Público: al ciclista del Tour se le anima, ni se le chilla ni se le toca

publico Tour featured

Otra vez el público con su irresponsabilidad podría tener la llave sobre la suerte del Tour

Ayer en la primera toma de contacto con uno de los macizos característicos del Tour, los Vosgos, ya vimos florecer los primeros idiotas e la cuneta.

Como las flores en primavera, en las cuentas crece de todo, desde el menos ducho al más entendido, todos con idea de disfrutar del deporte más bello del mundo, aunque por medio una colección de retrasados que habla muy mal del ambiente que se da cita en los márgenes de la ruta.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Y así el letón Tom Skujins tuvo que abroncar a un aficionado que con una escapada kilométrica en las patas en un ambiente caldeado y terreno pestoso no tuvo otra cosa que hacer, que chillarle y correr en paralelo…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

La situación del ciclista del Trek no llegó a las apreturas del año pasado en Alpe d´Huez por ejemplo, cuando Nibali fue al suelo, los corredores pasaron por nubes de bengalas y Kruijswijk fue magreado.

Tour Alpe d´ Huez JoanSeguidor

 

Tampoco se vio el bochornoso episodio de Miguel Angel López, apeado por un tío de la bicicleta.

Por cierto, no hemos vuelto a saber de si al colombiano le puede caer o no una sanción, esperemos que no, por mucho que no sea la mejor imagen esta gente va con el gancho y no merece trabajar en medio de auténticos subnormales.

¿Qué hay de rebajas en Santa Fixie?

Porque es lo que son, y curiosamente, se acostumbran a arremolinar en las cunetas del Tour, el mes de julio, el de vacaciones de Francia y media Europa, atrayendo todo tipo de gente y pelaje.

De esta guisa, el Tour entra en la primera llegada en alto, la Planche des Belles Filles, subida estrecha y muy dura, con la sensación de que algún idiota correrá al lado del ciclista, le chillará, le tocará, le arrojará agua, buscará tiro de cámara disfrazado de fantoche…

SQR – GORE

 

Una colección de escenas e imágenes que no hacen honor al esfuerzo y entrega de esta gente, de lo mucho que hay detrás, de lo que exponen en ese momento y del dinero que muchos mecenas ponen sobre la mesa esperando ser tratados como merecen.

Si una cosa tenía el Tour no hace tanto, es que cada fin de semana teníamos ración de montaña, buenos entremeses para pasar mejor las tardes de sábado y domingo, mientras la familia hacía tiempo para ir en la playa.

Conoce las colecciones de Endura

Este año volvemos a tener montaña en fin de semana, pero hubo un tiempo en que las llegadas más emblemáticas no se dejaban para días de cada día.

Pirineos, Alpes, Mont Ventoux eran terrenos abonados al fin de semana, pasando lo que muchas veces hemos visto que ha pasado, que se ha llegado casi al colapso.

La llegada al Ventoux de hace tres años no fue en fin de semana, pero el recorte de la subida, por las condiciones del viento, provocaron que Froome, Porte y Mollema acabaran estampados contra el público.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Este año, veremos llegadas de Macizo Central en un fin de semana, Pirineos el siguiente y Alpes el final.

La locura que se puede desatar puede ser tal que la organización quizá repiense volver a la fórmula de contar con las llegadas más duras de lunes a viernes.

Porque ver una carrera es bonito, tomar fotos, hacerse selfies, mola, pone cachondo, pero si el espectáculo no puede fluir, acabarán poniendo jaulas en las cuestas.

Y entonces el público dirá que no tiene acceso a las estrellas, que el ciclismo es frío, distante y que no cuida su gente.

 

 

 

¿Qué esperar del Tour por La Planche des Belles Filles?

Ineos Movistar JoanSeguidor

Mirar más allá del Ineos en Planche des Belles Filles es complicado

Dicen que La Planche des Belles Filles sube casi cien metros más arriba que en otras ocasiones que la carrera aterrizó en tan singular sitio.

