avions une caméra dans la voiture de Fred Guesdon suivant Arnaud Démare dans le Col du Portet. Ça donne ça ⤵️

Publicada por Équipe cycliste Groupama–FDJ en Miércoles, 25 de julio de 2018

Pero lo que más duele es leer ciertas cosas, cosas que tienen que ver con el sempiterno problema de la envidia.

  

 

En la jornada reina de los Pirineos André Greipel opinó de cómo Arnaud Démare se salvó de la quema del cierre de control.

Feo, muy feo, horrible.

 

Greipel, fuera del Tour, tras dos Tours de vacío, opinando de Démare y cómo salvó los muebles.

Lamento decirlo pero el alemán se equivoca, la caga, mete la pata, mea fuera del tiesto.

Estas cosas no se dejan entrever en twitter, estas cosas se denuncian ante quien convenga.

 

 

El ciclismo no puede estar constantemente tirándose los platos entre sus personajes.

Es patético leer ciertas cosas, y de la cola de la carrera en las etapas de montaña hemos escuchado y leído mil historias de trampas, de remolques, de velocistas buscando acabar como sea.

Pero nadie muestra vídeos, fotos o pruebas concluyentes.

Si Démare, que además él responde a Greipel que estaba rodeado de comisarios, hizo trampas que lo denuncie y se pongan pruebas sobre la mesa.

Sembrar de mierda es sencillo y triste, aunque lo es más el daño que se hace al deporte que te emplea.

André Greipel ha errado, se ve que quitó el famoso tweet, pero al menos admita que Démare ha ganado sin trampa ni cartón.

 

Imagen tomada de FB de Groupama-FDJ

INFO

24 horas en Cheste, ese ciclismo que no entiende de horarios 

Tour: El Team Sky vino a ganar y eso hace

Tour Team Sky - Geraint Thomas JoanSeguidor

Si nada falla Geraint Thomas asegurará el triunfo en el Tour, que será el sexto del Team Sky en siete años

Mov_Gore

 

Cambrils Movil 300×100
 

 

Dijo Bradley Wiggins que el Team Sky quería el Tour para sí, daba igual con quién, y eso era lo que importaba.

Dijo Bradley Wiggins que con tal de ganar el Tour con el equipo, a Dave Brailsford le daba igual tener engañados dos corredores o mantener la tensión entre ellos hasta el final.

La jornada reina de los Pirineos, una etapa de distancia de cadetes pero brutales desniveles, ha desvelado el plan del Team Sky.

 

  

 

Un plan que tenía bicefalia, no tridente, pero que ha sido efectivo, porque desde un principio trabajaron para hacerlo posible.

El equipo ha ganado el Giro con Chris Froome, y eso pesaba en el Tour, habida cuenta del desgaste que se experimenta en Italia.

   

 

Sabedores de ello, y de que Geraint Thomas está en la flor de la vida, en el mejor momento jamás soñado, activaron el plan: dos al frente.

De hecho Geraint Thomas lo ha dicho varias veces: Venía al Tour en plan líder.

Y para ello rodeado de nebulosa y confusión el liderato hasta que a más de 2000 metros, por encima de Saint Lary, la niebla se fue.

 

 

Geraint Thomas merece este Tour

El otro día fuimos pesimistas sobre las opciones de Geraint en el Tour.

Lo que Chris Froome está haciendo es tan grande, tan goloso, y encima cinco Tours que pensábamos que el Team Sky lo priorizaría.

Pero los kilómetros y horas de trabajo de Geraint para otros han tenido recompensa en el equipo de casa.

El equipo que recogió a un chaval del proyecto británico de pista, doble campeón olímpico, y le ha aupado a ganar el Tour.

Es cerrar el círculo. Un Wiggins, second part, pero con salvedades.

Geraint no parece que se vaya a conformar con esto.

 

 

 

Porque con dos minutos y algo más sobre sus rivales, una jornada de montaña, que no acaba en alto, y una crono, una hecatombe quitaría Geraint de ahí.

Sobre todo porque ha salvado el día más complicado.

La etapa de la parodia de la salida en parrilla, un poco de folclore para aderezar un paseo por las nubes de 65 kilómetros.

