Tour: Primoz Roglic, anotad este nombre

Tour - Primoz Roglic JoanSeguidor

Entre los outsiders del Tour, Primoz Roglic ha sido sin duda el ciclista de la carrera

 

Cambrils Movil 300×100

 

Ganar sólo gana uno, Geraint Thomas lo tiene, salvo hecatombe, pero en el camino quedará para siempre lo de Primoz Roglic.

Esloveno, saltador de esquí, su Tour de Francia es de los de enmarcar.

No llegó con ruido, pero no pocos le señalaban como un ciclista a seguir.

Y estaban en lo cierto.

La campaña de Primoz Roglic le antecedía.

Ganador de País Vasco y sobre todo un Romandía que se lo puso complicadísimo Egan Bernal, Roglic es uno de esos corredores que ahora mismo no tienen equivalente en el pelotón.

Sube bien, baja bien y es un cuchillo contra el crono.

Parece, como dijimos a veces, un ciclista sacado de otra época.

Y lo ha sido en el Aubisque con esa excelente defensa que ha realizado de su plaza en el podio frente, no olvidemos el tamaño de su rival, Chris Froome.

Roglic nunca desiste

Y así, sembrando desde abajo, en un trabajo que el Lotto-Jumbo ejecutó con precisión, arruinando la aventura de Mikel Landa, Roglic ha dado un salto que aunque esperábamos quizá no se pronosticara tan alto y tan grande.

  

Con la certeza interior, pero las dudas lógicas de quienes le veíamos desde fuera, Roglic no ha vacilado un solo segundo y sólo los percances de la primera semana y la crono por equipos le ha quitado de una plaza aún más alta.

Mov_Gore

 

 

Ha sido valiente cuando había que serlo, ha guardado cuando debía, transmite una concentración como pocos, una determinación impropia en alguien que se ve en una así por primera vez y su premio va a ser un podio y no sé si una segunda etapa.

Roglic colecciona piezas sueltas pero valiosas, y ahora añade Aubisque-Tourmalet a otra etapa ganada en el Galibier.

 

Ha recuperado esos descensos decisivos, como pocas veces se ha visto y puesto en un brete a Tom Dumoulin.

Entre el neerlandés y el esloveno está la crono, Geraint les pila lejos, y aunque el galés siempre ha sido «la niña de nuestros ojos» un momento de flaqueza habría compensando el mucho tedio que ha tenido este Tour.

Primoz Roglic es un ciclista que no tiene equivalente ahora mismo en el pelotón.

Y entre sus virtudes estuvo ponernos a todos de su parte en ese descenso del Aubisque que le llevó al cielo ciclista.

Imagen tomada del FB de Le Tour de France

INFO

Endura y su trabajo de sastrería con los Movistar 

¿Pero qué le pasa al público en este Tour?

Tour Alpe d´ Huez JoanSeguidor

La hostilidad e inconsciencia de algunos aficionados en las cunetas es una de las marcas del Tour 2018. Josep Betalú nos quiso trasladar su opinión

 

 

Cambrils Movil 300×100

 

Lo que estamos viendo y hemos visto en algunas subidas de este Tour de Francia es una pena, la verdad, jamás lo hubiera podido imaginar.

Quiero ponerme en la piel de los ciclistas: por su cabeza pueden pasar miles de cosas, eso depende de cada corredor, también puede suceder que vayas tan al límite que tu cabeza esté en blanco.
Sin embargo es una vergüenza que tengan que exponerse así.

Mov_Gore

 

 

 

Por suerte a mí nadie me ha molestado jamás, solo puedo decir cosas positivas de los espectadores.
No he vivido tener que pasar por bengalas, eso sí debe molestar.

La admiración por el ciclista

Como aficionado sólo siento admiración del primero al último corredor, a veces mucho más por alguno que va lejos de la cabeza.
Es cierto que es difícil controlar tanta afición.

 

Habían falta más vallas, más policía, más control, pero no es sencillo.
Es una pena que por unos pocos lo pagarán muchos en el futuro.
Lo que no me gusta es sentir tantos abucheos. En este punto vemos  la cantidad de gente que tiene una vida vacía, capaces de criticar sin antes mirarse a uno mismo.
  
Eso es un problema de nuevas generaciones donde la educación y el respeto ya no forman parte de su vida.
Es un tipo de gente que está más pendiente de los demás que de uno mismo. Han dejado de protagonizar su propia vida y centran sus frustraciones en terceros.
Diría que es la enfermedad de sigo XXI.