Una cima de nuevo cuño, que subieron por primera vez en 2012, el día que vimos las bondades del tren del Sky por primera vez en pleno rendimiento.

Nos sabemos ese tren de carrerilla, como Gabilondo las alineaciones de la Real: Boasson Hagen, Rogers, Porte, Froome y Wiggo.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Allí ganó Froome, para dejarle claro a Cadel Evans quién mandaba en el Tour que portaba el dorsal uno,

Vincenzo Nibali y Fabio Aru, ambos en su mejor momento de siempre, ganaron en la Planche.

Es curioso, los Vosgos, la cordillera pionera en el Tour, la que puso las primeras cimas en la mejor carrera del mundo, Ballon d´ Alsacia, por ejemplo, frecuenta los descubrimientos recientes, antes que subidas que suenan a leyenda.

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Sea como fuere los Vosgos es el terreno de Thibaut Pinot, como el Macizo Central es el propio de Bardet.

No sé si ello cambia el escenario para el primero, pero está claro que el segundo ya va en el alambre, un descuido y el admirable Romain queda fuera del Tour.

Porque irse a ciertas distancias en un Tour donde, a priori, todo parece tan igualado, es quedarse fuera, más allá de Orión.

 

Miradas en el Team Ineos por eso

La primera montaña llega pronto, quizá demasiado para que el Tour quede sentenciado, como gustaba hacer al capo ausente Chris Froome en esas cimas pirenaicas.

Ahora mismo, si debemos señalar alguien en el Team Ineos es Egan Bernal, pero ojo, volvamos al principio, si el Ineos marca el tren a fuego, como hizo como Wiggo, Bernal sería el penúltimo vagón.

Es decir, en plata, la aproximación es para los trotones, Van Baarle, un corredor que encandila, el reconvertido escalador Castroviejo y compañía.

Ya en la harina de la ascensión, el multiherramienta Kwiatko y el ancho de espaldas Wout Poels, quien negocia con otros, al parecer.

 

SQR – GORE

 

Luego viene la moneda al aire ¿Bernal o Geraint?

Yo me inclinaría por el primero para tirar, por respeto más que nada a un tipo admirable que, nada, lleva el uno colgando de la parte baja de su espalda.

Pero claro hay algo que llama la atención y es la fuerza desbocada que Egan Bernal luce en cada pedalada.

Si el otro día no quiso, porque seguramente fue así, salir a por Alaphilippe, ¿por qué habría de electrizar la carrera en la primera subida?

Detectamos esta tarde, en la llegada a Colmar, cierta decepción en la parroquia, que si Astana no se mueve, que si el Sunweb flojea…

Así retrata Suunto una salida memorable 

El Tour es esto, por decirlo no hace mucho ya nos retrataron en redes, es una carrera que en fútbol diríamos de «amarrateguis».

Hay calma chicha a la espera de que llegue lo importante, y luego cuando lo importen llega no hay tiempo para sacarle nada al Ineos.

Pensar más allá del imperio inglés para La Planche des Belles Filles se hace complicado.

Los Vosgos son territorio que otrora sería un caramelo para pizarras y valientes, pero pensar que el Tour, este Tour que conocemos estos años reventará por algún lado, tan pronto, tan de sopetón, no entra en lo previsible.

Y encima un rampote del veintipico a no sé cuánto de meta, como si atacar cerca del arco se premiara.

Esto son como las ganaderías de San Fermín, van todas tan rápidas que la emoción se multiplica por cero.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

El resultado impredecible que puede dejar el Tour de Francia

Tour Mike Teunissen JoanSeguidor

Chris Froome confirmaba hace unas semanas lo que todo el mundo intuía, no podrá estar presente en el Tour de Francia por una caída en la Dauphiné. La lesión sufrida por el ciclista británico es bastante aparatosa ya que una rotura de fémur puede hacer que nunca sea el de antes, una situación bastante complicada cuando se tiene en cuenta que era uno de los favoritos a conseguir la victoria en la prueba gala. Una fuerte corriente de aire fue la razón por la que el ciclista perdió el equilibrio sobre la bicicleta y chocó contra un muro que se encontraba en el camino.

