Valverde en un segundo

Tuvalum

Es curioso lo que una cifra tan elemental, un suspiro, como el uno puede encerrar. Por un segundo, Valverde es líder de la Vuelta a Andalucía, a dos días del final. Por un segundo, se cae de la primera plaza en la crono, por un segundo no tiene cien victorias, pero por un segundo apuntala un maillot de líder que vuelve a sus espaldas y que el domingo le puede hacer centenario. 100 triunfos en un palmarés. Es redondo, sencillo y claro, pero resumirlo rápido no es justo, es el homenaje a un corredor que siempre consideraremos irrepetible.

Tenemos una matraca estos días por las redes, nos hablan de lo injustos que somos, que lo vemos negativo, el vaso medio vacío. Todos nos dicen que echaremos de menos a Valverde y a Contador. Nos ha jodido, claro que los extrañaremos. Bien entrados en la treintena, es normal que la retirada se atisbe en el horizonte. Sin embargo dos cosas: que nos quiten lo bailado y seguiremos viendo ciclismo, estén ellos o no, pues como siempre hemos dicho, entendemos esto por encima de los colores, los sentimientos y las banderas. Lo vemos como un todo, emocionándonos con la primavera de Boonen, el Giro de Nibali o la Vuelta de Nairo. No sabemos de países de procedencia, sabemos del ciclismo que nos dan.

Dicho esto, echaremos de menos a Valverde y Contador, porque son el vivo ejemplo de pervivencia en un medio hostil, que es el ciclismo profesional, y no pervivencia a cualquier precio, hablamos de pervivencia en el más alto nivel, en la parte noble del cajón, donde conviven las leyendas y los grandes del deporte, sea éste o cualquier otro. Su premio ya lo tienen ganado, a mí la verdad me parece que todo esto ya viene por añadidura. La dificultad de lo que han logrado, y están logrando, la marca la hornada que viene. Landa e Izagirre, que por lo que sea no han estado con ellos al final. Espero que Ion esté bien, minutos después de la carrera nadie supo qué le llevó a abandonar.

Sea como fuere Valverde y Contador parecen empeñados en alargar lo que ya hace años que llevan entre manos, el duelo contemporáneo del ciclismo español, que en su caso es de talla mundial, por cuanto siguen en vanguardia mucho tiempo después. Valverde no sprinta como hace diez años, ni Contador rasga en las cuestas como una década atrás, pero están on fire, y eso es de celebrar, por todos y especialmente por aquellas organizaciones que los tienen en liza, pues saben que muy mal se ha de dar para que no estén en la pomada y no acaben siendo protagonistas.

Como se vio ayer, a Contador le fue del apagón final en la subida para acabar ganando una carrera que posiblemente vaya por quinta vez a Valverde. Contador al final ni etapa y posiblemente ni general. Está en su tercer día de competición, nos recuerdan, pero hablamos de deportistas tan excepcionales que el listón lo ponen alto ellos mismos, como cuando lamentamos que Valverde sea intratable en Murcia y Andalucía, carreras que merecen todo nuestro respeto, pues siguen ahí, que no es poco, pero no se atreve en Flandes o San Remo con la misma convicción. Y lo siento, decirlo no es ser negativo, es estar atento a la realidad de dos corredores que llegaron para dejar sello.

Entretanto disfrutemos de ellos, porque son eso, irrepetibles.

Imagen tomada del FB de Movistar Team

INFO

Descubre la nueva pasión de Jan Ullrich

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.