Connect with us

Giro de Italia: proporción áurea

Giro de Italia 2019 JoanSeguidor

Opinión ciclista

Giro de Italia: proporción áurea

Giro de Italia: proporción áurea

Tiempo de lectura:2 Minutos

El Giro de Italia 2019 quiere oportunidades para todos

El Giro de Italia empieza en Bolonia, lo hace con una crono que trepa por un sitio emblemático.

Paralelos al pórtico de San Luca, los ciclistas abrirán la corsa rosa, como lo hicieron por Jerusalén este año.

San Luca, ese pórtico que cubría a los fieles en los días de lluvia peregrinación montaña arriba.

Gran monumento renacentista, largo, único.

Un sitio de proporción áurea, humana, equilibrado, armonía.

Un sitio que describe a la perfección lo que es un Giro de Italia que posiblemente no dé todo lo que el aficionado ocasional busca, cuestas de cabras y esas cosas, pero que caracteriza por la justicia deportiva que entendemos debe prevalecer en toda competición.

Una proporción que se explica en una secuencia: 3-6-7-5.

En otras palabras:

  • tres etapas contra el reloj
  • seis etapas llanas
  • siete etapas de media montaña
  • cinco etapas de alta montaña

Un sumario sencillo y masticado que la organización dio al final de la presentación en Milán.

Cambrils oct.2018

Una presentación que se hizo con el campeón saliente aunque creo que no con el legítimo dorsal uno.

Es complicado que Chris Froome, con un Giro en la saca, apueste otra vez a Italia con el quinto Tour llamando a la puerta.

Además habrá que dejarle incentivos a Geraint Thomas.

Sea como fuere, al margen de Froome, el Giro deshace el camino.

Vuelve atrás, quita dureza, la concentra si cabe, y potencia el noble arte de la lucha individual contra el reloj.

Habrá tres, accidentadas, sí, pero tres.

La de San Marino especialmente importante: 34 kilómetros que acaban en la república más antigua del mundo.

Ahí puede residir la clave de la carrera, está casi en medio y es la puerta a todo lo decisivo, porque al contrario que otras veces el Giro no pone tensión por la general en la primera mitad de recorrido.

 

No al menos en la proporción de otras veces

La carrera baja mapa abajo omitiendo dificultades, como invitando a Froome a tomar parte.

Sí, Italia, paraíso de la velocidad.

Las volatas que se niegan en Tour y Vuelta, se prodigarán en Italia.

Quizá veamos todos los capos juntos.

Giro, la parte decisiva

La segunda mitad y en especial la semana final tienen la llave de la montaña y posiblemente de la carrera.

San Marino y su crono habrán metido presión a los escaladores para moverse bien en los Alpes y en especial, Dolomitas.

Vuelven Gavia y Mortirolo, como símbolo de lo eterno en el Giro, pero se prodigan cimas poco frecuentadas: Monte Avena y San Martino di Castrozza.

La íntima relación de Trek y el carbono

Giro, los símbolos

Pero es Italia, maestros de los suyo, eternos fenicios: el final en la Arena veronesa, una crono que pasará por Torricelle, de grato recuerdo para los feligreses de Oscar Freire.

Hay guiños a Fiorenzo Magni, el ciclista que subió San Luca apretando los dientes por el dolor.

Guiños para Leonardo Da Vinci, saliendo de su pueblo.

Para Fausto Coppi, con una copia dulcificada de su etapa de Pinerolo.

Hay para todos, y para todos los gustos, no será posiblemente el recorrido más estridente del Giro de Italia, pero al menos es equilibrado, agradable a la vista.

Es el Giro de la proporción áurea.

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Patrocinado

Inicio