El inicio de temporada del ciclista nacido en Nairobi no estaba siendo del todo destacado, pero nadie puede dudar del gran rendimiento que tiene el de Sky cuando se encuentra en plenas condiciones físicas. Dentro de su palmarés figuran cuatro Tour de Francia, una edición del Giro de Italia y Vuelta a España y tres ediciones de la Dauphiné. Al fin y al cabo, había sido uno de los grandes dominadores de este deporte en los últimos años y siempre era el principal favorito a llevarse la victoria cuando se trata de calcular las probabilidades de cada piloto.

Como mínimo, seis meses le tendrán separado de la bicicleta, al menos en competiciones oficiales, y lo primordial será recuperarse lo mejor posible para tener la posibilidad de recuperar su mejor rendimiento cuando vuelva de la lesión. Gran parte de la recuperación depende del factor psicológico según han afirmado varios médicos especialistas ya que el optimismo puede hacer que los plazos se acorten. Este tipo de percances son problemáticos al poder resentirse la parte rota en un futuro, sobre todo cuando ya no se es tan joven, hay que recordar que Froome tiene ya 34 años, aunque su condición física sea la de un chaval en sus veinte.

El piloto de Sky no es el único que puede no estar en la prueba de ciclismo más importante del año, Alejandro Valverde sigue con la duda ya que sus declaraciones de hace unas semanas no dejaron nada claro. El Movistar Team no tiene una tarea sencilla ya que cuenta con tres pilotos de mucho nivel en sus filas (Alejandro Valverde, Nairo Quintana y Mikel Landa), aunque el piloto murciano ya ha asegurado que para él no es un problema pasar a un segundo plano y adoptar una postura de ayuda dentro de la estructura española.

Aun así, el equipo español ya confirmó la lista de ciclistas que acudirán en su representación a tierras francesas, lo que confirma que Alejandro Valverde está recuperado del edema óseo en el sacro que se le detectó hace un mes y medio. Los ciclistas seleccionados han sido Nairo Quintana, Mikel Landa, Alejandro Valverde, Marc Soler, Imanol Erviti, Carlos Verona, Nelson Oliveira y Andrey Amador. La prueba francesa tendrá lugar desde el día 6 al 28 de julio, por lo que en unas semanas se podrán ir viendo los resultados de los principales favoritos a llevarse el triunfo en territorio galo. Nairo Quintana tiene una cuota 17 como ganador del Tour de Francia en Betway. Estas cuotas han sido seleccionadas y confirmadas a día 4 de julio.

Hasta 13 ciclistas españoles estarán presentes en esta edición del Tour de Francia, siendo Astana y Movistar los equipos con un mayor número de representantes nacionales. Hasta cuatro representantes nacionales estarán presentes con el equipo kazajo, Pello Bilbao, Omar Fraile, Luis León Sánchez y Gorka Izaguirre. Para los más despistados que no siguen las novedades del ciclismo con regularidad, deben recordar que el Team Sky ha cambiado de denominación a Team Ineos por motivo de su nuevo patrocinador principal, una empresa petroquímica británica.

Con la ausencia de Froome, los principales favoritos a llevarse la victoria en esta prueba de 21 etapas deberán demostrar desde el principio que van a aprovechar el momento y mandar un aviso a sus rivales. Las etapas de montaña serán tan determinantes como siempre, con la distinción de que la estrategia y planificación de los equipos debe estar ajustada para cada piloto si quieren tener posibilidades de victoria. El veredicto final podrá conocerse en 20 días, la emoción está asegurada para todos los amantes del ciclismo.

Si Enric Mas estuviera en Movistar…

Enric Mas Deceuninck joanSeguidor

En Deceuninck, Enric Mas tiene lo que necesita para su primer Tour

La crono por equipos es un retrato fiel, pero efímero, de lo que es ahora mismo el Tour.

Y ahora mismo esta carrera es Jumbo Visma, que acabaron no sólo por mantener el maillot amarillo de Teunissen y sí ganando por la mano a equipos que estaban un poco por encima en los pronósticos.

