La Vuelta: El mejor premio para Jesús Herrada

Jesus Herrada JoanSeguidor

El liderato de la Vuelta es muy grande, pero Jesús Herrada pudo soñar con mucho más

Las jornadas éstas no tienen desperdicio. 

Qué diferente la Vuelta respecto al Tour, por ejemplo, donde el control de uno o unos equipos no permitieron una puñetera fuga hasta bien entrada la segunda parte de la carrera. 

La travesía por el la España más septentrional del mapa le ha salido provechosa a Jesús Herrada

Un corredor que un día salió del hogar dulce hogar, Movistar, el calor y la comodidad de un sitio al que muchos aspiran, y se fue a Cofidis porque pensó que podía dar más. 

De haber seguido en el equipo telefónico, hoy habría estado atrás, tirando. 

En Cofidis ha tenido carta libre. 

Premio a los valientes. 

Le ha costado horrores, una temporada delante, siempre en el filo, cerca de los mejores, pero no delante de ellos. 

Hasta que Jesús Herrada se ha vestido de rojo, pero no de rojo Cofidis, y sí de rojo Vuelta, una prenda que 24 horas yo creo que ni soñaba lograr. 

El asalto de Jesús Herrada al liderato de la Vuelta

Hacía tiempo que no veíamos una fuga bidón. 

Dícese de fuga bidón aquella que por desgana, descontrol o desconcierto del gran grupo, toma y toma minutos, llegando a comprometer la suerte de los grandes líderes. 

En este ciclismo de vatios y cálculos despiadados las fugas bidón no tienen sitio

Pero Jesús Herrada ha recuperado la esencia de esas jornadas que entremezclaban sorpresa e indignación.

Se ha vestido el liderato de la Vuelta, pero llegó a tenerlo en sus manos con cinco y casi seis minutos de ventaja

Que un corredor de su calidad, se hubiera puesto delante con una renta así habría condicionado la Vuelta. 

El maillot del Team Sky, by Castelli

Pero para Herrada hubo dos lastres. 

Quedarse cortado en un grupo de auténtico lujo, del que salió el ganador del día Alexander Geniez, como De Marchi el especialista de la Vuelta, y la reacción del Movistar, ante el ritmo cansino que Mitchelton puso, como invitando a que alguien les tomara la caza. 

Ya sabemos que estos dos estarán al gato y el ratón varios días más.

He oído que a Movistar podía llevarle el sentimentalismo con el gran día de Jesús Herrada, pero nada más lejos de la realidad.

Los azules le han secado la diferencia para dejarla en poco más de tres minutos en la general.

Suficiente para ser líder, pero escaso para optar a dar la campanada. 

Al menos Jesús Herrada ha tenido premio. 

La Vuelta: Alessandro De Marchi y el plomo

La Vuelta - Alessandro De Marchi JoanSeguidor

«Jornada de transición» en la Vuelta de 3000 metros y 40 minutos de adelanto 

Dicen que Alessandro De Marchi tiene cuatro victorias de profesional: tres de ellas en la Vuelta.

Ciclista de los que gusta ver sobre la bicicleta, algo lagunar para nuestro gusto, pero elegante, fino, contundente. 

Su cabalgada surgió de la aventura que Thibaut Pinot quiso ensayar con fortuna dudosa. 

Las etapas de transición de la Vuelta

Había discusión antes de la primera llegada gallega de la Vuelta: ¿Cuántos metros de desnivel acumulado ofrece el día?

La cifra bailaba e incluso diversas opiniones dejaban corta la estimación de la organización en el libro de ruta

Sea como fuere todos teníamos claro que estas jornadas matan, directamente fulmina las piernas, las deja, con once días de competición, dormidas, atontadas y casi torpes.

«Es un terreno agradecido» comentaba Contador en Eurosport.

Será para algunos, algunos como Bauke Mollelma, Rafal Majka y Thibaut Pinot, quien se metió con su compañero Léo Vincent para ser líder durante varios kilómetros. 

Porque para el ciclista medio, esto es plomo en las piernas y la moral. 

Para el espectador es una bendición, la perfecta constatación de que la tregua no existe si los ciclistas no quieren en un paisaje que es verde, muy verde, tanto que agradecemos después de tanto secarral de finales de verano. 

El cariño de Trek por el trenzado de carbono

Pinot, como dijimos, sacó rédito a medias, pero está ahí, apuesta y juega.