 

El Tour es otro nivel

El deporte profesional es otro nivel, no tiene nada que ver ni de lejos con el deporte en otros niveles o en solitario.
Creo que el espectador tiene que disfrutar del espectáculo que ve, lo que vive en ese momento.
Tiene que olvidarse de la trastienda, de lo que dicen, de lo que oyen o creen entender, porque hay demasiado entendido sin entender.
Se ataca muy fácil desde el sofá de casa.

El deporte profesional es tan complicado que a veces se da la paradoja que el profesional parece saber menos que el aficionado.
La ignorancia es demasiado atrevida.
El ciclista profesional está pensando todo el tiempo cómo mejorar, cómo entrenar, cómo alimentarse, cómo  descansar lo mejor posible….
Si cualquier persona en su trabajo hiciera la mitad de hincapié de lo que hace un deportista profesional por el suyo, lo comprendería.
Si cualquier persona fuera lo profesional que es un deportista  veríamos cómo su productividad aumentaría considerablemente.
De eso se trata ser profesional y eso es aplicable al cualquier trabajo, en este caso sería el ciclismo.
Pero a veces es mejor exigir a los demás lo que no somos capaces de hacer en la vida.
Y el ciclista no merece este trato.
INFO

Tour: Démare responde en la carretera

Tour - Arnaud Démare JoanSeguidor

Otra vez Arnaud Démare no se va de vacío en el Tour

Cambrils Movil 300×100

Me alegra mucho el triunfo de Arnaud Démare en Pau.

Primero porque es uno de los ciclistas más adorables del pelotón, con un palmarés curioso y una polivalencia fuera de toda duda.

Démare evidencia un palmarés interesante, con dos etapas ya en el Tour, una San Remo y siendo un espectáculo en ciertas carreras con pavé.

Mov_Gore

 

 

 

Es por tanto un ciclista que se nota, bebe de una cultura de la bicicleta arraigada y sólida.

 

 

La dedicatoria de Démare a Greipel

Pero me alegra más por motivos revanchistas.

Como sabéis las dos jornadas de Pirineos no han sido sencillas para Démare.

En la jornada corta, en la que gana Nair0, iba descolgado casi de salida.

Se pasó la jornada persiguiendo y llegó penúltimo a meta.

Con muchos tramos en solitario. El año pasado recordaréis que medio equipo se fue a casa por esperarle.

 

Tour de France – Montée du Col de Portet

Nous avions une caméra dans la voiture de Fred Guesdon suivant Arnaud Démare dans le Col du Portet. Ça donne ça ⤵️

Publicada por Équipe cycliste Groupama–FDJ en Miércoles, 25 de julio de 2018

Pero lo que más duele es leer ciertas cosas, cosas que tienen que ver con el sempiterno problema de la envidia.

  

 

En la jornada reina de los Pirineos André Greipel opinó de cómo Arnaud Démare se salvó de la quema del cierre de control.

Feo, muy feo, horrible.

 

Greipel, fuera del Tour, tras dos Tours de vacío, opinando de Démare y cómo salvó los muebles.

Lamento decirlo pero el alemán se equivoca, la caga, mete la pata, mea fuera del tiesto.

Estas cosas no se dejan entrever en twitter, estas cosas se denuncian ante quien convenga.

 

 

El ciclismo no puede estar constantemente tirándose los platos entre sus personajes.

Es patético leer ciertas cosas, y de la cola de la carrera en las etapas de montaña hemos escuchado y leído mil historias de trampas, de remolques, de velocistas buscando acabar como sea.

Pero nadie muestra vídeos, fotos o pruebas concluyentes.

Si Démare, que además él responde a Greipel que estaba rodeado de comisarios, hizo trampas que lo denuncie y se pongan pruebas sobre la mesa.

Sembrar de mierda es sencillo y triste, aunque lo es más el daño que se hace al deporte que te emplea.

André Greipel ha errado, se ve que quitó el famoso tweet, pero al menos admita que Démare ha ganado sin trampa ni cartón.

