Connect with us

Mundial de Innsbruck: Alejandro Valverde en el triunfo de su vida

Mundial de Innsbruck - Alejandro Valverde JoanSeguidor

Alejandro Valverde

Mundial de Innsbruck: Alejandro Valverde en el triunfo de su vida

Mundial de Innsbruck: Alejandro Valverde en el triunfo de su vida

Santa Fixie LDB

Si hubo una carrera que soñó Alejandro Valverde fue el Mundial de Innsbruck

A los que vimos a Alejandro Valverde escoltar a Igor Astarloa en Hamilton, Canadá.

Plata hace quince años.

A los que nos emocionamos con el triunfo de Oscar Freire con Alejandro Valverde lanzándolo.

Verona, hace catorce años.

Berria Junio

A los que lloramos aquella tarde de lluvia y otoño incipiente en Florencia.

Este oro, este arcoiris de Alejandro Valverde es algo por todos soñado, por afines, rivales, gente del ciclismo.

Su hubo un mundial soñado por Alejandro Valverde fue éste. 

La carrera perfecta, de principio a fin.

Si otras veces lamentamos que Javier Minguez se pusiera la venda antes de la herida, hoy, en Innsbruck, en la carrera más bella del año, en una escenografía propia de etapa reina del Tour, todo salió.

España corrió de 10.

Y salió, entre otras cosas, porque a Alejandro Valverde no lo vimos casi hasta la última vuelta.

Un mundial duro, pero que muy duro, en el que los corredores, estrellas hechas y derechas caían por agotamiento, que en esa selección deshojó opciones hasta que Alejandro Valverde se vio delante, con opciones, con todo a favor.

Y toda la lucidez que le extrañamos otras veces, en Florencia, en Salzburgo, en Ponferrada, emergió en el campeón.

En esa rampa de la que llevábamos meses oyendo, Valverde aguantó los envites de Romain Bardet.

Los mismos ataques que eliminaron a Julian Alaphilippe, primero, y a Gianni Moscon, después.

Y sin Moscon, ni Alaphilippe, habiéndose quedado tostados antes Nibali, Kwiatko, los Yates y compañía…

… Alejandro Valverde lo tenía.

No hubo un Rui Costa, ni un Paolo Bettini, Valverde se puso primero, como en esas Liejas que ganaba transmitiendo poder, dominio.

Y en ese control salió el arociris, atrás, al final del camino, por encima del arco de meta.

No podía ser que Michael Woods le ganara al sprint, ni Woods, ni Bardet y menos Tom Dumoulin, carrera corrida a contrapié.

Valverde suma su séptima medalla en un mundial, un oro, real y tangible, que se cuelga de ese cuello acostumbrado a bronces y platas.

Cualquiera que tenga gusto por este deporte no se puede quedar impasible con Alejandro Valverde y lo que implica su trayectoria.

El concepto de Émoda, al descubieto 

Dieciséis años después de pisar el máximo nivel, Alejandro Valverde ya tiene la carrera para que parecía haber nacido.

Llevará la prenda arcoiris un año, seguro, pero podemos decir que este murciano se podría retirar más que tranquilo.

Endura LDB Summer 2019
1 Comment

1 Comment

  1. Francisco Bonilla Torres

    1 de octubre, 2018 at 15:58

    Qué difícil es ser el máximo favorito entre 10 o 15 tan buenos como él, o casi, y ganar como ha ganado. Genio y figura el murciano. Y qué palmarés. Y cuantos se alegran que el Bala gane. Por algo será.

  2. Pingback: Una orquesta sonó en Innsbruck - Ciclo21

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Alejandro Valverde

Facebook

Lo más popular

Categorías

Inicio