Connect with us

París-Niza y los días memorables

Paris-Nice JoanSeguidor

Opinión ciclista

París-Niza y los días memorables

París-Niza y los días memorables

Labrava

Últimamente la París-Niza acostumbra a ser una de las mejores carreras del año

Gobik -site

El primer fin de semana de marzo de 2019 presentaba un par de citas en las antípodas.

La Strade Bianche, el sexto monumento para algunos, una carrera que resultó bonita, pero no eléctrica, como años atrás.

Seca y polvorienta, se decidió en un movimiento bueno de Jakob Fuglsang que resolvió Julian Alaphilippe.

LDB_Berria 1024×140

La París-Niza, la carrera hacia el sol: tradición e historia sobre la carretera

Una competición que vestía de blanco sus campeones, que han ganado grandes nombres, que ha marcado decisivamente a muchos.

París-Niza, “le printemps français”

Cycling CD 2019 300×250

Así las cosas, el arranque de la París-Niza volvió a estar a la altura de lo esperado.

El viento que se pronosticó hizo aparición y nos dejó un paisaje como el que sigue…

París-Niza abanicos JoanSeguidor

Suunto 9

Y volvemos a lo de siempre.

Las carreras tendrán de todo, dispondrán lo mejor que pueden encontrar en su territorio…

pero los ciclistas tienen la potestad de hacer de una carrera cualquiera un monumento o no.

Dicho en plata, la primera etapa de la París-Niza, dicho en otras palabras, un prolegómeno por los alrededores de la capital, le ha pasado la mano por la cara a la clásica toscana.

Cruz SQR

 

SQR – GORE

Pocas veces una etapa se desmelena como el prólogo de una carrera que en los últimos años está resultando memorable.

Ahí van las diferencias que la han decantado…

Paris-Niza Marc Soler JoanSeguidor

Y ese estrecho margen sirve, sí, para dar la medida de una de las mejores vueltas cada vez que, a final de año, miramos hacia atrás.

Gravel SEA OTTER

La París-Niza es una carrera en dos

La primera parte por la campiña, por la Francia profunda, que en estas fechas es una nevera de campos abrasados y árboles desnudos.

Una nevera por la que se corre a mil por hora, con pelotones destrozados, llegadas salvajes y cortes insufribles.

Lo hemos visto en la jornada que ha ganado Groenewegen como años atrás.

Sant Grau, el alto que hace la criba de la Ciclobrava 

Una carrera que tiene una crono, en esta ocasión, larga, de 25 kilómetros, una temeridad en este ciclismo moderno, y que acaba en lo alto del Turini, el día antes del paseo por las montañas que circundan Niza y su paseo de los ingleses.

 

Col de Turini, del motor a los pedales

La nómina está ahí, desde un Egan Bernal que da miedito, a Kelderman, Jungels, los Izagirre, Nairo, Aru, Luisle, López, Simon Yates y otros muchos y la semana que nos espera nos demostrará que, al margen de percepciones y modas, los clásicos que envejecen bien, saben mucho mejor.

Imagen: FB de Paris-Nice

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Lo más popular

Categorías

Inicio