 

Imagen tomada de FB de Groupama-FDJ

INFO

24 horas en Cheste, ese ciclismo que no entiende de horarios 

Valores que el ciclismo debería vender

Valores de ciclismo- Lawson Craddock JoanSeguidor

Caerse y seguir como hacen Craddock y Gilbert son la guinda de la montaña de valores que transmite el ciclismo

Mov_Gore

 

Cambrils Movil 300×100
 

 

Cada vez que hablamos de valores del ciclismo, lo que implican, de su  significado, rápido surgen voces críticas.

No nos entendáis mal no es nuestro objetivo.

Sin embargo, en plena tercera semana del Tour de Francia, con todo lo visto, creemos que este deporte que es modo de vida para algunos, e inspiración para muchos merece un post sobre el valor de profesionales del ramo.

Y sí es volver a aquello de que los ciclistas son de otra.

No buscamos comparar ni mucho menos medir el ciclismo con otros deportes.

Cada deporte es un mundo, porque cada uno exige lo mejor del los suyos.

Así que, en términos de sacrificio nervios y otros peajes, el deporte profesional es duro siempre.

 

  

 

Valores del ciclismo

Ello no nos quita de estarnos de algunas de las historias del Tour.

Como bien sabréis a Lawson Craddock se le ha comparado en alguna ocasión con Neymar, cosa que  al ciclista no le ha gustado.

Sin embargo la comparación es imposible evitar, cuando ves en qué circunstancias ha llegado el americano a meta más de un día y al tiempo veíamos los partidos brasileños de Rusia.

Caído a 100 km de la primera meta del Tour de Francia, Craddock ha conseguido ir completando las etapas siempre a cola del grupo con no pocos problemas.

Ahora mismo es farolillo rojo, el farolillo rojo más retratado en la televisión y medios en bastante tiempo.

Y eso mientras incluso recauda fondos para el velódromo de su pueblo por cada etapa completada.

   

 

Este ejemplo, recuerdo que en las redes sociales fue contrapuesto con las constantes falacias de Neymar sobre el campo.

Hasta hubo quien contó los minutos que el brasileño estuvo en el suelo.

Aunque algunos escandalicen por la comparación, estamos, en ambos casos, hablando de deporte de alto nivel.

De tan alto nivel como la situación que a Philippe Gilbert por un precipicio en una etapa de los Pirineos.

 

 

Caído y rescatado del barranco, Gilbert volvió a la ruta para acabar la etapa.

Quería al menos guardarse la oportunidad de ganar una etapa en el Tour de Francia, cosa que no hace desde hace siete años.

Y aunque le han diagnosticado fisura de rótula Gilbert se va con más pena que otra cosa del Tour de Francia.

¿Cómo se llama lo que ha hecho Gilbert?

 

 

 

La pérdida de Gilbert es noticia mala para el ciclismo y mala para uno de los ciclistas que, siendo multimillonario, que teniendo muy poco que demostrar, sigue al pie del cañón, evidenciando una ambición intacta.

La reacción de Gilbert conectada a la historia de Craddock deben ser los ejemplos que el ciclismo tiene que vender.

Más allá de ser más papistas que el Papa y estar sólo por airear la porquería que indefectiblemente rodea toda actividad humana

O lo que está pasando en las cunetas o lo que le sucedió a Froome cuando bajaba al bus desde el Portet.

Las estrellas ciclistas están en medio, a tocar, nunca mejor dicho, del público.

Chris Froome además puede contar cómo se las gastan los gendarmes que no les reconocen…

Ya está bien de estigmatizar el ciclismo con dopaje o aficionados incivilizados, estas historias son también ciclismo, y del bueno, de ese ciclismo imperecedero que lleva más de cien años por las carreteras de medio mundo.

¿No es un buen ejemplo para nuestros hijos el «never give up» de Craddock?

Imagen tomada de Sportfair

INFO

Así dejó Carlos Coloma el fútbol por el ciclismo 

Tour: El Team Sky vino a ganar y eso hace

Tour Team Sky - Geraint Thomas JoanSeguidor

Si nada falla Geraint Thomas asegurará el triunfo en el Tour, que será el sexto del Team Sky en siete años

Mov_Gore

 

Cambrils Movil 300×100
 

 

Dijo Bradley Wiggins que el Team Sky quería el Tour para sí, daba igual con quién, y eso era lo que importaba.

Dijo Bradley Wiggins que con tal de ganar el Tour con el equipo, a Dave Brailsford le daba igual tener engañados dos corredores o mantener la tensión entre ellos hasta el final.

