Vuelta: La suerte que merecía Miguel Ángel López

Llegó el día que esperaba Miguel Ángel López…

Me gusta esta Vuelta porque cada día pasan cosas que contar. La primera de las tres llegadas en alto andaluzas llevaba el pelotón hasta el cielo de Almería y desde luego algunos han visto las estrellas, sin necesidad de los potentes telescopios de la cima.

A saber, en el debe: la general queda pero que muy definida para Chris Froome. Si en las instalaciones del Pozo, ayer, no estaba satisfecho en el podio por ver a Nico Roche acercarse demasiado para su gusto en la general, el irlandés cumplió los presagios, descolgándose rápido y saliendo del top de la Vuelta. Con él Tejay Van Garderen. Las dos bazas del BMC fuera.

Agarrándose a la cabeza, Esteban Chaves en su habitual mal día que esta vez ha llegado para arriba, lo que es novedad. Si el año pasado sus podios en Giro y Vuelta pudieron esfumarse por no estar en el corte bueno en sendas etapas, esta vez Chaves no pudo estar desde el inicio de las hostilidades con los mejores.

El colombiano se va más allá de los dos minutos, y ahora mismo pensar que puede inquietar a Froome, a lo que nos agarrábamos hace un par de días, es una quimera. Chaves tendrá una ardua labor para mantener el podio, porque los rivales que viene por detrás no cejan y quieren más.

A saber, en el haber: David de la Cruz, un ciclista que crece y crece hasta en la incertidumbre y adversidad. Una avería pudo dar con todo al traste. Solo se rehízo y según cazada ilustres se hizo un gigante. Sin avería hubiera estado delante, pero de jornadas como éstas se debe sacar lo mejor y su remontada fue antológica.

Como la que está realizando Wico Kelderman, para desmentir eso de que los neerlandeses se nutren de muchas promesas que no acaban de explotar. Ha estado con los capos todo el rato y apunta al podio, dando la razón a su equipo cuando puso a Barguil fuera de la carrera por no esperarle, y demostrando que, al margen de Dumolin, aquí hay otro tulipán de Sunweb con hechuras de gran fondista.

En cuanto al líder, pues que directamente Chris Froome parece que juega con los rivales y por ende con la carrera. Ya los tiene a todos lo lejos que le permita dormir bien. Se abre hacia el final, escala posiciones, intenta disputar la etapa. ¿Teatro?. Algo muy inesperado puede quitarle la Vuelta, más cuando quedan diez delante y entre ellos tres de negro, a Froome se le suman Nieve y Moscon.

Ahora segundo es Vincenzo Nibali que, contrariamente a lo que esperábamos, ha hecho mucho daño. El siciliano prueba y prueba, se quita rivales de encima y por si suena la flauta pone a prueba a Froome. Ahora mismo Nibali se postula como favorito a ser segundo. Ojo a la clase de este pájaro, que sin ser el ciclista top de hace tres años puede acabar en el podio de dos grandes. Nibali nunca será comparsa.

Y lo mejor para el final, la justicia del ciclismo, que a veces es injusta, pero cuando cumple nos sabe a gloria. Miguel Ángel López, el ganador del Porvenir de hace tres años, se lleva una etapa que espero tuerza esa trayectoria de mala suerte e infortunio que le persigue. Ha ganado una etapa tras rehacerse por una vez más de sus heridas, la caída de Suiza, y lo ha hecho ante la plana mayor. Ha nacido una estrella, ahora sí, rutilante, y nos alegramos.

Imagen tomada del FB de Astana-Pro Team

INFO

Quieres ganar un maillot del Movistar Team

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.