Wout Van Aert, en la antesala

Tuvalum

La explosión de Wout Van Aert se mide en las «majors» flamencas

Dice Tom Boonen, ahora en la órbita del Lotto-Soudal, que tiene interés por ver la evolución de Wout Van Aert en el «core» de esta primavera flamenca.

El astro opina que hay que ver qué evolución manifiesta su delgadísimo físico en carreras que nada tienen que ver con el ciclocross y que exceden en mucho la dureza y prestigio de Strade Bianche, por ejemplo.

Hay expectación y división de opiniones en torno a Wout Van Aert, y muchos, casi todos, equipos del World Tour esperando a que el campeón de Herentals, tierra de los Van Looy, decida su futuro.

Aunque la palabra futuro para Wout Van Aert significa presente, y él quiere, saltándose todos los tópicos de su edad e inexperiencia, estar delante en las clásicas de esta misma temporada.

Wout Van Aert no parece ser un prodigio de paciencia

Así lo demostró esa tarde de perros en la Toscana, también en Het Nieuwsblad, e incluso en otras semiclásicas belgas.

En la remozada De Panne hizo el tramo final en cabeza, corriendo con los perjuicios de correr cara al viento, siendo coherente con una forma de correr a veces muy generosa.

Entendemos que Van Aert aprenderá a regular mejor los esfuerzos, porque su imagen en Il Campo di Siena, ahí, en el suelo, roto, nos demostró que este ciclista no sabe especular.

Y esa falta de medida ha cautivado a un ciclista que rara vez elogia a los contemporáneos, Roger De Vlaeminck.

«Monsieur Roubaix» se refiere con elogios y parabienes al fino ciclista del Vérandas, lo ve uno de los suyos.

Pero Wout Van Aert es mucho más, y en este perfil que sacan en Cyclingnews se retrata perfectamente.

Es un ciclista muy convencido de lo que hace, con un objetivo que nada ni nadie le distrae y que cada cosa que hace responde a una intención.

Serio, distante muchas veces, gana en las distancias cortas.

¿El próximo coco belga en las clásicas?

No en Harelbeke, pero sí en Wevelgem y Flandes, donde sin duda será una de las grandes atracciones.

Cuando hablamos de Gante-Wevelgem y Tour de Flandes lo hacemos del tope de gama, más allá no hay nada, y en la antesala de ambas está Van Aert, que dosifica ese machado cuerpo omitiendo Harelbeke.

Aquí el líder es Stijn Devolder, dos veces ganador en Flandes, un maestro, un cicerone para Van Aert, sin duda el soplo de aire fresco que siempre nos trae la juventud, siempre tan apreciada, siempre tan bien venida, como Egan, como Marc… 

Imagen tomada en el FB de Vérandas Willems- Crelan

INFO

Rueda por los muros de Flandes con Bkool

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.