Otra cosa es Movistar, ese equipo: qué complicado es entender lo que pasa en carretera, lo que se dice por el pinganillo, lo que plasman en la carretera.

En fin. 

Sólo apuntar una cosa: en Mitcelton les estarán eternamente agradecidos. 

Imagen: @Vanlooyalfas 

La Vuelta: Peter Sagan se guarda una bala

Peter Sagan Paris-Roubaix JoanSeguidor

Peter Sagan no acierta en la Vuelta

Mucho me temo que Peter Sagan va a ser más favorito de lo que muchos prevén de cara al mundial de Innsbruck

El eslovaco le ha tomado cariño al arcoiris, y ahí donde muchos no ven un recorrido para él, Sagan piensa que aún no ha dicho la última palabra. 

Porque llama la atención la temporada de Peter Sagan y en especial la Vuelta que está haciendo. 

Es una campaña medida, contenida, compitiendo mucho menos, pero mejor, 

El balance no puede ser malo, sólo desde el punto de vista que ha ganado Roubaix con el arcoiris. Eso ya le hace casi único. 

Pero al margen de la foto y la estadística, los segundos puestos de Peter Sagan en la Vuelta, derrotado por ciclistas que en otras ocasiones habría podido con ellos, dígase Viviani o Valverde, demuestran que le falta un poco, ese punto de forma que posiblemente se guarde para el mundial. 

No está con la omnipresencia del Tour, pero Sagan ha dado resultados en la Vuelta, por mucho que la victoria se le resista. 

Endura te invita a entrenar con el Movistar Team 

Y muy importante, nos ha gustado verle reconciliarse con el motorista que le tiró hace tres años

Viendo las pestes que echó entonces, pensamos que nunca volveríamos a verle en la Vuelta

Pero no, aquí está, y recuerda que de aquel episodio nació su idilio con el mundial. 

La Vuelta: ¿Tiene suficiente Valverde?

Alejandro Valverde - La Vuelta JoanSeguidor

Dos etapas y casi líder es un balance suficiente para Valverde en la Vuelta

El primer tercio de la Vuelta se ve que ha satisfecho a Alejandro Valverde.

«En la Vuelta mis objetivos están más que cumplidos. Dos victorias de etapa, a mitad de Vuelta estoy segundo en la general, me encuentro bien… Siempre pienso en el Mundial, pero estamos ahora mismo en la Vuelta, y según estoy, no vamos a desaprovechar la oportunidad, por mí, por el equipo y también por Nairo. Podemos hacerlo muy bien todavía. Es cierto que el Mundial es muy bueno para mí, pero un poco más de desgaste aquí no debería acusarlo en Austria»

El balance es excelente, desde luego, pero no sé si suficiente. 

No al menos en el caso de un ciclista que si por algo se distingue, y se ha distinguido, es no tener nunca suficiente

Porque en ese discurso despreocupado, casi de niño que aprende a montar su bicicleta, de Alejandro Valverde, hay un killer. 

Lo vimos en Almadén con Peter Sagan, que debe estar pensando qué demonios le pasa con la Vuelta, esa carrera donde abrió su palmarés en las grandes y que ahora se le resiste. 

El papel de Alejandro Valverde

Desde que pisara el podio del Tour de 2015, una ambición colectiva y una obsesión personal, Alejandro Valverde es un corredor que parece realizado

Corre sin la presión que atenaza al 99% del pelotón y cumple años al revés. 

Es más, incluso en un escenario como el de La Covatilla, Alejandro Valverde no le hace ascos al maillot rojo.

Lo admite en el día de descanso e incluso muchos lo vieron en el gesto de Nairo esperándole, cosa que no tenemos tan clara. 

Si el líder es Nairo, si Nairo tiene un buen momento en La Covatilla, ¿para qué esperar a Alejandro Valverde?

Cambrils Movil 300×100

Y es que esta historia la hemos visto mil veces, Valverde no sabe cuál es su techo en la Vuelta, ni quiere saberlo. 

Ni siquiera se plantea saber si será o no decisivo para ayudar a Nairo Quintana, porque ello comprometería sus opciones individuales. 

Unas opciones que creo ya no pasan por la general con Yates, Uran, López y los no pocos favoritos que corren la carrera. 

Sin embargo todo lo que sea seguir engordando la leyenda -ojo que Valverde se iguala con Indurain en victorias– no le va a importunar. 

Porque como un día me dijeron, y varias veces, Valverde nació líder, creció líder y sigue siendo líder. 

