Froome- Geraint: lo que dice el corazón frente a lo que dice la razón

Aunque Geraint Thomas se ve fuerte, es de prever que la opción de Chris Froome se acabe imponiendo

Cambrils Movil 300×100

 

Los dúos, las dualidades, la eterna discusión, ¿es el ciclismo un deporte individual o de equipo?

La respuesta sería sencilla si no se tratara de un tema tan complejo.

Resumiendo: el ciclismo es un deporte que gana uno con la imprescindible ayuda del equipo.

 

A partir de ahí que cada uno saque conclusiones.

Los antagonismos en el mismo equipo son casi tan antiguos como la historia del ciclismo.

Desde tiempos inmemoriales teníamos a Coppi-Bartali, Fignon-Hinault, Hinault-Lemond, Visentini- Roche, Perico-Indurain…

En mayor o menos medida, los miembros de esta noble estirpe entraron en conflicto.

¿Quién no recuerda la Vuelta entre Óscar Sevilla y Aitor González?

 

El Tour de 2018 nos recuerda, dijimos el otro día, al de 2012.

Seis años después las cosas están como estuvieron y Chris Froome al otro lado de la barrera.

 

¿Qué quiere Froome?

En 2012, Chris Froome fue «bochornosamente» frenado por la dirección del Team Sky cuando en cada curva, en cada cuesta destapaba las carencias de Bradley Wiggins.

Cuando se giraba, cuando le miraba, le telegrafiaba con la mirada eso de «¿Te ayudo?».

Entonces el Team Sky se ciñó al guión marcado, como en la Vuelta unos meses antes, la Vuelta que ganó Juanjo Cobo, aquel del que nunca más se supo.

Mov_Gore

 

¿Geraint o Froome?: buena pregunta

Ahora, como decimos Chris Froome es el palo fuerte de la relación.

Porta el dorsal número uno, está fuerte, aunque no como acostumbraba.

El Froome de los retos dobles o triples debe racionar su estado de forma, que no es infinito.

Ya no es el corredor de los golpes de teatro. Como demostró en el pasado Tour gana por detalles, poco a poco, limando en cada esquina, en cualquier repecho.

 

Pero como diría el mariachi «sigue siendo el Rey».

Y es por ello que la razón, y la abrumadora lógica que Sky impone a todo lo que hace, invita a pensar que, llegado el momento, Geraint Thomas postrará armas a sus pies y se pondrá al servicio.

Lo hizo, en cierto modo, en la locura de Alpe d´Huez, cuando Egan Bernal se abre, Thomas, de amarillo, trabaja.

Pero Froome, a quien a veces le llevan los diablos, se precipitó, y dejó la labor de su compañero en nada.

Total: para que Tom Dumoulin emergiera como la piedra en el zapato que es.

Froome es la primera baza, sobre todo porque es cuádruple ganador del Tour, maneja la última semana con la solvencia que desconocemos en Thomas.

Pero es que además tenemos registros que ponen los pelos de punta: doblete Giro-Tour, Tour-Vuelta-Giro en línea, cinco Tours, siete grandes vueltas.

Olvidaros de lo que precede su concurso en la carrera: Lo que Froome está consiguiendo es brutal.

 

El corazón nos dice Geraint

Pero hay otra versión, una copla sentimental, una historia de éxito que no cae en saco roto, una evolución de un ciclista que es campeón olímpico, eso en el imperio es mucho decir, que ha llegado a dominar el Tour.

Es como un Bradley Wiggins bis.

Un Wiggins con matices, porque Geraint es un ciclista incondicional por sus compañeros, que trabaja con la calidad de los líderes, quedando entre los mejores cuando sólo resisten los mejores, siendo él un gregario.

Geraint ha trabajo siempre, sin levantar la voz, siendo recriminado a veces por algunos de sus capos, un saludo a Mark Cavendish.

Ha sido compañero, ha quemado etapas, incluso ha ganado carreras como París-Niza o Dauphiné, que son como el carnet por puntos para optar al Tour.

Y lo ha dicho, lo ha avisado, ha trabajado como si fuera a liderar el Team Sky.

Y eso está haciendo.

Pero hay presión, interna y externa.

Saben que Froome es el jefe y Geraint desconoce cómo responderá en la tercera semana.

Pero Froome trae el Giro en las piernas.

La olla a presión empieza a hervir, Mende abre la traca.

Hay Tour…

Imagen tomada de FB de Team Sky

INFO

Una etapa de Vuelta por los parajes vírgenes de Somiedo

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.