La jornada reina de los Pirineos, una etapa de distancia de cadetes pero brutales desniveles, ha desvelado el plan del Team Sky.

 

  

 

Un plan que tenía bicefalia, no tridente, pero que ha sido efectivo, porque desde un principio trabajaron para hacerlo posible.

El equipo ha ganado el Giro con Chris Froome, y eso pesaba en el Tour, habida cuenta del desgaste que se experimenta en Italia.

   

 

Sabedores de ello, y de que Geraint Thomas está en la flor de la vida, en el mejor momento jamás soñado, activaron el plan: dos al frente.

De hecho Geraint Thomas lo ha dicho varias veces: Venía al Tour en plan líder.

Y para ello rodeado de nebulosa y confusión el liderato hasta que a más de 2000 metros, por encima de Saint Lary, la niebla se fue.

 

 

Geraint Thomas merece este Tour

El otro día fuimos pesimistas sobre las opciones de Geraint en el Tour.

Lo que Chris Froome está haciendo es tan grande, tan goloso, y encima cinco Tours que pensábamos que el Team Sky lo priorizaría.

Pero los kilómetros y horas de trabajo de Geraint para otros han tenido recompensa en el equipo de casa.

El equipo que recogió a un chaval del proyecto británico de pista, doble campeón olímpico, y le ha aupado a ganar el Tour.

Es cerrar el círculo. Un Wiggins, second part, pero con salvedades.

Geraint no parece que se vaya a conformar con esto.

 

 

 

Porque con dos minutos y algo más sobre sus rivales, una jornada de montaña, que no acaba en alto, y una crono, una hecatombe quitaría Geraint de ahí.

Sobre todo porque ha salvado el día más complicado.

La etapa de la parodia de la salida en parrilla, un poco de folclore para aderezar un paseo por las nubes de 65 kilómetros.

El Team Sky ha quemado kilómetro en superioridad, marcando el tempo, frenando cualquier intento, enfriando los ánimos hasta el final.

De Roglic a Nairo

La llegada a Portet, más allá de Saint Lary, allí donde ganara Jaskula a Rominger e Indurain, ha destapado, por fin, a un Nairo en su papel de capo.

Atacando desde abajo, sabedor que la general está imposible, ahí se lleva su segundo triunfo de etapa en el Tour.

Por fin Nairo corre como merece el caché que mueve.

Y el otro personaje es un esloveno de deportes de invierno que ha protagonizado la explosión más sonada de los últimos años.

Cuando Primoz Roglic ganó una crono del Giro entre viñedos de Chianti, de eso hace dos años y pico, nadie imaginó esto.

Es otro como Tom Dumoulin, lo que se gana, y ahora está a puertas de un podio del Tour, lo hace callando y trabajando.

Lo consigue en un ciclismo hostil para ciclistas como él y sacando provecho de cada paso.

Primoz Roglic es, desde ya, primer espada en los pronósticos del próximo Tour.

Lo mismo que Geraint.

Por suerte el ciclismo es un carrusel que no para, que no espera. Chris Froome lo ha probado.

Imagen tomada del FB del Team Sky 

INFO

El gravel, la modalidad para cuando acabe el verano 

 

 

El final de Tour se ha envenenado para el Team Sky

Tour - Geraint y Froome JoanSeguidor

Los Pirineos son un puzle complicado para el Team Sky, si Geraint Thomas no se desfonda no hay motivos para que entregue el Tour a Froome

 

 

 

Decía Javier Ares en un momento de la retransmisión que en este Tour nos estamos quedando con ganas de muchas cosas.

Cierto es que el Tour, consideramos aquí, es la carrera sobrevalorada por antonomasia, aunque en ella se concite lo mejor del ciclismo.

Sin embargo, negar que el paso de los Alpes, que el pavé, fue un buen espectáculo, sería negar la mayor.

 

 

Pero el Tour no ha concluido.

Queda tela que cortar y para el Team Sky un caramelo envenenado.

¿Quién ganará el Tour?

En capilla de la esperada la etapa de distancia de cadetes en los Pirineos, mirad la generar desvela que el Team Sky no lo tiene nada claro.

Su tratrán al frente del grupo, su «anticiclismo», según le acusan en Francia, ha ocultado una realidad muy complicada.

Mirad, como digo la general, no es sencillo para el Team Sky.

O lo sería si Froome «se marca un Finestre», como el otro día leí.