El Team Sky ha quemado kilómetro en superioridad, marcando el tempo, frenando cualquier intento, enfriando los ánimos hasta el final.

De Roglic a Nairo

La llegada a Portet, más allá de Saint Lary, allí donde ganara Jaskula a Rominger e Indurain, ha destapado, por fin, a un Nairo en su papel de capo.

Atacando desde abajo, sabedor que la general está imposible, ahí se lleva su segundo triunfo de etapa en el Tour.

Por fin Nairo corre como merece el caché que mueve.

Y el otro personaje es un esloveno de deportes de invierno que ha protagonizado la explosión más sonada de los últimos años.

Cuando Primoz Roglic ganó una crono del Giro entre viñedos de Chianti, de eso hace dos años y pico, nadie imaginó esto.

Es otro como Tom Dumoulin, lo que se gana, y ahora está a puertas de un podio del Tour, lo hace callando y trabajando.

Lo consigue en un ciclismo hostil para ciclistas como él y sacando provecho de cada paso.

Primoz Roglic es, desde ya, primer espada en los pronósticos del próximo Tour.

Lo mismo que Geraint.

Por suerte el ciclismo es un carrusel que no para, que no espera. Chris Froome lo ha probado.

Imagen tomada del FB del Team Sky 

INFO

El gravel, la modalidad para cuando acabe el verano 

 

 

Tour: Si hay nivel, Omar Fraile se crece

Tour - Omar Fraile JoanSeguidor

El triunfo de Omar Fraile es la recompensa a un ciclista que nunca baja los brazos

Cambrils Movil 300×100

Omar Fraile ha ganado la primera etapa española en el Tour de Francia desde Ion Izagirre hace un par de años en Morzine.

No queremos ser ventajistas, no penséis mal.

Pero el nivel de la fuga con Alaphilippe, Sagan, De Gendt, Van Avermaet, Gilbert… podía evidenciar que Omar Fraile podía ganar en Mende.

 

 

Era el Tour, su primer Tour, y era Mende, la cima de Jalabert, donde Purito pasó la minuta a Contador, donde Marcos Serrano…

Omar Fraile nos ha acostumbrado que no toma parte de la partida si no ve que puede ganarla.

 

Y no fue sencillo, porque al nivel de la fuga estuvo el movimiento de uno de los corredores que hacen justicia a la elegancia sobre la bicicleta.

Mov_Gore

 

El ataque de Jasper Stuyven dejó seco a Gorka Izagirre, ya merecen algo de suerte los hermanos, y los puso contra las cuerdas.

De hecho durante mucho rato pensamos que no había manera de ganarle, navegando en el minuto y medio que fue poco para la pared final.

Pero a Stuyven le pasó como ese día que le ganó la etapa Sagan en el ultimo suspiro.

 

 

El picotazo de Omar Fraile

Cuando Omar Fraile salió del grupo, a tope, desde abajo, veía posible la machada.

Ni De Gendt pudo entrar al trapo.

Y Omar recordó que su pequeño pero selecto palmarés tiene víctimas ilustres como Rui Costa, Colbrelli y ahora Alaphilippe.

 

El ciclismo español no tendrá muchos representantes, pero los que vienen son buenos, muy buenos.

Omar Fraile dejó ya el sello en una carrera de dos cabezas.

Las suya por delante, la de los favoritos y capos de la general por detrás en otra merienda del Sky a la que se suman algunos, especialmente ese equipo que paulatinamente se gana nuestro aprecio.

El Lotto Jumbo y la oposición de Tom Dumoulin, porque al final la resistencia será neerlandesa.

Imagen tomada del FB del Tour de Francia

INFO

Soluciones para llevar la bicicleta en tu coche, gentileza de Cruz

 

 

 

Acabarán poniendo arcos de seguridad en la base de Alpe d´ Huez

El mal público pone el Tour al límite durante la subida a Alpe d´ Huez

 

Vincenzo Nibali iba en el grupo cabecero camino de la cima de Alpe d´ Huez.

Entra en una columna de humo provocada por una bengala, y la siguiente imagen le muestra por los suelos.

Como hace dos años en el Ventoux, como vemos otras muchas veces en el Tour, también en el Giro –aquel idiota del Zoncolan– y a veces en la Vuelta.