Mov_Gore

Ayudará a Nairo en lo que pueda, pero que él sea quien firma la mitad de victorias del equipo, no es cualquier cosa. 

Imagen tomada de FB de Movistar Team

¿Por qué la Vuelta es la mejor de las tres grandes?

La Vuelta - Gallopin JoanSeguidor
Mov_Gore

Muchos e interesantes motivos para ver en la Vuelta la más atractiva de las vueltas de tres semanas

Dicen que la Vuelta es la hermana pobre de las tres grandes. 

El Tour es la mejor con diferencia, al menos en seguimiento y expectación. 

El Giro se afana en seguirla, de lejos, pero luchando por recortar distancias, poco a poco, paulatinamente, 

En cambio la Vuelta está en otra sintonía

Al estar al final de año, parece una grande de castigo o de trámite. También la oportunidad de rescatar ciclistas de una mala temporada. 

El cambio de fechas de la Vuelta

Es de hecho la única grande que ha cambiado de fechas.

Hace 23 años de ello y el paso de primavera al ocaso veraniego la ha favorecido. 

Hace mejor tiempo, el país vive en «semivacaciones» y la carrera combina mejor con las otras dos grandes. 

Así en la Vuelta se concitan favoritos que lo fueron en Giro y también en Tour

Este año por ejemplo, en Málaga se dieron cita 31 ciclistas que había hecho un top ten en alguna grande.

Una cifra abultada sin duda. 

Émonda by Trek

Y es que la Vuelta rara vez figura como primera opción de las grandes estrellas

Éstas centran el tiro en las otras dos y luego, a ver qué pasa con la Vuelta. 

Sin embargo esto no ha privado a la carrera roja en tener grandes ganadores en los últimos años. 

Los dos más recientes, Chris Froome y Nairo Quintana venían de hacer podio en el Tour, por ejemplo. 

Un lujo que no se si siempre valora la parroquia en este lado de los Pirineos. 

Cambrils Movil 300×100

La Vuelta: ciclistas bizarros

España se considera el país de la montaña infinita, con muchos y variados macizos en su geografía, que quizá no tengan el glamour de Alpes o Dolomitas, pero que dibujan alternativas sorprendentes a cada paso. 

Y también es el país de los ciclistas que nadie espera

Así se anotan ediciones bizarras con explosiones de esas que en ciclismo tiene su qué. 

Sólo mirar las ediciones de este siglo ya da la medida del alcance de esta afirmación. 

Y ahí tenemos la carrera que gana Aitor González en 2002, la que ve la explosión y hundimiento de Isidro Nozal un año después, la resistencia de Sani Pérez en 2004, el prólogo del desastre de Andrey Kashechkin en 2006, el acoso de Ezequiel Mosquera en 2010 y la victoria inédita de Juanjo Cobo en 2011. 

La cita de estos nombres es también ingrediente de la Vuelta, del picante de la Vuelta.

Como las etapas de Fuente Dé, el día que Contador atacó tantas veces que Purito pensó que no valía la pena salir a todos los cortes, o la de la Sierra Madrileña que dejó cortado a Dumoulin, o la pesadilla de Froome en Formigal

Por todos estos motivos en Rouleur dicen que la Vuelta es la mejor de las tres grandes

Nosotros discrepamos en algo, pero al menos quisimos dejar constancia de su sorprendente descripción. 

La Vuelta: El «King» de La Covatilla

La Vuelta septiembreJoanSeguidor

La Covatilla habla inglés ante las tablas entre los que esperan a que la Vuelta llegue a otras cimas 

Mov_Gore

Cuatro minutos después de ganar en La Covatilla, Ben King seguía roto. 

Le tenían que desabrochar hasta el maillot. 

El americano ganó su segunda etapa, la segunda en alto de la Vuelta.

En Alfaguara dio cuenta de Pierre Rolland, en La Covatilla de Bauke Mollema. 

Eso lo podrá decir siempre. 

Ben King fue valiente, saltó la cima final en solitario y así llegó arriba. 

La Covatilla, siempre hace selección 

La primera etapa tenida por decisiva en la Vuelta no abrió la lata, pero quitó caretas. 

Si como hace siete años, Mollema acabó segundo, como hace siete años los ingleses salen reforzados de la cumbre. 

Simon Yates es líder. 

Líder de Giro y Vuelta el mismo año.

Por suerte el ciclismo premia a veces la gente que juega con fuego. 

No sé si Yates ganará, pero va haciendo y dejando poso en la mente del aficionado. 

