¿A dónde nos lleva la bicicleta?

0
18
vistas

En los últimos 100 años, el universo de la bicicleta ha experimentado muchos cambios en muchos aspectos. Hemos visto como en sus inicios, la bicicleta pasó de medio de transporte a elemento deportivo y desde este punto se ha ido abriendo el abanico para tocar todos los palos del ciclismo y volver a ser un puro un medio de transporte. Sin embargo, este rápido resumen no esconde una interesante una evolución tecnológica que ha sabido responder a cada una de las necesidades que se han ido planteando.

De forma somera podemos decir que las bicis que estaban pensadas para moverse por las ciudades en los primeros años del nuevo siglo, del siglo XX, ese que marcó a tanta y tanta gente. Las personas cubrían trayectos entre pequeños pueblos y para ello no necesitaban una gran complicación: sobre un cuadro más o menos pesado unos pedales, unos frenos, un par de ruedas, un piñón y poco más.

Pero llegó un día en que un grupo decide que esto es poco, que sabe a poco, y esta pléyade de locos se lanza a crear las grandes gestas ciclistas, surge el Tour, el Giro, las maratonianas clásicas, la competición. Y fruto de las exigencias crece la necesidad de evolucionar las bicicletas hacia maquinas más ligeras, con más rango de piñones y con mejores frenos.

Muchos más años después aparece otro tipo de bicicleta. Nacen con las nuevas modalidades: cicloturismo, BMX, trial y MTB.  Estas disciplinas aportan cosas nuevas, aparecen nuevos materiales, nacen los pedales automáticos, llegan los grupos de cambio y los tipos de freno. Todo se va adaptando a las nuevas disciplinas. Por cambiar, cambia hasta la posición en la bicicleta: nuevos manillares, nuevas geometrías en los cuadros, nuevos diámetros de ruedas, nuevas relaciones de desarrollo.

Esta evolución llega en todas las direcciones, incluso desde dentro de las propias disciplinas. Del BMX sale el freestyle y la modalidad de race –las carreras de toda la vida. En BTT  se bifurca hacia el descenso y el cross country. En la carretera aparecen las bicis de crono cuyo manillar de triatleta pusiera en ristre Greg Lemond hace 25 años. La pista también evoluciona. Todo tiende a ser cada vez más específico.

Hoy, cuando parece que la cosa ya está tocando techo, ya tenemos frenos de disco hidráulicos, cambios electrónicos que se pueden programar para que cambien solos, parece que sólo nos falta que estos sean inalámbricos. Cuesta imaginar por dónde pueden ir los tiros.

¿Qué está por venir?

Como en toda evolución, lo que toca es la fusión. Parece que las diferentes disciplinas se empiezan a mezclar ante la fuerte influencia del ciclismo urbano: todo tiende a hacerse uno. Podríamos decir que lo nuevo se llama “gravel”, algo así como una versión renovada de la apolillada palabra de “cicloturismo” aunque con matices. Hoy, la bici más polivalente para un ciclista es la bici de gravel, sino la de ciclocross, de la misma manera que en la montaña ha aparecido el enduro.

¿Por qué tienen tanto éxito las bicicletas de gravel o ciclocross?

La respuesta es muy sencilla: lo tienes todo en una. Son máquinas cómodas y versátiles, puedes ir por asfalto y tierra por las ciudades. Las puedes sacar de viaje colgándolas unas alforjas e incluso acoplarlas mil cosas útiles para el día a día. Son bicicletas robustas y agradecidas a la hora de conducirlas. Con un simple cambio de neumáticos, la conviertes en una bicicleta para explorar caminos boscosos o pistas forestales. ¿Qué más se puede pedir?

¿Estamos ante la bicicleta perfecta? ¿Es el último eslabón? Abran sus apuestas.

Desde Barceloneta Bikes

Imagen tomada de www.gravel.cc

INFO

Lleva tu smartphone bien fijo al manillar de tu bicicleta

1

El nuevo pack de Tigra de Ksix es un excelente elemento para llevar fijadísimo tu Smartphone al manillar de tu bicicleta. Con un recubrimiento fuerte y robusto te evitas que un golpe perjudique tu móvil y con una fina capa puedes interactuar con el mismo sin problema. Este pack existe también para correr a pie. Te ajustas el brazalete –tema que no resulta conflictivo ni siquiera en invierno cuando salimos con más capas- a través de un sistema de rosca que te permite desenganchar tu móvil sin problema y comprobar el ritmo y los kilómetros al momento. Incluso para los que más en forma estén, responder al teléfono si se diera el caso.

Mira más detalle aquí.

Publicidad

Deja un comentario