 

Cambrils Movil 300×100

 

El ciclismo tiene que huir de los disfrazados, de los que corren junto a ciclistas, de los idiotas de las bengalas…

El aficionado ciclista que va un puerto como Alpe d´ Huez puede llegar o en caravana, varios días antes, o tomar su bicicleta y subir un tramo, hasta donde quiera ver la carrera.

Y es en ese tramo de subida, en el que experimenta el dolor, sufrimiento y sacrificio que implica subir esas paredes.

Paredes que se ascienden tras una etapa corrida a cuchillo, como la de Alpe d´ Huez, cuya velocidad ha dejado mucha gente buena fuera de la carrera.

 

El Alpe d´ Huez convertido en un botellón

Desde hace un tiempo ver ciertas etapas del Tour produce vértigo.

Sobre todo en subidas icónicas, como Alpe d´ Huez.

Es una sensación a caballo entre la incomodidad y la angustia.

 

Mirad Mikel Landa cómo llegó a la cima de Alpe d´ Huez.

Estaba roto, doblado, le falta espacio para tomar aire y olvidarse del dolor de espalda que le mata.

Estaba ajeno a casi todo.

Imaginad esos alambres humanos, a una velocidad casi penosa en medio de esa marabunta de subnormales quemando bengalas, aproximándose a ellos.

Mov_Gore

 

Por no hablar del tipo que golpea a Froome.

No me creo que en pleno siglo XXI, con una seguridad que a veces ralla lo paranoico, ese desgraciado no esté identificado.

 

Eso es anticiclismo

Lo Vincenzo Nibali se puede interpretar de muchas maneras.

Se produce, decíamos, en una cortina de humo.

Una bosa, un asa que sobresale y engancha su manillar.

¿Hubo mala fe?

Queremos entender que no, pero es que da igual, el resultado es el mismo la hubiera o no.

En ese ambiente, tan cargado de todo, hasta de humo, cualquier cosa puede ocurrir. Incluso sin querer.

Vincenzo Nibali deja el Tour con una costilla rota y la sensación de que tenía cosas qué decir.

Es espantoso fiar la suerte de una campaña, de una preparación, de tanto trabajo a que alguien te lo arruine en un momento así.

Me cuesta creer que haya personas que están todo el año esperando ir al Tour para acabar provocando esto.

 

Sería para entrar en depresión.

El ciclismo, el deporte que no pone barreras, que permite, casi, susurrar al oído de tu ídolo, lo tiene mal con este personal.

Alpe d´ Huez - Tour -  portada Equipe JoanSeguidor
Impagable portada de L´ Equipe que apunta a Froome y el Sky, pero que tendría que centrarse en la muerte de éxito del Tour.

Gente que no mira la carrera con sus ojos y sí a través de un iPhone, gente que dice amar este deporte pero no entiende de riesgos ni de esfuerzo.

Gente que por favor un día no pueda acceder a la subida porque un arco pita ante su estupidez.

INFO

Castelli ya tiene el maillot del Team Sky a tu disposición

En Alpe d´ Huez el ciclismo se gusta

Tour Alpe d´ Huez JoanSeguidor

No hay montaña más icónica que Alpe d´ Huez

 

Hay puertos más duros, más altos, más largos pero el valor y cariño que se ha ganado Alpe d´ Huez entre la familia ciclista está fuera de toda duda.

Es la montaña, la cima del ciclismo, la franquicia pionera del esquí en los Alpes cuya grandeza descubrió un día Fausto Coppi.

 

Coppi en Alpe d´ Huez

Nosotros en el 52 no habíamos nacido, pero el imperecedero atractivo de Coppi, reflejada en las letras del momento, en los relatos posteriores, iluminó una ruta por encima de Le Bourg d´ Oisans.

Allí veintiuna curvas más arriba.

Aunque tardó el volver a la ruta del Tour, y los encajes económicos no fueron sencillos de salvar, l´ Alpe d´Huez volvió al Tour para ser la montaña de los holandeses.

Moradores de esa tierra ganada al mas, lisa como un encefalograma plano, conquistando la montaña más celebrada del mundo.

Subidas de todos los tipos, llegadas de todos los colores.

