Vuelta: La tragedia de los rivales de Froome

Le dice Alberto Contador a Juan Carlos García que va tachando segundos, que se le acaba la tinta en la libreta descontando tiempo hacia el podio, pero aquí lo único cierto es que el va tachando etapas, días enteros, jornadas contantes y sonantes hacia la Vuelta a España, es Chris Froome.

La Pandera fue un ejemplo, otro más, un paradigma de lo que es este ciclismo que el Team Sky se ha empeñado en imponer y que por lo visto triunfa. Ataca Esteban Chaves, ataca Vincenzo Nibali, Contador, como el perejil de todas las salsas está en todos los cortes, aunque no releve en ninguno.

Movistar ropa Endura vuelta 2017Atacan todos, hasta el motorista, pero Chris Froome quieto, al cobijo de los suyos, de Wouter Poels, el Sky de guardia en La Pandera. Y esa es la tragedia, que Froome no necesita salir a por nadie, porque los suyos se bastan y se sobran para cortar, reducir y acercar.

Ya sé, querríamos ver a Froome solo, sin esta solemne comparsa, pero es lo que hay, y él lo ha admitido a veces, que no sabría qué sería de él en otro equipo. Se abren conjeturas, pero Froome a día de hoy es el mejor de la carrera.

La jornada jienense ha tenido un poco de todo, aunque todo siga casi igual. Sólo el mal momento de David De la Cruz suena en una general que Froome parece tener a punto de caramelo para darle el golpe de gracia en la cronometrada de Logroño. Nibali lo intentó, pero no hizo camino. El italiano está fuerte, como hacia tiempo que no le veíamos.

Creo que si el primer puesto de Froome está cada vez más sentenciado, que cruce los dedos y recuerde la etapa de Antequera, el segundo de Nibali se va consolidando poco a poco, de forma sutil, como su pedaleo y fluir por la ruta.

El tercero está abierto a más no poder y toma cuerpo la opción, ojo, atención, de Wilco Kelderman, ahora mismo inquilino de esa plaza, que crece paulatinamente para redondear una campaña histórica en el Sunweb que podía poner ciclistas suyos en el ceremonial final de las tres grandes.

Contador dice que opta a esa plaza, tendrá que hacer algo diferente a secar ataques de rivales. Tiene por medio aún a Fabio Aru, Esteban Chaves, Illnur Zakarin y De la Cruz, no es poca tela que cortar.

Y la etapa fue para Rafal Majka, el tipo que siempre se guarda algo cuando va en compañía y lo da todo, en solitario. Se fue de una fuga de nivel, como casi todas en esta carrera, afrontó el último puerto con un minuto escaso y las leyendas de La Pandera resonando, pero llegó arriba solo y bien. Quiso demostrar que Bora es algo más que Peter Sagan y lo hizo. Grande el polaco.

Imagen tomada de Team Sky

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.