Connect with us

La Vuelta: Si Nairo quiere ganar tendrá que atacar más y hablar menos

La Vuelta - Nairo Quintana JoanSeguidor

Nairo Quintana

La Vuelta: Si Nairo quiere ganar tendrá que atacar más y hablar menos

La Vuelta: Si Nairo quiere ganar tendrá que atacar más y hablar menos

Tiempo de lectura:2 Minutos

Con Nairo vemos que unos se quejan… otros corren

Cuando hablamos de Nairo, a veces nos acordamos de Jan Ullrich. 

Suelen referirse a Jan Ullrich, cada que se escribe algún artículo sobre aquel ciclismo maloliente de la década anterior, como “el hombre a rueda de Armstrong” o “la eterna sombra del americano” o cosas por ese estilo.

Ullrich, ganador del Tour de Francia previo al desastre, fue el consabido segundón detrás de un Lance Armstrong imbatible y con sobredosis de EPO, que le oscureció y humilló a su gusto cada vez que quiso.

Rivales en la carretera, acabaron de colegas en su suerte común de condenados al ostracismo y el desprecio por los escándalos de dopaje.

Tal vez llegará el día en que hablemos de Nairo Quintana como “el hombre a rueda de Froome”, si aceptamos la comparación, que es bastante odiosa.

La Émonda de Trek prima la ligereza

Durante sus tres mejores participaciones en el Tour de Francia (2013, 2015 y 2016), Nairo Quintana fue una sombra amenazante y a veces peligrosa a las espaldas del británico, pero una sombra al fin y al cabo, porque nunca pudo derrotarlo.

Nairo, un corredor que cuando salta del grupo puede romperlo todo, ataca poco, y a veces no ataca nunca.

Le hemos visto pasar semanas enteras, etapa tras etapa, alto tras alto, meta tras meta, a rueda del molinillo del equipo más poderoso del mundo, esperando una supuesta debilidad que nunca llega porque ni él, ni sus compañeros, ni los demás rivales se prestan a provocarla.

¿Es el ciclismo que hay?

Puede ser y la culpa no recae en el corredor colombiano: son estos tiempos de robots energúmenos sin carisma sobre la bicicleta y de pisteros que suben más rápido que los escaladores, quienes le han dejado por fuera del juego. No sólo a él, también a otra decena de corredores excelentes que acaban estrellados contra ese muro que es el equipo Sky, o disciplinados en el trenecito como borregos rumbo al matadero.

Nairo no tiene la culpa del ciclismo que le ha tocado en suerte, pero sí tiene la culpa de sus palabras.

Y sus palabras quejándose de que los demás van a su rueda cuando es el principal favorito de la Vuelta a España no tienen presentación.

¿Espera que los rivales le lleven en coche para que los liquide a todos en las cuestas de la tercera semana? ¿Va a pedir relevos en Covadonga?

¿Este es el corredor que enamoró a su país en 2013?

Mientras él y sus compañeros y su director técnico se quejan por el clima, por el pavé, por los relevos, por el pinganillo, por las etapas llanas con viento, por las alergias, por los riesgos de esto y aquello y lo de más allá, otros corredores se callan la boca y atacan.

Ataca “Supermán” López tratando de abrir huecos.

Ataca Nelson Soto y logra un cuarto lugar en la etapa, eso en un pelotón plagado de especialistas.

Ataca “Pácora” Restrepo, se monta a una fuga repleta de calidad y acaba segundo.

Si Nairo quiere ganar tendrá que atacar más y hablar menos.

Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-1-TOT
1 Comment

1 Comment

  1. José Luis

    6 de septiembre, 2018 at 22:21

    Esos ataques mirando atrás… o el para mi “vergonzoso” ataque de la covatilla, cuando ya se había acabado el puerto… ¿qué esperaba?. Mi chica, que antes no veía el ciclismo y ahora es gran fan de Sagan, Niballi o Dumolin… a fuerza de esperar algo de Nairo, se refiere a él como “Nada” Quintana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Nairo Quintana

Inicio