Aquel chaval que se cruzó en el camino de Guiseppe Guerini, tirándole al suelo…

El día que Perico se vistió de amarillo por primera vez, esa prenda no conseguiría llevarla hasta París. Ese día ganó uno de Kortezubi, Fede Etxabe.

La memorable ascensión de Iban Mayo, la jornada que Beloki tuvo más cerca que nunca al corredor que nunca existió.

El ataque, sólo uno de Carlos Sastre, el que le dio un Tour de Francia.

Todo eso es Alpe d´ Huez…

Mov_Gore

 

 

Es un reguero de caravanas días, alguna semana antes

Es la fiesta en el estadio más grande del mundo, cuyo aforo da para mil cifras, todas rimbombantes, no sé si alguna científicamente demostrable.

En Alpe d´ Huez el ciclismo camina por su teatro de los sueños.

 

Cambrils Movil 300×100

 

 

Y vemos a Miguel Indurain subir con Claudio Chiapucci en lunares, con el fino americano Andrew Hampsten por delante…

Y recordamos los vuelos rasos de Marco Pantani, e incluso la locura de Pierre Rolland, sacando punta a la «ayudita» de Samuel Sánchez.

 

Tened por seguro que Alpe d´ Huez merecerá la pena

Al menos por la fotografía que nos deje, por la estampa que nos regale.

 

Alpe d´ Huez es también Zoetemelk, y Kuiper, incluso Laurent Fignon humillando a Hinault en la base.

Pero también es Pollentier haciendo trampas en el antidopaje.

Esto es Alpe d´ Huez, la cima del Tour Bkool

 

Y si queréis saber más, os invitamos a pasar… 

Pero cuánto ha sufrido John Degenkolb para llegar hasta aquí

Tour - John Degenkolb JoanSeguidor

Pues no ha tenido que salvar curvas John Degenkolb para volver a ganar algo grande

Cuando John Degenkolb entró en el corte con Van Avermaet y Lampaert, cierto sabor de justifica recorrió las redes.

El alemán, con punta de velocidad suficiente para un trío, incluso para grupo pequeño, pero lejos de los grandes velocistas, prosiguió su idilo con Roubaix.

No entró en el velódromo, pero acabó cerca, y tocó el cielo como esa tarde de abril de 2015 cuando firmó un doblete, San Remo-Roubaix, que le situaba en el escalón de grandes nombres.

 

Mov_Gore

 

Las penas de Degenkolb

Sobre John Degenkolb hemos dado muchas vueltas en este mal anillado cuaderno.

Desde que en el invierno de su vida, el de 2016, fuera arrollado por una conductora inglesa de avanzada edad junto a medio equipo Sunweb, con quien entrenaba.

Joven, pujante, con un palmarés al alza, John Degenkolb se convirtió en blanco de cámaras, quejándose mostrando frustración, lamentando que las cosas no fueran como antes.

 

 

Porque nada era como antes.

Degenkolb perdió «pistonada», se descolgó de los pronósticos, merodeaba los puestos top, pero no daba el salto.

Pero ha cazado la icónica etapa del pavé en el Tour, como Tony Martin, como Lars Boom o como Thor Hushovd.

A diferencia de ellos, Degenkolb aúna la Roubaix versión original al parcial del Tour.

Eso, al ciclista del Trek, ya le hace único.

 

El carisma de Degenkolb

Pero Degenkolb ha sido inasequible al desaliento.

Sólo así se puede interpretar su triunfo en la jornada más singular del Tour.

Degenkolb no ha dejado de trabajar por ser o al menos volar al nivel anterior a su tremendo accidente.

La emoción en meta era la guinda en un camino de casi tres años plagado de decepciones.

Decepciones que evidenciaba de la misma manera cuando no le salían las cosas: el mundial de Qatar tirándole un bidón a un rival, golpes en el manillar…

Pero este ciclista que aprieta los dientes y maltrata la mecánica de la máquina en las rectas, también lo da todo en la vida, y el premio le ha llegado.

 

 

Cambrils Movil 300×100

 

Degenkolb, Trek y la velocidad

En proceso de rizar el rizo que se han embarcado las grandes marcas, Trek le hizo a John Degenkolb una pieza a medida que representaba por un lado su carácter motero, por el otro su vinculación a la velocidad.

