¿Una Milán-San Remo sin el Poggio?

Peligra el Poggio para la Milán-San Remo

 

Surgen noticias que la próxima Milán-San Remo podría hacerse sin pasar por el Poggio.

Un cambio en el monumento más lineal de todos los monumentos del ciclismo.

Si algo tuvo siempre la Milán-San Remo es que el camino siempre fue el mismo, y el Poggio formó parte de él

¿Qué es un monumento en ciclismo?

Algo inalterable al cambio de tiempo, la paso de los años.

Una carrera cuyo prestigio es atemporal, imperecedero, una carrera que marca a fuego la suerte de muchos y la poca fortuna de otros, una carrera que es historia viva del ciclismo, porque ganarla te ubica en ella.

 

Y eso, en un deporte tan conservador como el que nos ocupa, no es poca cosa.

Si el Poggio es la perla de la Milán-San Remo, sus invernaderos, sus curvas cerradas, la cabina de la arriba, la bajada suicida hacia la Vía Roma, ese final…

Cada monumento tiene sus símbolos, las señas que le marcan, que le hacen diferente, pero eso no significa que sean eternos.

Hubo un ciclo en la Milán-San Remo de llegadas masivas que indujo a poner mayor dureza por que el Poggio resultaba insuficiente, pero a veces no era tanto meter más subidas y ver qué corredores disputaban,

En la historia hubo corredores que fueron capaces de reventar el grupo antes o durante el Poggio y ahora San Remo asegura llegadas eléctricas, de lo mejorcito del año, pues aparecen corredores como Alaphilippe, Kwiatko, Sagan y otros capaces de romper el grupo.

Sólo ver el nivel de los que llegaron delante en la última medida, da la medida de lo que hay en juego.

SQR – GORE

 

Un monumento puede cambiar de recorrido, mal que nos pese.

Lo hemos visto varias veces, Lombardía es un ejemplo de itinerancia por la región.

Flandes priorizó un recorrido sostenible en lo económico hace siete años y ahí sigue, incluso con gente del lugar admitiendo nostalgia por el trazado antiguo, el de Muur y Bosberg.

Pero es lo que hay y el Poggio si hay que «rehacerlo», San Remo será sin Poggio y quién sabe si con Pompeiana, la subida que hace unos años se quiso meter para darle más dureza.

Aquello atentaba contra San Remo  lo que era, una carrera de velocistas contra los velocistas, ahora quizá sea imprescindible echar mano de ella, porque al final este carrerón seguirá siendo la primera gran carrera del año que acabamos de estrenar.

Será otra San Remo, diferente, pero otra San Remo. 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.