Connect with us

Alberto Contador no se encuentra

Ciclistas

Alberto Contador no se encuentra

LBD Cambrils P

Hace una semana, en los prolegómenos de la Vuelta al País Vasco, nos preguntábamos por la suerte de Alberto Contador en una carrera y tierra que le motivan y exaltan como pocas. Vinculábamos su resultado, en cierta medida, a estos intangibles psíquicos que alimentan las piernas y la ambición del deportista. Creíamos estar ante una carrera vinculante en su futuro, pues no es usual ver al de Pinto parado y quieto en el grupo cuando una victoria merodea el frente.

LBD Campus Melcior M

Pues bien, siete días después la respuesta es ambigua. Es más, la contestación resulta jeroglífica. Alberto Contador busca y busca, pero no encuentra. Su danzarina figura emerge, rodeado de buenos rivales, aunque no de los primeros espadas a los que se supone se medirá en julio, está ahí, delante, pero no es el mejor como acostumbra. Incluso hasta se le ve pardusco, ensombrecido. No ataca, no se mueve. No cabe duda de que el punto de forma no le llega y lo que es peor, lleva tiempo en su encuentro.

Miren si no los resultados de este ciclista acostumbrado al éxito. Podio en Tirreno, una etapa en San Luis,… y poco más. Comparar con años anteriores quizá no tenga sentido. Contador para estas alturas otros años se había llevado varias perlas al palmarés, y no pocas: Volta a Catalunya (de la que sería desposeído), París-Niza, País Vasco,… en la actual temporada, y en el contexto de un equipo muy reforzado pero con pingües resultados, el madrileño no acierta.

¿Qué cambiado en esencia? Pues yo creo que mucho. Hay dos teorías. La primera es que no está como antaño ni por asomo y que alcanzar ese nivel puede serle ya imposible. Las causas son diversas. Algunos lo atribuyen a que no va con gasolina súper. Es una opinión, qué duda cabe, pero no deja de ser simplista. Un solomillo no tiene la clave. A mí entender es una mezcla de todo. El ciclista tiene ya 30 años, no es un crío y en su trayectoria han sido tantísimos los malos momentos que al final pueden haberle restado la salud que antes le permitía disputar aquello que se proponía.

Por otro lado, la segunda teoría entronca con la coletilla de la primera y referencia al hecho de que si sale a disputarlo todo, al final quema tanta energía, tantos cartuchos, que perpetuarse en el Tour como pretende sería tarea imposible. Quizá hasta preferido reservarse. Valoremos también que una gripe le apartó del Criterium Internacional. Pudo ser una gripe mal curada. Se quejó del frío en el País Vasco, pero corrió en manga corta alguna etapa en la que otros iban abrigados hasta las trancas.

De cualquiera de las maneras los años pasan y cuelgan. Para Alberto Contador han pasado varias temporadas de su carrera de forma bizarra y espesa. Mareado entre abogados, juicios, periodistas y conjeturas detectivescas. Hasta se ganó la reprobación del gremio cárnico vasco. No duden que todo eso pasa factura. Quizá a partir de ahora debamos preverle en perfil bajo en esas citas que, aunque importantes, no le son trascendentes. No obstante en julio encontraremos el final de este rompecabezas, al margen de precisas respuestas a hechos que son constatables desde hace tiempo, como su increíble bajón en las cronos, esa modalidad que le distinguía de los escaladores como él y que sin embargo ahora contribuye a hundirle un poquito más en la general.

Fotografía tomada de Zikliamatore

6 Comentarios

Más en Ciclistas

Inicio