En esa tabla, sin embargo, muchos se felicitan por la plaza de Enric Mas, insertado en el excelente equipo rodador que es el Deceuninck, varias veces campeón del mundo en la modalidad.

La presencia de Enric Mas, muy arriba en la general ya da que hablar…

SQR – Cerdanya Cycle

 

El Deceuninck, no lo vamos a descubrir ahora, es un equipo soberbio, excelente, un sueño para cualquier chaval que quiera trepar en esto.

Los azules respiran la cultura ciclista por los cuatro costados y la conjugan con una ganas de ganar y competir complicadas de encontrar en el pelotón.

Enric Mas, viendo la alienación que llevan a este Tour, es un alto en el camino de la historia de la formación

Stage 2 of #TDF2019 – held around Brussels – netted the first top 3 finish at this edition for Deceuninck – Quick-Step:…

Publicada por Deceuninck – Quick-Step Cycling Team en Domingo, 7 de julio de 2019

Un ciclista con aspiraciones a una general, más del Tour, no es lo habitual.

Sin embargo las circunstancias han llevado a Enric Mas a correr en el mejor equipo de clásicas del mundo, liderándolo en un Tour en el que una plaza en la general no es una prioridad.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Sólo cabe ver la alineación, como decimos, que trae el Deceuninck.

Con dos capos bien diferenciados, Viviani al sprint y Alaphilippe a lo que toque y el «maillot à pois», con Gilbert, puteado en casa, el equipo se diluye en muchos objetivos para poder arropar a Mas en la montaña.

Pero esto no quita que en la crono por equipos, allí donde concluye la clase de todos los integrantes del equipo, el bloque responda entre los mejores del mundo…

 

Sigo pensando que, ahora mismo, en este Tour, Enric Mas no necesita más equipo que el que tiene, que no será el mejor para la montaña, ni de lejos, pero que le puede ser útil en ciertas situaciones.

La crono por equipo ha dejado favoritos muy perjudicados, más de lo que en un primer momento podríamos imaginar: Bardet, Porte y los Movistar.

Así son las raíces de DT Swiss

Mientras Enric Mas está intacto en la parte noble de la carrera

 

SQR – GORE

 

Ya hemos leído quien compara el rendimiento de Deceuninck con el de Movistar en esta contrarreloj por equipos

E igual que pensamos que no es justo decir que Enric Mas está mal rodeado con los belgas, tampoco lo es decir que con Movistar le irá mejor seguro.

Porque, a la vista, estuvo, la crono colectiva no se preparó a conciencia en «chez Unzue», pero es que en la montaña tampoco necesita Enric Mas, este Enric Mas, mucha ayuda para cumplimentar su primer Tour lo más arriba posible.

Descargado de presión y de los focos que siguen a los telefónicos, Enric Mas tiene argumentos para seguir trabajando como una hormiguita en el mejor Tour posible, silencioso, sin alardes, como su segunda plaza en la Vuelta.

Dijimos, lo seguimos pensando, ganar es una ruleta, pero él que vaya haciendo, y si es posible, como ya dijimos hace un tiempo, que alargue lo máximo posible con los belgas, que para ir al Movistar y ser pasto de la ambición patria, siempre tan desconectada de la realidad, tiene muchos años.

Imagen: FB de Deceunick

No le llames contrarreloj por equipos, dile agonía

Contrarreloj por equipos JoanSeguidor

En la contrarreloj por equipos el sufrimiento individual suma para el bien colectivo, todos lo pasan mal

Yo no le llamaría contrarreloj por equipos.

Le llamaría agonía.

Contrarreloj por equipos: Nadie escapa a la tortura

SQR – Cerdanya Cycle

 

Los especialistas contra el crono la sufren porque suelen llevar gran parte del peso del equipo, y el resto se deja la vida en aguantar el ritmo infernal que imprimen y además intentan aportar todo lo que pueden.

Si eres de los primeros, por muy duro que sea están en su medio natural.

