¿Y si Remco Evenepoel fuera al Tour?

Si Evenepoel crece a este ritmo ¿por qué no ir ya al Tour?

Si en Bélgica el ciclismo se equipara a religión en el santoral del lugar dos nombres emergen en el corazón del los feligreses.

Si Wout Van Aert cuenta por éxito los objetivos que se marca en el calendario, a la Strade le suma San Remo, Remco Evenepoel marca con triunfo cada vuelta por etapas en la que toma parte.

Dos plenos que en el caso de Evenepoel pasa por encima de todo y de todos, veinte años y va camino de sellar registros que cabe hurgar mucho para encontrarles antecedentes.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

En esta recuperada temporada de ciclismo, con sábados como éste último, en los que la concentración de ciclismo nos obliga a elegir, quedaría la Vuelta a Polonia eclipsada por toda una Milán-San Remo si no fuera por la exhibición total de este imberbe cuyo manual se escribe en letra cursiva .

Remco Evenepoel es el sueño lúbrico de todo aquel que soñó ver algo especial, tanto que seguramente tardemos en apreciar en otro o que quizá no volvamos a ver.

El chaval vino para quedarse, es tremendo, sus ataques suenan a brindis al sol, pero los hace, y no sólo los hace, va con todo hasta el final.

Si el del primer día de Burgos pareció fruto del aire que le dio en ese momento, éste de Polonia se encuadra en una de las mejores jornadas de ciclismo de los tiempos recientes: competición silvestre, con grupos rotos y un dominador marcado el paso a contrapié a todos desde el comando.

Remco Evenepoel además no hizo improvisación, ese dorsal reconstruido de Fabio Jakobsen en su maillot que saca y desdobla a doscientos metros de meta es la prueba de que todo estaba premeditado, que cuando ataca a cincuenta de meta a la vista de incrédulos rivales no lo hace para la galería, va con todo, y va hasta el final.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

El problema que se nos plantea es doble.

Esperar a ver el debut de Remco Evenepoel en una grande, en el Giro, suena a eternidad, ¿y el Tour?

Por medio habrá un Tour, todo un Tour de Francia, la carrera a en la que seguramente desembarque no para aprender, y sí para disputar de inicio.

La incertidumbre del calendario hace temer por la celebración del Giro y otras tantas, todo lo que se corra y se gane bueno es, pero hay más, lo que provoca este crío, cuyos modos a veces nos disgustan, pero que nos nubló la mirada con ese homenaje a su compañero, ha provocado que cualquier resultado que se produzca en el Tour nos invite a pensar que «es que Remco no estaba».

Y eso es mérito suyo y de ese hambre infinito que demuestra y que espero sepa prolongar por muchos años, los que esperamos para ver a dónde es capaz de llegar este ciclista que nos imaginamos en colisión con Roglic, Pogacar y Bernal, entre otros.

Imagen: © Deceuninck – Quick-Step – ©Justin Setterfield / Getty Images

Gore 400×100 MArzo2020

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.