A inicios de año, la marca americana nos enseñó la Domane Café Racer para la bestia alemana.

Una pieza con base de metal líquido con «un matiz ahumado oscuro y sencillas bandas de competición» según reza la información del programa de colores en Trek.

Buscaron los números de la suerte de John y han dado en el clavo.

Tras ganar rápido en Mallorca, a  inicios de año, ha conseguido estrenarse en el Tour, en el momento posiblemente más decisivo de su carrera.

«Es felicidad pura, llevo persiguiendo este triunfo desde hace mucho» describió.

 

 

 

Ha puesto final a dos campañas de muchos «casi». Ahora ya lleva un trofeo a su vitrina.

Es el premio a la paciencia, a la constancia, al reciclaje –Degenkolb aprendió a frenar con cuatro dedos tras el accidente– y al trabajo bien hecho.

El ciclismo ha sido justo, y no es que lo sea muchas veces.

Imagen tomada de FB de Trek- Segafredo

El pavé gusta

Sea como fuere, una etapa como la de Roubaix en el Tour trasciende el ciclismo

Ojo, atención, a lo que había en juego esta tarde deportiva.

Estaba el pavé en el Tour, sí, pero convivía en el tiempo y espacio, la tele, con la final del Mundial, la de Wimbledon, la Moto GP…

Aunque estemos en capilla de vacaciones, julio, calor sofocante, era una tarde de tablero deportivo, sofá y esas cosas.

Y en ese percal, ha convivido el ciclismo, con una de las jornadas más esperadas del Tour de Francia, la de las alfombras de pavé hacia Roubaix.

 

Mov_Gore

 

El atractivo del pavé

En medio de esta importante contraprogramación, la jornada del Tour ha salido bien parada.

Sé que lo que digamos aquí suena a aficionado de sofá, perfectamente pertrechado en la calidez del hogar, la comodidad de lo cercano.

Pero no somos los únicos que pensamos así.

El pavé, el morbo de la caída, de la selección, de épica que nunca creímos perdida para el ciclismo, atrae el espectador.

Exactamente igual que los puertos de dos dígitos, las jornadas con un tiempo de perros.

Es triste, para el ciclista, pero cierto.

 

 

Es obvio que algunos no lo ven igual.

«El pavé debería estar vetado en el Tour» aducen.

Incluso Contador, cuyos comentarios en Eurosport nos parecen, fía todo éxito en el pavé a la suerte, cuando sobre el adoquín hay componente de suerte, pero también de estrategia, físico y concentración.

Una jornada hacia Roubaix en el Tour nunca será como una París-Roubaix.

En ésta los favoritos se lo juegan todo a saco, sin partido de vuelta, en el Tour hay grandes nombres que nadan y guardan la ropa.

Porque sus opciones van más allá.

Y eso, también se ve en la pantalla.

 

Sin embargo, como ya dijimos el pavé gusta, atrae, le pone tinte de épica a la etapa, y seguramente impida la siesta.

Al menos la atenúa.

Porque el ciclismo moderno, de estudios medidos y ciencia aplicada, queda en un segundo plano, ante la incertidumbre de lo que los SRM no pueden predecir ni controlar.

 

Cambrils Movil 300×100

 

Así las cosas, el ciclismo se vuelve de blanco y negro, atractivo para quienes no acostumbran a verlo, magnético para quienes lo seguimos a diario.

Y ese es el gran problema , que el ciclismo de nuestros días se ha vuelto especialista en propinar momentos prescindibles, momentos que el pavé no permite.

El otro día nos preguntamos si era necesario dar etapas íntegras por este mismo motivo, ahora vemos que llega el pavé y lamentamos el daño que pueda propinar a una general del Tour de Francia.

Y lo lamentamos como no lo hacemos con el ataque de Chris Froome sentenciando medio Tour en la Pierre de Saint Martin, o un descenso peligroso en los Alpes.

El pavé es cultura ciclista de Francia, el país del Tour de Francia.

Omitirlo es omitir esa cultura.

Es omitir el ciclismo.

Imagen tomada de FB de Quick Sep

INFO

Si queréis ciclismo virgen, conoced Somiedo y sus lagos