Todo sobre el Tour de Francia, sus orígenes, héroes, puertos… 

Ahora bien, si eres de los segundos…

Cualquier tontería puede eliminarte.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Cuando se plantea una crono por equipos hay que tener en cuenta muchos factores.

Desde el tipo de recorrido, el aire, si se quiere proteger al líder del equipo, si se va a intentar llegar con todo el bloque, si se van a sacrificar piezas durante la crono y en que momento.

Al final cuanto más corredores entren al relevo, más descanso tiene el resto, pero llevar a un corredor que no pasa no sirve de nada.

A no ser que sea el jefe de filas.

 

 

Lo divertido de esto, es cuando eres de los que en crono andas menos que un carrito de polos.

Has visto el recorrido y te lo han explicado al dedillo.

Haces un buen calentamiento, y sales seguro a hacerlo bien y a aportar.

SQR – GORE

 

Rampa de salida.

Respiras y te concentras, buscas relajarte.

Notas el corazón bombeando con fuerza.

Salida.

Cada uno busca su sitio y ya ves que el que marca los primeros metros ha salido muy rápido.

Todos intentando cerrar su hueco y formar la fila lo antes posible.

Ahí es cuando piensas “madre mía que sofocón me acaban de meter”.

Ya empiezas a contrapié.

No has recupero de la salida, que llega la primera curva.

La confianza en los compañeros es máxima.

Frenas donde ha frenado el de delante y trazas igual.

No se pueden perder metros en la salida de la curva o tocará volver a apretar dientes, y eso es otra bala que gastas.

Sales de la zona de curvas y empiezas a relevar.

Todos van pasando y se vuela.

Hay que intentar mantener el ritmo.

Los tirones no son buenos.

Te llega el relevo, el compañero se aparta y el aire te toca en el morro.

Vuelta de tuerca al sufrimiento.

Te cuesta no perder  un kilómetro a la hora, y aún te queda un trozo.

El pulso sube, las piernas duelen más aun, si es posible, y te apartas.

La colección de Gobik… 

No está la batalla ganada.

Levantas mínimamente el pie y ves cómo pasan los compañeros.

Calculas el momento justo para acelerar un poquito y volver a la fila.

Es vital entrar clavado, de no ser así te puede tocar perseguir unos metros, y sumar otro esfuerzo.

Sí, otro.

Cuando crees que ya no llevas nada más.

Y vuelves a la rueda.

Entrar en la fila tampoco te da un gran respiro, el ritmo sigue siendo el máximo que puede llevar el grupo.

Cualquier bandazo, cualquier rotonda mal trazada, cualquier duda es otro gran esfuerzo.

Así, agonizando, puedes pasarte toda la crono.

Pensando que no hay más, y siempre sacas algo extra.

Quizás te saltes un par de relevos para intentar aportar algo más adelante, o sabiendo que no te queda nada intentarás morir en un último relevo más largo.

Sea como sea te tocará sacar hasta el higadillo, y es que la crono por equipos no perdona a nadie.

Por Eric Monasterio, desde Fisioterapia Monasterio

Tour: Mike Teunissen y el fondo de armario del Jumbo

Tour Mike Teunissen JoanSeguidor

Como no podía ser de otra manera, el Tour se abre con caídas, nervios y peligro

El Tour es otra cosa, lo hemos leído mil veces, leído otras tantas.

Jakob Fuglsang lo puede decir, afirmar.

El danés de la campaña, el tío que muchos vemos arriba cuando la carrera llegue en tres semanas a París, ha estado en la cornisa de todo.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Una caída, esas de la primera etapa, más cuando ésta se resuelve en línea, creo que nos ha encogido el corazón sólo con pensar sobre su abandono o pérdida de tiempo.

?”Who wants to be the king of the 2019 Le Tour de France?” Take a behind-the-scenes look at our team meeting!? #TDF2019 #AstanaProTeam

Publicada por Astana Pro Team en Sábado, 6 de julio de 2019

No sabemos si es que Astana está muy confiado, o que corredor y equipo vienen con deberes hechos, lo cierto, es que solventaron con tino y acierto una situación de esas que, vistas desde fuera, todo son urgencias.