Como Nairo Quintana por todo lo contrario. 

Al menos la mitad de favoritos que venía de Colombia sigue ahí, porque López y Urán no corren en la mediocridad y la solicitud del relevo. 

No sé si un día Nairo explotará lo que le vemos, desde el sofá, sí, pero que le vemos a raudales: un talento enorme.

Cambrils Movil 300×100

Pero mientras la Vuelta es de quienes exponen: de King, de Valverde… y así van las cosas.

Porque en La Covatilla, siempre pasan cosas

No es la cima más visitada, es incluso joven en la historia de la carrera, pero la cumbre que se abre a los esquiadores cada invierno ha visto de todos los colores. 

Ha visto ganar a Félix Cárdenas, mientras Roberto Heras mantenía a ralla a Santi Pérez. También a Danilo Di Luca, cuando Valverde iba de blanco, aquel maillot del Pro Tour que tan poquito duró. 

Gobik: la personalización en el ADN

Pero vio también la explosión de un keniata con pasaporte británico, que pedaleaba raro, pero que era un rodillo sobre la resistencia de los rivales. 

Dicen que La Covatilla es el Ventoux castellano, Chris Froome puso también aquí sus credenciales. 

Lo hizo a las órdenes de Brad Wiggins, tirando, esperándole… luego se vio que se equivocaron. Juanj Cobo se lo demostró. 

En todo caso la subida más bizarra de La Covatilla fue la primera, la que ganó Santi Blanco, en la que Roberto Heras hizo uso de los amigos de Aitor González para escribir una capítulo de traición en un relato de traición.

Como veis, La Covatilla nunca pasa desapercibida y en la Vuelta 2018 no ha sido una excepción. 

La Covatilla, la cima «blanca» de la Vuelta

La Covatilla - Santi Blanco JoanSeguidor

En La Covatilla empieza la segunda parte de la Vuelta

Recordando La Covatilla no podemos evitar que nos venga a la memoria la imagen del salmantino Santi Blanco, porteño de Puerto de Béjar (a 8 kilómetros de Béjar), escalando con dificultad las terribles rampas de esta gran cima bejarana.

Os incitamos este primer domingo de septiembre, a desplazaros hasta la Sierra de Béjar en Salamanca, para que probéis de primera mano, y en vuestras piernas, la dureza que no se esconde en este alto de La Covatilla camino de su estación de esquí.

Mov_Gore

Una ascensión terrorífica con varios kilómetros enteros por encima del 10% y rampas máximas de hasta el 17% de desnivel.

Un muro que se dio a conocer al mundo del ciclismo un 26 de septiembre de 2002, con la disputa de la 17ª etapa de la Vuelta.

Otra jornada para el recuerdo.

Cambrils Movil 300×100

En ella se ponía al descubierto otro puerto inédito de categoría especial con una carta de presentación tremenda con sus duros desniveles pero que se mostraba ante la afición como un puerto puro, con una calzada nueva con un firme en un estado perfecto para que se deslizaran cuesta arriba las finas ruedas de los ciclistas.

No en vano, la estación de esquí se había inaugurado un año antes, no sin polémicas medioambientales con los ecologistas que se oponían, abriendo un espectáculo grandioso con unas vistas impresionantes desde la estación de sierras y pueblos como la de Gredos o la propia ciudad de Béjar.

DT Swiss ERC: La bicicleta se viste por los pies

A los pies de La Covatilla, Lale Cubino

Desde esta localidad que vio nacer otro gran ciclista como nuestro protagonista –Lale Cubino– y que hace que nos preguntemos qué tendrá esta tierra para dar tan enormes escaladores como el propio Cubino, Santi Blanco y, cómo no, Roberto Heras, porque aquella jornada de septiembre en la Vuelta a España ganó el porteño, agónicamente pero ganó, pero sobre todo venció Béjar, situada a 950 metros de altitud (quizás de este dato podamos extraer una buena explicación de por qué es cuna de grandes corredores), porque en aquella etapa además quedó en segunda posición Roberto Heras, en la edición que perdió el maillot oro en la última contrarreloj a manos de Aitor González, que ganó en el inédito final del Estadio Santiago Bernabeu.

Aquel día los salmantinos hicieron bueno el dicho y fueron profetas en su tierra con la descomunal cabalgada de un motivado Santi Blanco, dejando el pelotón a más de 6 minutos a 10 kilómetros para meta, tiempo que tuvo que administrar con mucho sacrificio, pasándolo bastante mal ante el empuje de Roberto Heras que aceleró brutalmente dejando de rueda a Aitor González que aguantó todo lo que pudo, bastante más de lo imaginado, y que fue su gran rival para ganar aquel año.