Pero no es tan sencillo, hay formas, ha un ciclista al frente, Geraint Thomas, que ahora mismo es el líder, con un buen colchón y la sensación de que es una carta sólida.

Simon Yates también estaba a full a tres días del final del Giro.

   

 

Sería fea, horrible, cualquier tipo de estratagema en el seno del Sky para que Thomas se descuelgue de su privilegiada posición.

Froome es el plan A, al menos lo era, porque las cosas no son tan sencillas.

Brad Wiggins, especialmente locuaz en este Tour, precisamente en este Tour, afirma sin rubor que Geraint debería ser la primera carta.

Y tiene razón.

 

  

 

Dos semanas después de empezar en Vendée Froome le saca once segundos a Tom Dumoulin y menos de un minuto a Primoz Roglic.

Le sonarán sus caras a Froome.

Son sus compañeros en el podio del último mundial contrarreloj, y este Tour tiene una a los pies de los Pirineos, cerca de Navarra.

Es una carta envenenada.

Lo que tendría ser algarabía es confusión.

Si el Team Sky adopta papel defensivo en la etapa de la parrilla de salda, Geraint es la baza.

Al revés, sería Froome.

Mov_Gore

 

Cambrils Movil 300×100
 

 

No creo que a Froome le gustara ganar un Tour con el mismo sabor que le ganó Wiggins a él.

Ahora se dispone a afrontar esa tesitura, con todos los registros, récords y demás historias que implicaría un triunfo de Froome en el Tour.

Las necesidades de esta etapa de traca en los Pirineos son variadas.

El Sky tiene dos piedras en el zapato, Roglic y Dumoulin y el resto, el resto, a verlas venir.

Esperar que Movistar volteé esto es mucho esperar, esperar lo haga Bardet, con toda la voluntad que arrastra, también.

El Tour está en el alero.

La carrera que esperamos once meses y nos decepciona a la primera semana al menos tiene un dilema interesante.

Un dilema que habla de compañerismo, traición y lealtad.

Cómo se resuelva esto, será interesante, seguro.

Imagen: FB de Team Sky

INFO

Cruz Race Dark

Nuevo portabicicletas de techo, que tiene como principal diferencia respecto a Cruz Race el acabado en negro texturado.

Destaca por su diseño funcional y una excelente combinación de materiales de calidad.

Cruz Race Dark es un producto de fácil montaje tanto alrededor de la barra como directamente sobre el carril en T de las barras de aluminio.

Las abrazaderas para el cuadro y piezas en posible contacto con él están fabricadas en goma suave para una protección garantizada.

Sus brazos reforzados garantizan el transporte seguro de bicicletas de hasta 18 kg.

El carril de aluminio del portabicicletas es de mayor longitud, lo que lo hace compatible con bicicletas de hasta 1350 mm de distancia entre ejes.

 

¿Puede morir de éxito el Tour de Francia?

Tour Alpe d´ Huez JoanSeguidor

 

Aunque el Tour parezca intocable, su imagen de vivir al margen puede volverse en su contra

 

 

 

El baño de gente de Alpe d´ Huez, el incidente de Vincenzo Nibali, los manotazos de Kruijswijk para abrirse paso, las bengalas, los payasos corriendo tras los ciclistas… todo ha puesto el Tour al límite.

Como en el Ventoux hace un par de años, cuando se taponó la ascensión porque no había más sitio para más gente, el recorte de la subida tuvo que ver, el Alpe d´ Huez también tuvo su cuota.

No es sencillo administrar el éxito

Aunque también es cierto que es mejor topar con el exceso frente al defecto.

 

El Tour de Francia es esa carrera que concita en la carretera un país en vacaciones y atrae gente de todo el mundo.

Es el hub del ciclismo, eso está bien, pero cierto es que necesita de un orden.

Partir de la premisa que el ciclista necesita un mínimo espacio para circular.

Y si bien es cierto que la convivencia con el público nunca ha sido sencilla y ha dado capítulos, eso no significa dejar las cosas como están.

 

Cero autocrítica en el Tour

Porque escuchar al Tour, a Prudhomme y su entorno es como si nada hubiera pasado.

Y no se puede mirar felizmente al futuro como si esto estuviera bien.

Como si no hubiera solución.

 

La portada de L´Equipe del viernes titulaba “Irrespirable” en relación a la atmósfera de humo que rodeó a los corredores en la ascensión, pero principalmente por el dominio del Team Sky.