Fuglsang es uno de los outsiders para un Tour que empieza con las habituales cribas de las caídas, y la certeza de que esta primera semana va a ser muy larga para algunos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

El espectáculo que no vemos es el que sucede.

Brad Wiggins desde la moto lo decía «aquí pasan cosas» y es que la tensión de estos días no se describe con palabras.

Personaliza tu Belador Hydrid by Berria 

No quiero pensar la adrenalina y el sueño cómo se conjugan en una la noche del estío de Bruselas, en la antesala de una crono por equipos que no es decisiva para la general, todos los capos tienen un equipazo para tirar del carro, pero seguro que puede arruinarle el Tour a alguno en un mal paso.

 

 

El Tour de Bruselas, el de Merckx, se abre con una victoria inesperada, la de Mike Teunissen, unos kilómetros después que Dylan Groenewegen se cayera en el remolque hacia meta.

Pensamos, algunos, desde lo lejos, en Wout Van Aert: «Ya la está liando».

Pero fue Teunissen, en una muestra del fondo de armario de uno de los equipos de la campaña, sin duda, este Jumbo, que pone el ciclismo neerlandés alto, muy alto, allí donde la pasión y querencia de este país por este deporte merecen.

SQR – GORE

 

El entremés de Bruselas no deja lecturas significativas, pero sí mella en las piernas de los grandes nombres.

Es el Tour, esa carrera que lima fuerzas, que mina la moral y que cuando te percatas, estás fuera

La segunda batalla de esta guerra pone en juego algo más que la honrilla, el arte de rodar en equipo se pone sobre la mesa… aquí no hay prisioneros.

Imagen: FB Jumbo Visma

 

 

Nombres que seguro escribirán el Tour

Etapas de Tour JoanSeguidor

Un repaso azaroso de nombres para el Tour que despiertan nuestra curiosidad

Más allá de la general, etapas, maillots y otras cuestiones que mueven al personal, el Tour nos propone mil historias que queremos leer, cada una con sus objetivos y antecedentes.

No hay libro sin páginas en blanco y nos encontramos en medio de una edición que propone buenos relatos.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Si miramos en la lucha por la general hay varios nombres que despiertan interés.

Sinceramente, empezar este recorrido con Richie Porte no reviste gran originalidad, pero ahí está, el tasmano es el eterno favorito, cada año decimos que una y no más, pero al siguiente, la memoria sobre su calidad nos hace volver a incluirle.

La edición que empieza llega, por eso diferente, para Porte, que ha pasado desapercibido y por ende lleva menos presión en la mochila.

Quizá así, le veamos donde creemos que merece.

Lieja-Bastogne-Lieja Fuglsang JoanSeguidor
Liege-Bastogne-Liege

No ocurre lo mismo con Jakob Fuglsang, uno de los nombres de la campaña, cuya descarga de presión puede venir por el hecho que llega con los deberes muy hechos.

Con un recorrido tan y tan duro, el danés es favorito por ende.

De cinco a dos estrellas, podría estar en tres y medio.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

La gestión del Education-First es una de las grandes virtudes del equipo que lleva a alguno de sus ciclistas a correr «carreras sucias».

Es uno de los equipazos del Tour.

¿Volvera Rigoberto Urán al podio del Tour?

Rigoberto Urán JoanSeguidor
Tour Colombia

No parece en su mejor momento, desde que hace dos años fuera segundo, tras correr casi todo el Tour a menos de un minuto de Chris Froome.

Rigo Urán cumple años, como Tejay Van Garderen, otro como Porte, quizá un escalón por debajo, pero que llega, ojo, mejor que nunca al Tour.

La crono por equipos de este conjunto puede ser un espectáculo.

Algo similar que la del Mitchelton de los Yates. 

Aquí el jefe es Adam, el de peor palmarés pero el primero en dar un resultado potente: cuarto en el Tour de 2016.