Y es que sólo 40 segundos, de la renta que llevaba, le separaron de su vecino bejarano, en una ascensión que todos sufrimos viendo como Santi iba perdiendo los minutos de ventaja como un collar de perlas roto, retorciéndose en una primera rampa superior al 10%, pedaleando con mucha dificultad el resto de la ascensión mientras Roberto daba un recital por detrás.

 

Hasta que no entró en el último kilómetro, con un minuto de adelanto, no supo que iba a ganar aquella etapa a casi dos mil metros de altitud, superando la rampa final al 14% y tocando el cielo alzando sus brazos al viento, igual que lo haréis vosotros cuando superéis el tremendo muro bejarano.

Béjar al poder.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada de El Norte de Castilla 

La Vuelta: Colombia tiene la mitad de los favoritos

La Vuelta favoritos colombianos JoanSeguidor

Urán, López y Nairo, en la terna de seis posibles candidatos a la Vuelta

Leo en algunos medios deportivos que entre los seis favoritos para ganar el título de la Vuelta a España hay tres colombianos.

Nairo Quintana, Rigoberto Urán y Miguel Ángel López estarían entre las bazas con Richie Porte, Vincenzo Nibali y Simon Yates para la Vuelta.

Tres de seis, en palabras gordas, y si fuera verdad eso de que entre favoritos se resuelven las vueltas, aquello significaría que Colombia tiene la mitad de probabilidades de quedarse con el título.

Me parece engañoso este análisis porque deja por fuera a corredores como David de la Cruz, o al mismo Fabio Aru, quién aunque no ha mostrado un gran nivel, podría optar al título de una carrera donde ya fue campeón.

 

¿Será esta la tercera Vuelta colombiana?

Con nueve finales en alto y montaña por todos lados desde la cuarta etapa parece una carrera perfecta y selectiva para que la batalla quede abierta pronto entre los escaladores.

Que no lo dude nadie: los colombianos tienen suficiente terreno a su medida para brillar en la Vuelta, y ahí cabe también Sergio Henao, quien podría optar a alguna etapa si su equipo no lo amarra a la estrategia del molinillo.

Con Nairo como opción absoluta en Movistar, Winner Anacona, su gregario de oro, tiene las cosas más complicadas.

En un mundo ideal, Nairo Quintana tiene todo a su favor: una temporada sin presiones, terreno suficiente, un equipo completo a su servicio y rivales que en teoría no están a su nivel –ojo, en teoría– o que llegan lastrados por lesiones recientes, como Nibali y Porte.

En Movistar tienen que hacer muy mal las cosas para que no cuaje, o la suerte ir en contra del boyacense con alguna caída o enfermedad.

Pero no hay que olvidar a Miguel Ángel López, aquel portento de 24 años al que la carretera no ha tratado como merece.

López le tiene el pulso cogido a la Vuelta desde el año pasado, cuando ganó dos etapas y demostró que tenía con qué pelear por la general si su equipo le hubiera rodeado mejor y no hubiera sufrido la cantidad de tropezones que siempre lo acompañan.

El tercer lugar de Supermán en el Giro de Italia, logrado a punta de regularidad y sufrimiento, habla de su enorme condición.

Cambrils Movil 300×100

Finalmente, está el “gallo tapado” que siempre salta cuando no se le espera: Urán.

Bien es verdad que en la Vuelta nunca ha brillado como en el Tour o el Giro, pero la experiencia de Rigo y un equipo que ha ido conformándose y madurando a su medida podrían dar la sorpresa.

En teoría –ojo, en teoría– Rigo es el mejor colombiano contra el cronometro entre los presentes.

Mov_Gore

Con 32 kilómetros de contrareloj en los días finales de la competencia, le bastaría con sobrevivir en la montaña siguiendo las mejores ruedas a fuerza experiencia y regularidad, para dar una estocada final en un terreno que le es más propicio. Rigo, el menos favorito de los favoritos, puede ganar justamente por eso: no tendrá tanta presión, no irá tan vigilado.

Tres colombianos para la que podría ser la tercera Vuelta colombiana.

¿Será posible? Que la carretera decida.

Imagen tomada del FB del Giro d´ Italia

INFO 

Corre el Mundial con Bkool