Connect with us

La Vuelta a España es la carrera inquieta

Vuelta a España de 2016

Destacado

La Vuelta a España es la carrera inquieta

Castelli_AGO-2-TOT
Tiempo de lectura:2 Minutos

Cada año por estas fechas nos vanagloriamos de la buena relación de estrellas que aterriza en la Vuelta a España, sin duda cualitativamente, mucho mejor que el Giro. Eso no creáis que le dará más tinta en los grandes medios.

Aquí por eso hay de todo, quienes vienen de la primera grande, quienes hicieron el Tour y acabaron decepcionados y los que, los menos, centran la campaña en la grande española.

La Vuelta, aunque parezca que llegue en la prórroga de la temporada, cae a plomo en el programa de muchos corredores: es una prueba muy dura, con un nivel de exigencia y dureza terrible y llega a final de la campaña, a veces como herencia no prevista en el plan inicial del año. Wegelius lo describe a la perfección en su libro.

Si a ello añadimos el calor, tenemos el cóctel por el cual la carrera no siempre responde al patrón de otras grandes, con favoritos bien definidos y desarrollos más previsibles.

La Vuelta en abril era incerteza en lo meteorológico, era más doméstica, más de andar por casa, era cuando los críos, en la antesala de final de curso, dejaban las aulas para ver pasar lo que un tiempo fue su logo, la serpiente multicolor, las ciudades estaban en plena efervescencia y la carrera daba una cuota de orgullo por donde pisaba.

Hoy es como todo, más multinacional, más redonda, sin aristas, una carrera que roza la excelencia en muchos temas, los hoteles y el trato al corredor, que flojea, me dicen, porque no la he visto, en su puesta de largo, y que sigue en su perenne búsqueda de identidad. Cambiaron el amarillo por el oro, luego fue el rojo, que parece que vino para quedarse.

El color del líder, es eso, un color, pero es la esencia misma del escenario de la carrera, un escenario que muta como el camaleón, pues añade y añade lugares al imaginario, cimas y más cimas, que dicen alimentarse turísticamente del paso de la Vuelta.

Son los tiempos de las redes, de los aficionados que sugieren y piden la cuesta de su pueblo en la carrera, todo empezó en el Angliru, desde entonces la profusión de cimas y lugares ha sido casi inabarcable, tanto que los míticos de siempre, Navacerrada, Lagos o Cerler, suenan a pleistoceno.

Y no acierta la carrera, creo, en desviar la atención de su historia, pues estos sitios, mejores o peores, son el Galiber, Gavia y Alpe d´ Huez de España. Rampas inhumanas, que un día tenían un kilómetro, dos a lo sumo, ahora van a por más, más largadas, más duras,… al final es ver ciclistas retorciéndose sin otra solución que mantener el equilibrio.

Pero, mirando atrás, vemos que las mejores jornadas son las de cuño clásico y ambición en las piernas del ciclista. Formigal, Fuente De, Navacerrada,… no son puertos de morirse, pero si hay ganas, hay fiesta. Contador, que porta el uno en su ultima carrera, fue el elemento desestabilizador en gran parte de esos días. Aunque creáis lo contrario, no nos duele reconocerlo.

20%, 25% o incluso más del 30%, es lo que el público quiere, es lo que se les da. Como salidas desde buques de la armada, desde bateas, encierros de San Fermín,… teatro, cartón piedra, pero poco de esencia ciclista. ¿Quién lo recuerda? Los muy frikis. Esa es la marca de esta carrera inquieta.

Con todo, empieza la Vuelta, en las Arenas de Nimes, una ciudad paradójicamente más taurina que muchas de la propia península.

Empieza la Vuelta a ver qué nos depara…

Imagen tomada del FB de La Vuelta

INFO

Con tu dorsal para La Cerdanya Cycle Tour también puedes conseguir un maillot conmemorativo de gran calidad

Castelli_AGO-1-TOT
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Destacado

Inicio