Que los hermanos se vengan juntos al Tour, que Simon renuncie explícitamente a la defensa de la Vuelta, habla del convencimiento de los gemelos del pelotón.

A Adam le vemos muy arriba, y en caso que no llegue, seguro que alguno importante se lleva por delante.

 

Ese Jumbo-Visma tiene un aspecto terrible. 

Es uno de los equipos de la campaña, que se deja a Roglic en casa y pone sobre la mesa cartas para todas las manos.

Wout Van Aert es uno de los corredores cuya suerte levanta más pasiones.

Que Nacex lleve tu bicicleta donde le digas 

Puede ganar en Bruselas, la crono o cualquier jornada de la primera semana. ¿El verde? tendrá que esperar, quizá.

En este equipo corre uno de los ciclistas más íntegros del pelotón, Steven Kruijswijk, quien seguramente no gane, pero que como en el caso de los Yates, puede condicionar la carrera.

Wout Van Aert JoanSeguidor
Strade Bianche

 

En el Jumbo corre el que parece mejor velocista, sobre el papel, en un panorama que está más abierto que nunca.

Dylan Groenewegen es por muchos motivos el favorito en la media de llegadas en grupo, que quizá no serán muchas, pero que atraen nuevos nombres.

El primero Elia Viviani, el multiganador de etapas en Giro y Vuelta, durante toda la campaña, que sabe que aquí se juega el pan.

Ganar en el Tour es uno de los pocos limites que le quedan al veronés.

Elia Viviani JoanSeguidor

Y como Viviani, Caleb Ewan, el australiano de rasgos asiáticos, pequeñito de tamaño, fuerte de reprís.

Ewan se fue de Mitchelton al Lotto para esto, para ver qué es capaz de ganar y lograr en el Tour.

Ya está en él.

SQR – GORE

 

El Tour también es escenario para nombres que no hace tanto eran carne de titulares.

Dejadnos hablar de dos.

Michael Matthews, uno de los velocistas de cabecera, que acumulan un palmarés excelso pero que el tiempo y los fenómenos que llegan arrasando con todo parecen dejar al margen.

Matthews hizo unas curiosas declaraciones cuando admitió que la ausencia del Tour les dejaba vacíos.

Que un tipo con su palmarés, maillot verde en el Tour, hable así, demuestra que en el ciclismo ganar es importante, pero no siempre lo único.

Y Fabio Aru, selección de última hora en el Emirates donde Fernando Gaviria no da con la tecla.

El italiano vuelve a la cima donde tocó el cielo, Planche des Belles Filles, ¿dónde estará ahora?

Ah, y un deseo en voz alta, que un ciclista de calidad excelsa, en forma, en racha, como Jesús Herrada, explote de una vez.

El Tour de Francia sigue siendo la madre del cordero

Tour aburrido JOanSeguidor

Mov_Gore

Aunque a muchos disguste el Tour de Francia sigue siendo la gran carrera

Hoy en día, no hay ninguna razón para pensar que el Tour es la mejor carrera del mundo.

Absolutamente ninguna.

Puede que muchos aún la consideren la prueba por etapas más bella del planeta, pero cuando el Giro recorre los Dolomitas o afronta puertos épicos como el Stelvio o el Passo di Gavia, ofrece un espectáculo antológico que no tiene nada que envidiar a las montañas de la Grande Boucle.

Muy al contrario.

Por su parte, la Vuelta, con etapas como Lagos de Covadonga, también se sitúa a un gran nivel de belleza y espectacularidad que se exige a las grandes pruebas.

Y, sin embargo, el Tour lo sigue dando y quitando todo

¿Por qué?

La presentación de la ronda gala en el mes de octubre siempre es esperada con expectación, para recibir cada año las mismas críticas, ya sea por un motivo u otro: que si falta dureza, que si es sólo para escaladores, que si han recortado kilómetros a muchas etapas, que si faltan puertos en Pirineos, que la primera semana es muy aburrida, que si faltan alicientes, que si hay pocas novedades este año…

Y podríamos seguir.