Como si el equipo inglés contraviniera las reglas por participar, reglas que ha sabido encajar, y como si azuzar contra Froome y los suyos fuera un jugoso negocio.

El problema es que siempre hay un tarado que cruza la calzada para golpear al ciclista.

Si Froome, al margen de ganar rivales tiene que esquivar personajes, acabará por detestar la bicicleta.

  

 

Hablas con cualquier pro y te describe el Tour como una carrera incómoda, que mira por ella, su “grandeur”, sin importarle el peaje que le cae al competidor.

Es el mundo a la inversa, donde el artista es desplazado por el evento.

No creemos que sea una ecuación acertada.

El Giro y la Vuelta son carreras más pequeñas, pero volcadas en el artista.

Nunca serán el Tour, eso creemos, pero…

 

 

Nibali y el Tour

Vincenzo Nibali ha sido más elegante que todo esto y ya piensa en Vuelta España y Mundial sin darle más vueltas al daño.

Esperemos llegue a tiempo.

Su equipo anuncia alguna denuncia contra la carrera.

¿Qué queréis que os diga?

 

 

Me resulta complicado que un equipo juegue a la guerra contra el Tour.

Como cuando el Team Sky pudo emprender alguna acción por el accidente de Flecha con una moto, hace unos años.

De aquello nunca más se supo.

El ciclista es el eslabón frágil de la cadena.

Y siempre lo será.

Mov_Gore

 

Torres más altas han caído y el éxito mal digerido es un compañero pésimo.

 

Leer Le Monde, diario rival, fotografía que la carrera ya tiene detractores en Francia, y que no andan con rodeos.

Cambrils Movil 300×100
 

 

“C´est le Tour” es el mantra con el que han crecido muchas generaciones, un mantra que la realidad puede acabar derrumbando.

Imagen tomada de FB de Team Lotto NL Jumbo Cycling 

INFO

Las costuras del celeste del Movistar

Tour: Si hay nivel, Omar Fraile se crece

Tour - Omar Fraile JoanSeguidor

El triunfo de Omar Fraile es la recompensa a un ciclista que nunca baja los brazos

Cambrils Movil 300×100

Omar Fraile ha ganado la primera etapa española en el Tour de Francia desde Ion Izagirre hace un par de años en Morzine.

No queremos ser ventajistas, no penséis mal.

Pero el nivel de la fuga con Alaphilippe, Sagan, De Gendt, Van Avermaet, Gilbert… podía evidenciar que Omar Fraile podía ganar en Mende.

 

 

Era el Tour, su primer Tour, y era Mende, la cima de Jalabert, donde Purito pasó la minuta a Contador, donde Marcos Serrano…

Omar Fraile nos ha acostumbrado que no toma parte de la partida si no ve que puede ganarla.

 

Y no fue sencillo, porque al nivel de la fuga estuvo el movimiento de uno de los corredores que hacen justicia a la elegancia sobre la bicicleta.

Mov_Gore

 

El ataque de Jasper Stuyven dejó seco a Gorka Izagirre, ya merecen algo de suerte los hermanos, y los puso contra las cuerdas.

De hecho durante mucho rato pensamos que no había manera de ganarle, navegando en el minuto y medio que fue poco para la pared final.

Pero a Stuyven le pasó como ese día que le ganó la etapa Sagan en el ultimo suspiro.

 

 

El picotazo de Omar Fraile

Cuando Omar Fraile salió del grupo, a tope, desde abajo, veía posible la machada.

Ni De Gendt pudo entrar al trapo.

Y Omar recordó que su pequeño pero selecto palmarés tiene víctimas ilustres como Rui Costa, Colbrelli y ahora Alaphilippe.

 

El ciclismo español no tendrá muchos representantes, pero los que vienen son buenos, muy buenos.

Omar Fraile dejó ya el sello en una carrera de dos cabezas.

Las suya por delante, la de los favoritos y capos de la general por detrás en otra merienda del Sky a la que se suman algunos, especialmente ese equipo que paulatinamente se gana nuestro aprecio.

El Lotto Jumbo y la oposición de Tom Dumoulin, porque al final la resistencia será neerlandesa.

Imagen tomada del FB del Tour de Francia

INFO

Soluciones para llevar la bicicleta en tu coche, gentileza de Cruz