Connect with us

Iván Ramiro Sosa y su culebrón

Ivan Ramiro Sosa JoanSeguidor

Opinión ciclista

Iván Ramiro Sosa y su culebrón

Iván Ramiro Sosa y su culebrón

Tiempo de lectura:2 Minutos

El cambiazo de Sky por Trek, el regate final de Iván Ramiro Sosa en el año de su explosión

Hablando de Iván Ramiro Sosa…

¿Alguien se acuerda de Pacho Rodríguez?

¿Qué fue de él?

¿Por qué no obtuvo el brillo que merecía?

Pacho, que estuvo a punto de arrebatarle ese Dauphiné de 1985 en justa lid al mismísimo Bernard Hinault, se bajó de la bicicleta a la mitad de la etapa pretextando una lesión de rodilla que, según se cree, no existía.

La versión oficial habla de la supuesta lesión, de la valentía del negrito Martín Ramírez, que retomó las riendas del equipo nacional para alzarse él con la victoria, haciéndole justicia a la patria.

Pero otra versión, tal vez más certera, tal vez más turbia, dice que los franceses habían comprado aquella carrera y le pagaron a Pacho para que se retirara.

Tres mil dólares, dicen unos.

Fueron cinco mil, dicen otros.

Pero a Martín Ramírez nadie le dio un peso, con él no era el acuerdo, por eso hizo lo que hace cualquier ciclista: atacó.

Cuando Hinault vio que el negro Ramírez, tan flaco y tan moreno y tan desconocido en Europa, un pobre advenedizo con cara de indio que le arrebataba el título, lanzó aquella sentencia de que los colombianos eran unos mafiosos.

Esta anécdota viene a cuento justo ahora.

¿Qué fue de Pacho después de aquello?

El propio Martín Ramírez me dijo una vez que a lo mejor por aquel asunto extraño de la rodilla y los dólares (que nunca ha sido probado) Pacho jamás fue convocado a correr con el Café de Colombia, muy a pesar de ser un excelente corredor.

Lo recordamos en otra Vuelta a España que pudo haber ganado pero donde misteriosamente no atacó, y se habló de sobres con dinero y de acuerdos por las ventanillas de los autos.

Iván Ramiro Sosa: La última comisión de Gianni Savio

Sobre los “dos fichajes” de Iván Ramiro Sosa

Ahora que se concreta el fichaje a tres años de Iván Ramiro Sosa por el Sky nos acordamos de aquello.

Sosa incumplió un acuerdo verbal con su agente, renunciando a un contrato con el Trek, pensando en los números: le pagarán casi tres veces más por irse a cortar el viento con los mejores del mundo.

Pero la cosa ha dejado mal sabor de boca a todos y se dice que el propio Sosa ha sufrido con esta presión al final de la temporada, donde no brilló como se lo esperaba.

El diario El Espectador llegó a afirmar que tomaba pastillas para dormir.

El cambio de opinión se Iván Ramiro Sosa se interpreta como desleal, puesto que traicionó el pacto con su agente, Paolo Alberati, el hombre que lo llevó a Europa y le ayudó a entrenarse.

Pero el culebrón tiene varias aristas y uno puede mirarlo también desde el punto de vista del corredor: ¿debe renunciar a un mejor pago y un mejor contrato sólo en aras de una supuesta “lealtad”?

¿De verdad Alberati se siente “traicionado” y ejercía una labor casi benéfica manteniendo al muchacho en Europa?

¿Acaso no estaba operando como un mercachifle más que negocia con las piernas de otros?

Endura, desde el World Tour al ciclista

Business are business, dicen los americanos.

A todas estas, con plata de por medio y negociaciones tensas bajo la mesa,

¿Alguien se acuerda de Pacho Rodríguez?

¿Recordaremos del mismo modo a Iván Ramiro Sosa dentro de unos años?

 

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Patrocinado

Inicio