Es así.

El recorrido del Tour siempre está en el ojo del huracán y mirado con lupa por todos los aficionados que ven como, edición tras edición, va perdiendo interés por ser siempre más de lo mismo, al menos en lo que respecta a estos cinco o seis últimos años: una carrera bloqueada por un súper equipo formado a golpe de talonario.

Ante semejante dominio, el Tour está perdiendo su épica y parte de su leyenda, porque ya no se ven ciclistas que ataquen en cualquier terreno o aprovechen alguna circunstancia para poner patas arribas la carrera.

Eso ahora no sucede.

El espectáculo y la espontaneidad se pierden.

Y eso mata el ciclismo.

Mata el Tour de Francia

Pero a pesar de las duras críticas, de que muchos aficionados empiezan a decantarse, por puro aburrimiento, por otras grandes vueltas como el Giro o la Vuelta, el Tour sigue siendo el Tour, la carrera más deseada y por la que todos, corredores y seguidores incluidos, suspiramos cada mes de julio.

Porque como se ha escrito aquí, en este mal anillado cuaderno, el Giro le está comiendo la tostada al Tour por muchos motivos: por belleza, por épica, por dureza y, por qué no, también por prestigio.

¿Tiene más mérito ganar un Tour que un Giro?

Obviamente, para mí no.

Supongo que muchos de vosotros pensaréis igual y opinaréis que el Giro no tiene nada que envidiar al Tour, y lo coloquéis a su mismo nivel de admiración y de fama, o incluso un escalón por encima.

Porque el Giro nunca es criticado, todos lo queremos, y su recorrido siempre es aplaudido.

Y, sin embargo, el Tour…

Todos quieren ganarlo: el que no tiene ninguno porque sabe que un triunfo con París rendido a sus pies le hace entrar por la puerta grande de la historia del ciclismo; el que tiene ya uno porque quiere el segundo y formar parte de la leyenda; y así hasta el que tiene cuatro, como Froome, y quiere cinco y ser inmortal, entrando de manera definitiva en el Olimpo de los dioses del pedal.

Por eso para Chris este año el Cielo ya no puede esperar.

Y este es el límite: cinco.

Porque el que tiene cinco… ¿lo considera suficiente?

Cinco es el máximo.

Aspirar a ganar seis Tours es desafiar las leyes del equilibrio de esos gigantes de la carretera que a lomos de sus ingenios de hierro y fuego escribieron las páginas más míticas de la ronda francesa.

Nadie ha sido capaz de lograrlo y el que lo ha intentado ha provocado la ira y desatado la cólera de esas divinidades que lo han castigado con la derrota, y a alguno hasta con la humillación, por semejante afrenta.

Por eso el Tour sigue siendo el Tour, una carrera que paraliza un país, un evento deportivo que es una fiesta nacional, el tercer espectáculo más seguido en el mundo, sólo superado, dicen, por los Juegos Olímpicos y el Mundial de fútbol.

Y, sin embargo, el Tour, porque es un gran negocio mediático, un gran escaparate mundial para el ciclista que anhela con ansias levantar los brazos en señal de victoria en cualquiera de sus metas, que parecen escenarios de Hollywood y desde donde se darán a conocer para el gran público, saliendo, de esta manera, del anonimato.

Alguien en su día dijo que disputar la gran ronda gala por etapas era como correr, y competir, cada día, una gran clásica.

Eso es: 21 días de monumentos seguidos, atravesando lugares llenos de hazañas y de mitos.

Por eso el Tour lo sigue dando y quitando todo, porque su ganador es siempre el autor de una proeza y merece todos los grandes honores.

Como Eddy Merckx, que celebró una de sus victorias con champán en compañía del Rey Balduino.

Como Greg Lemond, que estrechó la mano del Presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan.

La pieza de invierno de Endura

Como Stephen Roche, que fue nombrado ciudadano de honor de Irlanda.

Por eso el Tour es aún algo mágico.

Por eso aún cada año nos hace soñar.

¿O no?